Senador Carlos Montes, escudero de Paula Narváez: “Hay valoración y simpatía natural por el liderazgo de Boric en el entorno socialista”

Consultado ante una eventual división del voto socialista en caso de que Yasna Provoste (DC) gane la Consulta Ciudadana de Unidad Constituyente el 21 de Agosto, el senador PS y miembro del comando de Paula Narváez, reconoce que ”en el espacio político socialista hay puntos comunes" con el abanderado de Apruebo Dignidad. En este sentido, además, asegura que “la ciudadanía tiene distancia de la Democracia Cristiana”, apuntando a la Falange como un factor problemático para el bloque de centroizquierda respecto a las demandas de género como el aborto libre. “Son temas que están en la sensibilidad de mucha gente", reflexiona el parlamentario. Con todo, reconoce que el problema de la candidatura de la ex Vocera sigue siendo sus niveles de conocimiento, lo que se debería revertir en los días que restan para la primaria convencional de la coalición.

El pasado 29 de julio, cuando Paula Narváez inscribió su candidatura para la consulta ciudadana de Unidad Constituyente -que se desarrollará el próximo 21 de agosto-, una de las autoridades socialistas que la acompañaba era Carlos Montes. Hasta el 2020, el senador guardaba una estricta cuarentena por una enfermedad respiratoria crónica que lo afecta hace años y que, combinada con Covid, podría ser fatal.

Hoy en día, Montes aporta la experiencia que ha tenido como histórico miembro de la Comisión de Hacienda del Senado, asesorando directamente a los equipos económicos y tributarios del comando de Narváez. Pero, además, interrumpe de vez en cuando el encierro en su casa para acudir a actividades territoriales de su candidata.

El apoyo del senador a la abanderada socialista ha sido fundamental desde que esta lanzó su candidatura. De hecho, mucho antes de que Narváez asumiera el desafío presidencial, en los pasillos del socialismo el nombre de Montes era una de las apuestas para optar a la presidencia. Sin embargo, fue él mismo quien descartó esa posibilidad y propuso a la ex funcionaria de ONU Mujeres como la carta más competitiva, lo que se concretó un tiempo después con el respaldo que le dio Michelle Bachelet.

En una videollamada por Zoom en horas tempranas de la mañana, Montes se sienta frente a su computador para responder las dudas de The Clinic.

-En estos meses que lleva Narváez como candidata del PS, ¿realmente el partido se la ha jugado por ella?

-Yo he sido candidato muchas veces y creo que en las campañas, uno siempre espera que los distintos sectores apoyen más; desde la dimensión política, de vocerías, de recursos, etc. Creo que el Partido Socialista ha apoyado a Paula, pero ahora vamos a ver el efecto que tenga ese apoyo en las primarias mismas. Lo que te puedo decir es que ahora estamos con todas las velas desplegadas. Esto de competir con la Democracia Cristiana, con quienes han habido distintos debates en los últimos años, estimula a mucha gente a participar.

-En la encuesta Data Influye se mostró un bajo interés por esta consulta ciudadana que recién se armó. ¿Cómo trabajan para revertir esa apatía?

-En primer lugar pasa que, conversando, uno encuentra que hay gente que dice “ya he votado tanto, ¿por qué votar de nuevo?”. Hay como una saturación de ir a votar. Segundo, no se le ve un dramatismo a esta consulta como sí se dio en la de Jadue y Boric, donde gente se sintió interpelada y fue convocada para tratar de intervenir en la disputa. Acá no se ve ese nivel de dramatismo, creo que esto partió muy tarde y eso explica lo que usted señala. 

Respecto a cómo ir subiendo el interés, estas dos semanas que vienen van a ser muy claves. Ahí veremos cómo hacer para que la gente se sienta convocada. Obviamente que en estas primarias va a votar mucha menos gente que en las legales. 

-¿Qué número de participación espera para esta consulta?

-Yo no me atrevo a decirlo, no me atrevo. Pero creo que será bastante superior a lo que ha dicho el senador Pizarro, que hablaba de como 100 mil personas. 

-A pesar de que las encuestas se han equivocado mucho, no deja de ser preocupante que Paula Narváez no logre destacar en ellas. ¿Qué le hace pensar que ahora esta candidatura será popular?

-Yo creo que en conocimiento va a subir de todas maneras. No podría decir cuánto. Lo principal es la exposición en los medios y pudo ampliar bastante el nivel de conocimiento con el debate del otro día. También hay mucha más gente hablando de Paula en los espacios electorales del PS y el PPD, más allá de las militancias.

-¿Podría superar el nivel de conocimiento que tiene Boric, por ejemplo?

-No. Es muy difícil llegar a ese nivel en este corto tiempo. Piensa que Gabriel está en el movimiento estudiantil desde hace 11 años atrás en un proceso de exposición pública, y Paula ha estado así un periodo mucho más limitado, además, con roles muy distintos. No puede compararse con personas en otros roles públicos, como el Parlamento. Eso es parte de los factores que afectan en los niveles de conocimiento de la candidata. Pero cuando uno ve a Paula en terreno, con su capacidad de acoger diálogos individuales y grupales y de conectar, que es muy fuerte, se ve que tiene una inmensa potencialidad. Está por verse cuánto se va a alcanzar a desplegar antes de la consulta, pero creo que se puede avanzar mucho.

-¿Qué balance hace de los debates del lunes?

-Estos debates fueron muy importantes porque los vio mucha gente. No si lo comparamos con los debates de las primarias legales, pero en el caso de Paula Narváez fue el punto de mayor llegada a la gente. En el debate televisivo se habla de 1 millón y medio de personas en audiencia, una cantidad muy significativa que tuvo la oportunidad de conocerla, porque hay mucha gente que no la conoce y eso es uno de los grandes problemas que hemos tenido en este tiempo. 

-¿Fue una ventaja el haber sido la única candidata con un programa público?

-Es claro en todos los diálogos. La gente lo que primero identifica es que hay ideas. Ideas desarrolladas, concretas, que abordan las primeras 40 medidas; hay un programa con un horizonte participativo. Se armó en encuentros grandes. Además se hace con un horizonte de corto, mediano y largo plazo. Hay un horizonte más realista, porque en cuatro años, lo que se puede hacer en lo que se refiere a una estrategia de desarrollo, es echar bases. Incluso, la aplicación de la nueva Constitución, después de ser ratificada en el Plebiscito de salida, va a demorar más que un gobierno, quizás dos.

-El padrón que usarán para esta consulta será el de las primarias de gobernadores del año pasado, donde hay militantes del Frente Amplio y de Chile Vamos habilitados para votar. ¿Hay temor en UC de que otras coaliciones influyan en la votación, al no tener un padrón nuevo de parte del Servel?

-Yo no me cierro a que pueda ocurrir. Pero no creo que vaya a ser tan gravitante porque los militantes son pocos. Lo que sí podría influir un poco más es si hay corrientes de opinión de independientes que digan “paremos a este candidato”. Cuando uno ve que sólo el 50% de los militantes de la UDI votaron en la primaria de la derecha, se da cuenta que los militantes son un factor que, desde el punto de vista de los votos, no son muy determinantes. 

“Tiene que haber una amplia unidad, no es sólo una acción para conseguir votos en la segunda vuelta, sino que sería parte de una visión de lo que hay que hacer en el país”.

-Si Paula Narváez pasa a segunda vuelta contra Sebastián Sichel, ¿Cómo podría lograr unidad en la izquierda si ya fue excluida una vez por Apruebo Dignidad?

-Paula ha planteado desde el comienzo que tiene que haber una amplia unidad, no es sólo una acción para conseguir votos en la segunda vuelta, sino que sería parte de una visión de lo que hay que hacer en el país. Esto tiene que ver también con el programa de Paula, porque en todos los temas se requieren mayorías. Cuando se habla de socialismo democrático, una de las dimensiones es cómo se hacen cambios en el país, porque los cambios requieren mayorías políticas. Nunca ha sido fácil y no va  a ser fácil, porque las propias campañas han ido dejando conflictos.

-Una cosa son las alianzas entre los partidos y otra es cómo se va a apuntar al electorado de Apruebo Dignidad en una eventual segunda vuelta. ¿Cómo pueden captar a esa gente después de ser excluidos por el PC y el FA?

-Obviamente que el tipo de relación con la sociedad, las organizaciones, los dirigentes sociales y las diversas expresiones socioculturales, es un factor que va antes de las decisiones finales. El Estallido fue algo demasiado potente y profundo, y que representaba una distancia que todavía nos cuesta reconstruir. O sea, lo que ocurrió con la muy lamentable agresión que sufrió Gabriel Boric representa eso. Hay algo de distancia fuerte de la sociedad con las expresiones políticas y los partidos. 

Sin lugar a duda va haber que desarrollar un proceso de conversación, con un poco más de tiempo, con distintos sectores del país. Porque las personas hoy están viviendo problemas muy duros. Hay un efecto psicosocial, emotivo, hay una soledad, y en ese contexto plantear la política requiere mucha sensibilidad. Hay una realidad nueva, no solo del Estallido, sino de la pandemia y la post pandemia que hay que  comprender y trabajar.

-Camila Rojas, de Comunes, dijo que Apruebo Dignidad no debía gobernar con los partidos de la ex Concertación. ¿Qué le parece esa frase respecto a la necesidad de derrotar a la derecha?

-Respeto mucho a Camila. La he conocido en las discusiones de educación, porque ambos somos parte de esas comisiones, y he visto que es una persona bastante sensata y reflexiva. Cuando leí eso me extrañó, porque obviamente cuando uno quiere hacer cambios en política, es fundamental construir mayorías y eso se ha aprendido en la historia. Así que no sé si eso se va a sostener permanentemente. Lo que algunos temen, desde el punto de vista de la ex Concertación, es que la lógica de la medida de lo posible amortigüe los cambios. Pero la verdad es que si yo oigo las cosas que dice en educación esa diputada, yo creo que son cosas que tratamos de hacer hace 12 o 14 años y no tuvimos las mayorías para hacerlo

Camila Rojas proyecta un escenario de segunda vuelta para el FA: “Debemos tener una línea muy clara de no gobernar con los partidos de la ex Concertación”

-O sea, para usted hay un estigma sobre la ex Concertación…

-Creo que algunos piensan que fueron gobiernos neoliberales, otros no. En fin, creo que eso es muy legítimo y hay que verlo en la discusión de lo que va a ocurrir en los próximos tiempos. Porque un cambio previsional, por ejemplo, requiere una muy amplia mayoría, no sólo electoral, sino también cultural. Porque la gente aprendió una lógica de acumulación individual de recursos para la vejez y eso es un desafío cultural muy fuerte, de combinar lo individual con lo colectivo.

-En el debate Narváez le lanzó un dardo a Provoste, cuando la emplazó por el rol de la DC en la Nueva Mayoría. ¿Está asegurado el apoyo de las bases del PS a Yasna Provoste si esta gana la consulta?

-Aquí hay un compromiso de los partidos, eso no asegura que toda la gente que votó por Paula apoye al ganador, pero ese es el compromiso y hay que honrarlo. Lo peor que ocurre en política es cuando no se honran los compromisos. 

El senador dice que en el espacio político socialista “hay mucha gente que siente puntos comunes con Gabriel Boric“, por ser de una nueva generación. Sin embargo, dice que Narváez también está en ese espacio porque es “un liderazgo joven, emergente y que no se construyó en procesos anteriores”.

-Pero si Narváez no gana la consulta, ¿qué tan divididas quedarán las bases socialistas entre apoyar a Provoste o Boric?

-En el espacio político socialista, más allá de los militantes, hay mucha gente que siente puntos comunes con Gabriel Boric, que le gusta que haya una nueva generación dispuesta a cambiar las cosas. Pero también identifican en ese mismo espacio a Paula. Ella es un liderazgo joven, emergente y que no se construyó en procesos anteriores. Hay cierta valoración y simpatía natural por el tipo de liderazgo de Boric en el entorno socialista.

-¿Era más natural para el mundo socialista estar en una primaria con Apruebo Dignidad o con Unidad Constituyente?

-Para hacer cambios se necesitan grandes mayorías y ahí es importante la alianza entre la centro izquierda y la izquierda. Hay mucha gente que se siente incómoda por las dificultades que ha habido en algunos momentos para entenderse con la centro izquierda. Pero aquí construir mayorías es fundamental para quien quiera hacer cambios democráticos.

-¿Pero el PS se ubica más a la izquierda o a la centro izquierda?

-Si uno ve su programa, su historia y sus acuerdos en el Congreso, sin duda que es un partido de izquierda, pero también trata de hacer una gran alianza como base para las transformaciones. Entonces, su identidad es de izquierda, pero tiene una política que trata de articular un gran espacio para hacer transformaciones.

-¿Qué diferencias sustantivas ve usted entre Narváez y Boric?

-Ella ha puesto mucha fuerza en un punto bien significativo, de que cuando toma decisiones, ella las compromete y las juega. Porque el que más planteó la idea de que el PS participara en las primarias legales, fue Gabriel y no logró sostenerlo. Y Paula ha hecho ver que eso es muy complejo en política, porque uno de los rasgos de los líderes importantes es sostener lo que se ha dicho y tratar de lograrlo. 

-Usted dice que lo peor en política es cuando no se cumplen los compromisos. En ese sentido: ¿Cómo afecta a la alianza PS-PPD que algunos parlamentarios del PPD y del comando de Heraldo Muñoz, hayan apoyado a Yasna Provoste?

-El Partido Socialista y el PPD han trabajado juntos durante años empujando una agenda común, de educación, Derechos Humanos, derechos laborales, en cuestiones tributarias y muchos otros temas. Incluso se habló en muchos momentos de la idea de una federación socialista. Efectivamente algunos se han manifestado de otra manera. Paula ha dicho que si se sienten mejor en otros lados, que cada uno decida. Pero efectivamente esto tiene un efecto político. La presidenta recién electa del PPD (Natalia Piergentilli) ha sido muy categórica en el apoyo contundente a Paula y sus estructuras territoriales también. Así que el efecto político que tenga está por verse. Creo que las personas del PPD tendrán que explicar lo que hicieron y por qué lo hicieron.

-¿Esto debilita a Narváez?

-El efecto del punto de vista de la primaria no lo sabemos. Pero la suma de la gente que votó en concejales por el PS y el PPD es casi tres veces los votos que obtuvo la DC. Entonces no deja de ser significativo si es que esto tiene un impacto electoral, pero no le puedo decir con certeza el efecto que tendrá.

-¿Qué diferencias identifica entre Paula Narváez y sus contendores, principalmente con Yasna Provoste?

-Hay cosas comunes que se han acumulado en la historia de todos estos años, incluso en evaluar los errores. Pero creo que hoy en día la diferencia más importante es el estilo de liderazgo de Paula, que es capaz de partir desde fuera del escenario más protagónico de la política en Chile y sostener con mucha templanza la necesidad de un proyecto socialista democrático para el país que una a la centro izquierda. Ella ha estado en eso, construyendo independientemente de si tiene más o menos posibilidades de ganar. Creo también que Paula tiene un programa más desarrollado, que tiene una propuesta para cuatro años, pero también para algo más de largo plazo. 

Por ejemplo, a nosotros nos costó 26 años ponernos de acuerdo con la Democracia Cristiana para una perspectiva común para la educación pública escolar. Hoy día lo que surgió no era lo óptimo, sino que fue producto de una compleja negociación en la que intervino Ignacio Walker y otros. Hay una diferencia en la historia de los partidos. 

-Usted fue crítico de la permanencia de Yasna Provoste en la presidencia del Senado, a pesar de apoyar la decisión como bancada. ¿Mantiene esa postura?

-No lo critiqué como tal, pero esta es una decisión política de ella y ella tiene que decidir eso. Lo que hicieron los partidos es decir “bueno, si ella quiere estar ahí, es su decisión”. Pero eso es un dato de la causa.

-Pero Yasna Provoste puede sacar un provecho electoral de ese cargo…

-Sin lugar a dudas. En las encuestas que nosotros hemos visto, el atributo principal que tiene Yasna Provoste es estar en la presidencia del Senado. Eso te da un espacio para opinar e incidir. Pero las cosas que ocurren en el Parlamento son producto de cuestiones colectivas.

Montes comenta que “la ciudadanía tiene distancia de la Democracia Cristiana por distintos procesos que han habido“. Agregando que “Unidad Constituyente aparece castigada por los 30 años porque no se ha salido a debatir qué han sido estos 30 años; los logros, los problemas y las dificultades”

-Uno de los temas sensibles para Yasna Provoste tiene que ver con los temas de género, como el aborto. ¿Hay un punto ahí a favor de Narváez?

La ciudadanía tiene distancia de la Democracia Cristiana por distintos procesos que han habido. Respecto del matrimonio igualitario o el aborto, ella ha dicho que tiene una posición personal, pero otra cosa es obligar a la sociedad a actuar igual que ella. Pero creo que son temas que están en la sensibilidad de mucha gente, como la eutanasia, que son cuestiones que sin duda están influyendo. Cuanto tiempo hay para que esas posturas sean conocidas y sean vistas e influyan en un resultado, no lo sé, pero me parece que el problema mayor es la DC, porque la ciudadanía se siente más lejana de ella. 

-¿La DC es un problema para Unidad Constituyente?

Sí. Aquí Unidad Constituyente aparece castigada por los 30 años porque no se ha salido a debatir qué han sido estos 30 años; los logros, los problemas y las dificultades. Decir que todo fue neoliberal es una sobre simplificación de las cosas, sobre todo cuando algunos que lo critican han gobernado también. Aquí hay una visión crítica de lo que fueron los últimos 30 años y eso afecta a todo. Y dentro de esto, a la DC le afecta más, pero a todos los que fueron parte les afecta. No creo que esto esté resuelto frente a la opinión pública, hay que discutirlo.


También puedes leer: Bajo interés en la primaria de Unidad Constituyente: la aparente desidia ante la “Consulta Ciudadana”, según Data Influye

Volver al Home

Comentarios