En principio, el FA y el PC llegaron divididos en sus respectivos apoyos a la presidencia de la convención

Raya para la suma: las proyecciones políticas que dejaron al descubierto el primer mapa del poder en la Convención Constitucional

Inicialmente, el PC y el FA llegaron divididos en los apoyos para la presidencia del órgano constituyente, lo que a su vez tuvo un origen de distanciamiento entre los constituyentes mapuches y sus pares de los otros pueblos originarios. En síntesis: quedó en evidencia la disputa por quien lleva la batuta de izquierda en la convención. Mientras, los constituyentes del PS comienzan a expresar una cercanía -anteriormente abortada- con las definiciones del FA, por consiguiente un desdibujamiento de los resabios de la ex Concertación, además de una derecha en minoría que se debatirá entre el atrincheramiento entre las posiciones más duras y -tal vez- abrirse al diálogo para superar el riesgo de la intrascendencia.

“Fue una gran jornada, es que nos salió completo el diseño”. Con evidente entusiasmo, una fuente del Frente Amplio resume la intensa jornada de inauguración de la Convención Constitucional, donde la directiva -hasta ahora provisoria- del órgano encargado de redactar una nueva Carta Fundamental, quedó conformada por las dos apuestas que hizo el FA para liderar la primera fase de la asamblea: la constituyente mapuche Elisa Loncón como presidenta, secundada el constituyente del distrito 7, Jaime Bassa.

Por lo mismo, las huestes frenteamplistas sacaban cuentas alegres luego de que en un proceso de votación que se extendió por más de cinco horas, se ratificaran a dos de sus candidaturas, proyectando de paso una voluntad articuladora con otros mundos, algo que en el entusiasmo frenteamplista lo rotulan como “una imagen de gobernabilidad”. Comicios que, sin embargo, evidenciaron diferencias internas frente al Partido Comunista, colectividad con la que conforman el pacto Apruebo Dignidad y que tiene a dos candidatos presidenciales en la previa de una primaria legal entre el diputado Gabriel Boric y el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue.

Esto, ya que el PC inicialmente se la jugó por otra candidata a presidir la convención, la constituyente del pueblo colla Isabel Godoy. Por lo mismo, las lecturas en ambas orgánicas difieren en la interpretación de los hechos, pero donde sus fuentes reconocen que, en último término, comunistas y frenteamplistas se jugaron la hegemonía al interior de la Convención Constitucional.

Ocho hitos que marcaron el “minuto cero” de una infartante Convención Constitucional

La disputa por la hegemonía capitaliza las fisuras indígenas

Tanto fuentes requeridas tanto del PC como el FA coinciden en un punto: la decisión del Frente Amplio de apoyar a Elisa Loncón no fue consultada a los compañeros de la hoz y el martillo. En este sentido, una versión que sostienen en el FA es que el PC -inicialmente- apostaba a articular un apoyo a una figura constituyente que fuera de las filas de Apruebo Dignidad, con un interés -siempre en la lectura estratégica frenteamplista- de los comunistas de impulsar a una constituyente de sus filas para liderar el primer tiempo de la convención.

En efecto, el FA tardó apenas tres días en plegarse a la figura de Elisa Loncón, luego que el 22 de junio los constituyentes mapuches -con la venia ancestral de la machi y también constituyente Francisca Linconao- resolvieran apoyar a Loncón, y la noche del viernes 25 de junio, los constituyentes del Frente Amplio acordaron respaldar a la doctora en Ciencias Sociales y Literatura. El cálculo del FA era sumarse a una figura mapuche, con todo el peso simbólico que carga para la izquierda la nación indígena mayoritaria en Chile -9,9% de la población chilena se declara como tal, según el Censo del 2017-, donde su bandera Wenüfoye -”Canelo del Cielo” en Mapuzungún- fue uno de los símbolos arquetípicos en las movilizaciones del Estallido Social.

En el PC, no obstante, acusaron recibo de la rápida operación del FA con Loncón, quienes actuaron con la molestia de no haber sido consultados de los apoyos para Loncón. Un antecedente que, además, distanciaba a los comunistas de la figura de Loncón son los lazos que la unen al PPD, partido vetado por el PC cuando se intentó una primaria presidencial amplia de oposición: su hermano, Lautaro Loncón, es el secretario indígena del partido ancla en los años de la ex Concertación, época que, como es sabido, el PC se ha empeñado por superar.

Un dato: Lautaro Loncón fue el Encargado Nacional de la Consulta Indígena que en el segundo gobierno de Michelle Bachelet fuera impulsada por el ministerio de Desarrollo Social, cartera a cargo de Marcos Barraza, actual constituyente del PC por el distrito 13 y encargado de las conversaciones políticas en la Convención Constitucional en representación del partido.

Con el FA ya plegados a Elisa Loncón, poniendo su propia bandera en la testera representada por Jaime Bassa como candidato a la vicepresidencia -finalmente electo-, el PC intentó capitalizar un vacío generado por las fisuras en la propia interna de los pueblos originarios.

Fue en un encuentro facilitado por el PNUD el pasado viernes 02 de julio, que los constituyentes indígenas se reunieron en un gimnasio municipal de San Miguel. Allí, sostuvieron las fuentes a The Clinic, quedó manifiesto la molestia del resto de las primeras naciones ante los mapuches: los acusaron de concentrar los apoyos en Elisa Lonconao, sin consultarles al resto de los constituyentes de pueblos originarios.

Es así que la noche del sábado tres de julio, en los pasillos del partido de Luis Emilio Recabarren comenzaron a difundir una declaración firmada por los constituyentes Wilfredo Bacian (Quechua), Eric Chinga (Diaguita), Lidia González (Yagán), Margarita Vargas (Kawasqar), Fernando Tirado (Chango), donde respaldaban a Isabel Godoy, constituyente del pueblo colla, simpatizante del PC y que este domingo transmitió el malestar en El Desconcierto: “El Pueblo mapuche nos considera ‘los hermanos chicos’”. El diseño político para fortalecer la opción de Godoy incluyó, además, el apoyo de la constituyentes de la Lista del Pueblo, elenco con el cual los comunistas se han esmerado en mantener una relación política de cercanía e influencia.

Si bien ayer un reservado diálogo entre Isabel Godoy y Elisa Loncón gatilló que en segunda vuelta todo Apruebo Dignidad se plegara a la figura de la actual presidenta de la Convención, lo cierto es que este pasaje saca a flote las diferencias tácticas entre el PC y el FA. Así, por ejemplo, fuentes consultadas por este medio relataron una serie de reuniones de trabajo de los constituyentes de Apruebo Dignidad en el mes de junio, donde una materia de arduo debate entre los convocados es la pertinencia política de someter a revisión el quórum de los 2/3 en las votaciones de la convención.

Llamado a “refundar Chile” marcó primer discurso de Elisa Loncón como presidenta de la Convención

Un umbral de votos que a juicio de los comunistas dificultaría impulsar transformaciones estructurales de largo alcance, con el agregado que la derecha, si bien minoría, aun puede buscar algunos votos de sello conservador fuera de Vamos Chile para ejercer el poder de veto en determinadas circunstancias. Una tesis que ha sido sostenida con especial énfasis ante el FA por los constituyentes PC Marcos Barraza y Bárbara Sepúlveda, teniendo como contradictor principal al constituyente Fernando Atria.

En cambio, desde el FA interpretan la insistencia de los comunistas por revisar dicho quórum, como una forma de mantener la distancia -o expiar los costos, según sea el prisma- ante la negativa de haberse sumado al Acuerdo del 19N que abrió el Proceso Constituyente con el quórum de los 2/3 como norma para las votaciones de la convención, dando la razón -en cierta medida-, la participación del diputado Gabriel Boric en dicho acuerdo. Pese a todo, una fuente del FA remarca que las diferencias en torno a este punto ya fueron superadas hace semanas, “salvo que lo retomen para diferenciarse de cara a las primarias”.

Sorpresa: este domingo el constituyente PC Marco Barraza no dejó espacio a dudas en entrevista con radio Pauta. “Hay que explorar el camino que permita zafarnos de los 2/3″.

PS: ¿Recomponiendo relaciones con el FA?

Otro diagnóstico feliz en el FA es haber contado con el apoyo de los constituyentes socialistas en la dupla Loncón-Bassa. Se sabe que en las fracasadas gestiones por una primaria presidencial conjunta entre Daniel Jadue, Gabriel Boric y Paula Narváez, un sector mayoritario del FA estaba a favor de sumar a la candidata socialista a las primarias legales del 18 de Julio, rearticulando un polo de izquierda con los dos partidos tradicionales del sector, PS y PC, tal como lo fue en el Siglo XX en el FRAP y su momento cúlmine, la Unidad Popular, liderada por el presidente Salvador Allende. Posibilidad que, en todo caso, fue abortada por la cerrada negativa del PC, especialmente de su candidato, el alcalde de Recoleta.

Ahora, sin embargo, los constituyentes del “Colectivo Socialista” se plegaron al resto de la izquierda, manteniendo aún en la retina la espontánea once en Concepción en la que coincidieron la semana pasada el candidato presidencial del FA, Gabriel Boric, y su par del PS, la ex vocera Paula Narváez, encuentro organizado por Gabriela Monsalve, hija del jefe político del comando de la abanderada, el diputado PS Manuel Monsalve.

En este sentido, las fuentes de FA sostienen que esto se debe a que la mayoría de los constituyentes socialistas provienen de las bases partidarias, ahí donde generalmente se es más de izquierda que en las cúpulas que conducen al PS, además de figuras independientes que no tendrían mayores compromisos con la interna partidaria, como es el caso de Jorge Baradit.

“Aquí murió un poco la Concertación”, dice una fuente del FA con un dejo de exultancia. Para ello, lo ejemplifica con dos votaciones “simbólicas”: el ex senador PPD Felipe Harboe votando por Patricia Politzer para la presidencia, y Fuad Chahín -el único constituyente DC- entregando su voto a Rodrigo Logan para vicepresidente.

Con una expectación que se acerca al comidillo, en el Frente Amplio están haciendo los cálculos de cuánto puede afectar que el ex timonel de la Falange haya optado por una figura cercana a “Felices y Forrados” -por más que en un principio Logan estuviera a un tris de integrar el elenco de constituyentes DC, optando finalmente por una candidatura independiente-, sumando un voto en primera vuelta en la presidencia para Patricia Politzer. Posturas lejanas al voto de buena parte de la oposición por una mujer de origen indígena para presidir la convención…características similares a la candidata presidencial en ciernes del partido, Yasna Provoste, senadora de origen diaguita.

La derecha: ¿dialogar o atrincherarse?

Una de las derrotas más lapidarias para la derecha ha sido su posición de minoría al interior de la Convención Constitucional: 37 miembros de 155, esto es, lejos del tercio que requieren para ser una fuerza incidente en el debate de la convención: 52 constituyentes.

Algo que llamó la atención en la izquierda fue la irrelevancia del oficialismo en la jornada de ayer, donde los protagonistas fueron los constituyentes indígenas y el resto de convencionales mayoritariamente de izquierda. A lo más, las cámaras captaron el evidente malestar de las constituyentes Teresa Marinovic, Marcela Cubillos y Constanza Hube cuando la sesión estuvo suspendida en la mañana de ayer debido a las manifestaciones en las afueras del ex Congreso.

En la práctica, calculan fuentes de la oposición, todas las determinaciones de la convención podrían prescindir de los votos de Vamos Chile, por lo que los constituyentes de derecha tendrán dos alternativas: atrincherarse en las posiciones más duras que lidera Cubillos y arriesgar un peligroso tránsito desde la minoría a una abierta intrascendencia, o abrirse al diálogo con el resto de los constituyentes y, desde ahí, incidir en el debate constitucional. En una línea más conciliadora estarían los constituyentes Cristián Monckeberg (RN) y Hernán Larraín Matte (Evópoli)

De lo contrario, advierten las fuentes, quedarán arrinconados en las posturas más duras, dañando de paso la candidatura presidencial más competitiva del bloque: Joaquín Lavín, ex bacheletista aliancista y declarado socialdemócrata por entusiasmo, abanderado que ha cultivado un perfil más dialogante de lo que acostumbran en las filas más ortodoxas del gremialismo.

Elisa Loncon, constituyente: “Si queremos que la nación mapuche siga existiendo tiene que ejercer su autonomía, porque la Convención también es un ejercicio de justicia”
Carmen Gloria Valladares: La abogada que tuvo que lidiar con los minutos más tensos de la Convención
Comentarios