Alberto Álvarez, el mueblista sustentable que se subió a las redes sociales

Foto: Registro personal

Alberto Álvarez, el mueblista sustentable que se subió a las redes sociales

Hace más de 30 años que Alberto Álvarez fabrica muebles a pedido, pero la mayor parte de su tiempo la gastaba como transportista. La pandemia invirtió las cosas. Lo que antes hacía como pasatiempo, hoy es su principal actividad: arma muebles reciclados en un cobertizo de su casa en Quinta Normal y los vende online.

Alberto Álvarez (54) vivió su niñez entre el aserrín, el sonido de las motosierras y el olor a barniz. Creció viendo a su papá fabricar muebles y siguió sus pasos. Al principio le ayudaba en cosas simples, como pasarle instrumentos y lijar palitos, pero con el correr de los años logró aprender el oficio y comenzar a trabajar por su cuenta como mueblista. Lo que empezó como un juego, terminó siendo una pasión que conserva hasta hoy.  

No ha sufrido mucho por la cuarentena, porque dentro de su casa en Quinta Normal tiene todo lo que necesita: su familia y el cobertizo. No tiene un taller de trabajo por el alto costo de los arriendos, así que siempre ha usado su cobertizo para fabricar sus muebles. Un techo que lo abriga durante largas horas mientras se dedica a cortar, pegar y pintar las piezas que que convierte en productos hechos con sus propias manos. 

Cuando tenía 22 años empezó a trabajar en la pequeña fábrica de su papá, donde hacían muebles para supermercados, como estantes para vinos y casilleros para las custodias. Todo iba bien, hasta que la crisis asiática -en los últimos años de los 90- les dio un duro golpe que los condujo a la quiebra. “Lo único que logramos rescatar o salvar fue una camioneta tres cuartos, entonces empecé a hacer transporte y paralelamente seguí haciendo muebles a pedido”, cuenta. 

Pero en marzo pasado, con la pandemia, su trabajo como transportista se complicó por las limitaciones para pedir permisos. Desde entonces, ser mueblista es su principal oficio. Sus trabajos preferidos son los que hace a partir de material reciclado.

¿Qué tipo de muebles hace?

-Hago todo que sea con madera y de repente con fierro. Hace ya algunos años me llama mucho la atención y me preocupa el tema del reciclaje, entonces me gusta mucho rescatar muebles y cosas antiguas para darles un uso nuevo. Donde vivo, en Quinta Normal, la gente suele botar muchas cosas a la calle. De repente hay ventanas y puertas que recojo cuando voy en mi furgón y las guardo. Luego las hermoseo un poco para usarlas en cosas nuevas.

Donde vivo, en Quinta Normal, la gente suele botar muchas cosas a la calle. De repente hay ventanas y puertas que recojo cuando voy en mi furgón y las guardo. Luego las hermoseo un poco para usarlas en cosas nuevas”.

¿Le gustan más los muebles reciclados?

-Sí, me gusta que los muebles que yo hago tengan una historia y que los clientes que los están comprando la puedan contar después, trato de hacer eso.

El antes y después de una mesa fabricada a partir de una base abandonada y cajas de vino
Créditos: Instagram @el_hijo_del_mueblista

VENTAS ONLINE

A partir de marzo, con su trabajo como transportista detenido, necesitaba ganar más clientes que compraran sus muebles para seguir sustentando a su familia. Con ayuda de su hija menor, pudo pasar de la publicidad boca a boca a ofrecer sus muebles por redes sociales, lo que ha favorecido su negocio. 

¿Cómo decidió hacer esto cuando empezó la pandemia?

-Empecé a ver qué opciones teníamos de generar lucas, porque yo estoy fuera de todo el sistema. Trabajo hace mucho tiempo solo, como independiente, hice repartos por harto tiempo para una empresa y ahora eso se acabó; entonces se nos ocurrió buscar qué cosa hacer que fuera atractiva. Se me ocurrió fabricar unas repisas para vinos con portacopas para el día del padre y nos fue bien. Luego surgió la idea de hacer unos escritorios y ahora estoy en eso.

-¿Le acomoda trabajar solo? 

-Yo tengo clientes y siempre van saliendo cosas. La gracia de trabajar solo es no tener más gente que dependa de mí y que le tenga que pagar un sueldo. Trabajar así, por lo menos en mi caso, es mejor que buscarme una pega formal con horarios de lunes a viernes. 

La gracia de trabajar solo es no tener más gente que dependa de mí y que le tenga que pagar un sueldo. Trabajar así, por lo menos en mi caso, es mejor que buscarme una pega formal con horarios de lunes a viernes”. 

No le gusta el trabajo de oficina.

-No, me carga. Aunque a veces tengo que dedicarme uno o dos días de la semana a hacer trabajo de oficina. Estos días se me ha juntado un montón de pega de oficina que implica cálculo de materiales, las cobranzas o lo que hay que pagar. Toda esa pega nunca me gustó. Me gusta más hacer cosas con las manos, estar metido en las máquinas.

Repisas que hizo para el Día del Padre. Créditos: Instagram @el_hijo_del_mueblista

LA INFORMALIDAD

Alberto Álvarez dice que no calificó para ningún bono del gobierno. “Yo soy cien por ciento informal y cuando lo eres no apareces en alguna lista para que te consideren. Por lo tanto, no tengo como demostrar mis ingresos”, cuenta. 

¿Por qué no calificaba?

-Es porque estoy fuera de la formalidad. Por ejemplo, el tema del bono de 500 lucas es para la gente que recibió sueldo el año pasado y yo no recibo sueldo. Yo trabajo en la más absoluta marginalidad, yo no hago boleta ni nada. Espero que después de esto no me venga a buscar Impuestos Internos (risas). 

¿Espera expandir su negocio?

-Expandirse implica una responsabilidad que ahora no quiero, yo quiero estar tranquilo, no me interesa contratar gente. El empresario tiene la responsabilidad de generar pega para el trabajador. Aquí en Chile se habla mucho del emprendimiento pero conlleva mucha responsabilidad, mucha. Yo no hablo de mi negocio como emprendimiento porque no lo es, yo trabajo por mi cuenta no más. 

Aquí en Chile se habla mucho del emprendimiento pero conlleva mucha responsabilidad, mucha. Yo no hablo de mi negocio como emprendimiento porque no lo es, yo trabajo por mi cuenta no más”. 

-¿Qué desea para el futuro? 

-Es contradictorio lo que pienso de eso. En el sistema donde vivimos, todo el mundo quiere más y para mí eso no está bien. Para mí la mirada ecológica de todo me complica harto, porque podemos seguir produciendo hasta el infinito cosas. Yo hago trabajos en Las Condes, Lo Barnechea y de repente vas a una casa y tienen cuatro, cinco autos estacionados ahí. ¿Qué sentido tiene? O el gallo que le abres la cajonera y tiene una colección de relojes, ¿qué? ¿tiene 20 manos? Ese sobreconsumo y sobreproducción me complican mucho.

Comentarios
Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... NO SOY NI DEL SEXO DÉBIL NI DEL SEXO FUERTE, SOY DEL “SEXO, POR FAVORCITO”. --------------------------------