DJ Méndez y los 20 años de la canción dedicada a su madre: “Quería decirle: vieja me doy cuenta que ya de adulto te he cagado mucho, lo siento por eso”

La canción "Madre mía" de DJ Méndez fue escrita en 1997 en Suecia, luego de que Leopoldo Méndez fuera detenido en varias ocasiones por robos y sufriera problemas de alcoholismo y drogadicción. Pero no fue hasta el 2001, en su lanzamiento en Chile, que se popularizó en el país. Aquí, su autor habla de esta composición que busca el perdón de su madre, del día que le cantó mirándola a los ojos en el Festival de Viña del Mar y de cómo hoy, que sus hijos están grandes y “rebeldes”, empatiza con el dolor que ella sentía. “Ahora entiendo a mi madre, más que nunca”, asegura.

Con la irrupción del coronavirus y el cierre de las fronteras, Leopoldo Méndez, DJ Méndez, tuvo que decidir si pasar los días de encierro en Suecia o Chile. Considerando que en ningún país podía realizar conciertos ya que los escenarios estaban cerrados, decidió instalarse en Santiago, pues la producción de videoclips es más barata aquí y creyó que podría ocupar su tiempo en aquello. 

Lo que en un principio duraría un par de meses, se extendió de manera impensada. Hoy Méndez, como pocas veces en su vida, pasa sus días solo con su perrita “Nena” en su departamento en Santiago, lejos de los shows, las cámaras y de la proyección de una casa llena de niños corriendo de acá para allá, como se vio para todo el país en el docureality “Los Méndez”. Hoy ocupa sus días trabajando en un emprendimiento de importación de paltas peruanas de su hija Stephanie Méndez, por lo que recorre el país distribuyendo toneladas del producto. 

La soledad, reconoce, lo tuvo melancólico y triste. Ver que sus hijos mayores comenzaban a forjar su independencia, lo hizo pensar en su propia historia juvenil y, también, en la relación con su madre, María Angélica Alcayaga, quien hace 20 años se hizo conocida en el país por la canción Madre mía, que su hijo le escribió y cantó mirándola a los ojos en el Festival de Viña del Mar 2004 . 

-¿Ahora, ya mas adulto, no sientes que las historias con los hijos y padres son un poco cíclicas o cruzadas?

Mira, sí. Yo te puedo decir que es totalmente cierto. Ahora cuando lo vives, lo entiendes. Y sí, muy bien, quizás la palabra no es que me han hecho sufrir, pero me han tenido varias noches despierto. Me han tenido con los pelos de punta y con los nervios de punta porque han estado cerca de varias situaciones en que me han necesitado y no he podido estar ahí. Los otros no me han hecho caso y les han pasado cosas que han pasado a mayores. Esto de querer que ellos por favor me escuchen, me ha pasado hasta el día de hoy. Entonces, sí. Ahora entiendo a mi madre, más que nunca.

-¿Cuesta verlos crecer?

Mira el año pasado estaba bien, pero no sabía qué pasaba. Ahí me di cuenta de que estaba sin hijos, que ya están grandes y se fueron estos hueones. Y esta es otra etapa mía, yo tengo 45, imagínate, estoy acostumbrado a una casa grande, llena de gente, bulla y de repente mis hijos ya no estaban y no había nada de eso. Y estai en un departamento chico compartiendo cocina, cama solo con mi perrita.

-¿Es difícil imaginarte sin gente a tu lado?

Otra etapa, brother. Pero fue fuerte para mí, fuera de hueveo, me atrevo a decir que fue casi como una depresión. No encontraba respuesta y a mí me gusta saber todo, entender para poder avanzar, y no entendía por qué mierda hueón, dónde estaban mis hijos, cómo crecieron tan rápido.

-Pero ahí influyó el encierro, me imagino ¿O no?

No sé si es tan así, hermano, yo siempre escucho lo mismo que el encierro, el encierro, el encierro… Sí, el encierro afecta, pero más que eso fue que no estaban mis hijos. Yo creo que hubiese sido distinto, que hubiese estado en una pieza, pero hubieran estado ellos. Cambia todo po. Ahora me di cuenta de que los hijos son prestados(…) Cachai, esa hueá ¡que ya no te necesitan!.

-Claro además tus hijos son bien patiperr….

Son rebeldes estos huevones. Dilo nomás, estos huevones son muy rebeldes. Mi hijo Leo es rebelde. Pero de rebelde, yo también lo veo como un valiente. Pero no siempre es acertado. Entonces se manda sus cagás. Los más grandes son dinamita, ¿cachai? Entonces, no siempre me hacen caso. Porque ahora mientras más independencia tienen, más son como qué: “¿por qué me vai a tener que estar diciendo huevás tú?”. Hay muchas situaciones. Entonces ahí uno se acuerda “puta mi mamá, weón, cuánto tiene que haber sufrido”.

Oye, conectando un poco con eso, el motivo de esta entrevista es la canción que le dedicaste a ella cumple 20 años.

Oye, sí, hueón, qué hermoso. Qué viaje más lindo con esa canción. Esa época fue bien fuerte porque todo lo que dice la canción, por supuesto, es lo que quiero expresarle, lo que pasamos, nuestras experiencias, lo malagradecido, realmente, aunque suene bien fuerte la palabra, porque uno lo es. Imagina que el “yo te amo, mamá” no salía de mi boca cuando chico.

-¿Por qué?

No era mi crianza, no sé, no tengo tampoco una respuesta certera de por qué es así, pero no salía de mi boca po. Hoy puedo gritar a los mil vientos que realmente es una persona que amo, más que una mamá, una persona, un ser humano que dio de verdad físicamente, emocionalmente, el todo po, cayó al hospital, todo por mí. Y quise decirle eso, que eso no paga nada, pero lo quise expresar en una canción.

-¿Pero fue tanto lo que la hiciste sufrir? Porque en la canción está harto esa idea.

O sea, de que en frente suyo la policía me esté llevando debe haber sido desgarrador para ella como madre. Yo en ese momento no lo entiendía porque era un cabro joven huevón, sin saber mucho de lo que está pasando, sino que pensando que es parte de la vida, no más po, onda tú te mandai un cagazo y nada, te viene a buscar la policía, de la forma que entró. Además, yo nunca le hacía caso. La primera vez ella me sacó la cresta porque a los nueve años estaba raja curao. Nueve años po, brother. Yo tengo una hija que tiene doce, pero a todos los he visto pasar cuando han tenido nueve años y digo hueón, cómo mierda hacerle eso a sus padres. Cuando mi madre se esforzó, ella no tiene mucha educación, no alcanzó ni la básica, entonces ella le lavaba la ropa a los demás, entonces fue sacrificado pa ella.

-Cuando ella trabajaba, tú salías con tus amigos ¿No? 

Claro po, mientras ella trataba de mantener la casa, llegaba y no le hacía caso… En cosas muy simples que te pueda decir, como hueón, “cámbiate el uniforme” porque cuesta el uniforme, porque a ella le costaba mucho comprar uniformes porque en este país culiao tenis que estar comprando todo. Entonces ella después de esforzarse, lavar no sé cuántas sábanas, ropas y camisas a la demás gente para ganarse unos pesos, hueón, y para tratar de hacer el esfuerzo de dónde sacar para comprar el uniforme: yo lo hacía pico jugando a la pelota. 

-Claro, pero esos son problemas chicos… Tú estás hablando de más grande con problema grande

Claro, entonces llega el momento en que estoy en Suecia y yo estaba igual pasando por un momento bien fuerte de alcohol, drogadicción, ya de adulto, entonces ella venía sufriendo por mí, seguía siendo mamá, seguía dándome consejos y yo no quería escuchar a nadie. Estaba en el living de mi casa, de mi departamento en Estocolmo, y me puse a llorar de la nada, porque ella se había ido y se fue llorando. Yo estaba pal pico. Entonces al irse no alcancé a decirle lo que después dije en la canción. Quería decirle vieja me doy cuenta que ya de adulto te he cagado mucho, lo siento por eso.

-¿La compusiste ahí mismo?

Sí, llamé a un amigo que tocaba guitarra, porque tenía una melodía, y empecé a escribir antes de que llegara él. Llegó él y ya estaba hecha. Él me acompañó y después la pude ir a grabar al estudio, tan simple como eso, realmente, o sea, para mí esa canción siempre estuvo escrita.

DJ Méndez cantando Madre Mía por primera vez en el Festival de Viña (2002)



-La escribiste a fines de los 90, pero en Chile se estrenó el 2001

Claro, el disco fue lanzado en Chile el 2001. Pero tú cachai que en ese tiempo no estaba el Spotify

¿Y cómo impactó en ti la recepción de la canción? Yo me acuerdo que la tuvimos que bailar y cantar para el día de la madre en mi colegio. 

Imagínate po. Que hermoso. Yo tengo varios ejemplos donde esa canción me ha llevado a cosas bien fuertes. Un amigo y un conocido me han hecho ir a cantar “Madre Mía” en un funeral, ¿cachai? Para mí es fuerte porque si muy bien es una canción de amor y de dolor, es fuerte ver a esta persona porque era la canción favorita, era un lazo que tenían bien fuerte entre el hijo y madre. Y en ese momento estaba bajo tierra. Entonces, si bien no era mi madre, emociona mucho.

-Bueno y también lo cantaste en Viña un año después ¿El 2002?

El 2002 y el 2004 para mí fue brutal la segunda vez, porque pude tener a mi madre ahí. Se pudo subir al escenario. Fue muy lindo. Fue difícil mantener las emociones porque no solamente estaba cantándole a ella, sino que estaba en frente de mucha gente en un festival importantísimo. Estaba mi hermano, que estaba atrás porque él trabajó conmigo muchos años como DJ en el escenario. Entre nosotros estábamos expresándole a nuestra madre, yo en nombre de él y a la misma vez en nombre de varios que querían cantarle a su madre. Cómo coreaban en la canción yo creo que fue el mejor recuerdo que tengo de poder cantar esa canción en vivo y más encima que esté tu madre ahí y justo en el festival de Viña pude cumplir este deseo y fue espectacular. Más encima me llevé todos los premios: la gaviota de oro, antorcha de plata, antorcha de oro, me los llevé absolutamente todos y se los pasé a ella. Ella los tiene ahí en Quilpué, en su living. 

-¿Cómo está su relación hoy?

Puta, súper. Aunque ella ha estado re mal de salud. Lamentablemente el ser humano es así. Uno corre altiro. Cuando uno está bien, a veces uno es más dejado de llamar, pero ahora estamos en contacto permanente. De hecho, me voy a la Quinta Región para pasar el finde con ella, porque también tengo que acompañarla al médico el sábado. Tiene doctor. Pero bien, ella ya tiene su edad. 

-Se las estás pagando todas

Huevón, te digo, uno cambia. Uno a medida que va creciendo, va madurando. Mi vieja hoy día, no sé po, yo voy a su casa y le digo “pucha, sabís que voy a salir a tal lado” y  me responde: “No, quédese acá hijo. Hoy día vamos a comer los dos”, y ésa es la ley, ¿cachai?. Todo lo que me dice ahora es ley. 

Comentarios
Sabía ud que... QUIENES ME ACUSAN DE ABUSAR DEL LATÍN HACEN UN JUICIO A PRIORI DE MI MODUS OPERANDI PARA CAMBIAR LO SUI GÉNERIS POR EL STATU QUO -------------------------------- Sabía ud que... A MENUDO ME DETIENEN POR VIVIR EN LA CALLE, PERO NUNCA QUEDO CON ARRESTO DOMICILIARIO -------------------------------- Sabía ud que... MI NUTRICIONISTA ME DIJO QUE COMIERA COSAS LIGHT, ASÍ QUE ME COMÍ UNA AMPOLLETA -------------------------------- Sabía ud que... ME PREGUNTARON SI COMÍA COMIDA CHATARRA, PERO EN VEZ DE CONTESTAR ME FUI POR LAS RAMITAS -------------------------------- Sabía ud que... YASNA PROVOSTO ADOPTÓ EL LENGUAJE INCLUSIVO --------------------------------