La energía solar ‘calienta’ el mercado laboral en todo el mundo

Millones de nuevos puestos de trabajo se están creando en la industria solar en todo el mundo. Alemania por ejemplo, está buscando urgentemente trabajadores cualificados en el sector de la energía fotovoltaica.

Me gusta mucho mi trabajo, estoy entusiasmado y estoy aprendiendo mucho”, dice Fabián Rojas. El argentino de 26 años trabaja desde el pasado mes de octubre para una pequeña empresa cercana a la ciudad de Colonia, en el oeste de Alemania, que instala paneles solares en los tejados. El director general de la empresa, René Hegel, que lleva vendiendo sistemas fotovoltaicos desde 2008, contrató al ingeniero argentino, que estaba de visita en Alemania en ese momento. De este modo, la empresa puede satisfacer al menos una parte de la creciente demanda en la región.

“Tenemos muchas solicitudes, yo escribo al menos seis ofertas a la semana y ya tenemos pedidos para los próximos cuatro o cinco meses“, dijo Rojas a DW. “Los clientes quieren generar su propia electricidad, cargar sus coches eléctricos y reducir el consumo de la red. Esto también contribuye a la protección del clima”.

Rojas habla con los clientes, personaliza los sistemas fotovoltaicos y a veces ayuda a instalarlos en los tejados. “Fabián aprende rápido”, dice Hegel. “En los próximos meses adquirirá más experiencia práctica, y entonces las cosas mejorarán aún más”.

Industria solar alemana: se busca mano de obra

Hegel tiene previsto ampliar su equipo de cuatro personas para hacer frente a la creciente demanda de energía solar, que vuelve a repuntar tras el auge y caída de la energía solar a principios de la década de 2000.

En Alemania se instalaron sistemas de energía solar con una capacidad total de 5 gigavatios en 2020, y se espera que esa capacidad crezca. Los estudios indican que la expansión tendría que multiplicarse por seis -hasta 30 gigawatts al año, para mantener el calentamiento en 1,5 grados Celsius este siglo.

Para conseguirlo, se necesita más mano de obra en el sector solar, afirma Günther Haug, gerente de BayWa. La empresa, con sede en Múnich, está construyendo grandes parques solares y eólicos en todo el mundo, y sigue creciendo. En 2017, BayWa tenía 1.100 empleados; hoy son 2.700.

“Buscamos ingenieros, expertos en finanzas, personal cualificado para el desarrollo de proyectos y personas con formación técnica para el servicio de atención al cliente“, afirma Haug.

Para encontrar y retener al personal, Haug dice que la empresa está “dispuesta a hacer una inversión financiera considerable y también a formar a los solicitantes nosotros mismos, porque no hay suficientes trabajadores cualificados”.

Actualmente hay unos 50.000 puestos de trabajo en el sector fotovoltaico en Alemania“, afirma Volker Quaschning, profesor de energías renovables en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Berlín (HTW). Afirma que muchos buscan ahora nuevos empleos debido a la crisis del coronavirus.

“Tenemos que ser inteligentes a la hora de enfocar esto, tenemos que poner en marcha programas de formación para tener suficientes trabajadores cualificados. De lo contrario, la transición energética fracasará por falta de personal“, dijo Quaschning a DW.

Los empleos en el sector solar superarán los 60 millones en todo el mundo

En 2019, alrededor de 11,5 millones de personas en todo el mundo trabajaban en el sector de las energías renovables, según un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). Más de un tercio de ellos trabajaban en el sector fotovoltaico.

IRENA opina que las inversiones para reactivar la economía y el mercado laboral a medida que los países salen de la crisis del COVID-19 deben dar prioridad a la transición energética.

“Calculamos que cada dólar gastado en este campo crea tres veces más puestos de trabajo que en el sector de la energía fósil”, afirma el Director General de IRENA, Francesco La Camera. “Cada vez más políticos reconocen el potencial de empleo”.

La energía solar es ahora el medio más barato de generar electricidad, por lo que los investigadores esperan que se convierta en la principal fuente de energía en el futuro. Actualmente hay sistemas fotovoltaicos con una capacidad total de unos 850 gigawatts instalados en todo el mundo. Producen aproximadamente tanta electricidad como 190 centrales nucleares.

Los estudios estiman que se necesitarán al menos 60.000 gigawatts de energía solar para conseguir un suministro energético global neutro desde el punto de vista climático. Para ello, la industria necesitaría contratar a más de 60 millones de trabajadores en la próxima década para la producción y el montaje de módulos, así como para el mantenimiento de los sistemas.

La curiosidad puede llevar a un nuevo trabajo en el sector energético

A Fabián Rojas, ingeniero afincado en Colonia, le fascinan la energía solar y la eólica, así como las nuevas tecnologías de ahorro energético. Intercambia regularmente ideas sobre estos temas por videollamada con un amigo argentino que está instalando sistemas de energía solar en Estados Unidos.

“La energía solar es necesaria en todo el mundo, y por eso hay una demanda global de trabajadores en este campo“, dice Rojas, y añade que esto es así tanto en Europa como en Asia y Sudamérica. A quien quiera trabajar en el sector, Rojas le recomienda ser proactivo. “Infórmese, haga prácticas. Por suerte, también hay mucha información en Internet”. En el sector solar, ve muchas oportunidades de trabajar en otros lugares del mundo y de compartir sus conocimientos: “Me entusiasma ver quién será el próximo en llamar a nuestra puerta”. (gg/er)

Comentarios