Carlos Ominami, candidato a constituyente por el Distrito 6: “No es bueno que lo de Paula Narváez sea una operación mediática al margen de la construcción partidaria”

Foto: Agencia Uno

Carlos Ominami, candidato a constituyente por el Distrito 6: “No es bueno que lo de Paula Narváez sea una operación mediática al margen de la construcción partidaria”

El ex senador PS vuelve a la primera línea como candidato a la Convención Constitucional en cupo PPD. Su retorno viene cargado al juicio crítico de su fragmentado sector, donde cuestiona que el PC “juega con Chile” al apostar –asegura- por su hegemonía por sobre la unidad opositora, un Frente Amplio que carece de inserción territorial e interlocutores legitimados en su orgánica interna, y una carta presidencial PS que aún no se define.

No obstante la fragmentación de la izquierda, el desprestigio de la política, el malestar ciudadano contra “los mismos de siempre”, el reproche generacional contra quienes protagonizaron la transición a la democracia y la crítica feroz a quienes recibieron financiamiento irregular de la política, con la dolorosa contradicción de quienes lucharon contra la dictadura para recibir financiamiento de SQM –léase Julio Ponce Lerou, ex yerno de Augusto Pinochet-, el ex senador y otrora ministro de Patricio Aylwin, Carlos Ominami, decidió pasar a la primera línea de la política, esta vez como candidato a la Convención Constitucional por el Distrito 6 en cupo PPD. 

Una apuesta arriesgada, incierta y probablemente ingrata. Ominami, quien en los últimos años estaba abocado a la reflexión política desde el directorio de la Fundación Chile XXI –histórico centro de pensamiento progresista-, está consciente del significativo costo personal al asumir un cargo de representación popular en un Chile convulsionado, sumido en una severa crisis económica y con un sector político en una espiral de fragmentación.

En esta entrevista, el ex senador, quien fuera investigado por la justicia por recibir financiamiento irregular de SQM para su campaña senatorial del 2009 –proceso de cual fue sobreseído por prescripción-, sostiene que quiere participar en la redacción de una nueva Carta Fundamental porque fue uno de los partícipes del debate constitucional, truncado en la Concertación y, en los hechos, congelado en la Nueva Mayoría.  “El cambio constitucional debimos haberlo hecho mucho tiempo antes, perdimos la oportunidad en el gobierno de Michelle Bachelet. Pero aquí estamos. Tengo mi trayectoria y tengo ideas que proponer: garantizar derechos sociales en la Constitución, pero que se respete y se monitoree su cumplimiento con un organismo autónomo, un régimen semi presidencial, con una figura presidencial fuerte, pero con un Congreso fortalecido, una autonomía responsable para instituciones como el Banco Central, que tenga incidencia, por ejemplo, en el empleo, como la Reserva Federal de los EE.UU, y no como es ahora, donde actualmente el Banco Central, dirigido por la tecnocracia, prácticamente no rinde cuentas a nadie”, sugiere. 

“Cuento con gente que me va a apoyar en cada una de las 26 comunas que recorrí durante 16 años. Ahí la gente me conoce. Sabe que soy una persona decente, trabajadora y responsable y tengo algo que exhibir. Voy a tener credibilidad y demostrar que esta crítica destemplada a la política, es parte también de un circuito estrecho que no es mayoría en el país”, agrega. 

Ominami, quien en los últimos años estaba abocado a la reflexión política desde el directorio de la Fundación Chile XXI –histórico centro de pensamiento progresista-, está consciente del significativo costo personal el asumir un cargo de representación popular en un Chile convulsionado, sumido en una severa crisis económica y con un sector político en una espiral de fragmentación.

Sin embargo, la oposición padece una fragmentación que puede truncar todas sus intenciones al ir en más de una lista de constituyentes, advierten desde su propio sector.

-Concuerdo, es extremadamente delicada la situación que enfrentamos. Espero que todavía quede algo de inteligencia de último minuto para resolver las cosas de otra manera, pero tengo una mirada muy preocupante sobre lo que está ocurriendo. En esto hay responsabilidades compartidas, porque me parece último lo que hizo Fuad Chahín durante el 2019 previo al Estallido. Fue muy delicado, porque en el fondo rompió a la oposición que teníamos en el Parlamento, porque entró a colaborar, a mi juicio de mala manera, con el gobierno. Esto fragilizó mucho a la oposición, pero también creo que en el último tiempo el PC ha hecho un análisis muy equivocado de la realidad chilena. Están buscando derechamente resolver, a través de la Convención Constitucional, los problemas de hegemonía dentro de la izquierda. Esos problemas están, hay que resolverlos, pero la Convención no es el espacio. Hagámoslo en diputados, hagámoslo en senadores, hagámoslo en concejales, que es la mejor manera de pesarse, pero ellos también entraron en algo que no tiene nada que ver con lo que ha sido la trayectoria histórica del PC. 

-Profundice

-Escribí una carta abierta a Guillermo Teillier, que por cierto nunca me respondió, donde reconozco la lucidez del PC en la Unidad Popular, pero le hago ver también que es un partido que ha cometido grandes errores. En el 88 ellos estuvieron hasta poco antes del Plebiscito hablando de “Inscripción-Traición”. Afortunadamente, cuatro meses antes, reflexionaron y cambiaron. Entraron a la lucha armada cuando ya el movimiento social iba en una dirección completamente distinta. Afortunadamente, también rectificaron. Y ahora no entraron en el acuerdo del 15 de noviembre, lo criticaron, pero afortunadamente rectificaron y apoyaron el Plebiscito. Ahora están cometiendo otro error y espero que tengan la capacidad de rectificar, pero creo que no lo van a hacer, porque creen que van a resolver a su favor la hegemonía dentro de la izquierda y dentro de la centro izquierda. Me parece que esto puede terminar siendo muy grave el haber dividido a las fuerzas de oposición y el haber buscado resolver los problemas de hegemonía a través de un instrumento que requería de la máxima unidad. Porque lo que no puede decir Danuel Jadue, de quien los comunistas están un poquito enceguecidos por el apoyo que ha generado, que es mejor ir en dos listas constituyentes que en una. Dos listas pueden sacar más votos, pero no van a sacar más escaños

“Cuento con gente que me va a apoyar en cada una de las 26 comunas que recorrí durante 16 años. Ahí la gente me conoce. Sabe que soy una persona decente, trabajadora y responsable y tengo algo que exhibir. Voy a tener credibilidad y demostrar que esta crítica destemplada a la política, es parte también de un circuito estrecho que no es mayoría en el país”

-Los comunistas también tienen un punto: es difícil ir a una primaria cuando los supuestos aliados adelantan que no votarán por ellos en caso que Daniel Jadue sea el candidato vencedor de una primaria.

-Muchos dentro de la oposición no estamos por el anticomunismo. En consecuencia, la mejor manera de enfrentar el anticomunismo es sobre la base de disposición de los comunistas, en ser parte de un esfuerzo unitario. Si los comunistas hoy día dijeran que van a ir por una lista unitaria y la DC nos dijera “con los comunistas no”, entonces esa fuerza tiene que salir. Hoy en día no hay disponibilidad para eso, entonces depende de los comunistas vencer el anticomunismo. Pero lo que están haciendo hoy día, y me parece que es un error gravísimo, es estar incentivando el anticomunismo. Porque hoy en día va a haber una lista concentrada en el PC, no del FA, sino que va a ser la lista del PC con sus aliados. Y si pasa que la derecha obtiene más de un tercio de los representantes, esa responsabilidad va a recaer sobre ellos y va a tener un costo muy grande.

Foto: Agencia Uno

-Por ejemplo: ¿Usted votaría por Daniel Jadue en caso que sea el candidato vencedor de una primaria opositora?

-Soy partidario de algo que desgraciadamente no está ocurriendo: una primaria presidencial del conjunto de la oposición, donde en el PPD no tuvieran que confrontarse, tal como está planteado ahora, Heraldo Muñoz con Francisco Vidal, sino que ambos pudieran ir a una primaria del conjunto de las fuerzas que están disponibles, sobre la base del compromiso de que los que pierden, apoyan al que gana. Si la DC no estuviera de acuerdo en eso, no puede participar. En ese sentido, tiene razón Jadue, de que no puede ir a una primaria donde si la gana el otro no lo van a apoyar. Soy partidario de una primaria con Jadue y obviamente estoy dispuesto a votar por él si gana, no tengo el más mínimo problema. Desgraciadamente, no estamos en ese cuadro. No hay una primaria de la oposición. Entonces la única posibilidad que tiene la oposición de ganar la elección presidencial, es sobre la base de construir un liderazgo. Y para eso, el método es fundamental. Si no tenemos una candidatura natural, construyamos fuerza política donde el programa sea lo más importante y que ningún presidente de partido diga “ah, yo no me leí el programa”, eso no debe ocurrir. Me encantaría que pudiéramos organizar una primaria donde Daniel Jadue estuviera y donde todos nos comprometiéramos a votar por el candidato ganador. 

-¿Cuánto ha contribuido Jadue a la unidad del sector? Sus críticas a la Concertación, al Frente Amplio y hasta en una ocasión a la propia Presidenta Bachelet, parecen no ayudar mucho al cometido.

-Su contribución es variable, ha dependido de los momentos. Lo he visto contribuir y en ocasiones donde no contribuye en lo absoluto. Él tiene una visión extremadamente ácida e injusta de lo que ha ocurrido en el país y no lo comparto. Jadue no puede estar insultando a todo el mundo y pretender que después lo apoyen. Lo que me parece preocupante es que el proyecto de Jadue no sea ser Presidente de Chile, sino que el potenciamiento del PC, con un candidato presidencial que no va a ganar, pero que podría dar entre el 15 y el 20% en primera vuelta, y que eso sea un motor propulsor que le permita al PC y sus aliados mejorar su representación parlamentaria. Me temo que pueda haber mucho de eso de todo lo que están haciendo los comunistas hoy día y eso me parece que es extremadamente grave, porque eso es jugar con Chile. En esto no me hago el cartucho, pero hay maneras y maneras de resolver los pleitos. El tema de la hegemonía hay que resolverlo, comparto plenamente eso. Soy de los que di la pelea y perdimos durante los 90 cuando se impuso una hegemonía neoliberal dentro de la Concertación. Pero esa crítica que hace Jadue es extremadamente injusta y lo lleva a situarse en un extremo, en un rincón. Eso no es la actitud que debe tener alguien que quiere ser Presidente de Chile, pues debe tener la voluntad del 50% más uno de los chilenos y chilenas.

“Soy partidario de algo que desgraciadamente no está ocurriendo: una primaria presidencial del conjunto de la oposición, donde en el PPD no tuvieran que confrontarse, tal como está planteado ahora, Heraldo Muñoz con Francisco Vidal, sino que ambos pudieran ir a una primaria del conjunto de las fuerzas que están disponibles, sobre la base del compromiso de que los que pierden, apoyan al que gana”.

-Todo esto, mientras el Frente Amplio está en una espiral de fragmentación, renuncias varias y hasta una orfandad de liderazgos presidenciables.

-Creo que en el FA pecaron de soberbios. Ellos tienen de referencia al Podemos de España, el que intentó pegarle al PSOE y sustituirlo en la dirección política de la oposición. Finalmente eso no ocurrió y Podemos terminó, finalmente, rogándole al PSOE constituirse en condiciones secundarias y subordinadas, una alianza de gobierno que está encabezada por Pedro Sánchez y no por Pablo Iglesias. Ellos intentaron los mismos pasos y no se dieron cuenta que la construcción de fuerzas políticas son extremadamente complejas. En vez de haber planteado competir legítimamente por la hegemonía, en el fondo se plantearon la destrucción de la izquierda. De alguna forma querían destruir a la izquierda histórica y no lo lograron y, más bien, terminaron destruyéndose ellos. En eso pecaron de soberbia y de sobreinterpretar la realidad de un momento, por sobre las tendencias históricas más de fondo. Yo saludé como un hecho positivo la construcción del FA. Soy amigo de muchos de ellos y les di mucha cabida en espacios intelectuales en Chile 21, por ejemplo. Ellos conocieron a Ernesto Laclau por mí, los convidé a participar de un debate en Chile 21. Con Gabriel Boric tengo una relación de permanente conversación, pero creo que cometieron un grave pecado de soberbia que nos tiene en esta situación. 

-¿Y con qué interlocutores del FA se construye oposición?

-Ese es un tema. A ellos les pasó una cosa que es muy delicada: la escisión entre la representación pública y la representación interna, orgánica. Lo que veo es que los liderazgos como los de Jackson y Boric no tienen un correlato interno. No por casualidad Gabriel Boric, quien hizo un tremendo esfuerzo para el acuerdo del 15 de noviembre, terminó desautorizado por su propio partido. Ahí algo pasa, hay algo que está mal construido. No puede ser que ellos, quienes llegaron a cambiar la política, terminaron reproduciendo lo peor de ella, que es la escisión entre la representación ciudadana y la representación interna. Y terminan prisioneros de estructuras internas que son sumamente precarias, porque son muy beligerantes. 

-¿Un ejemplo?

-Me llama la atención, por ejemplo, que en la elección anterior de RD votaron menos de 4 mil personas. Para definir la política de alianzas votaron 800 personas por internet. Ahí hay un problema, porque son un fenómeno importante de opinión pública, pero ellos, que hablan mucho de los territorios, finalmente su inserción en los territorios es totalmente precaria y eso hace que las estructuras partidarias que surgen de ahí, son estructuras que terminan siendo capturadas por dirigentes que no tienen ninguna legitimidad ciudadana, pero que han jugado un rol muy negativo. 

-¿Quiénes?

-No lo conozco y me gustaría conversar con él, pero me parece que juega un papel extremadamente ácido, que es el presidente de Comunes, Jorge Ramírez. A mí me gustaría discutir con él, pero no le voy a aceptar que me haga parte de una casta. Le diría a Jorge Ramírez que tengo mi trayectoria no porque fuera parte de una casta, sino porque jugué y arriesgué mi vida en la lucha democrática contra la dictadura. Vengo del MIR, soy sobreviviente del MIR, de cosas muy duras que pasaron en ese tiempo, de los años de vuelta del exilio cuando en Chile aún se degollaba, y ahí me gané esta condición. Entonces no le voy a aceptar que me diga a mí que soy parte de una casta. 

“Lo que veo es que los liderazgos como los de Jackson y Boric no tienen un correlato interno. No por casualidad Gabriel Boric, quien hizo un tremendo esfuerzo para el acuerdo del 15 de noviembre, terminó desautorizado por su propio partido. Ahí algo pasa, hay algo que está mal construido”.

-Sin embargo, el Frente Amplio y la masa crítica que impulsó el Estallido Social, tienen un juicio bien severo respecto, por ejemplo, del financiamiento irregular de la política, fenómeno del cual usted  fue parte cuando SQM financiaba campañas políticas.

-Te agradezco la pregunta y la responderé derechamente. En Chile todas las empresas están vinculadas con la dictadura, para empezar. Todas, todas las grandes empresas. Yo he dicho que cometí un grave error político. No he cometido ningún error moral, ni menos un error penal. ¿En qué consistió mi error? En haber aceptado financiamiento, habiendo sido desprolijo para no cerciorarme de que ese financiamiento se estuviese haciendo en condiciones respecto al fisco. Desgraciadamente, se me aplicó la prescripción y no tuve la posibilidad de defenderme. Habría ganado el juicio, porque la Corte Suprema estableció que cuando hay un financiamiento sobre la base de facturas ideológicamente falsas, es la empresa que emite la factura la responsable, no el pobre candidato al cual le pasaron una plata que lo ayudaron para comprarse unas palomas. También quiero decirle a estas personas que cuando uno está en el fragor de una batalla, la verdad es que se utilizan las balas sin preguntar de dónde viene. 

-Qué complejo su criterio, Carlos.

-Estoy de acuerdo, estoy de acuerdo. Pero quiero decirte lo siguiente: competimos en esas condiciones. Aquí todas las empresas tienen que ver con la dictadura, unas más que otras. Y esto es una explicación, no una justificación. Y cuando uno está en una batalla, usa las balas que le prestan y no se pregunta mucho quien las fabricó. Otro ejemplo: la tan aplaudida franja del Plebiscito del 88 tuvo financiamiento norteamericano.

-Pero es distinto a recibir recursos del yerno de Pinochet, teniendo presente su propia biografía y la de su generación. 

-Estoy de acuerdo contigo. Por eso digo que fue un error y me hago la autocrítica correspondiente. 

-Cuando se constituyó el FA, una de sus primeras resoluciones fue distanciarse del PRO por una situación similar que vivió ME-O el que, por lo mismo, ni siquiera tiene derecho a sufragar. ¿No teme que este reproche afecte su propia electibilidad en la constituyente?

-Asumo que desde el punto de vista penal hay presunción de inocencia. No tengo cuentas pendientes con la justicia, desgraciadamente no pude defenderme en ese caso. Cometí un error, hice la autocrítica correspondiente y espero que me crean simplemente, no me queda de otra. Si soy objeto de un veto de otras fuerzas, será responsabilidad de ellos, no mía. Como decía Jesús, el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Y los que están completamente inmaculados son aquellos que nunca han hecho nada. Los que nunca pelearon pueden hacer gárgaras con su transparencia, su carácter prístino, pero es gente que nunca peleó nada. Tengo mis heridas, tengo mis dolores, cometí esos errores, pero soy alguien que va enfrentar esta campaña con la conciencia tranquila y con la frente muy en alto. 

-Como ex Socialista: ¿Cómo ve la arremetida del bacheletismo con Paula Narváez, figura presidencial que aún no emite pronunciamiento? 

-Como ya decía, soy partidario de una primaria amplia de multicandidatos de la oposición y me parece muy bien que Paula Narváez pueda ser parte de eso. Quisiera que esto se sincerara lo antes posible y que pudiera ponerse al servicio de una construcción política. Quisiera que los partidos pudieran hacer un acto de humildad y renunciar al mecanismo clásico que es elegir el propio candidato, que es lo que está haciendo la DC y el PPD. Entre Undurraga y Rincón van a tener que disputarse, uno va ganar y otro va a perder, entre Muñoz y Vidal lo mismo, por lo que creo habría sido mejor que todos los liderazgos vayan y que haya una primaria donde vaya Paula Narváez, y también candidaturas independientes. Valoro lo de Paula Narváez, pero sí creo importante que se sincerara lo antes posible sus intenciones y disposición. Porque creo que no es bueno que lo de Paula Narváez sea una especie de operación mediática al margen de la construcción partidaria. No me gusta que por la vía de una operación comunicacional, se ponga en entredicho lo que se está haciendo tan dificultosamente en los partidos políticos.

“Los que nunca pelearon pueden hacer gárgaras con su transparencia, su carácter prístino, pero es gente que nunca peleó nada. Tengo mis heridas, tengo mis dolores, cometí esos errores, pero soy alguien que va enfrentar esta campaña con la conciencia tranquila y con la frente muy en alto”. 

-Postule a algún posible constituyente de su generación.

-Me encantaría que fuera Lucho Maira, pero me dijo que no podía ir si no hay unidad, no se anima en este campo de división. Espero que haya una convención mayoritariamente de rostros nuevos, pero con ideas. Porque tal como le digo a mis amigos del FA: la juventud no es necesariamente una virtud, es una condición, por definición, pasajera.       

Comentarios
Sabía ud que... LA VIDA ES UNA LOTERÍA: NUNCA VAS A GANAR. -------------------------------- Sabía ud que... LA ÚNICA RAZA DE PERROS QUE BAILA SIN CESAR, ES EL ROCKWAILER. -------------------------------- Sabía ud que... LOS MÚSICOS COCHINOS HABLAN COSAS SUBIDAS DE TONO. -------------------------------- Sabía ud que... UN JUICIO ABREVIADO ES UN JUI. ABREV. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO TE PREGUNTEN SI VAS A PAGAR CON TARJETA, NO RESPONDAS “EFECTIVAMENTE”. --------------------------------