Foto: Hospital El Carmen

Juan Kehr, director Hospital El Carmen: “Por la pandemia, dejamos de hacer alrededor de 3 mil cirugías”

Con la baja de casos Covid-19, en el sistema de salud se ha retomado la atención de las patologías habituales, entre ellas las cirugías. Es el caso del Hospital El Carmen, donde se está comenzando una reconversión del 10% de camas críticas Covid a camas de Unidad de Tratamientos Intermedios (UTI), para albergar a pacientes con operaciones pendientes.

A inicios de la pandemia, el Hospital El Carmen de Maipú, como muchos otros del país, tuvo que adaptarse a lo que requería la contingencia. Por la escasez de insumos, debieron comenzar a producir alcohol gel, mascarillas y escudos faciales en el mismo establecimiento y equiparse poco a poco con todos los recursos que necesitaban frente a una emergencia sanitaria de gran magnitud. 

Los hospitales chilenos no estábamos preparados, porque no teníamos mayor cantidad de insumos para manejar ese tema. Hubo que preparar nuevas instalaciones para tener cámaras frigoríficas con fallecidos y hacer ciertas delimitaciones para separar a la gente contagiada de Covid la que no lo estaba. Así fuimos armando las unidades de cuidados intensivos. Antes teníamos una, hoy tenemos cuatro”, dice el doctor y director del Hospital, Juan Kehr.

Kehr es médico cirujano de la Universidad de Concepción y ha sido docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Desde hace más de 30 años se dedica al sector público de salud. También formó parte del equipo de Eficiencia Hospitalaria del Ministerio de Salud (Minsal), que tiene por propósito mejorar los procesos clínicos y administrativos de la red hospitalaria.

Ya ha dirigido otros establecimientos de salud. Fue director del Hospital San Juan de Dios (HSJD) y del Servicio de Salud Metropolitano Occidente; y conoce muy de cerca los esfuerzos que ha debido hacer el personal de salud para adaptarse al contexto de pandemia. En entrevista con The Clinic, reflexiona sobre los 16 meses de batalla contra el Covid-19 y el paulatino aumento en la cantidad de cirugías realizadas.

Balance Covid-19

-¿Cuál es la situación por la que atraviesa hoy el hospital en cuanto al Covid-19?

-Hoy en el hospital tenemos 110 camas ocupadas por pacientes con Covid-19 de un total de 400 camas. Para hacer la comparación, hasta el primero de julio teníamos el 40% de las camas ocupadas por Covid y en el peor momento de la pandemia, que fue en junio del año pasado, teníamos el 80% de las camas ocupadas por personas con esta enfermedad. Hoy estamos en un porcentaje bastante bajo de ocupación de camas, el 25% de las camas que tenemos hoy son Covid. En la Urgencia, tenemos 6 pacientes contagiados, lo que es bastante bajo, porque nosotros llegamos a tener prácticamente la mitad de la urgencia con Covid. 

-¿Cuál es el perfil de los pacientes que aún ingresan al hospital por Covid-19? 

-Hay de todo, pero los pacientes que hoy están conectados a ventilación mecánica tienen un promedio de 55 años. En enero, los pacientes tenían alrededor de 70 años; y en abril, 50.

-¿Y están vacunados?

-Hay pacientes que tienen doble dosis, pero son los menos. Hay pacientes con una dosis y pacientes no vacunados, hay de todo. La mayor proporción es la de no vacunados. En el hospital, hoy tenemos 24 pacientes conectados a ventilación mecánica por Covid-19, de ellos, la mitad no tienen vacunas. Hay 9 que tienen su esquema completo y 3 tienen sólo una dosis. 

“Hoy estamos en un porcentaje bastante bajo de ocupación de camas, el 25% de las camas que tenemos hoy son Covid. En la Urgencia, tenemos 6 pacientes contagiados, lo que es bastante bajo, porque nosotros llegamos a tener prácticamente la mitad de la urgencia con Covid”. 

-Estos días se ha dicho que en las próximas seis semanas los casos tenderán a aumentar, ¿cómo cree que serán los próximos días?

-Pese a que nadie tiene la bola de cristal respecto de eso, creo que si nosotros no nos cuidamos, es decir, andamos sin mascarilla y no cumplimos con las medidas con la protección, obviamente el Covid va a aumentar; por lo tanto, una situación que no descarto es que el Covid pueda aumentar en septiembre, debido a la mayor cantidad de gente que anda dando vuelta y que no cumple con las medidas. La recomendación es seguir usando las mascarillas todo lo que sea necesario, en todos los lugares, y el lavado de manos, que son los elementos centrales para protegerse.

-¿Qué opina de las acciones de desconfinamiento?

-A mí siempre me han parecido bien las medidas de desconfinamiento, porque los efectos que está teniendo esto para la salud mental de las personas es altísimo, para los niños, para las familias y para la gente que está trabajando en sus casas, ésta es una situación que tiene un costo psicológico altísimo. Por lo tanto, con todo lo que sea desconfinamiento yo estoy totalmente de acuerdo en la medida en que se mantengan las medidas de prevención.

“En el hospital, hoy tenemos 24 pacientes conectados a ventilación mecánica por Covid-19, de ellos, la mitad no tienen vacunas. Hay 9 que tienen su esquema completo y 3 tienen sólo una dosis”. 

-¿Cómo fueron los primeros meses de pandemia para ustedes, en carga de trabajo?

Mayo y junio del año pasado fueron los meses más duros de la pandemia, lejos. Ahí tuvimos un 80% de hospitalizados acá. Asumimos el desafío de transformar un hospital general a uno preparado para atender la pandemia. Por ejemplo, tuvimos que triplicar la capacidad de oxígeno por el gran consumo de oxígeno que tenía el hospital.

hospital
Urgencia del Hospital El Carmen en mayo de 2020. Foto: Agencia Uno

-¿Y cómo ha sido el impacto de todo este tiempo en el equipo médico del hospital? ¿Qué sensación tienen?

Al día de hoy, 1.250 funcionarios de nuestro establecimiento se contagiaron con Covid, prácticamente la mitad del hospital, porque aquí tenemos 2.400 funcionarios. Me incluyo dentro de los que se contagiaron. Afortunadamente, no tenemos ningún funcionario fallecido. Para mantener el espíritu acá adentro, hemos tenido que hacer hartas cosas, como tener psicólogos en una primera etapa las 24 horas para apoyar a los funcionarios cuando estaban muy descompensados, tener equipos de sociólogos para hacerle coaching a los funcionarios respecto al empoderamiento, especialmente para los que estaban en primera línea. Hoy seguimos haciéndolo.

“Lo otro que tuvimos que hacer aquí adentro fue que ampliamos en forma muy importante el servicio médico para los trabajadores. Aquí hoy se dan del orden de 160 prestaciones diarias a los funcionarios, donde se incluyen las consultas médicas, con el kinesiólogo, con la nutricionista, con el psicólogo, masoterapia, entre otras”.

-¿Qué balance puede realizar sobre este año y medio de lucha contra pandemia desde el sistema público de salud?

-En estos 16 meses creo que el sistema público ha funcionado en forma muy adecuada frente a la pandemia. En el caso específico de este hospital, éste se adecuó y reestructuró para manejar la pandemia. Creo que ha habido un crecimiento a nivel de los equipos técnicos y profesionales respecto al manejo. El sistema público ha cumplido fuertemente en esta pandemia y hemos tenido la capacidad de ampliar 6 ó 7 veces nuestra capacidad de medicina intensiva o cuidados críticos. Por lo tanto, creemos que hemos hecho aceptablemente bien la tarea y debemos estar orgullosos.

“Una situación que no descarto es que el Covid pueda aumentar en septiembre, debido a la mayor cantidad de gente que anda dando vuelta y que no cumple con las medidas”.

-¿Qué cosas han cambiado en cuanto al manejo de la pandemia entre una ola y otra? ¿Qué se ha aprendido?

-Creo que hoy somos bastante más rápidos en tomar decisiones respecto a todo lo que es cuidados intensivos. Por ejemplo, ya sabemos más tempranamente cuándo un paciente se va a complicar, porque ya llevamos 16 meses estudiando la pandemia y conocemos mejor las complicaciones que está dejando el Covid. Los tratamientos están mejor orientados. 

-¿Y en qué cosas seguimos al debe?

-Una cosa que es fundamental es que hoy tenemos que tratar de empezar a incorporar familiares a la visita de los enfermos. Eso aún está pendiente, porque hoy los pacientes no están con sus familiares. Llevamos 16 meses con los pacientes hospitalizados sin sus familiares. La deuda que tenemos hoy es con las familias, que tienen que venir a ver a sus enfermos. Para eso, tenemos que ver la manera en que puedan interactuar con sus familiares y con nosotros de forma segura. 

-¿Y a nivel más global, del sistema público de salud en general?

-Varias cosas. En primer lugar, que la gente tome conciencia clara y específicamente de que el Covid mata. En todos los hospitales hemos tenido fallecidos por Covid y es importante que todo el mundo se vacune, porque es una situación que nos da seguridad. Y tener claro que mata no sólo a los viejos, sino que a cualquier persona. La gente tiene que entender eso y que los sistemas públicos pueden colapsar, por muy grandes que sean.

“Si no hubiésemos tenido una relación entre el sistema público y el privado, esto hubiese sido un desastre, porque nosotros hemos trasladado pacientes a otros hospitales y otros lugares. Solos no dábamos abasto para atender a todos los pacientes que nos llegaron, entonces esta complementación entre los distintos equipos de salud ha sido positiva”.

“Mayo y junio del año pasado fueron los meses más duros de la pandemia, lejos. Ahí tuvimos un 80% de hospitalizados acá. Asumimos el desafío de transformar un hospital general a uno preparado para atender la pandemia”.

Reactivación de cirugías

-¿Cómo ha funcionado hasta ahora la reactivación de las cirugías?

-En primer lugar, nosotros el fin de semana pasado partimos con un programa de cirugías electivas ambulatorias; es decir, cirugías que se operan durante el día. Partimos el sábado con operaciones de vesícula y el domingo seguimos con operaciones urológicas infantiles. Este sábado duplicamos los pabellones y este próximo fin de semana vamos a operar a más pacientes. Esto en la medida que las condiciones epidemiológicas lo permitan, porque producto del Covid, nosotros el año pasado y por decreto del Ministerio, tuvimos que suspender cirugías electivas.

“Este año pasó lo mismo. También tuvimos que suspender las cirugías electivas cuando teníamos el Covid muy elevado dentro del hospital. Por lo tanto, como tenemos esta baja del Covid a nivel nacional y del número de hospitalizados, reactivamos a dos bandas. Una es los fines de semana, con pabellones electivos sábados y domingos; y también vamos a aumentar nuestra cantidad de pabellones de lunes a viernes. Esto se hace para recuperar las cirugías que no se pudieron hacer el año pasado más las que no pudimos hacer hasta el 30 de junio. Entre las del año pasado y hasta el 30 de junio, por la pandemia, dejamos de hacer alrededor de 3 mil cirugías y tenemos que ponernos al día lo más rápido posible”. 

-¿Cómo ha sido la disposición de los funcionarios frente al cambio?

-Muy buena, porque todo el mundo quiere volver a hacer lo que hacía antes. La gente que opera, operar. La gente que estaba en el pabellón, estar en el pabellón, porque casi todo este tiempo el personal ha estado haciendo otras cosas, así que nosotros ya partimos con este asunto y ha ido bien.

-¿Cuáles son las principales patologías pendientes en cuanto a cirugías? -Las cirugías pendientes son principalmente traumatológicas, hay también cirugías digestivas y vasculares, que son las que tenemos más retrasadas. Vamos a operar fuertemente traumatología de aquí a unas 2 semanas más, mucha cirugía traumatológica ambulatoria, todo lo que es mano, codo, ese tipo de cosas.  

-¿Cómo se establecerán las prioridades de esas cirugías? ¿Cuáles son los casos más urgentes de atender? 

Durante toda la pandemia, las cirugías de urgencia se han desarrollado y también han habido pabellones que han estado funcionando para el tratamiento de las cirugías impostergables. Independientemente de que haya pandemia, hemos tenido que operar cánceres que no se podían dejar de operar, por ejemplo. Se suspendió lo que se podía suspender. Nosotros tenemos, al igual que todos los hospitales, los compromisos de gestión; es decir, los hospitales se comprometen con el ministerio a operar una cierta cantidad de cirugías en determinados años, entonces, acá lo primero es cumplir nuestro compromiso de gestión de cirugías pendientes. Lo que siempre se prioriza en este tema del retorno a las cirugías es cumplir con esos compromisos, el GES, entre otros. 

hospital
Foto: Hospital El Carmen

-¿Cuál será el procedimiento a seguir para reconvertir las camas críticas Covid a camas para pacientes que están en lista de espera por cirugías? 

Nosotros llegamos a tener acá del orden de 70 pacientes en ventilación mecánica y hemos ido reconvirtiendo estas camas donde teníamos estos pacientes críticos y ahora tenemos menos cupos, tenemos 50. El personal que estaba trabajando en esas unidades de cuidados intensivos hoy día está volviendo a sus unidades originales, por ejemplo, el pabellón, porque de ahí sacamos muchas personas para que fueran a trabajar a las unidades de cuidados intensivos. 

“En este momento bajamos las camas, lo hemos ido haciendo progresivamente. Para esta semana tenemos un 10% menos de camas críticas y el personal que las manejaba se ha ido a otros servicios donde nosotros vamos a priorizar lo quirúrgico”.

-¿Qué repercusiones puede tener en los distintos pacientes la espera por una cirugía que necesitan?

Tenemos 2 mil cirugías que no operamos el año pasado y mil cirugías que no operamos este primer semestre producto de las suspensiones por el Covid. Esas son del orden de 3 mil cirugías que tenemos pendientes. A eso, debes agregarle todas las cirugías que deberíamos operar este segundo semestre. Nosotros queremos atender al menos mil de ellas durante los fines de semana. Lo que hay que hacer aquí es tratar de recuperar lo más que se pueda. 

-¿En qué estado están esos pacientes hoy? 

-Hay de todo y para determinarlo se tienen que reevaluar. Todos los pacientes que fueron postergados tienen que ser o están siendo reevaluados para ver si se pueden operar. Por ejemplo, considerando sólo el domingo pasado, se operaron 10 niños de fimosis, y para lograr eso se revisaron 30. De esos 30, hubo algunos pacientes que la fimosis se resolvió, otros que decidieron no operarse todavía, porque el tema del Covid todavía está pendiente, entre otras razones. 

-¿Han recibido quejas por los atrasos?

-Han habido reclamos, pero estaba claro que con la situación del Covid, cuando no había camas críticas o se estaba en una situación muy complicada, las cirugías estaban suspendidas. En general, la gente ha entendido que no se podían efectuar, así que no ha sido una situación tan compleja en ese sentido.

-¿Cómo cree que, en un futuro, el sistema de salud puede estar mejor preparado para enfrentar ambos temas: una eventual crisis sanitaria como ésta y la cantidad de cirugías? 

-Creo que el sistema de salud tiene que ser un sistema que sea mucho más flexible para dar solución a estos problemas. Desde el punto de vista administrativo, que podamos extender las jornadas a horarios más tarde, por ejemplo. Por los aforos y el distanciamiento social, nosotros hemos tenido que disminuir la cantidad de gente que podemos atender en los policlínicos, eso significa que deberías extender los horarios o atender los fines de semana. Muchas veces en los hospitales la gente tiene horarios de lunes a viernes, por lo tanto no puedes implementar otros.

“Lo que hay que hacer es flexibilizar la relación laboral de forma que puedas operar un hospital de la forma más fácil posible; o sea, extender los horarios y poder trabajar sábado y domingo, porque de lo contrario, si trabajas de lunes a viernes de 8 y media a 5 de la tarde, no se va a solucionar ninguna contingencia. Los sábados y domingos quedan todos los policlínicos vacíos de los hospitales, sin que se usen. Es importante atender la deuda que tenemos de atenciones médicas, que no son sólo cirugías, sino también atenciones médicas y procedimientos. Si no hay flexibilidad, difícilmente nos vamos a poder poner al día con la cantidad de consultas, exámenes y cirugías que se deben”.

Comentarios