La disputa por la RM entre Oliva y Orrego ha sido de una tensión que se corta con cuchillo

Recta final Orrego versus Oliva: la sangre llega al río en la RM

La tensión en la disputa por la gobernación de la Región Metropolitana se corta con cuchillo entre los contendores que se medirán este domingo 13 de junio en segunda vuelta: Claudio Orrego (Unidad Constituyente) y Karina Oliva (Apruebo Dignidad). La tónica de la campaña en estos últimos día ha incluido acusaciones por la profundidad de las propuestas programáticas, una constante crítica a los 30 años de Concertación, críticas ante la gestión de una denuncia por VIF y un apoyo de Pablo “El Abuelo” Maltés a Oliva que fracturó al FA. En ambos comandos reconocen incertidumbre sobre los resultados en las elecciones, pero asoma un factor que será clave: la movilización de jóvenes por parte de Oliva y de adultos en el de Orrego como eventual elemento determinante en el balotaje.

Domingo 6 de mayo, mediodía. Los candidatos en segunda vuelta a la gobernación de la Región Metropolitana, Claudio Orrego (Unidad Constituyente) y Karina Oliva (Apruebo Dignidad) participan de un debate en el programa “Mesa Central” de T13. Tal como ha sido la tónica en prácticamente todos los debates en medios entre ambos contendores, hay cierta fricción respecto a las diferencias programáticas entre la figura DC y la militante del partido Comunes. Orrego acusa a Oliva de que en su plan de gobierno para la RM “no hay una palabra” sobre la demanda de agua en la región, salud mental, pueblos originarios y discapacidad. “¿Qué dice Karina?”, medió un ágil Iván Valenzuela, conductor del espacio televisivo.

“Me da mucha risa. Yo creo que …”, alcanza a decir Oliva cuando rápidamente interrumpe Orrego para agregar: “Es que sabes Karina, te voy a decir una cosa. Yo te pido por favor que no digas más que te da risa, porque éste es un tema súper serio. Esto es la democracia para la gente, entonces no digas que te da risa, porque de verdad es un tema serio”.

Acto seguido, Oliva respondió que su programa “está siendo mejorado por personas y organizaciones que se han adherido a nuestra campaña”, para sacar una carta bajo la manga: espetarle a su contrincante que cuando fue intendente de la RM (2014-2018) “no hiciste nada” cuando organizaciones medioambientales impulsaron un recurso de protección contra Alto Maipo, en medio de una batalla judicial contra el proyecto hidroeléctrico el 2016.

Lo anterior resume buena parte de las tensiones que Orrego y Oliva han sostenido en sus encuentros en medios de comunicación, de cara a la recta final en los comicios que definirán a la futura autoridad regional este domingo 13 de junio. Una constante impugnación al pasado y domicilio político de Orrego, versus el contrapunto respecto a la profundidad de las propuestas programáticas de Oliva. Todo, además, condimentado por factores políticos como el apoyo del ex candidato Pablo Maltés a Oliva, lo cual tensionó nuevamente la interna del FA, a vista y paciencia de los usuarios en redes sociales.

Ambos comandos de campaña y sus respectivas coaliciones políticas, de cierta forma se juegan la vida en un cargo en la región más vistosa de un país aún centralizado. También porque será una medición de fuerzas entre la centro izquierda que representa Orrego y la izquierda detrás de Oliva de cara a las elecciones presidenciales de este año, donde Daniel Jadue y Gabriel Boric se medirán en una primaria legal este 18 de julio, mientras que Unidad Constituyente se debate entre dos candidaturas poco competitivas según los sondeos de opinión -la socialista Paula Narváez y el radical Carlos Maldonado-, y una eventual candidatura presidencial -sin formalizar aún- por parte de la presidenta del Senado, Yasna Provoste.

El programa, acusaciones y denuncias

Durante la semana pasada, ambos contendores protagonizaron una serie de debates en medios de comunicación -TVN, CNN, El Mostrador, matinal Bienvenidos de Canal 13, Mega, Mesa Central de Canal 13-, donde se acentuó la tensión ante las diferencias entre los dos candidatos.

Una constante arista de disputa entre ambos han sido las diferencias programáticas. Durante estos días, Orrego ha insistido en que su programa es de mayor alcance que el de Oliva. En términos brutos: 80 páginas del plan de Orrego, versus 8 páginas de la propuesta de Oliva. Orrego ha subrayado que su programa fue construido a través de 70 cabildos con diversos sectores, y que tiene un costo definido de implementación: US$ 800 millones.

Por lo mismo, el ex alcalde y otrora intendente ha destacado que el plan de su contrincante, entre otras cosas, no menciona la palabra “agua” en un contexto regional de crisis hídrica. Una muestra de este flanco fue en un debate del pasado lunes 31 de mayo en CNN, donde Oliva sostuvo que “la gente sabe que vamos a tratar el tema del agua, está intrínseco en nosotros”, dijo, añadiendo que “yo vivía a un kilómetro del Río Maipo, es parte de mi biografía convivir con el río”.

A lo anterior, Orrego ha acusado que la candidata de Apruebo Dignidad ha desistido de participar de otros debates en medios medios de comunicación y ONGs. Prueba de ello, por ejemplo, fue lo acontecido con la Fundación para la Confianza -encuentro pactado para este martes 8 de junio-, donde su director, José Andrés Murillo, primero se había quejado en Twitter de que Oliva “no se haya hecho un espacio en su agenda ante la invitación para conversar públicamente acerca de sus políticas de niñez y adolescencia”. Oliva respondió a ese mensaje, arguyendo “una descoordinación entre quienes ven mi agenda”. Finalmente tendrá un encuentro por separado de Orrego con aquella organización.

“A mí me llama la atención que alguien que ha puesto como slogan dar la cara, se haya bajado en las últimas 48 horas de 7 debates distintos”, acusó Orrego la mañana del pasado viernes 4 en una actividad de campaña.

En el comando de Oliva, en tanto, matizan estos puntos. Afirman que a esos debates no han podido asistir porque no ha sido posible coincidir con los horarios que les fijan los convocantes y que, además, han priorizado el encuentro con organizaciones sociales. “No podemos estar haciendo campaña sólo en la tele”, explican en su equipo. En este sentido, las fuentes recuerdan los debates a los que sí ha asistido Oliva -los últimos dos en televisión abierta- donde, incluso, a la candidata le convendría tener posicionamiento en medios. Según el cálculo de las fuentes, hasta la primera vuelta de gobernadores Oliva tenía un 50% de conocimiento, por lo que su presencia en medios de comunicación sólo es beneficio para ella ante un adversario ampliamente recordado por la opinión pública.

Contrario a las críticas de Orrego, la percepción en el comando de Oliva es diametralmente opuesta: argumentan que se ha incrementado su adhesión tras los encuentros con su contrincante, algo que sería directamente proporcional a su alza en niveles de conocimiento; y que el DC quedaría “arrinconado” en la crítica a los últimos 30 años de Concertación, en una impronta que acusan de “tecnócrata”, constantemente respondiendo a lo que hizo o dejó de hacer mientras ocupó cargos de representación popular. Así, parte de la estrategia es remarcar la línea divisoria entre los proyectos políticos que ambos representan.

A modo de ejemplo, en el matinal Bienvenidos de Canal 13 el pasado miércoles 2 de junio Oliva dijo: “La gente le tiene miedo a la Concertación, la gente le tiene miedo a la colusión de los políticos con el sector empresarial que se juntaban en Casa Piedra”, agregando que por el contrario su proyecto representaría “a los sectores populares con voluntad de cambio, que construyen colectivamente, menos en Casa Piedra, más en el terreno”. Este extracto del programa fue, a juicio del equipo de Oliva, uno de sus mayores aciertos televisivos en los últimos días. De hecho, ese momento fue compartido por la candidata en sus redes sociales.

31 de mayo 2021/Santiago El candidato Claudio Orrego en una actividad en Estación Central acompañado poa la presidenta del Senado y presidenciable de facto, la DC Yasna Provoste. KARIN POZO/AGENCIA UNO

El factor San Ramón y denuncias de VIF

Otro elemento de tensión durante la campaña ha sido el efecto San Ramón, en medio de las denuncias de irregularidades en la comuna impulsadas por la oposición y que llevó al Segundo Tribunal Electoral de la Región Metropolitana a anular la elección en 65 mesas.

Claudio Orrego ha calificado al Frente Amplio como “cómplices por omisión”, luego que el candidato de Convergencia Social, Miguel Ángel Bustamante, desistiera de sumarse al requerimiento impulsado por su par DC, el candidato Gustavo Toro. Las explicaciones del candidato y su partido radican en que Toro no les facilitó a tiempo los antecedentes que sustentarían la ofensiva, aunque en privado también dirigentes del FA reconocen una desconfianza instalada entre este grupo y la Falange. En el cruce de declaraciones también trascendió que el ex concejal de la comuna, José Miguel Zapata -detenido en el aeropuerto por delitos de corrupción en el municipio, mientras intentaba tomar un vuelo rumbo a Canadá-, fue funcionario de la intendencia de la Región Metropolitana mientras Claudio Orrego estuvo a cargo de esa unidad regional.

En este caso, ambos comandos ponderan que el factor San Ramón tendrá un impacto que no sería determinante para lo que resta de campaña: en Orrego, ya que el nexo con Zapata sería marginal e indirecto, mientras que Oliva se encontraría distante de esa polémica, pues el conflicto estaría radicado en Convergencia Social y no en Comunes, la colectividad de la candidata. De todas formas, en medio de esa polémica Oliva recordó un dato: fue Claudio Orrego quien ganó en esa comuna en las elecciones de mayo con un 27,86% de los votos para el DC, versus 21,30% de la candidata del FA.

Otro factor de disputa han sido las denuncias de un supuesto caso de violencia intrafamiliar (VIF) por parte del candidato a concejal de Comunes por la comuna de La Pintana, Rubén Urrutia. Esta controversia reflotó a raíz de una publicación de Oliva en su cuenta de Twitter, relatando que le había llegado “un video de denuncia x VIF al concejal de La Pintana Rubén Urrutia”, y que había puesto a disposición del Tribunal Supremo de la colectividad los antecedentes. Esto fue sacado a colación por parte de Claudio Orrego en el debate que sostuvo con Oliva el lunes 31 de mayo en CNN, donde aseguró que la candidata sabía con antelación de este caso. “No sé de dónde saca Claudio que yo tenía antecedentes”, respondió Oliva, argumentando que a los candidatos de su partido se le pidieron los certificados de antecedentes “por violencia intrafamiliar y otros delitos y no aparecen”.

El viernes, sin embargo, Oliva hizo un “mea culpa” ante los medios y en su cuenta de Twitter, donde apuntó que “claramente la revisión que se hizo (de los antecedentes) no bastaba”.

Fuentes de la dirección de Comunes, en tanto, aseguran que la militancia de Urrutia está suspendida, remarcando que una “funa” por una red social -que fue el canal donde Oliva habría recibido la primera alerta- no constituiría un antecedente. También aseguran que no han querido profundizar en el tema para no “revictimizar” a la víctima de VIF por parte de Urrutia. El tema, por cierto, ha provocado duras críticas a Oliva en redes sociales: la temática de género es de alta sensibilidad al interior del FA.

“El Abuelo” entra en escena y fractura al FA

“Vengo a apoyar a Karina Oliva, los humanistas no tenemos una mejor opción. Oliva es feminista, representa el sentir político popular, lo ha podido significar. El resultado exitoso que ha tenido, da cuenta de eso: la capacidad para conectar con el sentido de nuestro pueblo. Eso hay que valorarlo”, dijo la tarde del viernes el ex candidato a la gobernación de la RM del Partido Humanista, Pablo Maltés, en una actividad conjunta con Karina Oliva en un café del barrio Yungay.

El apoyo del autodenominado “El Abuelo” dividió la interna del FA, donde aún recuerdan las descalificaciones de Maltés y su pareja, la diputada Pamela Jiles, hacia el abanderado del Frente Amplio, Gabriel Boric. Las explicaciones posteriores de Oliva y el presidente de Comunes, Jorge Ramírez, respecto a que este apoyo no implicaba un acuerdo electoral mayor, no fueron suficientes. La noche del viernes en Convergencia Social, por ejemplo, insistían en que el Frente Amplio tenía una “línea roja” ante Jiles y Maltés, mientras intentaban procesar el malestar en la militancia LGTBQ+ del FA, donde resentían este gesto proveniente de alguien que catalogó como “la yuta del género” a varios representantes de la disidencia sexual, en una quemante columna de opinión publicada hace algunas semanas en El Desconcierto.

Tanto así que al día siguiente, el propio Boric se pronunció al respecto en su cuenta de Twitter: “Maltés/Jiles son todo lo q no queremos en política. Yo no aceptaría su apoyo ni por un millón de votos. Pero nadie está exento de cometer errores, es cuando más se aprende. Le he planteado a Karina mi opinión y ratifico mi apoyo a su candidatura. Cuenta conmigo compañera”. Como réplica, el Partido Humanista se preguntó en su cuenta de Twitter: “¿Quién es @gabrielboric para determinar quién se equivoca o no?”, para posteriormente publicar una declaración pública titulada “No les debemos nada, ni nada les pedimos”, donde aseguran que “nuestro respaldo no estuvo condicionado a ningún otro acuerdo político”.

La dura arremetida de Gabriel Boric contra Pablo Maltés: “Yo no aceptaría su apoyo ni por un millón de votos”

En el comando de Claudio Orrego vieron esta polémica señal como un gesto que sólo reportaría costos para la figura de Oliva, mientras que en Comunes siguen defendiendo el encuentro de Oliva con Maltés, pues la candidata a la gobernación de la RM debe “mostrar la capacidad” de dialogar con otros actores por fuera del radio del FA. Esto, independiente de todos los cuestionamientos recibidos en Twitter, espacio que para la dirigencia de Comunes, tampoco es muestra del “Chile real”.

04 de Junio de 2021 / SANTIAGO PAblo Maltés, “El Abuelo”, entrega su respaldo a Karina Oliva. El gesto dividió a la militancia frentamplista FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Proyecciones: el factor etario

Con todo este ambiente de una campaña que se tornó “tóxica” -como lo conceptualiza un dirigente del FA-, las proyecciones electorales para la elección de este domingo siguen siendo inciertas.

En el comando de Claudio Orrego señalan que en estos comicios dependerá del perfil etario que se movilizará hasta los locales de votación. Dichas fuentes lo resumen así: si Oliva logra movilizar al electorado menor de 30 años, las posibilidades para la candidata de Apruebo Dignidad se incrementan: a ese público le hace mayor sentido la crítica a los años de Concertación y la necesidad de renovación de actores en la política. De lo contrario, si el electorado de mayor edad es el que protagoniza la participación electoral para esos comicios, las chances de Orrego irían al alza; éste sería el público que sí considera relevante la experiencia y los lineamientos programáticos detallados y definidos. Para Orrego, además, será fundamental el soporte que le pueda brindar las estructuras partidarias de Unidad Constituyente; es decir, la DC, el PS, el PPD y el PR.

Otro factor son los eventuales cruces de votos de las otras candidaturas que quedaron en el camino de la primera vuelta.

Así, en el círculo de Karina Oliva aseguran que su candidatura tiene mayor margen de crecimiento entre los votantes que apoyaron a Nathalie Joignant -quien se negó a respaldar a Orrego y Oliva- y a Pablo Maltés, donde recogería entre el 80 y el 90% de esos electores, según estudios internos del comando de Oliva, aseguran las fuentes.

Una expansión del electorado que, sin embargo, sería más complicada para Claudio Orrego, pues el DC tendría mayores dificultades para recoger a los votantes de derecha que votaron por Catalina Parot o Rojo Edwards: no tendrían mayores incentivos para movilizarse este domingo 13, pues apoyar a Orrego sería respaldar indirectamente una eventual candidatura presidencial de la oposición. Asimismo, el candidato se ha cuidado de hacer llamados explícitos a la derecha a que voten por su figura.

Así lo sostiene el director de la encuestadora Criteria, Cristián Valdivieso. “No hay incentivo en la derecha para ir a votar por Claudio Orrego. Cualquier triunfo de Orrego va a ser interpretado como la entronización de Yasna Provoste. Tampoco Orrego tiene incentivos para llamar a la derecha, ya que ese llamado puede ser simbólico y que no se materialice en números electorales, quedando marcado como el candidato que acudió a la derecha y que, al final, perdió igual, dejándolo debilitado para futuras elecciones”, reflexiona.

¿Qué dicen los candidatos?

The Clinic contactó a ambos candidatos para que entregaran sus impresiones de campaña en los días de la recta final.

Claudio Orrego aceptó la invitación. Parte diciendo que “esta campaña ha sido súper importante para un cargo súper desconocido”. “Hemos tratado de que sea sobre contenidos, que la gente se informe. Pero la recta final ha sido complicada. En las últimas 48 horas, Karina se ha bajado de 7 debates distintos: desde ONG como La Voz de Maipú o Mapocho Pedaleable, hasta con radio Cooperativa, Biobio, ADN, La Tercera. Se ha tratado de que esta elección sea entre la vieja política y la nueva política. Y al igual que Gabriel Boric, yo creo que la edad y la juventud no es una virtud en sí misma si no va a acompañada de coherencia y capacidad. Negarse a debates es lo más vieja política que hay”, agrega.

-¿Cuáles son sus proyecciones para este domingo?

-La primaria y la primera vuelta las he ganado yo. He ganado en todos los grupos sociales y todos los grupos etarios. Ella sacó menos votos que el PC y el FA sumados en las últimas elecciones en la RM, y yo saqué el doble de los votos de Unidad Constituyente en la región. Hubo gente que en las otras elecciones votó por candidatos que no son de Unidad Constituyente, pero que en gobernadores lo hizo por mí. Por tanto, es un voto más fidelizado.

-La línea divisoria respecto a una figura nueva como Karina Oliva, como contrapartida a la crítica de los últimos 30 años en lo que usted formó parte, ¿le hace daño desde el punto de vista electoral?

-Veremos el domingo. Yo ya superé la barrera política. Ellos querían romper al PS y no lo lograron: Maya Fernández (diputada PS) y todo el mundo socialista está conmigo. Quisieron apropiarse del tema feminista, y algunas de las feministas más respetadas están conmigo.

-¿Quiénes?

-La Teresa Valdés, la Carola Naranjo, la Carola Garrido, Javiera Arce, gente que encabezó la lucha por los temas de paridad en la Convención Constituyente. Después ellos dijeron que eran dueños de los independientes, y Benito Baranda y la Patricia Politzer están conmigo. La lógica de lo nuevo y lo viejo, el espíritu independiente versus la política clásica, se está cayendo.

-El caso de San Ramón se transformó en un factor de campaña. Ahí trascendió que el ex concejal de San Ramón, José Miguel Zapata, detenido en el aeropuerto mientras intentaba salir del país, era funcionario de la Intendencia cuando usted estuvo a cargo de esa repartición.

-En materia de corrupción y narcotráfico, sólo cabe tolerancia cero y caiga quien caiga. Esta persona fue funcionario mientras yo fui intendente, y nunca recibí una denuncia en su contra. Y si la hubiese recibido, hubiera actuado inmediatamente como con todas las denuncias que me llegaron mientras fui intendente. A mí me denunciaron una situación en La Pintana que tenía que ver con irregularidad de gastos y hay cuatro personas procesadas. También me denunciaron un caso de abusos deshonestos e inmediatamente apartamos al funcionario. Lo que uno tiene que hacer como autoridad es actuar con las denuncias o antecedentes que te pongan a disposición.

-Otra acusación de Karina Oliva en los debates hacia su figura: usted no habría hecho nada para detener el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo.

-Nuevamente falta a la verdad. Ella dice que yo aprobé Alto Maipo. Falso, en 2009 yo era alcalde cuando ese proyecto se aprobó. Segundo, el rol de un intendente y de un gobernador es distinto al rol que le cabe a un dirigente social, quien encabeza una lucha de un movimiento ciudadano. El gobernador o intendente, que era mi rol, era fiscalizar que se cumplieran las normas de calificación ambiental. Eso es lo que hicimos y no hay nada que se me pudiera imputar en esa materia. Respecto del tema de Alto Maipo hoy día, con las condiciones de cambio climático, te diría que no lo apoyo. Pero cuando se aprobó, yo no tenía nada que ver y me parece que para alguien que no tiene una propuesta medioambiental es una frescura vestirse con este tema.

En tanto, The Clinic solicitó al equipo de comunicaciones de Karina Oliva sostener un contacto telefónico con la candidata sobre la recta final de la campaña, ante lo cual optaron por enviar un video donde Oliva entrega este mensaje: “Esperamos que estos últimos días de campaña se centren en un diálogo con la ciudadanía, en las legítimas diferencias políticas y en los proyectos que tenemos para la ciudad. Nosotros no vamos a caer en la guerra sucia de sectores que defienden el modelo de los últimos 30 años, eso no es lo que quiere la gente. Nosotras vamos a seguir desplegadas, trabajando territorialmente y dialogando con toda la ciudadanía, articulando una fuerza ciudadana que gobierne la región”.

VIDEO: El duro palo que le lanzó Nathalie Joignant a Claudio Orrego y Karina Oliva en pleno matinal
Comentarios
Sabía ud que... ME SENTÉ EN UNA CALCULADORA Y AHORA TENGO CÁLCULOS RENALES -------------------------------- Sabía ud que... QUIENES ME ACUSAN DE ABUSAR DEL LATÍN HACEN UN JUICIO A PRIORI DE MI MODUS OPERANDI PARA CAMBIAR LO SUI GÉNERIS POR EL STATU QUO -------------------------------- Sabía ud que... YASNA PROVOSTO ADOPTÓ EL LENGUAJE INCLUSIVO -------------------------------- Sabía ud que... PIEDRA, PAPEL, O ESCUPITAJO ES EL CACHIPUNK -------------------------------- Sabía ud que... TOMÉ UN CURSO DE CONTROLADOR AÉREO, PERO SOLO COMO DISTRACCIÓN --------------------------------