Agencia Uno

Trabajos con “mayor ocupación femenina” en el país fueron los más golpeados por la pandemia

Según un estudio del INE para las mujeres la crisis laboral se tornó mucho más compleja, ya que "las personas que no buscaron trabajo remunerado por razones de cuidados y quehaceres domésticos registraron una variación en 12 meses de 593% en el caso de las mujeres y 172% para ambos sexos".

Las ramas de actividad económica “donde se observa una mayor ocupación femenina” en Chile fueron las más perjudicadas por la pandemia, concluyó el estudio “Género y empleo: impacto de la crisis económica por covid-19”, elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y publicado este lunes.

Según el boletín las áreas más afectadas refieren a aquellas que requieren contacto directo con las personas, en tanto que puestos de trabajo en los rubros de “alojamiento y servicios de comida, comercio y actividades de los hogares en calidad de empleadores, es decir, trabajadoras de casa particular, fueron los que más disminuyeron proporcionalmente”.

Con datos obtenidos de la Encuesta Nacional de Empleo (ENE), el INE informó que más de 1,2 millones de personas declararon que la razón por la que no buscaban empleo durante el trimestre mayo-julio 2020 estaba relacionada con la pandemia de coronavirus.

Para las mujeres la crisis laboral se tornó mucho más compleja, arrojó una de las conclusiones, ya que “las personas que no buscaron trabajo remunerado por razones de cuidados y quehaceres domésticos registraron una variación en 12 meses de 593% en el caso de las mujeres y 172% para ambos sexos”.

Si bien en el trimestre octubre-diciembre de 2020 disminuyó la cantidad de personas que declararon no buscar empleo por motivos ligados a la pandemia, la brecha de género se mantuvo y un 57,4 % de quienes continuaron declararon esa razón fueron mujeres.

De igual manera, la recuperación económica también replicó las desigualdades estructurales que afectan a la población femenina, ya que en el trimestre octubre-diciembre de 2020 “4 de cada 10 mujeres en edad de trabajar estaban ocupadas, mientras que para los hombres las cifras fueron 6 de cada 10”, según el INE.

Durante el mismo periodo, un 33,9 % de las mujeres declaró como razón principal para no insertarse en el mercado laboral motivos familiares permanentes, “es decir, tener que realizar trabajo doméstico y de cuidados no remunerados en sus hogares”.

Los hombres, en cambio, declararon como principal razón para restarse del mercado laboral el estar estudiando, en un 38,4 %. Además, un 1,7 % de los hombres que no buscan trabajo “lo hacen por razones familiares permanentes”, según el informe.

Producto del cierre de escuelas, jardines infantiles y salas cunas debido a la crisis sanitaria, fueron las mujeres las que asumieron trabajos no remunerados de cuidados y quehaceres domésticos.

De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de la Universidad Católica de Encuestas y Estudios Longitudinales publicado en diciembre pasado, las mujeres dedican 9 horas semanales más que los hombres a realizar tareas domésticas, cuando el 38 % de estos últimos, durante la pandemia, dedicaron cero horas semanales a dichos trabajos y un 71 % dedicó cero horas semanales al acompañamiento de sus hijos en deberes escolares.

The Clinic Newsletter
Comentarios