Evitar el fuego amigo: cómo la DC logró alinear a casi toda su bancada en la acusación contra Figueroa

Fueron cinco diputados opositores que votaron en contra de la acusación constitucional contra el titular de Educación y sólo uno de ellos vino desde la Falange: Matías Walker. Pese a ello, en la DC lograron dar vuelta el escenario de incertidumbre previo a la votación en Sala, y casi toda la bancada se alineó con el resto de la centro izquierda con un sólo objetivo: resguardar la candidatura presidencial de Yasna Provoste del probable ataque del resto de la oposición.

Son nueve las acusaciones constitucionales que la oposición ha presentado en el segundo Gobierno de Sebastián Piñera y sólo una de ellas fue aprobada: el libelo contra el ex Ministro del Interior Andrés Chadwick. El último intento fue contra el Ministro de Educación, Raúl Figueroa, por supuestamente “vulnerar el derecho a la educación” en medio de la pandemia, entre otras imputaciones. Sin embargo, también fracasó en la Cámara de Diputados: rechazada por 71 votos a favor, 76 en contra y 8 ausencias. 

A pesar de ser mayoría en el Congreso, en los días previos ya se advertía que la oposición no lograría los votos necesarios para aprobar el juicio político a Figueroa, debido a las dudas respecto a la votación de los parlamentarios demócratas cristianos. De hecho, en la bancada de Apruebo Dignidad se hablaba de que votarían en contra los diputados Miguel Ángel Calisto, Jorge Sabag y Matías Walker. 

Finalmente, sólo este último rechazó el libelo acusatorio de los diputados falangistas, además de los independientes Pedro Velásquez, Pepe Auth, Pablo Lorenzini y el radical Carlos Abel Jarpa, mientras que se ausentaron de la votación los opositores Manuel Antonio Matta (DC), los socialistas Jaime Tohá y Luis Rocafull, el radical Fernando Meza, la PPD Patricia Rubio y el FRSV, Esteban Velásquez. 

Los demás diputados DC apoyaron la acusación constitucional, aunque en las horas previas a la votación, en la Falange reinaba la incertidumbre por los efectos del actuar de sus propios parlamentarios para el resto de la oposición, a días de las primarias presidenciales que organiza Unidad Constituyente. 

Gestiones de última hora en una “votación clave”

En nueve días más, la candidata presidencial de la DC, Yasna Provoste, se enfrentará en una primaria presidencial contra Paula Narváez (PS-PPD) y Carlos Maldonado (PR) Como preámbulo a dichos comicios, la senadora por Atacama ha tenido que salir a aclarar su postura respecto a un tema que podría perjudicar su carrera a La Moneda: la despenalización del aborto. Esto, luego de que el proyecto fuera rechazado en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara Baja, por seis votos a favor y siete en contra, entre ellos, el de la DC Joanna Pérez. 

Inmediatamente, diputadas de las otras bancadas de oposición, salieron a cuestionar el liderazgo de la candidata presidencial de la DC respecto al apoyo de su partido en temas de género. Provoste intentó enfrentar esos dardos. “He sido clara y lo reitero: la despenalización del aborto no es un tema valórico, sino de DDHH de las mujeres y mi compromiso está en que el proyecto sea aprobado”, sentenció.

Con ese antecedente, la DC debía sortear otro problema para la candidatura de Provoste: la indecisión de sus diputados respecto a la acusación constitucional de Figueroa. Y aunque finalmente lograron alinear a sus legisladores, que en su mayoría votaron a favor del libelo, por cierto que hubo una trastienda de tratativas de última hora, esfuerzos de persuasión. En suma: dar vuelta los votos indecisos o que derechamente estaban por rechazar la ofensiva opositora.

Marco Moreno, analista político y decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Central, señala que ante las dudas respecto a cómo se comportarían los parlamentarios de la DC, finalmente se demostró “cierta cohesión” en la votación. Pero advierte que si no estuvieran próximos a una definición como la de primarias o una elección presidencial, probablemente los parlamentarios hubieran votado de otra manera”. 

Para el decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma, Tomás Duval, la votación de los diputados DC sí fue por convicción. “Efectivamente más convicción de apoyar la acusación y demostrar oposición al gobierno, porque el resultado final es un triunfo del Gobierno. La acusación constitucional tenía la finalidad de darle un golpe al Gobierno y terminó en lo contrario, dándole un triunfo político al Gobierno en un tema en el cual, quizás, la evaluación no ha sido la mejor”. De igual forma, Duval estima que se evitó dañar la candidatura de Yasna Provoste, así como sortear un eventual quiebre al interior de Unidad Constituyente.

Según cuentan fuentes al interior de la bancada DC, los diputados Gabriel Silber y Gabriel Ascencio fueron quienes lideraron las conversaciones entre sus pares para amarrar los votos a favor de la acusación. Se consideró que ésta era una “votación clave” para evitar críticas del resto de la oposición a la DC y a la propia Yasna Provoste. En esas conversaciones -cuentan las mismas fuentes- la dificultad estuvo con el diputado y jefe de bancada, Daniel Verdessi, quien se había declarado en reflexión respecto de apoyar el libelo contra Figueroa. 

Si no estuvieran próximos a una definición como la de primarias o una elección presidencial, probablemente los parlamentarios hubieran votado de otra manera.

Lo mismo ocurrió con el diputado Miguel Ángel Calisto, a quien se le recordó la incierta posibilidad de su reelección dada la disputa local que mantiene con Patricio Aylwin Fuentealba, falangista proclamado por la Junta Regional de su partido en Aysén, en medio de acusaciones de fraude electoral. Calisto, acaso el más centrista de su bancada, terminó votando a favor de la acusación contra el titular de Educación.

A juicio de Mauricio Morales, cientista político y académico de la Universidad de Talca, sostiene que la forma en que actuó la Falange fue dado por la presión de que “los otros candidatos presidenciales le pueden sacar en cara a Yasna Provoste, de que si no es capaz de disciplinar a su propio partido, es bien difícil que pueda consolidar una coalición de gobierno en la que, además de la DC, van a estar otros partidos políticos”. 

A pesar de que la DC logró alinear a la mayoría de su bancada, de igual forma fueron cinco los parlamentarios de la centro izquierda que votaron con la derecha, rechazando el libelo que permitió mantener a Raúl Figueroa en el gobierno. Por lo mismo, la diputada de Comunes, Camila Rojas, quien lideró la acusación contra el secretario de Estado, tras la votación acusó en su cuenta de Twitter:  “con la ayuda de los de siempre, que se hacen llamar ‘oposición’ pero que votan con la derecha, se rechaza la Acusación Constitucional contra Raúl Figueroa. Prefieren mirar para el lado, son cómplices”. 

Los otros candidatos presidenciales le pueden sacar en cara a Yasna Provoste, de que si no es capaz de disciplinar a su propio partido, es bien difícil que pueda consolidar una coalición de gobierno en la que, además de la DC, van a estar otros partidos políticos.

La unidad en la oposición ha sido uno de los temas que más se han discutido en el Congreso a lo largo del segundo gobierno de Sebastián Piñera, y más en año de elecciones parlamentarias y presidenciales, donde queda en duda la capacidad del progresismo de articularse en un sólo proyecto. 

Frente a esto, el analista Mauricio Morales, explica: Unidad Constituyente no es un pacto político programático consistente. En segundo lugar, no es un pacto político disciplinado. En tercer lugar, y que explica las condiciones anteriores, no tiene un liderazgo de tal magnitud que lleve a los partidos a votar de determinada manera frente a asuntos críticos, ya sean contingentes o estructurales”.

Sin embargo, para el académico Tomás Duval, el resultado de la acusación constitucional contra Figueroa, es un derrota política de la oposición y que va “más allá de Unidad Constituyente”. “No creo que haya un vínculo directo respecto de lo que pueda pasar en la consulta de UC con esta acusación”, previene. 

También puedes leer: “La sanción es demasiado alta”: las razones que complican a la DC para aprobar la acusación contra el ministro Figueroa


Volver al Home

The Clinic Newsletter
Comentarios