Valentina Trejos y el boom de su laboratorio botánico en pandemia

Valentina Trejos - Foto extraída de @laboratoriobotanico

Valentina Trejos y el boom de su laboratorio botánico en pandemia

La periodista hace pocos meses lanzó “Laboratorio botánico”, la biblia para los fanáticos de plantas de interior, una de las tendencias al alza durante la pandemia. Aquí cuenta su último año, analiza el fenómeno de cuidado de plantas y habla sobre los beneficios que entrega hacerlo.

Si bien el interés por las plantas viene hace algunos años, el fenómeno se disparó durante la pandemia. Filodendros, singonios, cucharitas, monsteras y palos de agua, entre muchas otras, son opciones posibles para embellecer los reducidos espacios de la casa, ese lugar que aún muchos debemos seguir habitando de forma permanente gracias al teletrabajo y el miedo al contagio. Para aprender tips básicos de cuidado, secretos para propagar y ordenar el crecimiento de plantas de interior, la periodista y paisajista Valentina Trejo, lanzó durante octubre de 2020 “Laboratorio botánico”, una guía práctica para cuidar, experimentar y crecer con plantas de interior.

Su amor por ellas, dice, fue tardío. Pese a que tenía como referente a su madre, una fanática acérrima de “matitas, arbolitos y suculentas”, nunca le llamó la atención cuidarlas hasta que poco a poco fue notando que tenía destrezas y “se le daba bien”. Empezó a mirar referentes extranjeros -en el mundo ya había estallado el boom- y en enero del año 2018 decidió abrir su cuenta de Instagram de forma tímida y sin demasiadas expectativas más que compartir contenido. Lo cierto, es que con los días el público fue creciendo e interesándose más por el tema. En noviembre de ese mismo año inició los talleres abiertos donde enseñó acerca del cuidado y propagación.  

Valentina Trejos – Foto extraída de @laboratoriobotanico.

Luego de malas experiencias laborales, decidió seguir desarrollando esta habilidad natural con las plantas y optó por estudiar paisajismo, para así aprender más sobre botánica. Cada cierto tiempo, sube esperados posteos con nuevos tips sobre cuándo y cuánto regarlas, cómo iluminarlas, cómo darles un buen sustrato, entre otros. “Aprendí a cultivar plantas gracias a mi mamá, ella me ayudó harto al principio. Después, mirando cuentas extranjeras. Fui la primera en hacer talleres de cuidado de plantas de interior acá en Chile, llenaba cuatro talleres al mes. Uno siempre escucha que la gente dice ‘no, si a mí se me mueren las plantas’ , pero lo que yo entendí es que no hay que tener ‘un talento’ sino que si tú estudias unas cosas muy básicas puedes lograr manejar el tema. Ahí me animé a hacer los talleres”, cuenta la periodista de 34 años.

El libro comenzó a gestarse a principios de marzo de 2019, luego de un taller de cuidado de plantas impartido por Trejo, donde conoció a la periodista Kalú Downey y la ilustradora Jo Jiménez, quienes le sugirieron armar un libro con los mismos conocimientos y tips que desarrollados en el taller. Hicieron buenas migas entre las tres y en abril comenzó a escribirse. “Quería que fuera una guía para principiantes, para quienes poco saben de plantas de interior, pero que cuentan con todas las ganas del mundo para aprender a cuidarlas. Simple, fácil de entender y sumamente bonito a la vista. Un lujito para tener en la casa!⁣”, contó a través de sus redes sociales.

En septiembre de 2019 el borrador estaba listo y transitaron por varias editoriales que no se interesaron demasiado por considerarlo un contenido “muy de nicho”. En octubre estalló el país y todo el libro quedó en pausa hasta la pandemia, donde el fenómeno volvió a activarse, esta vez con más fuerza. 

Retomó el libro, corrigió e hizo cambios y de manera totalmente autogestionada fue editado por Enhorabuena Editorial y publicado a través del Colectivo Flora, su propia tienda virtual.  “Vi la necesidad de la gente de conectarse con la naturaleza. Es por eso que decidí autogestionar este proyecto para que todos quienes estaban partiendo en este mundo tuvieran una base de donde aferrarse”, dice de este proyecto.

Foto extraída de @laboratoriobotanico.

Al libro, pese sólo a contar con la difusión de redes sociales y pertenecer a una pequeña editorial, vendió los primeros 500 ejemplares y a la fecha de esta conversación, ya superó los 900. Esta semana espera llegar a pequeñas librerías a lo largo de Chile a través de la franquicia Qué leo. “Ha sido un pequeño hitazo”, dice sobre este ambicioso proyecto editorial.

¿A qué atribuyes el fenómeno del cuidado de plantas?

-Hay una base muy simple para entender todo esto y eso es la pandemia. En el minuto que nos encerraron y nos obligaron a estar encerrados 24/7 en nuestras casas a mucha gente se le despertó esta idea súper común de “ok, voy a estar acá todo el rato, qué rico tener un ambiente donde me sienta cómoda y esté rodeada de cosas que me gustan”. Las plantas  yo no las veo como decoración,  pero sí son muy funcionales en la decoración  y muchas veces son la base para tener una casa mucho más bonita. Entonces los que tenían una casa fome, empezaron a comprar plantas.

“Esto es como una terapia para mí, es mi ejercicio de autocuidado, porque me ayuda y me calma. Además, me permite estar conectada con la naturaleza; porque al final eso es lo que pasa, se trata de poner un poquito de naturaleza dentro de tus espacios” , dice Valentina Trejos.

Primero una, después dos, tres y así…

-Es que asociado a eso hay un segundo fenómeno. Cuando empiezas a cuidar plantas, de a poquito te vas enganchando y vas queriendo adquirir más.  “Me gusta esta porque también se cuida parecido” o “ya manejé una, ahora puedo cuidar otra”. Es así, cuando ya empezaste a manejar una que es más básica empiezas a decir “mmm, quiero esta que es más rara” o “quiero esta que es morada”.  Se genera una suerte de colección de plantas y  hay tantas, que al final las quieres todas. En paralelo, mucha gente también se quedó sin pega y lo vio en una oportunidad de negocio, entonces había mucho bombardeo de publicidad de tiendas de Instagram de gente que vendía pequeñas plantitas y el algoritmo estaba vuelto loco, incluso los viveros se empezaron a quedar sin producción.

Se convierte en un pequeño negocio

-Ahora está toda la gente súper obsesionada con las plantas, queriendo aprender todo el rato y buscando siempre rarezas. Sumado a eso las personas empiezan a adquirir cositas chicas. De alguna manera asociado al interés por las plantas, se creó todo un mercado para embellecerlas. Eso es un fenómeno a nivel mundial: acá plantas que antes costaban 5 mil ahora no la encuentro por menos de 15 o 20 mil. En las plantas más raras también se dispararon los precios. 

Da la impresión de que no es sólo un asunto meramente estético, también tiene que ver con una vinculación con ese ser vivo.

-Es que cuidar una plantita da una sensación de bienestar súper importante. Cuando ves que salió una hoja nueva a nivel interno te genera una emoción bonita. Yo no soy psicóloga ni socióloga pero en mis talleres he podido ver varias de estas cosas. Por ejemplo, en mi caso personal, vivimos cinco personas en mi casa, pero cuando cuido mis plantas éstas me dan la posibilidad de abstraerme un poco de lo que está a mi alrededor. Me permite conectar con el presente, enfocarme 100% en mí. Los puristas de la terapia se van a horrorizar, pero esto es como una terapia para mí, es mi ejercicio de autocuidado, porque me ayuda y me calma. Además, me permite estar conectada con la naturaleza; porque al final eso es lo que pasa, se trata de poner un poquito de naturaleza dentro de tus espacios.

Valentina Trejos – Foto extraída de @laboratoriobotanico.

¿Cuáles son los desafíos de cuidar plantitas? ¿Qué es lo que vamos sorteando cada vez que sale una hojita nueva o salvamos una planta que creíamos muerta?

-Son varias cosas. El primer gran desafío es que no se mueran.  Después viene el siguiente desafío y es que te salga una hoja nueva, lo que indica que estás haciendo las cosas más que bien. Después empiezas con otro tipo de desafíos como por ejemplo la propagación:  “¿Puedo armar una planta sacando un pedazo de esta otra planta?” “¿Puedo lograr que este trocito saque raíz?” Hay mucha gente a la que esto le da susto o no se atreve, pero toman valor y cortan una hojita chueca y de a poquito se empiezan a ir soltando. Pienso que eso, a la larga, va generando confianza en uno mismo. “Oye, soy capaz de no solamente mantener una planta viva sino que además puedo multiplicarla y compartirla con la gente que quiero”. Entonces, visto así, sin ser psicóloga ni nada, creo que genera puras cosas buenas: te hace ganar confianza en tus capacidades, te hace sentir más relajado y te entrega la distracción de cuidar a otro ser vivo.

¿Cuánto tiene que ver Santiago en la ecuación de enverdecer nuestras terrazas y balcones? Finalmente es una ciudad de harto cemento, harta polución, bien gris o café, si salimos de los barrios más acomodados.

-Exacto, la gente se dio cuenta de que metiendo plantas a sus casas transformaba una casa o un departamento en un hogar. Finalmente es eso: una planta le da más calidez a tu casa.  Hay gente que vivió toda su vida del sur y tuvo verde siempre alrededor, que estuvo toda su vida vinculada a la naturaleza y como que están acostumbrados a ese paisaje, pero la gente de Santiago en particular no. Entonces para muchos esto les ha ayudado para empezar a descubrir la naturaleza y de la planta interior pasan a fijarse a los árboles, a la flor que ves en la calle, los árboles que empiezan a florecer. Todo eso va generando distintas sensaciones, muchas veces que no estás acostumbrado a tener. Muchas amigas me dicen, “pucha, mi pareja me reta porque estoy obsesionada con las plantas”, pero yo pienso que es una obsesión súper sana también. 

“¿Puedo lograr que este trocito saque raíz?” Hay mucha gente a la que esto le da susto o no se atreve, pero toman valor y cortan una hojita chueca y de a poquito se empiezan a ir soltando. Pienso que eso, a la larga, va generando confianza en uno mismo. “Oye, soy capaz de no solamente mantener una planta viva sino que además puedo multiplicarla y compartirla con la gente que quiero”.

*Si quieres conocer tips de cuidado de plantas, revisa el IG de @laboratoriobotanico 

Comentarios
Sabía ud que... River Plate quiere venir a jugar a Chile porque acá los jueces favorecen a los millonarios -------------------------------- Sabía ud que... La conciencia de Bolsonaro es como Guaidó: no tiene un cargo -------------------------------- Sabía ud que... Piñera ve las películas después de que terminan, porque sólo le gustan los créditos -------------------------------- Sabía ud que... Como el agua nos está costando un huevo, debería llamarse Pérez Yema -------------------------------- Sabía ud que... Moisés pudo ganarse la vida con las cartas porque de chiquito sobrevivió con la canasta --------------------------------