Cuatro importantes preguntas sobre la "segunda línea": Médicos de otras especialidades se capacitan para enfrentar el Covid-19

Foto: Agencia UNO

Cuatro importantes preguntas sobre la “segunda línea”: Médicos de otras especialidades se capacitan para enfrentar el Covid-19

Se les ha bautizado como la “segunda línea” de médicos que está llegando a reforzar la atención de pacientes con coronavirus, desde las Unidades de Cuidados Intensivos hasta los box de urgencias. Son dermatólogos, pediatras, traumatólogos y otras especialidades que han sido llamados a prestar servicios en un área que no manejan al 100% y en una red sanitaria que está al borde del colapso. The Clinic conversó con dos expertos que imparten capacitaciones para estos doctores en una de las semanas más complejas de la pandemia en Chile.

Con más de dos mil funcionarios de la salud contagiados, el sistema de salud chileno está viviendo sus horas de estrés más complejas. Ante este escenario, prácticamente todos los centros de salud del país están reordenando sus recursos humanos y convocando a especialistas de distintas áreas para reforzar la atención de pacientes con Covid-19.

Es el caso de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínico de la UC, quienes realizaron un proceso de formación y reclutamiento a través de plataformas online. También hay iniciativas transversales, como la del Colegio Médico, que abrió 500 cupos para realizar un curso para todo el país.

The Clinic conversó con los protagonistas de ambas iniciativas y les preguntamos cómo se está formando la “segunda línea” de médicos que se está instalando para enfrentar la pandemia.

Foto: Agencia UNO

¿CÓMO FUNCIONA LA CAPACITACIÓN?

El dr. Roberto Estay, presidente del Departamento de Políticas de Salud y Estudios del Colegio Médico, explica que a lo largo de la pandemia han realizado una serie de charlas similares, pero de forma “desagregada”. Esta vez optaron por realizar un curso de tres clases, de una hora y media cada una, las que se transmitirán a través de la plataforma de Zoom.

Por otro lado, el dr. Sebastián Bravo, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínico UC, detalla que ellos han realizado un proceso que parte con un auto-instructivo online con información básica sobre los pacientes críticos con coronavirus. Luego, y antes de tratar a cualquier enfermo, deben aprobar el curso con “una demostración práctica”, enfocada principalmente en el uso de los implementos de protección personal.

Paralelamente, la Facultad de Medicina realizó una encuesta para convocar a voluntarios clínicos, quienes autoevalúan su propia capacidad y, en base a eso, se van asignando sus tareas, las que van “desde atender pacientes con los equipos intensivos hasta hacer labores administrativas. Incluso hay psiquiatras”.

“Es evidente que a los dermatólogos o los traumatólogos no les vamos a pedir que utilicen el ventilador mecánico, pero sin lugar a dudas nos pueden ayudar en la evolución clínica de un paciente, en labores de registro, en exámenes físicos, etc.”, puntualiza.

Foto: Agencia UNO

¿CUÁL ES EL OBJETIVO?

El doctor Estay aclara que el curso del Colmed busca reforzar el sistema en dos niveles de atención que son igual de importantes: “Por un lado, están los pacientes que van a unidades críticas, que requieren una entubación y donde está el foco más mediático. Sin embargo, el hospital también necesita recibir aquellos casos que aún no necesitan una entubación o aquellos que salieron de una y que aún están en una condición muy frágil. La mayor parte de los pacientes no están en la unidad crítica, sino que están entrando y saliendo”, aclara. 

El especialista subraya que “hay muchos colegas que quizá no van a poder capacitarse lo suficiente para poder hacer ventilación mecánica, pero sí muchos otros pueden estar capacitados para recibir a estos otros pacientes Covid-19 y ser un aporte enorme a la respuesta hospitalaria. Lo que pretende este curso es dar herramientas para que colegas que se dedican a otras especialidades, por ejemplo, cirugía, pediatría, dermatología, etc. puedan con seguridad sumarse a estos esfuerzos”, añade.

Ante un eventual déficit de médicos capacitados para trabajar en cuidados intensivos, el dr. Bravo considera que “es difícil” que en algún momento veamos dermatólogos, traumatólogos o cualquier médico de otra especialidad, manipulando ventiladores mecánicos. 

“Lo que uno puede hacer eventualmente es formar equipos de trabajo extendidos encabezados por gente que tiene conocimiento en cuidados intensivos. Es lo mismo que yo le pidiera a alguien con muy buena voluntad, que pilotee un avión. Aunque tenga la mayor voluntad del mundo, no va a poder hacerlo, porque es peligroso para él y para el paciente”, puntualiza.   

¿CÓMO ES LA DISPOSICIÓN DE LOS MÉDICOS?

Ambos médicos concuerdan en que la disposición ha sido positiva. El doctor Bravo rescata que “la encuesta se llenó muy rápidamente. Nosotros contamos ahora con voluntarios académicos que son incluso profesores titulares de otras disciplinas. Sólo a la Unidad de Cuidados Intensivos llegaron ocho personas que vienen como voluntarios en bloques horarios de lunes a domingo”.

En la misma línea, el doctor Estay habla desde su experiencia personal. “Yo trabajo en el Hospital Salvador y vemos a colegas de 75 años que insisten en ir a atender pacientes y el resto del equipo casi amarrándolos a su casa para que no vengan. Ha sido súper impresionante eso. O gente que tiene que entregar un turno de un fin de semana, pero ve que la cosa está muy complicada y sigue en turno hasta que la cosa se estabilice un poco más. Hay mucho compromiso de todos los equipos de salud, no sólo los médicos”, rescata.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES ENSEÑANZAS?

El doctor Bravo subraya que hay dos enseñanzas claves que no pueden faltar en ninguna capacitación: “La primera cosa es que los médicos estén a salvo y seguros. El riesgo principal es el uso correcto de protección personal. Segundo, no tomar una decisión en temas donde no estén totalmente preparados, siempre es importante preguntar”.

Por otro lado, el doctor Estay concuerda en que el principal lineamiento está en reforzar el uso de los implementos de protección. Agrega también herramientas técnicas, como saber identificar parámetros clínicos de hipoxemia y tomar medidas iniciales antes de la entubación de un paciente.

Además, recalca que hay un contenido que no pueden soslayar: el certificado de defunción. El especialista considera que dicha labor “es todo un arte” y hay varios escenarios donde los doctores deben considerar “todos esos detalles y sutilezas a la hora de llenar este documento. Por ejemplo, qué pasa con un paciente no confirmado pero con alta sospecha de Covid-19, o con aquel que murió por otra patología pero estaba positivo. Es bien relevante hacer un refuerzo ahora”.

Comentarios
Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. -------------------------------- Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... NO SOY NI DEL SEXO DÉBIL NI DEL SEXO FUERTE, SOY DEL “SEXO, POR FAVORCITO”. --------------------------------