DANIEL ARAYA MARTIN/AGENCIAUNO

Hora de reinventarse en Chile Vamos: Los problemas que deja la victoria de Sebastián Sichel en los partidos de derecha

Mientras que para Sebastián Sichel la noche del domingo fue de sorpresa y celebración por la victoria que alcanzó con el 49% de los votos en la primaria presidencial de Chile Vamos, los partidos que conforman el conglomerado resintieron inmediatamente la derrota. Tanto la UDI como Evópoli reconocieron preocupación sobre cómo reinventarse de cara a la primera vuelta y cómo influir en un futuro programa de la coalición. En tanto, en Renovación Nacional hay un sector ligado a la directiva que celebra la victoria como propia mientras que su candidato oficial, Mario Desbordes, los culpa por no respaldarlo y obtener el último lugar en la elección.

Cuando Sebastián Sichel llegó a su comando en la comuna de Las Condes, a las 19:53 de este domingo 18 de julio y con el 66% de las mesas escrutadas dándolo como ganador, fue recibido por más de 50 personas que agitaban banderas, tocaban tambores y se lanzaban encima de él para felicitarlo por su victoria o lograr una selfie, sin ningún tipo de distanciamiento social.

En ese momento, el único candidato independiente de Chile Vamos intentaba proteger a sus tres hijos con sus brazos, al tiempo que gritaba celebrando su victoria y saludaba a los seguidores que se encontraba en el camino. En total, se demoró más de cinco minutos en recorrer los 40 pasos que lo separaban del edificio en que tiene instalada su oficina de campaña.

Una vez en la oficina, donde habían otros seguidores esperándolo con pizzas y bebidas, Sichel salió al balcón para saludar a quienes gritaban su nombre y para abrazarse con sus más cercanos. Entre las 20:00 y las 20:15 fueron llegando los demás candidatos de su coalición -Joaquín Lavín (UDI), Mario Desbordes (RN) e Ignacio Briones (Evópoli), en ese orden-, quienes se quedaron para acompañar a Sichel en una primera declaración pública y se fueron apenas ésta terminó, a las 20:30.

Sichel homenajeó a Lavín diciendo que “fue de los primeros que entendió que la política se trataba de las personas, de innovar y ser creativo, de entender que el problema de la política era el problema de los ciudadanos en las calles. Y, por lo tanto, para mí es un ejemplo que quiero seguir”.

Sin embargo, en esos breves y bulliciosos minutos en que todos los representantes de Chile Vamos estaban juntos, Sichel mostró mucha más comodidad instalándose con Lavín a su lado que con los otros candidatos. De hecho, esa complicidad entre quienes obtuvieron el primer y segundo lugar en su primaria -Sichel con 49,08% y Lavín con 31,3%- se concretó con el expresidente de Banco Estado dedicando medio minuto de su declaración para homenajear al candidato de la UDI, diciendo que “fue de los primeros que entendió que la política se trataba de las personas, de innovar y ser creativo, de entender que el problema de la política era el problema de los ciudadanos en las calles. Y, por lo tanto, para mí es un ejemplo que quiero seguir”.

Estas palabras las sellaron con un abrazo fuertemente aplaudido, mientras que los otros dos candidatos miraban desde atrás. Lavín fue el primero de sus contendores a quien Sichel reconoció en su alocución; luego lo haría con Desbordes y finalmente con Briones.

Pero la noche de Lavín, y de la UDI en general, no fue tan feliz como lo retrata ese momento. A eso de las 18:30, cuando sólo había un 4% de las mesas escrutadas y Sichel ya pasaba por más de un 10% de los votos al exalcalde de Las Condes, los miembros del comando de Lavín bajaban rápidamente para fumarse hasta tres cigarros al hilo con tal de calmar los nervios de un resultado que los tomaba por sorpresa. El candidato gremialista llegó a las 19:40 al lugar y se bajó de su auto sólo para reconocer su derrota. En casi cinco minutos ya estaba de vuelta en su auto para ir al comando de su adversario, ubicado apenas a un par de cuadras.

El diputado y presidente de la UDI, Javier Macaya, se mostró descontento con los resultados destacando que “creemos que hay una señal, que tiene que ver con desgaste de los partidos políticos y es algo que hay que saber leer”, a lo que agregó que “en este último tiempo nosotros no hemos sido capaces de entender un sentimiento que tiene que ver con rostros nuevos”. 

Desde la interna de la UDI aseguran que no se arrepienten de haber optado por Lavín como candidato, pero que, con los resultados en mano, queda en evidencia que la derrota pasó por no encontrar nuevos liderazgos. Además, dejan entrever que, si bien varios de sus representantes no tienen problemas con Sichel, hay una parte de su militancia que no se cierra a la opción de apoyar una candidatura de José Antonio Kast, quien ya anunció que irá a primera vuelta por el Partido Republicano, lo que podría generar un quiebre en la conducción interna del gremialismo.

¿Cómo se gestó la victoria de Sichel? Fuera de micrófono, uno de los integrantes de su comando explica que la clave fue permear en la interna de los partidos políticos. Esto porque, si bien el candidato presidencial apuntó en su campaña al mundo independiente, logró el apoyo de gran parte de las militancias de RN, la UDI y Evópoli y con esa mezcla, asegura, tenían la fórmula para vencer en la primaria.

Otras voces del círculo cercano del expresidente de Banco Estado, dicen que el apoyo de Renovación Nacional fue clave en esta victoria, destacando que varios de sus diputados le dieron el apoyo público a Sichel. Uno de ellos, Tomás Fuentes (RN), que es uno de los coordinadores de campaña de Sichel, explicó que “los partidos son importantes, pero no pueden ser dueños de la candidatura y si no hacemos esa lectura, estamos condenados al fracaso”.

El candidato de RN, Mario Debordes, está molesto con los miembros de su partido por no respaldar su candidatura y hacer que sus bases se dividieran entre él, Sichel y Lavín, según aseguran sus cercanos. Por esto, el el exministro tendría una participación más pasiva en la campaña para la primera vuelta presidencial.

Esto explica la felicidad con la que algunos miembros de RN llegaron al comando de Sichel. Entre ellos, estaban el presidente del partido, Francisco Chahuán, y el secretario general, Diego Schalper, quienes hace menos de un mes ganaron la mesa directiva de Renovación Nacional justamente frente a Mario Desbordes. Este último, por su parte, llegó algunos minutos después que ellos y que los demás diputados de su partido. Sin mucha más compañía que los miembros de su comando. Cuando se fue, pasando casi desapercibido, comentó que “estoy a disposición de Sebastián” y que el encuentro que tuvieron en la oficina fue “con un muy buen ambiente y sin caras largas”, aseguró.

Recomponer lazos con Evópoli

Sin embargo, en el equipo de Desbordes sostienen que sus palabras de apoyo a Sichel fueron sólo por cordialidad, ya que el expresidente de RN está molesto con los miembros de su partido por no respaldar su candidatura y hacer que sus bases se dividieran entre él, Sichel y Lavín. Además, dicen que el ex ministro de Defensa se siente resignado a tratar de reconstruir, de a poco, un apoyo más sólido en las bases de su partido para mantener su liderazgo y que su rol en la campaña de Sichel será muy pasivo, apareciendo sólo cuando lo llamen.

En el interior del comando de Sichel aseguran que no tienen claro con qué estrategia van a enfrentar el resto de la campaña hasta noviembre, pero consideran que el mayor desafío va a estar en coordinar a los tres partidos de la coalición detrás de la figura del independiente. De estos tres partidos, donde más hay que limar asperezas es en Evópoli, ya que fue con el candidato Ignacio Briones con quien Sichel tuvo una mayor rivalidad en los debates televisivos. De hecho, muchos leyeron esa señal durante su primera declaración como ganador de las primarias, donde el independiente agradeció primero a Lavín y Desbordes y dejó al final a Briones, de quien solamente destacó “su rigor técnico y su capacidad de defender siempre sus convicciones”.

Lo cierto es que en Evópoli no se sienten cómodos con la victoria de Sichel. A pesar de que fueron los primeros en reconocerlo como ganador, también fueron los últimos en llegar al comando para felicitarlo y los primeros en irse, sin hacer ninguna pausa para dar declaraciones o retirándose en conjunto. 

La preocupación de Evópoli por la derrota de Briones está en que, para la campaña de primera vuelta, tengan poco peso para plantear sus ideas presidenciales. Sin embargo, desde el comando de Sichel creen que se van a superar las diferencias con el partido ya que son esenciales para buscar un voto más ligado al centro político.

Según cuentan fuentes cercanas a la mesa directiva de este partido, lo que más les preocupa es que, en el engranaje para rearmar la campaña conjunta de Chile Vamos, tengan poco peso para plantear sus ideas presidenciales y se vean disminuidos ante la UDI -que obtuvo la segunda mayoría de los votos-, y ante RN -por tener una amplia participación de sus miembros en la campaña de Sichel. 

Sin embargo, desde el entorno de Sichel dicen que, a pesar de las diferencias que éste mostró con Briones, lo más probable es que traten de reforzar sus votos en el centro político y que, para eso, va a ser esencial el apoyo de Evópoli, descartando que estos queden marginados del debate.

Comentarios
Sabía ud que... La banda Eagles reversionó su gran hit “Airbnb California”. -------------------------------- Sabía ud que... Los migrantes del mundo mágico conversaron con Kamala Harris Potter. -------------------------------- Sabía ud que... The Who compraba remedios en Dr. Simi, feel me, touch me. -------------------------------- Sabía ud que... Paris y Daza hacen leseras porque la risa es la mejor medicina. -------------------------------- Sabía ud que... Corea del Norte extenderá el confinamiento de sus habitantes por 450 años más. --------------------------------