Dos trapitos al sol y el programa como punto de inflexión : así se vivió el debate de Unidad Constituyente en los comandos de campaña

En medio del vértigo televisivo, Yasna Provoste (DC), Paula Narváez (PS) y Carlos Maldonado (PR) se pasaron algunas cuentas con la sutileza propia de un momento estelar. ¿Cómo vivió el círculo de la abanderada falangista el que su par PS sacara a colación el rol de la DC en la Nueva Mayoría? ¿Estuvo bien la alusión gringa de la ex vocera al "Plan Marshall" de la Post Guerra? ¿Por qué Carlos Maldonado, candidato proclamado en diciembre del año pasado, aún no tiene un programa de gobierno? Acá un repaso por los equipos de campaña tras la primera performance ante las cámaras de TV.

La semana de Unidad Constituyente comenzó con dos debates entre sus candidatos presidenciales: Paula Narváez (PS, PPD, PL y NT), Yasna Provoste (DC) y Carlos Maldonado (PR). Durante la mañana, los aspirantes a La Moneda se midieron en un encuentro, más bien tibio y sin muchos roces, a través de Radio Cooperativa. Pero, en el debate de anoche -transmisión conjunta entre La Red y Canal 13-, los candidatos sacaron una artillería un poco más pesada para diferenciarse frente al electorado: apuntaron más a la trayectoria de cada uno y sacaron trapitos al sol por la forma en cómo llegaron a la instancia de la consulta ciudadana que definirá al candidato de la coalición el 21 de agosto. 

En general, las preguntas que hicieron los periodistas del panel tuvieron una tendencia clara a que los candidatos dieran explicaciones de por qué pretenden hacer tantos cambios estructurales ahora, si los tres fueron ministros durante los gobiernos de la ex Concertación-ex Nueva Mayoría.

Por ejemplo, cuando fueron consultados por la periodista Alejandra Matus por la inclusión en sus programas de medidas de reparación para víctimas de violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura militar, los candidatos prefirieron apuntar a que el tema no dependía de ellos. Yasna Provoste mencionó que ella sólo ha podido impulsar medidas de reparación desde su rol en el Senado. Paula Narváez fue clara en decir que “nunca estuvo en mis manos tomar una decisión de ese tipo”. 

Por su parte, Carlos Maldonado, que sí tuvo un rol ligado al tema como ministro de Justicia de Bachelet, aprovechó el tiempo para destacar todos los procesos de reformas al sistema judicial que impulsó; justificó mencionando que quiere ser presidente para hacer todas las cosas que no estaban antes en los programas.

En conversaciones fuera de micrófonos, las fuentes cercanas a las candidaturas de Unidad Constituyente aseguran que no están tan enfocados en desmarcarse de los últimos 30 años. Específicamente desde el círculo íntimo de Narváez, dicen que le quieren sacar provecho a las cosas buenas que se hicieron por la ex concertación, especialmente por el segundo gobierno de Bachelet, como la gratuidad en la educación, pero que insistirán en que los cambios no pudieron ser más profundos por las trabas impuestas por la Constitución de Pinochet y el bloqueo de la derecha.

Un saludo con doble lectura

La intención de marcar diferencias se vio desde el inicio del debate, cuando Paula Narváez aprovechó sus primeros minutos para enviar un saludo a algunas de las candidaturas que quedaron atrás en la carrera presidencial de Unidad Constituyente, como la senadora Ximena Rincón, quien triunfó en las primarias internas de la DC frente al exministro Alberto Undurraga, y posteriormente tuvo que bajar su candidatura a último minuto para que se sumara Yasna Provoste como abanderada de su partido. Enroque que sumió al partido en una crisis y que, como efecto colateral, gatilló la renuncia de Fuad Chahín a la presidencia del partido. 

Uno de los rostros fuertes en el círculo cercano de Narváez explica con la grabadora apagada que ese saludo tuvo una intención y fue planificada después del debate de la mañana en Radio Cooperativa y antes del debate de la noche. 

El saludo que hizo Paula Narváez a Xiena Rincón en su primera intervención, según cuentan desde su círculo interno, tuvo la intensión de enrostrarle desde un principio a la presidenta del Senado que su candidatura no pasó por un proceso de selección interna en su propio partido, pasando a llevar a otros liderazgos de la colectividad

Así, la idea principal de este saludo interesado era enrostrarle desde un principio a la presidenta del Senado que su candidatura no pasó por un proceso de selección interna en su propio partido, pasando a llevar a otros liderazgos de la colectividad. Además, el gesto también respondía a otra crítica que se le suele enrostrar a Narváez, en el sentido de que habría sido ungida por Michelle Bachelet, cuando la ex Presidenta estampó su firma en una carta de militantes mujeres del PS para impulsar la candidatura de la ex Vocera a fines de diciembre pasado. 

En este sentido -recalcan las fuentes- la candidata socialista necesitaba aprovechar la instancia para señalar que la verdadera candidata designada, sin procesos democráticos internos, fue Provoste.

El diputado Manuel Monsalve, uno de los coordinadores políticos del comando de Narváez, dice que el saludo a Rincón se explica porque “hoy no hay un orden en los partidos de Unidad Constituyente, si uno evalúa las últimas semanas, hay varios movimientos en los apoyos. Y ese acto de saludar a Ximena fue un gesto hacia los sectores que no están representados por Yasna”, reconoce el también vicepresidente del PS. 

En tanto, el diputado de Nuevo Trato y uno de los integrantes del comando de Narváez, Pablo Vidal, agrega su lectura del hecho: “es un saludo gentil de Paula con una ex candidata con la que ella tuvo una buena comunicación. Todo el debate sobre el IFE de $60 mil partió con una carta hecha por Paula y Ximena en sus condiciones de precandidatas y que derivó en el IFE universal y el debate de los Mínimos Comunes. 

“Creo que hay un gesto a Heraldo, a mi, y a Ximena, eso hace justicia a un proceso largo que viene desde hace bastante tiempo”, agrega el legislador.

Interpelación al rol de la DC y la molestia en el entorno de Provoste

Del otro lado de la vereda, desde el círculo íntimo del comando de Yasna Provoste, comentan que se esperaban ataques de este tipo y que tenían conversado no caer en ese juego para cuidar las relaciones políticas en el bloque, de cara a una eventual segunda vuelta. 

De hecho, al final del debate, Narváez interpeló a Provoste cuestionando si podía garantizar que en su partido se leerían el programa de gobierno. Una forma de sacar a colación cuando la DC ejerció el rol de dique de contención en la entonces Nueva Mayoría -bloque cargado a la izquierda-, donde el presidente de la colectividad, Ignacio Walker, sostuvo en aquellos días que no se había leído el programa, mientras impulsaba los “matices” de la Falange al interior de la coalición de gobierno, para la desazón del resto de las colectividades.

La respuesta de la senadora fue defender la gestión del expresidente DC en ese periodo, argumentando que habían enviado a “120 profesionales” a trabajar en el programa de gobierno de la época. Según cuenta esta misma fuente, la idea de esta defensa radica en mantener unida la maquinaria interna a la primaria del 21 de agosto y, eventualmente, los futuros comicios presidenciales.

En la interna de la DC el comentario de Narváez, sobre el rol que jugó ese partido en la Nueva Mayoría, causó molestia debido a que es de público conocimiento el rol disidente que jugó la presidenta del Senado durante la administración de Ignacio Walker .

Pero el dardo que lanzó la abanderada del PS sí tuvo repercusiones en la militancia DC. Otra fuente al interior del comando de Provoste comenta que, hasta esta mañana, no habían analizado el tema con su candidata. Sin embargo, en la interna del partido el comentario de Narváez causó molestia, debido a que es de público conocimiento el rol disidente que jugó la presidenta del Senado durante la administración de Ignacio Walker

“Ni Ignacio Walker ni Jorge Burgos, representantes del sector más conservador de la DC, están encima de la candidatura. Si dependiera de ellos, ella no sería la abanderada del partido”, ilustra la fuente. 

El error del “Plan Marshall”

A pesar de los momentos tensos del debate, también se lograron sacar carcajadas en el estudio de La Red. Cuando los candidatos fueron consultados por sus planes para la recuperación económica del país, respecto de los daños causados durante la Pandemia a la actividad económica, llamó la atención que Paula Narváez se refiriera al plan económico que estableció EE.UU. para la recuperación económica tras la Segunda Guerra Mundial: 

“Nosotros hemos establecido en nuestro programa un plan de recuperación urgente. Le hemos querido llamar Plan Marshall para asemejarlo con la recuperación post Guerra Mundial”, contó la abanderada PS.

El comentario llamó la atención de todos los presentes en el debate, sobre todo de Yasna Provoste, quien tuvo el turno para responder la pregunta después de la representante socialista. En ese momento, Provoste ironizó con que “nosotros vamos a poner a Jorge Marshall a cargo de nuestro programa”, refiriéndose al ex ministro de Economía del presidente Patricio Aylwin. 

El chiste de la senadora logró sacarle una carcajada a todos los participante del debate, excepto a Paula Narváez, quien no mostró ni un atisbo de sonrisa. De hecho, la referencia al plan norteamericano de la Post Guerra fue considerado un flanco entre sus colaboradores. Así lo confirma el diputado Manuel Monsalve: “nosotros asumimos el error, principalmente porque ese nombre funciona en algunos círculos que comprenden de qué se trata el Plan Marshall, pero no es un buen referente para llegar al electorado”.

Por su parte, Pablo Vidal aseguró que la talla de la senadora también le sacó una carcajada, “fue una muy buena salida”, reconoce. Sin embargo, Vidal cuenta que el concepto ni siquiera está escrito en su programa de gobierno. “Si tu revisas el programa de Paula, no se menciona nunca el Plan Marshall. Fue una forma de explicar que las medidas no son una lista de supermercado, no son 10 medidas buenas que se le ocurrieron a los programáticos, sino que responden a una mirada para abordar el escenario post pandemia. Y el Plan Marshall tiene sentido por lo que fue en su momento para EE.UU.”.

Tres candidaturas y un sólo programa

En el entorno de Narváez están confiados con su performance en los dos debates que se dieron el lunes. Esto, pues fue la única candidata que llegó con un programa presidencial con medidas concretas y, por lo tanto, pudo hablar de sus ideas de forma más certera. Una ventaja ante sus contrincantes, reconocen en el comando. 

Así se explica, por ejemplo, que las preguntas que surgieron para la candidata desde el panel de periodistas, apuntaron mayormente a los proyectos de ley que ha firmado e impulsado como senadora, para así abordar sus posibles medidas presidenciales. 

En el círculo de Carlos Maldonado, aseguran que el programa estaba listo ayer en la tarde y que, durante la jornada de este martes, lo harán público lo que, hasta el cierre de edición, aún no ocurría. La pregunta del millón: ¿por qué su programa no estaba listo si su partido lo proclamó en diciembre de año pasado? Una fuente del comando asegura que esta carencia se explicaría a la incierta posibilidad de armar un programa conjunto en la oposición.

Comentarios