YouTube

Científicos encuentran esqueleto perteneciente a especie ancestral de los cocodrilos

La especie de 148 millones de años fue encontrada por científicos chilenos y argentinos en la cordillera al sur de Chile y bautizada como Burkesuchus mallingrandensis.

Un grupo de científicos chilenos y argentinos encontraron el esqueleto de una especie de reptil de 148 millones de años en la región de Aysén.

El cuerpo es de un animal, hasta ahora desconocido, que correspondería a uno de los ancestros de los cocodrilos modernos. La particularidad de esta especie es que estuvo entre los dinosaurios.

Según la nota de Radio Bío Bío Chile, el esqueleto fue bautizado con el nombre Burkesuchus mallingrandensis y según la investigación el hallazgo es una clave sobre la evolución de estos animales.

Cuando el animal piso la Tierra no contaba con más de 70 centímetros de largo, caminaba en cuatro patas y tenía el lomo, cuello y cola cubierto de placas óseas de función protectora.

La investigación supone, debido a que no se encontraron rastros de la mandíbula, que este animal se alimentaba de especies pequeñas, las cuales posiblemente se encontraban a las orillas de los ríos donde este habitaba.

“Tuvimos la fortuna de contar con gran parte del cráneo de este animal. Esta es la parte más importante para estudiar los cocodrilos, pues nos muestra muchos rasgos que nos ayudan a saber si se trataba o no de una nueva especie, y con qué otros cocodrilos está relacionada”, detalló el doctor Federico Agnolín, quien descubrió el animal.

Burkesuchus ayuda a los científicos a estudiar la evolución de los cocodrilos y cómo llegaron a ser como son hoy en día. La especie “nos habla de los orígenes de los cocodrilos modernos y cómo, ya hace 150 millones de años, comenzaron a modificar su anatomía, adoptando un modo de vida anfibio“, afirmó Agnolín.

Expertos afirman que esta especie estaba emparentada con el Chilesaurus de tres metros de largo, grandes dinosaurios de cuello largo, parientes del Diplodocus y de los enormes titanosaurios herbívoros.

El descubrimiento ayuda a comprender las especies de cocodrilos que habitaron hace millones de años atrás y que vivían fuera del agua.

“Sin embargo, es todavía escaso el conocimiento del que disponemos a nivel mundial sobre aquellos cocodrilos que correteaban entre las patas de los dinosaurios“, dijo el doctor Fernando Novas .

Los cocodrilos jurásicos que habitaban tierra firme no superaban el tamaño de un gato doméstico y, a diferencia de sus temibles primos marinos, su dieta se basaba en pequeños invertebrados“, añadió el doctor, quien también es investigador de Conicet y jefe del Laboratorio de Anatomía Comparada y Evolución de los Vertebrados (LACEV) del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”.

Gracias al hallazgo, es que la región de Aysén está en la mira para realizar nuevas expediciones e investigaciones en el campo de las especies de miles de años atrás, actividad que se está fomentando con el desarrollo del fondo de innovación para la competitividad (FIC).

Comentarios