Paula Narváez: un asunto de modesto conocimiento

Desde que irrumpiera en la escena presidencial a inicios de Enero, la ex vocera de Michelle Bachelet ha mantenido una acotada popularidad, según registran las últimas encuestas de la plaza. Y si bien el escenario entre las y los abanderados de la oposición está lejos del frenesí -exceptuando al alcalde PC Daniel Jadue, el mejor posicionado del sector-, la candidata presidencial del PS tiene una reconocida desventaja: el conocimiento. Tanto por haber sido la última en entrar en carrera, como las dificultades para llevar adelante una campaña en Pandemia y con elección de Constituyentes entre medio. En su entorno, sin embargo, aseguran que “no estamos concentrados en los números”.

“Las encuestas son un termómetro del momento, sin lugar a dudas, pero no es lo que nos moviliza”, dijo a mediados de enero la candidata presidencial del Partido Socialista, Paula Narváez.

Entonces, la ex vocera de Michelle Bachelet estaba en la previa del Comité Central del partido que proclamó a la otrora funcionaria de ONU Mujeres -23 de Enero- cuando, a través de un video grabado desde Puerto Montt, tomó distancia de los sondeos de opinión.

En aquellos días, precisamente el 18 de Enero, Narváez había sido medida por primera vez por la encuesta Cadem desde que comunicara su disposición para asumir un desafío presidencial: registró un 40% de conocimiento ciudadano y un 30% de aprobación popular.

Desde entonces, proclamación mediante del PS, Narváez ha registrado una modesta performance en los diversos estudios de opinión publicados hasta ahora. Esto ha sido comentario obligado en los pasillos del progresismo, considerando que es la carta presidencial del partido más grande e influyente de lo que ahora se ha insistido en denominar el “socialismo democrático”, pero que tiene una evidente desventaja. Su irrupción en la escena presidencial fue la más tardía de todas, luego de estar dos años fuera de Chile, con una Pandemia en curso y elecciones de Constituyentes, alcaldes, concejales y gobernadores entre medio.

Cifras esquivas

La tendencia en popularidad y crecimiento se ha mantenido en un umbral recatado en estas semanas de verano. Siguiendo la última Encuesta Cadem, publicada este lunes 15, Narváez no muestra una variación significativa.

Según esta medición, al 12 de febrero Narváez recogía un 2% en menciones espontáneas en la pregunta “¿Quién le gustaría a Ud. que fuera la o el próximo presidente/a de Chile?”. En conocimiento, en tanto, marcó 44%, un crecimiento de 4 puntos respecto a lo registrado en el mes de enero, -acotado o considerable, según el punto de vista-, pero ciertamente nada de estimulante al estar arriba del 42% del diputado Marcelo Díaz (UNIR) -precandidato presidencial a disposición del FA- y del 14% de Carlos Maldonado (Partido Radical)

En este estudio, además, Narváez se mantiene en un 30% de Independiente de su posición política, ¿Usted aprueba o desaprueba el desempeño político? respecto al mes anterior.

¿Vale la pena la preprimaria? la lectura del PPD

El fin de semana pasado, el senador Guido Girardi lanzó una propuesta que remeció la discusión política al interior de “Unidad Constituyente”: que el mundo progresista -léase PS, PPD, PR, PRO y Nuevo Trato- presente sus apuestas presidenciales en la primaria legal de julio. Iniciativa que tiene dos aristas complejas: se excluye a la Democracia Cristiana y se obvia el acuerdo previo de primarias entre el PS (Paula Narváez) y el PPD (Heraldo Muñoz)

Por cierto que desde la DC pusieron el grito en el cielo. -“insensato”, “una idea de verano”, “se dinamita la posibilidad de unidad”, sentenció el presidente de la Falange, Fuad Chahín, en entrevista con este medio-, mientras que en el PS están a la espera que el “partido instrumental” cumpla con lo acordado a fines del año pasado.

La lectura del PPD, sin embargo, se sostiene -principalmente- en que Narváez es una candidata a la que se le puede competir de igual a igual. “Está lejos de ser el fenómeno de Bachelet, independiente del apoyo que impulsó su candidatura”, resume una fuente de esta colectividad. Para ello, apuntan precisamente a una foto de la penúltima encuesta Cadem (Primera Semana de Febrero), donde se midieron los apoyos en una eventual primaria entre Muñoz y Narváez: ambos comparten 36% de apoyos.

En este sentido, subrayan sectores del PPD y siguiendo la tesis de Girardi, es mejor que ambas candidaturas se midan en una primaria legal supervisada por Servel, donde la “máquina del PS” -de mayor envergadura a la del PPD- no determinaría los resultados de dicha contienda. En dicha propuesta, comunicada en El Mercurio, Girardi lo graficó en números: 30 mil personas votarían en una preprimaria PS-PPD, 500 mil votarían en una primaria legal de julio, aseguró.

“Paula Narváez, hasta ahora, quedó sólo en la nominación como candidata presidencial del PS. Aún no podemos hablar de ‘irrupción’ debido a su escaso conocimiento en la opinión pública como de su intención de voto. Si Narváez sigue con bajos niveles de apoyo, esto va a generar mayor ánimo en los otros partidos del pacto, incluyendo al PPD. No habría razón, por ejemplo, para que Muñoz decline su candidatura frente a Narváez si ella está marcando poco”, añade el cientista político Mauricio Morales, investigador de la Universidad de Talca. “En consecuencia, el bacheletismo fue clave en la nominación, pero no garantiza éxito electoral”, remata el analista.

En este sentido, además, en el PPD recalcan que Heraldo Muñoz cuenta con el capital de haberse medido ante otro contendor, el también ex vocero Francisco Vidal, en una primaria organizada por el partido donde participaron más de 13 mil votantes, lejos de los 90 miembros que componen el comité central del PS, órgano que proclamó de forma unánime a la sicóloga, quien inscribió su candidatura con 2.500 firmas patrocinantes previas.

A lo anterior, se suma la dificultad del conocimiento en la opinión pública, compitiendo con candidaturas que ya llevan tiempo en la escena pública -Daniel Jadue, por ejemplo- o que cuentan con plataformas que de por sí les asegura un piso de exposición, como es el caso de la senadora y candidata presidencial DC, Ximena Rincón.

Una dificultad también graficada en la última medición de Pulso Ciudadano (primera quincena de febrero), quien en los apartados Pensando en el futuro ¿Quién preferirías que sea el próximo presidente de Chile, excluyendo a Sebastián Piñera? ¿Y quién crees tú que será el próximo presidente de Chile, excluyendo a Sebastián Piñera?”-Respuesta Espontánea, Narváez no es mencionada, como tampoco lo son Heraldo Muñoz ni Ximena Rincón.

“Ella tiene una doble dificultad. La discusión política está muy marcada por la elección de constituyentes y tiene la dificultad de que la legitimidad que ella tiene no ha sido puesta a prueba, porque la primaria PS-PPD se comienza a diluir cada vez más y tanto Heraldo Muñoz como Ximena Rincón tiene una legitimidad ganada, tal vez en espacios limitados, pero que de alguna manera le dan una mayor legitimidad a su candidatura al haber surgido de primarias abiertas. Hay un activo político que Narváez no tiene, dado que su performance ha estado marcado por una candidatura que viene por fuera, incluso por fuera del PS”, comenta el analista Marco Moreno, director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Central. El profesional agrega: “Ella debe superar el tema el conocimiento; Lavín va a los matinales, Ximena Rincón es senadora, Heraldo Muñoz es presidente de un partido, por lo tanto eso puede dañar fuertemente la candidatura de Narváez en el conocimiento”.

“Paula Narváez, hasta ahora, quedó sólo en la nominación como candidata presidencial del PS. Aún no podemos hablar de ‘irrupción’ debido a su escaso conocimiento en la opinión pública como de su intención de voto. Si Narváez sigue con bajos niveles de apoyo, esto va a generar mayor ánimo en los otros partidos del pacto, incluyendo al PPD. No habría razón, por ejemplo, para que Muñoz decline su candidatura frente a Narváez si ella está marcando poco”, añade el cientista político Mauricio Morales, investigador de la Universidad de Talca. “En consecuencia, el bacheletismo fue clave en la nominación, pero no garantiza éxito electoral”, remata el analista.

“No estamos concentrados en los números”

Por cierto, en el PS y entre los cercanos a Narváez, están conscientes de este contexto, poniendo algunos matices. El antecedente más inmediato: el 13 de Enero manifestó su disposición presidencial y recién el 28 de Enero fue proclamada por su partido. Apenas un mes y fracción de campaña, con un despliegue territorial que comenzó recién este jueves.

Asimismo, el panorama presidencial de la oposición que, salvo Daniel Jadue, tampoco es para nublarse. En la última Cadem, de hecho, tanto Heraldo Muñoz como Ximena Rincón están un punto más abajo que Narváez en el ítem ¿Quién le gustaría a usted que fuera la o el próximo presidente/a de Chile?, es decir, ambos en un 1% de apoyo.

A esto, las fuentes PS mencionan la encuesta más ventajosa para Narváez, Data Influye, liderada por el investigador cercano al partido, Axel Callis: 4.6%, sobre los 2.0% de Heraldo Muñoz, el 1.4% de Ximena Rincón, pero lejos del 16% que marca el alcalde comunista de Recoleta, Daniel Jadue, quien encabeza las preferencias presidenciales. (Trabajo de campo del 29 al 01 de Febrero).

En tanto, la presidenta de la Fundación Horizonte Ciudadano, Paulina Vodanovic -plataforma del bacheletismo/Narvaísmo- , sostiene a The Clinic que las encuestas derechamente no son tema. “Paula ya salió a terreno, está trabajando y hablando con la gente. No estamos concentrado en los análisis de números. La forma de crecer es trabajando, no es analizando encuestas”, dijo.

Pese al poco tiempo de campaña, recalcan que ha sido la única candidatura de oposición que ha conformado algunos equipos programáticos, como el Constitucional (liderado por Flavio Quezada), Relaciones Internacionales (comandado por el ex Canciller Juan Gabriel Valdés) y el Económico (dirigido por el economista Álvaro Díaz) Esto, además de algunos ejes programáticos en los medios: Renta Básica Universal en un nuevo sistema de Pensiones, nueva Policía sin las “las doctrinas de la dictadura”, y una Reforma Tributaria con carga impositiva con estándares de la OCDE (33%)

“Los estudios de opinión indican que esta elección presidencial está abierta. Ninguno de los que encabezan las encuestas tiene un porcentaje que se acerque siquiera a quienes en el pasado fueron elegidos Presidente de la República. Hay un importante número de ciudadanos que no se siente representado por ninguna de las opciones en competencia, y es precisamente el espacio que nosotros estamos llamados a representar”, pondera al respecto el presidente del PS, senador Álvaro Elizalde.

En tanto, la presidenta de la Fundación Horizonte Ciudadano, Paulina Vodanovic -plataforma del bacheletismo/Narvaísmo- , sostiene a The Clinic que las encuestas derechamente no son tema. “Paula ya salió a terreno, está trabajando y hablando con la gente. No estamos concentrado en los análisis de números. La forma de crecer es trabajando, no es analizando encuestas”, dijo.

Con todo, el analista Mauricio Morales proyecta el futuro de Paula Narváez con una sugerencia. “Su tarea es derribar las otras candidaturas del pacto. Para eso, necesita marcar. Y para marcar, deberá entrar en la reyerta política opiniones definidas en asuntos de contingencia. Debe entender que los tiempos se agotan. Faltan menos de dos meses para la elección de convencionales, y su postura frente a los contenidos de la Nueva Constitución ya debiesen ser públicos”.

Comentarios