Constituyentes del Partido Comunista y del Frente Amplio han protagonizado fuertes intercambios en las últimas semanas. Fotos: Agencia Uno.

Un acuerdo roto, choque de tesis y un Comité Central en el horizonte: el elástico al límite entre el FA y el PC

Fuentes de ambos bandos advierten que la relación entre los constituyentes de las colectividades está más tensa que nunca. En medio de recriminaciones cruzadas, el PC se quedó abajo de la vicepresidencia, lo que provocó una nueva serie de críticas públicas de los comunistas contra los frenteamplistas. En un conflicto que ya escaló a los partidos e incluso al Congreso, todos advierten que Apruebo Dignidad vive días clave para su futuro electoral, donde su convivencia será puesta a prueba en otro hito que se avecina: el Pleno del Partido Comunista.

El almuerzo de ayer de la bancada PC en el patio del ex Congreso fue más largo que nunca. Desde las 14 horas hasta el cierre del plazo para la inscripción de patrocinios para las vicepresidencias a las 18 horas, los constituyentes comunistas y sus asesores permanecieron reunidos afinando los detalles para la llegada de uno de sus miembros a la testera: la constituyente Bárbara Sepúlveda.

Pero los votos no cuadraban. A medida que se acercaba el plazo de inscripción, la preocupación crecía en el PC. Contaban con los 10 votos de Chile Digno, pero les faltaban otros 11 votos, los que, esperaban ellos, pudiesen provenir desde su aliado más cercano dentro de Apruebo Dignidad: el Frente Amplio. Sin embargo, el FA ya había definido su propia estrategia.

Al mediodía de ayer, Beatriz Sánchez y Jennifer Mella realizaron un punto de prensa para informar que no presentarían candidatos a las vicepresidencias de la Convención y que distribuirían sus 16 apoyos en distintas fuerzas políticas: Desde movimientos sociales hasta Independientes No Neutrales. A la Lista del Pueblo no se le otorgaron votos, ya que a ellos les sobraban. Con este escenario, a cada fuerza se le asignó una cantidad menor de votos. 

Finalmente, al PC sólo se le ofrecieron cinco votos, uno menos que los que se le facilitaron al Colectivo Socialista. A solo minutos de que llegaran las 18 horas, los comunistas rompieron el hermetismo que habían tenido toda la tarde. Convocaron a un punto de prensa junto a Elisa Giustinianovich -representante de los movimientos sociales y quien recibió todos los apoyos del PC- para informar que ella recibiría los respaldos de los comunistas para ser la vicepresidenta. El ambiente de tensión entre los convencionales de Apruebo Dignidad se cortaba con cuchillo. 

El acuerdo PC-FA de los diez votos

El día anterior al cierre de apoyos para las vicepresidencias no había sido menos tenso. Las conversaciones de pasillo en el ex Congreso entre el Frente Amplio y el Partido Comunista se produjeron durante toda la jornada.

Fuentes del PC señalan que tenían un acuerdo con el FA: como ellos habían entregado los 10 votos de Chile Digno para la presidencia y vicepresidencia de la Convención, se había acordado que se recompensaría con la misma cantidad de votos a la candidatura de Chile Digno para la vicepresidencia adjunta.

Desde el Frente Amplio, apuntan a que el PC había amenazado con escalar la disputa fuera de la Convención. Constituyentes frenteamplistas apuntan a una escena ocurrida en los pasillos del edificio en medio de las negociaciones. En una reservada conversación ocurrida el día martes, Marcos Barraza (PC) se bajó su mascarilla e indicó a sus pares del FA, Ignacio Achurra y Tatiana Urrutia, que el PC no quería que Gabriel Boric perdiera la presidencial.

Los frenteamplistas han manifestado su molestia con sus aliados comunistas en las últimas semanas. Están especialmente dolidos con las fuertes declaraciones de prensa que ha emitido en su contra, molestia que se arrastra desde la semana pasada. Uno de los primeros puntos fueron las declaraciones contra Amaya Álvez al ser electa coordinadora de la Comisión de Reglamento, momento en que representantes de Pueblos Originarios, en un punto de prensa junto al PC, deslizaron racismo en el FA al no votar por ellos. 

Mismas declaraciones que se han intensificado durante los últimos días. Especial molestia causó ayer un tuit de la constituyente Valentina Miranda, quien acusó exclusión de grupos LGTBIQ+ al no votar por ella para la coordinación de la Comisión de Participación Popular. 

Otro factor que ha generado molestia en el Frente Amplio es la gran cantidad de indicaciones que el PC ha firmado junto a constituyentes de la Lista del Pueblo, de Movimientos Sociales y de Pueblos Originarios. Si bien desde el FA apuntan a que ellos también han tendido puentes con estos sectores, el PC debería privilegiar el trabajo constituyente con las fuerzas de Apruebo Dignidad. Una de esas indicaciones iba en contra de la propuesta de la mesa para la elección de las vicepresidencias, lo que nuevamente había dividido al Frente Amplio y al Partido Comunista en los últimos días.

Choque de tesis y una advertencia de Daniel Jadue

Ni siquiera se había instalado la Convención Constituyente cuando comenzaron las diferencias entre el FA y el PC. Los comunistas se vieron sorprendidos cuando, en la semana previa a la sesión inaugural de la Convención, los frenteamplistas manifestaron públicamente su apoyo a Elisa Loncon y a Jaime Bassa para la presidencia y vicepresidencia del órgano encargado de redactar la nueva Constitución.

A pesar de que finalmente ambos quedaron en esos cargos, en la votación se evidenciaron las diferencias. Mientras todo el FA se cuadró con Loncon, el PC votó por Isabel Godoy -quien ha reconocido su simpatía por el PC y ha aparecido en gráficas apoyando a Daniel Jadue- para la presidencia.

Desde ambos bandos asumen que se han evidenciado distintas tesis políticas. La primera, y más evidente, es respecto a la política de alianzas que, de facto, ha quedado en evidencia en el desarrollo de la Convención constitucional, lo cual ha marcado un divorcio que se desconoce si será irreversible. Por una parte, el PC ha empujado alianzas con la Lista del Pueblo, con Movimientos Sociales y con representantes de Pueblos Originarios. Por otro lado, el Frente Amplio ha acercado posturas con movimientos más moderados, como Independientes No Neutrales y, especialmente, el Colectivo Socialista.

Desde el propio Frente Amplio reconocen que, a diferencia del PC, ellos cuentan con un sector importante de convencionales independientes en sus filas, desde donde han impulsado la creación de alianzas políticas más amplias, pero dificultando, -muy al pesar de los comunistas- la posibilidad de que el FA “baje línea” a sus convencionales para así cuadrar sus votaciones. “Al PC, partido estructurado, le cuesta entender esto”, sostiene una fuente frenteamplista.

Sin embargo, tanto fuentes del PC como del FA reconocen diferencias de fondo. El Frente Amplio insiste en distribuir sus apoyos en diversas fuerzas políticas como un sello institucional del conglomerado, en el sentido de que en la convención debe haber cierto espacio a otras orgánicas, a objeto de dotar de legitimidad el trabajo del órgano constituyente y la nueva Constitución que de ella emane. 

Impronta que el PC le ha costado digerir, pues desde esa política -por ejemplo-, se sacrificó la presencia de la convencional comunista Bárbara Sepúlveda en la testera de la convención, una de las figuras más destacadas del comunismo -cercana a Daniel Jadue y Camila Vallejo-. Así, acusan desde el PC, el diseño del FA tuvo un costo demasiado alto para la convivencia entre ambos mundos al interior de Apruebo Dignidad. 

Con este escenario, cobra fuerza dos criterios que las fuentes sintetizan fuera de grabadora. “No nos podemos llevar la convención para la casa y debemos evitar la irresponsabilidad de trasladar la lógica del Congreso a la convención”, dice un miembro del FA. “Como izquierda no estamos ejerciendo las mayorías en la convención, debido a las tendencias pro Concertación que aún persisten en el FA”, acusa una fuente de PC.

Así se entiende las declaraciones emitidas en la tarde de ayer por parte del ex abanderado del PC, Daniel Jadue. “Tenemos una alianza política con el FA, pero hoy esa lista está actuando separadamente (en la Convención), y el FA nos considera poco como socios: toma decisiones con otros sectores sin considerar a Chile Digno (bloque del PC)”, dijo el alcalde de Recoleta en el programa de Facebook Live, “Sin Maquillaje”, conducido por César Abu Eid. 

Asimismo, el otrora candidato presidencial pasó el aviso. “Si el FA privilegia a otra alianza y la pone primero para la toma de decisiones que su alianza, que es Chile Digno, nosotros nos podemos llegar a sentir en libertad de acción”, añadió.

Cuidar la estantería desde el Congreso

Fuentes de las colectividades indican que el conflicto ya escaló a los partidos políticos y al Congreso, donde persiste el esfuerzo por mantener la estantería del bloque. En este sentido, fue que los diputados Giorgio Jackson (RD), Gael Yeomans (CS), Esteban Velásquez (FRSV), Tomás Hirsch (Acción Humanista) y los comunistas Karol Cariola, Marisela Santibáñez y Boris Barrera, sostuvieron una reunión en la Cámara para formalizar la bancada “Apruebo Dignidad”, como una forma de compensar la áspera convivencia del bloque en la convención. Su primer hito, de hecho, fue defender el proyecto que entrega facilidades a los independientes para conformar listas parlamentarias para postular al Poder Legislativo. 

Además, hay otro hito clave inminente: el Comité Central del Partido Comunista. A pesar que todavía no está agendado, debido a que su Comisión Política aún se encuentra haciendo la “síntesis” de su derrota de las primarias del 18 de julio, fuentes del partido reconocen que debería realizarse con prontitud, -no se descarta incluso este mismo fin de semana- donde tomarán definirán el carácter de su participación en Apruebo Dignidad, su inclusión al comando de Gabriel Boric, impulsar una o dos listas parlamentarias y, por cierto, hacer un balance de por qué perdieron las primarias ante el legislador por Magallanes. 

Con todo, ayer Chile Digno difundió un comunicado acusando el resquebrajamiento en las relaciones con el FA. “Resulta incomprensible que el Frente Amplio haya decidido distribuir los votos de sus constituyentes entre diversas fuerzas políticas e ideológicas, demostrando su incapacidad de asegurar, con su apoyo, los patrocinios requeridos para presentar una candidatura a vicepresidencia como Pacto Apruebo Dignidad”. 

También este miércoles, dentro de las declaraciones que dio el PC en el ex Congreso luego de las definiciones de las vicepresidencias, se deslizó que este hecho podría repercutir en las relaciones partidarias. Bárbara Sepúlveda indicó que “aquí dentro es una señal que lamentablemente debilita el pacto”.

Comentarios