Foto: Agencia Uno

Comité político, lista parlamentaria única y eventual inclusión del PC en el comando de Gabriel Boric: las tres claves del FA para salvar la estantería de Apruebo Dignidad

Como consecuencia de la guerrilla interna entre Chile Digno y el Frente Amplio en la Convención Constitucional, la mesa nacional frenteamplista se reunió ayer para fijar una bitácora que recomponga las relaciones con el Partido Comunista. Así, impulsarán la conformación de un comité político que represente a ambos pactos, a objeto de administrar las tensiones que surjan al interior del órgano constituyente, dejando en el último lugar de sus prioridades la posibilidad de integrar a Chile Digno -léase el PC- en el comando de Gabriel Boric, ante la posibilidad cierta de que el control de daños no surta el efecto deseado. Con todo, en la cúpula frenteamplista insisten en destacar el capital político que aún mantiene Gabriel Boric, tras sacarle 20 puntos de ventaja a Daniel Jadue en las primarias presidenciales del bloque: el FA se sabe en una mejor posición de poder frente a los "hijos de Recabarren", por lo que tampoco se someterán tan fácil a las exigencias de los comunistas, recalcan.

Las relaciones en Apruebo Dignidad alcanzaron su punto de máxima tensión. El punto cúlmine fue el pasado miércoles 28, luego de que la constituyente Bárbara Sepúlveda (PC) no lograra los patrocinios necesarios para convertirse en una de las vicepresidentas de la Convención Constitucional, dejando al partido de la hoz y el martillo sin ningún representante en la testera del órgano constituyente.

La consecuencia más directa del tenso debate que se dio en aquella jornada, se demostró en que, al mediodía de ayer, la mesa nacional del Frente Amplio se reunió para hacer el control de daños de rigor; analizar el conflicto, trazar un camino que libere las tensiones en la coalición, y diseñar una forma que dote de mayor densidad orgánica a sus representantes en la Convención.

Uno de los integrantes de la mesa nacional cuenta que se hizo un mea culpa por no haber previsto un conflicto de esta magnitud, donde el diseño de repartir apoyos a otras fuerzas políticas para así fortalecer la participación y la representación en la convención, justamente terminó por perjudicar a los “hijos de (Luis Emilio) Recabarren”. Sin embargo, también se comentó que el PC cargó las tintas al expresar comentarios a través de la prensa y las redes sociales, incluido el aviso que lanzó el ex candidato presidencial, Daniel Jadue, a través de un Facebook Live: “podríamos llegar a sentirnos en libertad de acción”, poniendo en duda el apoyo de los comunistas a Gabriel Boric.

Así, dentro del análisis que hicieron los integrantes de la mesa nacional del FA, se dijo que el Partido Comunista todavía no superaba la diferencia de 20% que obtuvo su candidato por sobre el alcalde de Recoleta en las primarias de Apruebo Dignidad -60 versus 40%-. En todo caso, coincidieron de que es el momento de bajar las tensiones con el PC, sostienen las fuentes.

Con todo, en el FA están conscientes de que la victoria en las primarias les otorgó suficiente capital político como para liderar a la coalición, sin someterse a las imposiciones del PC. Por lo tanto, agregan las fuentes, el primer paso a seguir para la coalición es solicitarle a los comunistas que no se excedan en los bemoles con las declaraciones que expresan en los medios y las redes sociales, particularmente con su infantería militante en Twitter.

Hoja de ruta: los cuatro pasos para la reconciliación FA-PC

Luego de hacer los descargos correspondientes sobre lo vivido en la noche del miércoles, la cúpula del FA procedió a diseñar una estrategia que les permita recomponer la convivencia en Apruebo Dignidad, esto es, formar instancias de coordinación entre Chile Digno -coalición donde el PC es hegemonía- y el Frente Amplio.

Según detalla una fuente que participó del cónclave frenteamplista -realizado de forma telemática-, el primer paso a seguir será administrar la tensión en el bloque, por lo que convocarán al PC durante este fin de semana, para que se puedan decir sus verdades y explorar posibles puntos en común. 

La mesa nacional del Frente Amplio decidió que su primera acción será sostener reuniones durante el fin de semana con el Partido Comunista y, a partir de esa instancia, crear un comité político de Apruebo Dignidad que logre unificar a los dos bloques del conglomerado: Chile Digno y el Frente Amplio.

En ese espacio de catarsis y eventual reconciliación, los frenteamplistas le propondrán a sus aliados la creación de un comité político de Apruebo Dignidad, instancia que tendrá por objeto transformar a las dos coaliciones del bloque -Frente Amplio y Chile Digno- en una sola coalición coordinada y con instancias de deliberación interna. Además, este comité tendrá un rol central para sumar las propuestas de los comunistas en el programa presidencial de Gabriel Boric, para así fijar un rumbo para la coalición.

El segundo objetivo a lograr, según la mesa nacional del FA, será evitar trasladar la política partidista a la Convención Constitucional, evitando que los partidos no intervengan en las discusiones que lleven a cabo sus convencionales. Esto, porque según explica en reserva uno de sus dirigentes, los momentos más tensos de Apruebo Dignidad fueron elegir y distribuir los cargos de los convencionales. Como eso ya está medianamente superado, el cálculo del FA es que los constituyentes tengan sus propias instancias para discutir los detalles del reglamento y los contenidos de la nueva Constitución, evitando las “pasadas de máquina” intestinas dentro de la convención. 

Sin embargo, en el FA están conscientes de que esto podría ser un tema sensible, ya que algunos de los representantes comunistas forman parte de la orgánica más influyente de ese partido, como es el caso de Marcos Barraza o la misma Bárbara Sepúlveda; Barraza es miembro del Comité Central del PC y Sepúlveda es cercana a Camila Vallejo y Daniel Jadue. Pero, al mismo tiempo, los frenteamplistas creen que están en una mejor posición para poner las condiciones sobre la mesa, ya que cuentan con más convencionales que sus aliados más cercanos y, desde luego, lideran la campaña presidencial con un candidato de sus filas.

La tercera parte del plan frenteamplista consistirá en zanjar las listas parlamentarias de cara a la elección de noviembre. En el bloque de Gabriel Boric insistirán en la idea de una lista única parlamentaria con las fuerzas de Chile Digno, porque eso les podría facilitar ser la mayor fuerza política del próximo Congreso y, al mismo tiempo, proyectarían una señal de gobernabilidad para la campaña del candidato magallánico. Además, aquí también opera el factor tiempo: el 23 de agosto es el plazo máximo para la inscripción de candidaturas al parlamento (también las candidaturas presidenciales y de consejeros regionales).

La conformación de una lista parlamentaria única entre las fuerzas del Frente Amplio y de Chile Digno, es considerada como la clave para consolidar la coalición de cara a las futuras elecciones. En la mesa nacional frenteamplista reconocen que el tema aún está caliente y que no hay nada zanjado hasta el momento. 

Sin embargo, uno de los integrantes de la reunión del medio día reconoce que lo más probable es que esta lista se logre. La razón de este exceso de confianza, tiene que ver con que la oportunidad política para el conglomerado sería única respecto de liderar un futuro parlamento. 

Los dirigentes frenteamplistas que estuvieron en la reunión acordaron que la inclusión del PC en el comando presidencial de Gabriel Boric va a depender estrictamente de cómo resulte el comité político, de que se bajen las tensiones en la Convención y se acuerde una lista única parlamentaria.

Sin embargo, el antecedente clave en el diagnóstico de FA, es que la otra opción del Partido Comunista de cara a los comicios parlamentarios esta en convencer a la Lista del Pueblo para competir unidos, conversaciones que -según dijo uno de los representantes de las directivas del FA- estarían más bien lejanas, ya que la Lista del Pueblo se encuentra juntando patrocinios por su cuenta, manteniendo el sello que los define: la mayor distancia posible con los partidos.

El último paso del plan es incluir al PC y a Chile Digno en el comando presidencial de Boric. En el círculo de mando frenteamplista reconocen que este paso sería la mejor señal para acabar con las tensiones con los comunistas. Sin embargo, recalcan que debería ser el último movimiento porque, si los pasos anteriores salen mal y las relaciones no mejoran, no tiene sentido dejar que el PC entre directamente al círculo íntimo de su candidato presidencial.

Bancada de Apruebo Dignidad en la convención: ¿Un camino viable?

El seno de este conflicto en Apruebo Dignidad se ha manifestado con más fuerza en la Convención Constitucional; es ahí donde se han manifestado las mayores diferencias entre el FA y el PC. Para mejorar esto, una de las ideas que rondaba en el estado mayor de la coalición, era formar una bancada al interior del órgano constituyente, algo similar a como funcionan los partidos al interior del Parlamento.

Sin embargo, fuentes de la mesa nacional del FA asumen la incierta viabilidad de esta posibilidad. Sobre todo, porque de sus 16 constituyentes, sólo seis militan en alguno de los partidos del conglomerado. El resto son independientes. 

Quienes participaron de la cita concluyeron que lo mejor era dejar que sus convencionales mantuvieran su autonomía, organizándose de la forma en que lo vienen haciendo hasta ahora, ya que así pueden articularse con convencionales independientes y Pueblos Originarios, por ejemplo. 

Comentarios