animales A1

Agencia UNO

Los animales se están encogiendo y los expertos no saben el porqué

Científicos dicen no tener claro "si la reducción de tamaño es más común entre los ectotermos o en los endotermos, o si los organismos tropicales o los de climas templados tienen más probabilidades de sufrir este impacto".

La comunidad científica ha notado un extraño fenómeno en los animales: cada vez son más pequeños. Hasta ahora se desconoce concretamente qué podría estar produciendo esto.

En el artículo de El País, se explica que el extraño hecho se ha podido observar en los ratones de campo del parque nacional de Doñana, los cuales hoy en día pesan un tercio de lo que pesaban hace 40 años. También en las salamandras de mejillas grises del norte de los montes Apalaches en Estados Unidos, puesto que se han encogido un 8% desde 1960. A los salmones del norte de Finlandia les ocurre algo similar, ya que llegan a la madurez sexual antes, siendo más pequeños. La ballena de los vascos también está pasando por el mismo fenómeno, la cual a disminuido su tamaño en más de un metro desde los ´80.

Estas observaciones del cambio del tamaño de los animales alrededor del mundo ha hecho que los expertos se propongan diversas teorías sobre cuáles son los efectos, así como acumular pruebas sobre una posible sexta gran extinción.

El cambio climático, los efectos negativos de la pesca y la deforestación son algunas de las posibles causas del encogimiento de las especies. Cabe destacar, que no todos los animales sufren por igual, estudios recientes han demostrado que mientras más grande, mayor es el peligro en el que se encuentra la especie.

Los ratones de Doñana

La especie llamada científicamente como Apodemus sylvaticus, ha disminuido a lo largo de los años. Esto se ha podido observar en el estudio científico Quercus, donde expertos comenzaron a colocar diversas trampas en 1978 para estudiar a la especie. La primera vez atraparon 300 lirones caretos y 200 ratones de campo, pero a medida que fueron haciendo las pruebas está tendencia se dio a la baja. Para el último año no había ningún lirón y solo 27 ratones.

No solo hubo una disminución en ambas especies, sino también en el peso de los ratones. De pesar 30 gramos, actualmente a penas pesan 20.

Miguel Delibes de Castro, profesor honorífico de la Estación Biológica de Doñana, explica que la primera causa de este fenómeno se debe al cambio climático.

Hay una especie de ley biológica, denominada la regla de Bergmann, que explica que los animales son más pequeños si viven en zonas cálidas y más grandes si habitan en unas más frías. Sumado a esto, la región donde está Doñana se ha ido calentando con el tiempo, por lo que “los ratones ahora hallarían el óptimo con tamaños más pequeños”, afirma Castro.

Otra posibilidad se debe a la desaparición de los conejos en el parque, lo que dejaría a los ratones más grandes como presas de otros animales.

Salmones en Finlandia

Los salmones del norte de Finlandia o Salmo salar, han comenzado a acortar su edad de reproducción en un lapsus de 40 años.

La variación en el gen vgll3, el cual es clave para el inicio de la reproducción de los salmones, es una pista sobre porqué los peces maduran sexualmente de manera temprana, lo que afecta directamente en su tamaño.

“Una [explicación del problema] es la menor supervivencia del salmón durante su migración marina, lo que tendría un efecto mayor en la de aquellos individuos que pasan más años en el mar, es decir, los de maduración tardía, que también son los más grandes. La otra es que la pesca selectiva de individuos más grandes podría resultar en una reducción del tamaño medio. En ambos casos, sería adaptativo que el salmón regresara del mar antes y, por lo tanto, sería más pequeño en promedio”, explica Craig Primmer, biólogo de la Universidad de Helsinki.

Efectos en las aves

Los pájaros no se quedan fuera de la reducción de especies, así como también de sufrir cambios. Uno de estos es el adelanto en la migración de estas.

Los ornitólogos del Museo Field de Historia Natural en Chicago, tienden a recoger del suelo a las aves que chocan contra los edificios durante su migración al sur, tendencia que han visto de manera temprana estos últimos años. Este no es el único problema, al medirlas y pesarlas, se han dado cuenta que cada vez tienen las alas más grandes, pero pesan menos.

“Un tamaño corporal más pequeño significa que hay una mayor ratio de área superficial por volumen. Esto puede ayudar a disipar el calor y conferir una ventaja selectiva en temperaturas más cálidas. Esto está relacionado con la explicación clásica de la relación espacial entre tamaño y temperatura”, explica Brian Weeks, ornitólogo de la Universidad de Michigan.

“En este caso, los individuos que crecen en entornos con temperaturas más cálidas se desarrollan más deprisa, pero son más pequeños; esto no necesita de ninguna selección ni cambio genético. Este mecanismo está muy extendido entre los ectotermos y también puede ser lo que está impulsando la relación entre temperatura y tamaño en los endotermos, pero no lo sabemos“, continua.

Aún así, el proceso de encogimiento no es universal y los expertos están estudiando los posibles patrones para comprender esta tendencia en los animales.

Jennifer Sheridan, parte del Museo de Historia Natural Carnegie, expone que “aún no sabemos si la reducción de tamaño es más común entre los ectotermos o en los endotermos, o si los organismos tropicales o los de climas templados tienen más probabilidades de sufrir este impacto”.

Comentarios