¿Por qué ahora exigen receta?: Tres preguntas claves sobre la polémica por compra de anticonceptivos

Foto: Agencia UNO

¿Por qué ahora exigen receta?: Tres preguntas claves sobre la polémica por compra de anticonceptivos

Controversia ha provocado la decisión de algunas farmacias de exigir prescripción médica para la venta de anticonceptivos. The Clinic conversó con dos integrantes de la agrupación Ginecólogas Chile, quienes explican que este problema se gatilló particularmente durante la cuarentena y a través de la venta online de estos medicamentos.

En las redes sociales, distintas mujeres denunciaron que en las farmacias les habían comenzado a exigir receta para la compra de anticonceptivos orales. En ese marco, no fueron pocas las profesionales ginecoobstetras que ofrecieron sus servicios de manera gratuita para no interrumpir el proceso de anticoncepción.

Una de ellas fue la agrupación Ginecólogas Chile, quienes en sus redes sociales hicieron un llamado al Gobierno a atender esta situación que está afectando a miles de mujeres y los instaron a “facilitar el acceso” a este tipo de medicamentos.

The Clinic conversó con dos médicas e integrantes de esta agrupación para profundizar en la polémica.

¿CUÁL ES EL ORIGEN DEL PROBLEMA?

En un comunicado, el Instituto de Salud Pública (ISP) aseguró que no se han establecido nuevas restricciones a las ventas de medicamentos en pandemia. En ese sentido, subrayan que, igual como se ha mantenido en los últimos años, los anticonceptivos orales son prescritos por médicos o matronas, y que los pacientes pueden presentar sus recetan de manera física, digital o electrónica.

Sin embargo, más allá de la normativa del ISP, el problema surge específicamente en medio de la cuarentena. La dra. Marcia Venegas, ginecoobstetra y directora de Ginecólogas Chile, explica que habitualmente las pacientes, al comprar de manera presencial, no tenían problemas ni les negaban el acceso a estos medicamentos.

“Podían mostrar la caja o una receta anterior, siempre ha funcionado de ese modo. Pero ahora, en plena fase 1 y con imposibilidad de salir a comprar a la farmacia con dos permisos semanales, muchas mujeres, sobre todo adolescentes, se encuentran con que piden online y se les niega la venta si no tienen una receta actualizada“, agrega.

En esa misma línea, la dra. Silvana Bórquez, académica de la U. Diego Portales e integrante de la misma agrupación, explica que este tema también refleja las desigualdades en salud que hay para las mujeres, ya que este tipo de “decisiones arbitrarias” finalmente lo que hacen es “encarecer la salud”, puesto que quienes no pueden acceder a una receta ni asistir a un consultorio, justamente son los grupos más vulnerables.

Además, manifiesta que esta decisión promueve embarazos de alto riesgo e incluso podría detonar una segunda ola de pacientes embarazadas, tal como ocurrió el 2020. “La pandemia es un escenario bastante complicado para embarazarse. Obviamente, todo el mundo sabe que cualquiera puede decidir embarazarse, pero si hay una cosa que sabemos en medicina es que la anticoncepción previene abortos y embarazos no deseados. Y prevenir los embarazos no deseados es un derecho”, precisa.

¿POR QUÉ SE PIDE RECETA?

La dra. Venegas detalla que “los anticonceptivos orales combinados, que son los que tienen estrógenos, efectivamente tienen contraindicaciones. Hay personas no las pueden usar, pacientes con hipertensión o con antecedentes de una trombosis previa. Se requiere cierta evaluación antes de decidir qué tipo de anticonceptivo usar, porque no todos son idóneos para todas las pacientes”.

Sin embargo, subraya que en el caso de los anticonceptivos orales que sólo tienen progesterona, la situación es diferente. “Son de bajísimo riesgo y en otros países son de venta libre, no están sujetos a receta médica”, puntualiza.

En esa misma línea, la dra. Bórquez aclara que “el llamado de Ginecólogas Chile no es a dar recetas de anticonceptivos sin evaluar a una paciente, sino a mantener la anticoncepción de las pacientes que tienen indicaciones, porque así lo requieren en un contexto de pandemia”.

La anticoncepción debe ser llevada por un especialista. Sin embargo, mantener la anticoncepción en período de pandemia, es fundamental para garantizar los derechos sexuales y reproductivos”, concluye.

¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN ENTONCES?

Para la dra. Venegas, la solución no pasa por eliminar las recetas para la adquisición de anticonceptivos, pero si flexibilizar y adaptar estas condiciones a la pandemia. “El tema es facilitar los canales. Se pueden hacer modificaciones a estos puntos de regulación. Si ya se estaban vendiendo libremente de manera presencial, la idea es tener esa misma posibilidad de manera online”, añade.

En ese sentido, la dra. Bórquez apunta principalmente a las farmacias. “Si en estado de catástrofe se permite que se maneje dos años sin renovar la licencia de conducir, cómo no van a permitir que una paciente, que tiene una receta hecha por anticoncepción y se venció, pero requiere mantener su anticonceptivo porque su organismo no ha cambiado, no pueda acceder a que la farmacia dispense su medicamento. Nosotros como especialistas proponemos que los derechos sexuales y reproductivos sean garantizados por todas las entidades, desde el ISP hasta las farmacias”, sentencia.

Comentarios
Sabía ud que... Reabrir cines en pandemia es pan para Hoyts y hambre para mañana -------------------------------- Sabía ud que... En Enjoy, Piñera hace sus apuestas en “punto y Bancard” y en Larroulet -------------------------------- Sabía ud que... La gente espiritual, de colación se come un Súper Osho -------------------------------- Sabía ud que... Cada vez que a Piñera lo denuncian por el caso Enjoy pone cara de póker -------------------------------- Sabía ud que... La pandemia nos enseña a valorar las pequeñas cosas, especialmente las microscópicas --------------------------------