Imagen referencial: Agencia UNO.

El mal tiempo complica la búsqueda del montañista chileno, Juan Pablo Mohr, desaparecido en el K2

Luego de tres días de intensa búsqueda, los helicópteros que buscaban a los tres alpinistas desaparecidos en el K2 en Pakistán, tuvieron que detener los sobrevuelos hasta que las condiciones del clima mejoren.

Las malas condiciones meteorológicas impidieron este martes continuar las operaciones de rescate de los tres alpinistas desaparecidos en el K2 desde el pasado viernes. Entre los desaparecidos, está el montañista chileno Juan Pablo Mohr.

“Los helicópteros están listos para volar. Estamos esperando a que mejore el tiempo”, dijo a Efe el secretario del Club Alpino de Pakistán, Karrar Haidri.

La fuente indicó que los helicópteros militares no han salido a la búsqueda de Mohr, el islandés John Snorri y el paquistaní Ali Sadpara desde que ayer cancelaron los vuelos por el mal tiempo.

También dos montañistas paquistaníes, Imtiaz Hussain y Akbar Ali, abandonaron un intento de subir el K2 en busca de los desaparecidos y regresaron al campo base, a la espera de la mejora de las condiciones meteorológicas.

El K2, una helada pirámide casi perfecta y la segunda montaña más alta del mundo, es conocida como “la montaña salvaje” por lo complicado que resulta escalarla y unas condiciones climáticas que en invierno pueden alcanzar los -50 grados y vientos de 90 kilómetros por hora.

Hasta ahora solo 377 alpinistas han coronado la segunda cima más alta del mundo, y 88 han fallecido intentándolo desde que el italiano Achille Compagnoni lograse la primer ascensión en 1954.

Los escaladores desaparecidos salieron del campamento la madrugada del viernes para aprovechar una ventana de buen tiempo para tratar de hacer cumbre en el K2, y horas después sus equipos perdieron el contacto con ellos y sus localizadores GPS.

El sábado comenzó la búsqueda en helicóptero de los montañistas y ayer lunes dos helicópteros subieron, por tercer día consecutivo, hasta los 7.000 metros y recorrieron la ruta de los escaladores desaparecidos.

A los tres escaladores también les acompañaba Sajid, hijo de Ali Sadpara, que se encontraba con ellos en el lugar del K2, conocido como “cuello de botella”, a 8.200 metros, pero tuvo que abandonar y regresar al campamento III debido a un problema con su regulador de oxígeno.

Sajid afirmó en una declaración en vídeo publicada el domingo que considera que las posibilidades de hallar con vida a los desaparecidos “son casi nulas”.

The Clinic Newsletter
Comentarios