77 ciudadanos peruanos y bolivianos fueron expulsados del país durante la jornada de este miércoles.

Agencia EFE

Gobierno expulsa a 77 ciudadanos extranjeros: tenían antecedentes por motivos judiciales y administrativos

"En Chile se han tomado medidas con respecto a para poder darle las mejores alternativas a quienes quieran venir a Chile por motivos plausibles, trabajar, estudiar, aportar, hacer su vida como corresponde, ingresar por paso habilitado, prueba de ello es la nueva Ley de Migraciones", explicó al respecto el ministro del Interior, Rodrigo Delgado.

Este miércoles, 77 ciudadanos extranjeros (de nacionalidades peruana y bolivana) fueron expulsados de nuestro país en un vuelo chárter, el quinto que fleta este año en el marco de una estrategia del Ejecutivo para desalentar la migración irregular por la que pretende deportar a 1.500 personas durante este 2021.

Según información oficial, los extranjeros han sido devueltos a sus países de origen tras ingresar por pasos clandestinos o por haber cometido delitos relacionados con las drogas, robo, tráfico de migrantes y delitos sexuales.

En esta oportunidad, 66 personas fueron deportadas por motivos judiciales y las otras once por temas administrativos, según informó el ministro del Interior, Rodrigo Delgado.

“En Chile se han tomado medidas con respecto a para poder darle las mejores alternativas a quienes quieran venir a Chile por motivos plausibles, trabajar, estudiar, aportar, hacer su vida como corresponde, ingresar por paso habilitado, prueba de ello es la nueva Ley de Migraciones“, aseguró el secretario de Estado.

De acuerdo a esto, Delgado agregó que “el compromiso de este gobierno sigue firme para expulsar a aquellas personas que vengan a Chile a cometer delitos, como es el caso de los 66 expulsados judiciales y gran parte de los 11 expulsados administrativos de este vuelo”.

En total, 547 personas han sido deportadas en cinco vuelos distintos este año debido a la nueva ley de migración más estricta que el presidente, Sebastián Piñera, promulgó en abril bajo el lema de “ordenar la casa” y que obliga a los extranjeros a obtener visas en sus países de origen.

La mayor parte de las personas devueltas este año son venezolanas (185), seguidas por los colombianos (105) y bolivianos (99) y en menor medida a dominicanos, peruanos y de otras nacionalidades.

Las deportaciones han recibido duras críticas de diversas organizaciones promigrantes y de derechos humanos como Human Rights Watch (HRW) o las Naciones Unidas, que alertaron de graves violaciones a los derechos fundamentales de estos extranjeros.

La Corte Suprema anuló varias órdenes de deportación en los últimos meses por considerar que fueron producto de un “procedimiento contencioso administrativo insuficiente”, sin embargo, en casi todos los casos esta anulación ocurrió posterior a la deportación.

Para el oficialismo, la nueva ley de migración es una vía para ordenar y regular la situación de los extranjeros, que pese a la pandemia y la crisis social que estalló en 2019 siguen viendo en Chile uno de los países más atractivos para migrar dentro de América Latina por su estabilidad política y económica.

Sin embargo, expertos en materia migratoria señalan que el endurecimiento de fronteras desemboca en un aumento de personas que cruzan por pasos no habilitados.

Se estima que en el país residen cerca de 1,4 millones de migrantes (equivalente al 7 % de la población”, siendo la comunidad venezolana la más numerosa, alrededor de 450.000 personas, seguida por la peruana y la haitiana.

Volver al Home

Comentarios