Javiera Petersen y Fernando Carmona

Javiera Petersen y Fernando Carmona: ¿Quiénes son los dos primeros comunistas en cruzar el muro para sumarse al comando de Boric?

Desde el equipo programático de Daniel Jadue, los economistas Javiera Petersen y Fernando Carmona acaban de integrarse al comando de Gabriel Boric en el inicio del segundo tiempo de la carrera presidencial. ¿Quiénes son? ¿Qué piensan? ¿Qué diferencias advierten entre el programa del ex candidato comunista y el del abanderado magallánico? En The Clinic armamos los perfiles de los nuevos aliados del FA.

Ella es futbolera, hincha de Wanderers, directora ejecutiva del Observatorio de Políticas Económicas (OPES) y alumna de un doctorado en la University College de Londres. Él viene de una familia histórica del partido de Luis Emilio Recabarren: influyente dirigente de las Juventudes Comunistas, y encargado de la Comisión Económica del PC, instancia donde ambos se conocieron hace cinco años.

El 2017, en tanto, coincidieron en el equipo económico del comando presidencial de Alejandro Guillier y, más tarde, como parte del equipo programático de Daniel Jadue (PC), desde donde esta semana, ambos fueron reclutados para sumarse al equipo programático de Gabriel Boric. 

Ahora, en este nuevo espacio, ambos deberán concordar, junto a sus compañeros de coalición, qué ideas del ex candidato comunista se mantendrán en el programa del diputado magallánico que espera conquistar el sillón presidencial.

Petersen: “Generación Dorada” de la Jota en la FEN 

Fuentes internas del partido catalogan a la economista y directora del Observatorio de Políticas Económicas (OPES), Javiera Petersen (31), como parte de la “Generación Dorada” de las JJ.CC., aquel grupo de estudiantes de la Facultad de Economía y Negocios de la U. de Chile  que comenzaron su militancia a partir del 2011, entre quienes destacan la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, la alcaldesa de Lo Espejo, Javiera Reyes, y el economista Nicolás Bohme, miembro del equipo programático de Daniel Jadue y director del OPES.

Es oriunda de Valparaíso, hincha de Wanderers y amante del fútbol. “Soy muy mala, pero si me dan la oportunidad, me gusta jugar de lateral izquierda”, cuenta a The Clinic. Petersen recuerda que su padre, militante del PC, vio frustrados sus estudios de Economía luego del Golpe de Estado de 1973, por lo que fue una carrera que ella siempre tuvo en el radar y por la que se inclinó cuando se dio cuenta que en ella podían confluir sus principales intereses: historia, política y matemáticas.

Así, la economista formó parte del movimiento estudiantil del 2011, momento en el que comenzó a acercarse a las JJ.CC. En la FEN fue electa como Consejera en la FECH y Delegada de la carrera de Economía. En esa facultad también conoció a Nicolás Bohme, con quien el 2017 fundaría el OPES. Según cuenta una fuente del PC, ambos son valorados en la interna comunista por su perfil técnico y académico.

Sobre la motivación para fundar el OPES, Petersen comenta: “Lo creamos porque hacen falta espacios de pensamiento económico crítico, fuera de los estrechos márgenes que propone la ortodoxia económica en Chile, y con la mirada puesta en la formulación de investigación aplicada y el diseño de políticas públicas que busquen la transformación del modelo de desarrollo del país”.

Inquietudes académicas que Petersen desarrrolla con un magíster en Análisis Económico en la Universidad de Chile, otro en la Universidad de Londres y estudios en curso de un doctorado que comenzó en septiembre del año pasado en Innovación y Políticas Públicas en el University College de Londres, credenciales que le han valido ser consultora externa del Banco Mundial.

“Hacen falta espacios de pensamiento económico crítico, fuera de los estrechos márgenes que propone la ortodoxia económica en Chile, y con la mirada puesta en la formulación de investigación aplicada y el diseño de políticas públicas que busquen la transformación del modelo de desarrollo del país”. cuenta Javiera Petersen sobre sus motivaciones para fundar OPES.

Durante el Estallido Social del 2019, Petersen protagonizó varios cabildos constituyentes, en donde exponía sobre la necesidad de implementar un nuevo modelo de desarrollo y de la importancia de repensar, por ejemplo, el rol del Banco Central en una nueva Constitución. Este último tema ha sido parte fundamental de su quehacer académico y su principal bandera de lucha política.

“Proponemos ampliar los objetivos de la política manteniendo la prohibición del financiamiento monetario de los déficits fiscales y, además, consideramos necesario cambiar la gobernanza del banco (Central) hacia una que asegure un equilibrio entre la coordinación de las distintas políticas económicas y la necesaria independencia que requiere el instituto emisor para enfocarse en objetivos de largo plazo”, argumenta sobre la cruzada que ha mantenido con respecto a la institución la que, a ojos de la economía liberal, es abiertamente una herejía.

Carmona: comunista de tradición

Luego del plebiscito de Octubre del 2020 Daniel Jadue lo llamó: quería que se hiciera cargo de los aspectos económicos de su programa: su perfil técnico lo hicieron la persona idónea a ojos del edil de Recoleta. Pocos meses después, el alcalde ampliaría sus facultades y lo dejaría a cargo del equipo que terminó armando su programa de gobierno. 

Fernando Carmona (42) es de habla pausada y de oraciones largas. Se autodenomina como un economista kaleckiano (por el economista polaco Michał Kalecki, quien apuntó a la distribución del ingreso y las empresas monopólicas como parte de sus líneas de investigación) y fanático del club de fútbol Universidad de Chile. Dentro del PC es reconocido, entre otras cosas, por haber sido un dirigente histórico de las JJ.CC. Mientras estudiaba en la FEN, llegó a ser Encargado Nacional Universitario -uno de los cargos de más alta responsabilidad en la nomenclatura del colectivo-, ya que representaba al partido en la Confech y por el que han pasado otros comunistas de primera línea, como el actual constituyente, Marcos Barraza, y la ex ministra de Bachelet, Claudia Pascual.

Hijo del secretario general del PC y ex diputado, Lautaro Carmona, Fernando Carmona relata que comenzó su militancia en la Jota cuando cursaba tercero medio en el Instituto Nacional, entre las movilizaciones estudiantiles de la segunda mitad de los noventa. Toda su familia paterna militaba en el partido, por lo que el martillo y la hoz fueron siempre parte de su imaginario filial. “Siempre vi como algo bastante positivo tener una familia que en distintos momentos del país ha estado en posiciones de defensa a la democracia, estoy bastante orgulloso de eso”, comenta Carmona.

Dentro del PC es reconocido, entre otras cosas, por haber sido un dirigente histórico de las JJ.CC. Mientras estudiaba en la FEN, llegó a ser Encargado Nacional Universitario -uno de los cargos de más alta responsabilidad en la nomenclatura del colectivo .

Después del colegio se matriculó en la FEN para ser Contador Auditor. Durante ese tiempo, su liderazgo dentro de las Jota se volvió cada vez mayor. Organizó movilizaciones contra el CAE, participó de las coordinaciones universitarias de las protestas estudiantiles del 2006 y conoció a Daniel Jadue y a Bárbara Figueroa, quienes años después tendrían roles fundamentales en su vida. 

Al quinto año de carrera decidió dejar su carrera. No le atraía la contabilidad y estaba por nacer Camila, su primera hija. Comenzó a trabajar y a los 27 años, siguiendo su sueño de ser Economista, se matriculó en la Universidad de Concepción, de mayor amplitud que la Universidad de Chile respecto a las áreas económicas que a él le interesaban, a juicio de Carmona; más cercana al ideario de John Maynard Keynes y alejadas de la economía neoclásica que prevalecía por los rincones de la casa de Bello.

Asesorías en la CUT y en comisiones presidenciales

Realizó su tesis sobre los efectos del alza en el salario mínimo y esto le valió que Bárbara Figueroa lo llamara cuando asumió la presidencia de la Central Unitaria de los Trabajadores. Sebastián Piñera había adelantado el debate sobre esta materia durante su primer gobierno y la recién electa presidenta de la multigremial vio en él un aliado técnico a quién quería tener a su lado en el gallito con el Ejecutivo.

Tras esa experiencia, Figueroa le pidió que se quedara en la CUT. En ese espacio pudo incidir en la reforma laboral del segundo Gobierno de Michelle Bachelet. “Dentro de las cosas beneficiosas que están hoy en la ley y que propusimos desde la Central, fue el Consejo Superior Laboral que agrupa a empresarios, trabajadores y gobierno. Tuvimos injerencia, pero no la responsabilidad final, porque hay hartas cosas que entraron a partir de la Cámara de Diputados con las que nosotros no teníamos acuerdos, como el alcance de los ‘servicios mínimos’ que contiene la ley: no salió como nosotros hubiéramos querido”, dice Carmona. 

Entre los segundos gobiernos de Bachelet y Piñera participó de tres comisiones asesoras presidenciales en temas de salario mínimo, productividad y calidad de empleo. De esta última, formada durante el 2019, se automarginó luego del Estallido Social producto de las acusaciones sobre las violaciones a los DD.HH. “Teníamos los informes y sabíamos de compañeros y compañeras que se les había quitado la vista a partir de perdigones. Entonces, hasta que el gobierno no hiciera un mea culpa y no reconociera eso, me parecía que no eran las condiciones para participar de una comisión como si no estuviera pasando nada en el país”, dice tajante.

Diferencias programáticas con Boric: tiempo y ritmos

El programa del que Daniel Jadue lo puso a cargo fue presentado el 6 de junio de este año y recibió duras críticas, principalmente de la derecha. Los temas conflictivos: el elevado costo de su programa financiado con una nueva reforma tributaria que recaudaría el 10% del PIB, una nueva ley de medios, priorizar el derecho a vivienda por sobre la propiedad privada en las tomas de terreno, ampliar las facultades del Banco Central y revisar la composición de su directorio, entre otros temas. 

Aquellos cuestionamientos, que el candidato enfrentó con intensidad en los debates previos a la primaria de Apruebo Dignidad, Carmona lo explica por la existencia de un sentimiento anticomunista presente en sectores de la sociedad. “El mensaje del anticomunismo está muy instalado en el país. Uno lo escucha permanentemente cada vez que un dirigente del partido va a un medio de comunicación y termina hablando de Cuba o Venezuela o cualquier país que no sea Chile”, comenta Carmona.

A mí me parece que ya no se puede reclamar contra el anticomunismo, lo que hay que hacer es construir un relato que de alguna manera nos permita mostrar lo que hacemos para que la gente nos mire desde las cosas que estamos visibilizando”, agrega . 

Así, durante los últimos días él, junto a Javiera Petersen, se unieron al equipo de Gabriel Boric, donde pretenden incidir por mantener ciertos aspectos del programa del ex candidato comunista para que se integren al plan de gobierno del diputado por Magallanes. “Si se compara el programa de Boric y el de Daniel (Jadue), se puede ver que más del 90% de las cosas están ahí contenidas. Lo que tenemos que ver es cuál va a ser el ritmo y la profundidad. Ahí tenemos una conversa pendiente”, comenta Carmona.

“A mí me parece que ya no se puede reclamar contra el anticomunismo, lo que hay que hacer es construir un relato que de alguna manera nos permita mostrar lo que hacemos para que la gente nos mire desde las cosas que estamos visibilizando”, comenta Carmona a The Clinic. 

“Tenemos que ponernos de acuerdo en cuáles proyectos de ley van a ser los primeros que vamos a enviar y qué les vamos a poner más fuerza. Tengo la impresión de que en esa dimensión aparecen el sistema tributario, el sistema nacional de cuidados, el sistema de pensiones y probablemente la reforma laboral. Esos cuatro temas debieran ser sellos del próximo gobierno”, afirma Carmona, quien insiste en que las principales diferencias son respecto a los plazos para efectuar esas reformas. Una de ellas, es el cambio al sistema tributario. “Ellos evidentemente tenían plazos más largos, están hablando de llegar al 9.5% del PIB entre 6 y 8 años. Nosotros hablábamos de llegar entre el 8 y 10 en el año 4, entonces eso vamos a tener que ajustarlo”, señala.

“Lo que hemos visto es que hay mucha voluntad de acercar posiciones. No venimos con la intención de acortar los tiempos o aumentar recaudaciones artificialmente. Queremos buscar lo que nos deje a todos conforme y nos permita generar la unidad más amplia de la izquierda”, afirma Carmona antes de finalizar con un sentido común cercano al flirteo: “Con eso en mente estamos disponibles para dejarnos convencer y yo creo que ellos están disponibles para dejarse convencer”.

También puedes leer: Constituyentes mapuches fustigan a Chile Vamos por alusión a Machi Linconao en comisión de DD.HH.


Volver al Home

The Clinic Newsletter
Comentarios