En el peak de la crisis: Cinco claves de los 300 días de Paris

En el peak de la crisis: Cinco claves de los 300 días de Paris

El 13 de junio asumió en el Ministerio de Salud, al mando de la emergencia sanitaria que hoy vive su peor momento. Con el Presidente su relación es buena, aunque en esa dinámica es Piñera quien impone su voluntad. Paris está lejos de ser un “animal político”. Tiene apoyos en el Congreso, aunque más en el mundo académico. ¿Y su relación con Mañalich? Aquí, cinco pistas para entender los días difíciles de un ministro presionado.

1) Nada personal, pero mando yo

En las últimas semanas, el ministro de Salud Enrique Paris, ha estado en la mira de la opinión pública por dos importantes razones que se vinculan: una, la crisis sanitaria por el coronavirus está en su peak más complejo desde su inicio hace más de un año; y dos, el ministro ha demostrado carecer de temple mediático para enfrentar con sobriedad los embates que implica estar en el ojo del huracán. En La Moneda resienten que Paris protagonice acalorados enfrentamientos en la prensa, respondiendo con ironías a expertos, y se enfrasque en discusiones con periodistas.

Las preguntas sobre su continuidad en el cargo fueron, aunque al pasar, un tema que se tocó en la reunión que sostuvo el presidente Piñera el jueves 1 de abril junto a un grupo reducido de autoridades. Ahí fue donde se determinó que se endurecerían las medidas sobre aperturas esenciales.

En la instancia, fue el propio Presidente quien quiso darle un directo mensaje al secretario de Estado, palabras que en el entorno del ministro fueron leídas como el respaldo que necesitaba para seguir. Según se transmitiría después entre el Minsal e Interior, el Presidente le señaló a Paris que no hacía falta que él como Mandatario lo respaldara públicamente, porque eso sería interpretado al revés del propósito: se especularía todavía más acerca de su permanencia si él se refería a ese tema.

Quienes siguen de cerca la relación entre Paris y Piñera explican que sigue siendo buena, que el Presidente lo escucha, lo respeta, pero es el Mandatario quien decide sin contrapesos. La diferencia de relaciones es notoria con su antecesor, Jaime Mañalich, a quien se señala como alguien que sí tomaba decisiones en la cartera y tenía la habilidad de convencer a Piñera. Pero también describen que la obstinación de Mañalich cansó al equipo en medio de la emergencia, y que el hecho de que el actual titular de Salud tenga como rasgo de personalidad ser una persona flexible, descomprime tensiones y reparte responsabilidades.

¿Algo en común entre las relaciones Paris-Piñera y Piñera-Mañalich? A ambos el Presidente no los sacó de su cargo en medio de las peores críticas. A Mañalich no lo sacó en medio de cuestionamientos por su manejo de la pandemia, cuando sí se fue Sebastián Sichel en junio de 2020. Y a Paris tampoco lo tocó esta semana, la más compleja del actual ministro, cuando sorpresivamente hubo ajuste ministerial sólo en Trabajo. La señal es indirecta, pero leída como un respaldo ante ambas gestiones.

VIDEO. El gesto de Martorell cuando una periodista le pregunta al ministro Paris si ha pensado en renunciar

2) De gran comunicador a irascible confrontador

Cuando el doctor Paris asumió el comando de la crisis y se puso a la cabeza del Ministerio de Salud hace exactos 299 días, su nuevo estilo comunicacional se consideraría como “la salvación” después de la caída de Mañalich, quien se fue tensionado con casi todos los intervinientes de la emergencia por el coronavirus.

Paris llegó dialogante, calmado, con un método que implicaba escuchar y dar espacio a todos los sectores. A poco andar se ganó elogios del Colegio Médico y de los alcaldes, protagonistas por entonces de los más ácidos intercambios públicos con Salud.

Pero las cosas cambiaron. El reporte diario, un sello comunicacional de su administración que impulsó el ala liberal del Segundo Piso de La Moneda, con el correr de los meses se fue convirtiendo en un campo de batalla entre periodistas y autoridades, con mensajes e información que el gobierno quería instalar, pero que muchas veces se diluían en polémicas insignificantes. Hasta la semana pasada, Paris se veía irritable, inestable, hastiado.

El lunes pasado el ministro marcó el punto de inflexión. Y según explican fuentes de gobierno, se tomaron medidas y se apoyó a Paris. Se evaluó mal su asistencia al Congreso la semana anterior, porque se expuso mucho ante la crítica parlamentaria. Tras ello -explican- el mismo Paris asumió sus errores y, sin hacer mea culpa, se dio cuenta que debía dejar de polemizar con la opinión pública y enfocarse solamente en el mensaje Covid. El asunto, sin embargo, todavía es monitoreado de reojo al interior de La Moneda.

VIDEO. “Muchas gracias periodista”: la molestia en vivo de Paris tras pregunta por dichos de Izkia Siches

3) Redes de apoyo

Según las fuentes consultadas por The Clinic, Enrique Paris está lejos de ser un “animal político”, de los que cuentan con agenda propia y una aceitada muñeca para moverse en los vericuetos del poder, no obstante una cercanía con la Democracia Cristiana en sus años de juventud.

Sin embargo, Paris tiene algunos interlocutores con los cuales mantiene una comunicación más fluida. Así, en la Cámara Alta posee una mejor llegada con los senadores Carolina Goic (DC), Ricardo Lagos Weber (PPD), Rabindranath Quinteros (PS, ex alcalde de Puerto Montt, ciudad natal de Paris), Juan Antonio Coloma (UDI) y el hasta hace poco senador Felipe Harboe.

05 DE AGOSTO DE 2020/VALPARAISO. El ministro de Salud, Enrique Paris, y la senadora DC Carolina Goic, en un punto de prensa luego que el Senado aprobara la Ley Nacional del Cáncer. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

En la Cámara de Diputados, en tanto, mantiene contacto con el diputado Víctor Torres, DC y también médico de profesión. Y es en base a la profesión compartida que Paris también tiene cercanía con sus colegas, el senador Guido Girardi (PPD) y Juan Luis Castro (PS y, al igual que Paris, ex presidente del Colegio Médico). Estos últimos vínculos, en todo caso, tienen la complejidad de que ambos parlamentarios son temerarios contendores a la hora de expresar críticas a la gestión sanitaria.

Cuando se trata de gestionar materias determinadas de la cartera de Salud en el Congreso, tiene como soporte a los ministros Jaime Bellolio (Segegob) y Rodrigo Delgado (Interior), quienes facilitan las diálogos en sus roles de ministros políticos y que, por lo mismo -agregan las fuentes-, son más cercanos a Paris al interior del gabinete.

Su rango de influencia, más bien, sigue siendo el ámbito académico -los rectores de la U. de Chile y la UC, Ennio Vivaldi e Ignacio Sánchez, ambos médicos-, los investigadores del Centro de Información Toxicológica y de Medicamentos de la UC (CITUC) -espacio científico que Paris fundó y dirigió por 25 años, entre 1992 y 2017-, además de círculos científicos como la Sociedad Chilena de Pediatría y la Sociedad Chilena de Infectología. Otro espacio de influencia para el ministro son sectores de los tens (Técnicos en Enfermería de Nivel Superior), luego de que Paris impulsara un proyecto de ley para incluirlos en el Código Sanitario, iniciativa actualmente en trámite en la Cámara.

Esto, por cierto, a Paris le ha servido para compensar su desgastada relación con el Colegio Médico que lidera la doctora Izkia Siches, subrayan las fuentes.

4) La dupla Daza-Martorell

Son sus aliadas y forman una dupla que se ha afianzado en el transcurso de la pandemia. La subsecretaria de Salud Paula Daza y su par de Prevención del Delito, Katherine Martorell, van a todas con Paris. Ninguna tenía buena sintonía con Mañalich y la llegada del ministro en junio fue un bálsamo que le quitó tensión al trabajo. Según describen fuentes consultadas, Daza derechamente lo pasó mal con el exministro, mientras que Martorell simplemente no entraba en la órbita del otrora jefe de Salud.

Hoy ambas están atrincheradas en el sector que busca más confinamientos para enfrentar esta segunda ola de pandemia, advirtiendo de que una excesiva apertura de la economía traerá muertes y un deterioro de la vida de las personas que no se recuperará. En la última semana debieron enfrentar las críticas por la creación de una lista de artículos esenciales que dejaba fuera a proveedores como las pyme. Pero la medida, que tambaleó antes de ser puesta en marcha, finalmente siguió adelante y amparada por el Mandatario; aunque con duración sólo hasta el próximo jueves 15 de abril.

Así fue la batalla que se libró en La Moneda por endurecer las medidas contra la pandemia

Paris se apoya especialmente en la subsecretaria Daza, en quien -explican- recae toda la coordinación con los seremis y autoridades a lo largo del país. Pero lo que hasta ahora no había pasado en Salud, es que el ministro y los subsecretarios se cuiden mutuamente. Un ejemplo: cuando el Presidente se molestó con Paris porque adelantó las últimas medidas, Daza, sin éxito, intentó defenderlo. Además, según explican, la subsecretaria administra mejor la presión que Paris, de ahí la ya célebre frase del ministro cuando dice: “Esa pregunta la contestará la doctora Daza”.

5) Mañalich: ¿aliado o fuego amigo?

La performance de Jaime Mañalich, twittero y mediático en esta etapa de la pandemia, tiene nerviosos a algunas autoridades de La Moneda que lo ven como una contraparte crítica. Se ha levantado la tesis de que el exministro tiene una suerte de agenda en contra de su sucesor, Enrique Paris, porque con el Presidente siempre ha habido una fina sintonía.

Pero desde el entorno de Mañalich lo descartan de plano y describen con día y hora que el ex ministro y Paris siempre han mantenido contacto; al menos dos veces a la semana, señalan. Y que la última vez fue hace tres días, el martes 6 de abril. Anteriormente, Mañalich desactivó todo comentario negativo al postear en su cuenta Twitter el jueves 01 de abril: “Las medidas anunciadas por @DrEnriqueParis son muy acertadas y valientes. Estamos en un momento difícil, que mejorará con el progreso de la inmunidad por vacunas”.

Ambos se ubican como ex alumnos de Medicina en la Universidad de Chile (Paris es seis años mayor), pero sólo en la primera administración de Piñera tuvieron mayor contacto. Y también entonces protagonizaron su principal polémica: el episodio Mañalich v/s los anestesistas. Esa vez el ex ministro señaló en un seminario sentir “vergüenza” de ese gremio, señalando los altos montos que -a su juicio- cobraban por su trabajo. Paris era presidente del Colegio Médico ese año, 2013, y solicitó públicamente que Mañalich se retractara. Este, por el contrario, no sólo no lo hizo, sino que además consiguió que Piñera lo respaldara.

Mañalich esta semana se apuró en hacerle gestos a su sucesor. No sólo porque ha señalado en privado que apoya su gestión, sino porque hay cosas que no olvida: Paris se ofreció para acompañarlo al Congreso el día en que debatió en la Cámara la acusación constitucional en su contra impulsada por la oposición, ofensiva que, a la postre, fue derrotada por falta de votos. Juntos llegaron hasta la sede del Parlamento ese 13 de octubre del año pasado, en que Mañalich ganó por 71 votos a su favor.

13 DE OCTUBRE DE 2020/VALPARAISO El ministro Enrique Paris y su antecesor, Jaime Manalich, durante la acusación constitucional en contra del exministro. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO
El castillo de naipes se derrumba otra vez: el caos de la segunda ola de Covid que desespera al gobierno
Comentarios
Sabía ud que... La conciencia de Bolsonaro es como Guaidó: no tiene un cargo -------------------------------- Sabía ud que... Dwayne Johnson es un mal actor porque el papel siempre supera a la Roca -------------------------------- Sabía ud que... Moisés pudo ganarse la vida con las cartas porque de chiquito sobrevivió con la canasta -------------------------------- Sabía ud que... Nunca sabremos cuántas ovejas hay en el mundo porque los que hacen el censo siempre se quedan dormidos -------------------------------- Sabía ud que... Al igual que Izkia, el Dalai Lama también sostiene que el dinero nos hace infelices --------------------------------