Los otros polémicos homenajes a la Dictadura en las Fuerzas Armadas: Algunos siguen en pie

Foto: Agencia UNO

Los otros polémicos homenajes a la Dictadura en las Fuerzas Armadas: Algunos siguen en pie

Estatuas, nombres, placas, señaléticas y calles completas. No son pocas las señales de admiración a miembros de la Dictadura que se han mantenido vigentes al interior de las Fuerzas Armadas por varios años. Revisamos algunos de los casos más mediáticos y su dispar destino, que van desde su destrucción en medio de las manifestaciones del estallido social hasta una defensa categórica por el poder judicial.

Finalmente Carabineros echó pie atrás a la decisión de bautizar su Academia de Ciencias Policiales con el nombre del General Rodolfo Stange Oelckers, exmiembro de la Junta Militar de Gobierno que encabezó la Dictadura y acusado de obstruir la investigación del Caso Degollados.

Sin embargo, no son pocos los homenajes a miembros del régimen que han permanecido durante largos años en pie al interior de las instalaciones de las Fuerzas Armadas. Uno de los trabajos de recopilación y denuncia en esta materia lo ha realizado la organización Ciudadanos por la Memoria.

En diálogo con The Clinic, el historiador y miembro de la agrupación, Sergio Grez Toso, comenta que el movimiento surgió el año 2013, con la intención de cambiar el nombre de la calle 11 de Septiembre en la comuna de Providencia.

Sin embargo, dicha tarea fue agarrando vuelo al notar que varios homenajes a la Dictadura en distintos ámbitos públicos siguen vigentes. De hecho, pocos años después consiguieron que la calle Almirante Lorenzo Gotuzzo, ubicada a pocas cuadras de La Moneda y que homenajeaba al primer ministro de Hacienda de la Dictadura, pasara a llamarse Amanda Labarca.

Revisamos junto a Sergio Grez algunos de estos homenajes y las acciones que se han ido tomando para que finalmente sean modificados al interior de la institución.

Estatua del almirante José Toribio Merino. Foto: Agencia UNO

LA ESTATUA DE MERINO

Una larga batalla dio la Armada de Chile luego de que se interpusiera un recurso de protección para retirar la estatua del ex miembro de la Junta Militar y uno de los cabecillas del Golpe de Estado de 1973, el almirante José Toribio Merino, emplazada en el Museo Marítimo de Valparaíso, la cual hasta hoy es visible desde el paseo 21 de mayo.

El propio comandante en jefe de la institución, Julio Leiva, salió en defensa del homenaje, asegurando que la institución no estaba transgrediendo ninguna ley, que no se trata de un “monumento público” ya que está instalado en un recinto militar y que Merino “nunca fue condenado por algún delito que impida efectuarle un reconocimiento”.

Imágenes, proclama y misiva de José Toribio Merino instaladas en el Museo Marítimo Nacional de Valparaíso. Foto: Agencia UNO

En febrero de este año, la tercera sala de la Corte Suprema le dio la razón a la Armada y rechazó el recurso presentado por la agrupación y la estatua sigue en pie en el mismo lugar. Además, su nombre se replica en un navío de la institución, al interior de una sala del Museo Marítimo Nacional y en un auditorio de la ex Academia Naval.  

El almirante también tiene una costanera con su nombre en la comuna de Algarrobo, donde está ubicada la Cofradía Náutica del Pacífico, lugar donde se planificó el Golpe de Estado de 1973. Según El Martutino, uno de los vecinos del lugar presentó una moción municipal para cambiarle el nombre en enero de este año, sin embargo, aún no han habido avances.

ESCUELA FABRICIANO GONZÁLEZ

La Escuela de Suboficiales de Carabineros, ubicada en la calle Rodrigo de Araya en la comuna de Macul, recibe el nombre de Fabriciano González Urzúa, quien es expuesto en el museo de la institución como “un ejemplo de lealtad” y considerado un “mártir”.

El suboficial González fue uno de los uniformados que participó del allanamiento de la fábrica Indumet, donde se había atrincherado un centenar de trabajadores después de que se bombardeó La Moneda. González recibió un disparo cuando derribaron el portón de la industria con un vehículo blindado Mowag y un centenar de carabineros ingresaron al lugar en medio del fuego cruzado.

En enero del 2017, Ciudadanos por la Memoria solicitó a la Municipalidad de Macul cambiarle los nombres a una plazoleta y una calle que lleva el nombre de González, y también a otra calle paralela bautizada como Ramón Toro Ibáñez, en homenaje a uno de los uniformados que participó del asalto al palacio de La Moneda.

LA BIBLIOTECA PINOCHET

A fines de los años ’80, la Academia de Guerra del Ejército bautizó su biblioteca como Presidente Augusto Pinochet Ugarte. El propio dictador la inauguró seis meses antes de dejar el Gobierno y realizó una significativa donación de libros de su colección personal.

25 años después, un reportaje de La Tercera reveló que una fusión “estrictamente funcional” con otras bibliotecas permitiría engrosar la colección a unos 100 mil volúmenes y volver a ponerle su nombre original: Biblioteca Central del Ejército.

Biblioteca Central del Ejército. Fuente: Academia de Guerra

Al año siguiente, el ex comandante en jefe del Ejército, Humberto Oviedo, aseguró ante la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados que la biblioteca como tal ya no existía, pero que se mantenía la galería de donaciones con el nombre de Pinochet. “Sería muy lamentable quemar colecciones de libros”, dijo aquella vez.

De todas maneras, no es el único homenaje que recibe el dictador. Actualmente, una villa completa en El Bosque lleva su nombre, así también la Carretera Austral y tres placas instaladas en las comunas de Antofagasta, Linares y Pumanque. Todas ellas fueron atacadas y destruidas durante el estallido social, incluida una señalética en Aysén.

LAS PLACAS DEL “MAMO” CONTRERAS

En el marco de los 45 años del Golpe de Estado, el abogado de causas de Derechos Humanos, Cristián Cruz, solicitó vía Ley de Transparencia el número de placas conmemorativas o fotografías del ex director de la DINA, Manuel Contreras, condenado a más de 500 años de cárcel por su participación en crímenes de lesa humanidad durante la Dictadura.

Dicho documento reportó que habían tres cuadros con fotos y dos placas del “Mamo” en la Academia de Guerra, ubicada en la comuna de La Reina. Además, se reveló que habían otras tres placas en la Escuela de Ingenieros del Ejército de San Antonio, donde antiguamente funcionaba el regimiento de Tejas Verdes. 

Tras un recurso de protección interpuesto por el ex preso político, Luis Mariano Rendón, quien argumentaba que dichos homenajes vulneraban su derecho a la integridad síquica, el Ejército informó que dichas placas e imágenes recordatorias fueron retiradas en abril del 2020.

Comentarios
Sabía ud que... HASTA LA HERIDA DE FULVIO ROSSI TUVO MÁS PUNTOS QUE EL PROGRAMA DE CHECHO HIRANE -------------------------------- Sabía ud que... EL LIBRO MÁS EGÓLATRA ES PAPELUCHO JARA -------------------------------- Sabía ud que... LOS PECES DE ACUARIO SON MÁS SENSIBLES QUE LOS PECES DE CAPRICORNIO. -------------------------------- Sabía ud que... ME COMPRÉ UN TELEVISOR INTELIGENTE Y CUANDO EMPIEZA LA FRANJA SE APAGA SOLO. -------------------------------- Sabía ud que... LOS MÚSICOS COCHINOS HABLAN COSAS SUBIDAS DE TONO. --------------------------------