Agencia EFE

La historia de Kimiya Alizadeh, la medallista olímpica de Taekwondo que huyó de Irán hartada por la opresión

"Déjenme presentar libremente mi censurado ser", escribió la taekwondista en su cuenta de Instagram para anunciar que dejaba su país, "soy Kimiya Alizadeh, no soy 'historia', no soy una heroína, no soy la abanderada del conjunto iraní. Soy una de los millones de mujeres oprimidas en Irán con las que jugaron por años".

En enero del 2020, Kimiya Alizadeh huyó hacia Europa, acusando ser “una más de las millones de mujeres oprimidas en Irán”: 18 meses después, la taekwondista pudo participar en los Juegos Olímpicos de Tokio como parte del Equipo Olímpico de Refugiados.

Kimiya, quien ganó bronce en Río 2016 y se consignó como la primera mujer iraní en conseguir una medalla olímpica, dijo que las autoridades la trataron como una “herramienta” luego de los JJ.OO. en Brasil y que prefería arriesgarse a quedarse sin hogar que quedarse en Irán por más tiempo, según consigna la BBC.

“Yo no era importante para ellos. Ninguno de nosotros es importante para ellos“, aseguró la taekwondista de 23 años, quien, a través de una publicación en Instagram informó que dejaría el país.

“Déjenme presentar libremente mi censurado ser”, escribió en la red social, “soy Kimiya Alizadeh, no soy ‘historia’, no soy una heroína, no soy la abanderada del conjunto iraní. Soy una de los millones de mujeres oprimidas en Irán con las que jugaron por años“, escribió.

Luego de anunciar que se iría de Irán, Alizadeh viajó hasta Alemania, donde le concedieron asilo, sin embargo, los funcionarios del gobierno iraní rápidamente denunciaron su decisión y hasta recibió amenazas a través de redes sociales.

“Fue realmente difícil”, explicó al canal olímpico, añadiendo que “cambias tu país, cambias tu idioma. Todo cambia, y hay mucha presión en tu mente. Pero creo que el taekwondo me ayudó en ese año duro. Cuando entreno no pienso en nada”.

Kimiya tenía la esperanza de cambiar oficialmente su lealtad al equipo nacional alemán, pero la Asociación Iraní de Taekwondo la bloqueó para competir por cualquier otra nación, razón por la que no había peleado formalmente desde 2018.

Entonces, para competir en sus segundos Juegos Olímpicos, Alizadeh clasificó y fue seleccionada para unirse al Equipo de Refugiados (EOR), un grupo de 29 atletas financiado por becas del COI.

“Pensé (después de dejar Irán) que tendría que dejar el taekwondo, pero ahora puedo ser una mujer libre y hacer mi deporte. Puedo tener ambos juntos”, dijo Alizadeh, a quien apodan el ‘tsunami’.

La taekwondista iraní Kimia Alizadeh rozó, el pasado domingo, la medalla de bronce en la categoría de menos de 57 kilos en los Juegos Olímpicos de Tokio, tras caer derrotada ante la turca Hatice Kubra Ilgun por un ajustado 8 a 6.

https://www.instagram.com/p/B7LtxeOnZZU/?utm_source=ig_web_copy_link
Comentarios