Jorge Arancibia, constituyente vetado por su pasado de edecán de Pinochet: “La revictimización es una palabra que no había escuchado antes, no veo a qué viene”

El convencional UDI y ex comandante en jefe de la Armada, pasó de recibir un voto político para que no participe de la Comisión de DD.HH. de la Convención, a mantenerse en ella, pero sin participar de las audiencias donde se recibirán a los familiares de las víctimas de la dictadura militar para no "revictimizarlas". Este último concepto, sin embargo, el ex edecán de Augusto Pinochet lo desconoce por completo, asegura a The Clinic.

Conectado de forma telemática, desde las 10 de la mañana de este jueves, Jorge Arancibia, constituyente por el distrito 7, ha estado presente en la subcomisión de Marco General de DD.HH.  Ambientales y de la Naturaleza, la que forma parte de la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constitucional. Esta es la única subcomisión de la instancia en la que estará, subraya en conversación con The Clinic, sobre lo que han sido sus últimos días en este espacio de la convención.

Arancibia, quien ejerció como edecán de Augusto Pinochet entre los años 1980 y 1982, admite que la relación con otros constituyentes ha estado lejos de ser grata, debido a la “actitud de parte de determinadas personas que han cuestionado mi presencia ahí. Algo que desde un comienzo yo hice presente que no tenían ningún derecho a hacer”, dice el también ex comandante en Jefe de la Armada. 

Así, el ex almirante profundiza en las intensas dos semanas que lo han tenido en el ojo público debido a una profunda brecha entre su figura y sus pares de izquierda, reflejada en la aprobación del voto político en la Comisión de DD.HH. para que él no participe de esa instancia. Esto, porque según los constituyentes que impulsaron la iniciativa,su presencia es un acto altamente violento, que revictimiza y retraumatiza a las miles de víctimas y sus familiares, y a los sobrevivientes del terrorismo de Estado de Chile perpetrado durante la Dictadura entre 1973 y 1990”. Junto a ello, también apuntan a declaraciones en las que Arancibia, públicamente, ha exaltado la figura de Pinochet, incluso señalando que tiene palabras de gratitud hacia el dictador. 

“Más que Jorge Arancibia, ex almirante y ex senador, yo en este momento soy representante de miles de personas que confiaban y esperaban que yo cumpliera una misión”, se defiende Arancibia, hablando en tercera persona, sobre su permanencia en la Comisión de Derechos Humanos, Verdad Histórica y Bases para la Justicia, Reparación Integral y Garantías de No Repetición. 

Cuando usted dice que ciertas personas han cuestionado su presencia, ¿se refiere a Manuela Royo, coordinadora de la Comisión de DD.HH?

Manuela ha sido dura en su conducción, pero correcta. Hay otras personas que en cualquier oportunidad, hacen un cuestionamiento explícito a la persona. Parten la sesión haciendo un comentario hacia el constituyente Arancibia, un comentario ciertamente negativo y duro. Eso es inaceptable. No ha sido un trato correcto y deferente entre las partes, más bien ha sido mi respuesta hacia ellos en ese tono. Ellos con una cierta cuota de agresividad parten la sesión. 

¿Qué va a pasar con su presencia en la Comisión de DD.HH? ¿Acatará el voto político? 

Por ningún motivo. Yo soy expresión de muchas personas que me encargaron que hiciera lo que hoy estoy haciendo. De hecho, el voto político ya es historia. Fue un instrumento que se usó, que no tiene ninguna validez, ni legal, ni reglamentaria, ni un acuerdo entre nosotros. Es una expresión política y eso está superado. Estoy en la Comisión de DD.HH. y, como en un principio me inscribí, en la subcomisión marco. 

¿Cómo llegó usted a la Comisión de DD.HH de la Convención? ¿Cómo lo acordaron con Chile Vamos? 

Cuando se empezó a ver el tema de la asignación de las comisiones, yo expresé mi voluntad de participar en la Comisión de DD.HH porque tenía la idea de que el trabajo que íbamos a desarrollar, era en el amplio marco de los Derechos Humanos. Es decir, cuando tú ves la Declaración Universal de los Derechos Humanos, hay 30 derechos. Me he encontrado con que esta comisión está centrando su atención y objetivo en uno de ellos, en el quinto (artículo), el que tiene que ver con las violaciones a los derechos humanos de carácter físico. 

Este es un cargo (edecán), que se desempeña por mandato de la institución y que tú lo sirves para apoyar la gestión de una persona. Terminemos con la tontera de que porque fui edecán del general Pinochet tenga alguna limitación de algún tipo“.

Cuando usted explicitó su intención de integrar de la Comisión de DD.HH, desde Chile Vamos ¿no analizaron el costo político que podría significar? 

¿Pero por qué costo político de un convencional constituyente que tiene respaldo de miles de personas para que las represente? Voy a una actividad que es legítima, y con una actitud de colaboración, de cooperación y con la capacidad de escuchar lo que ahí se esté planteando, tal como lo he demostrado a lo largo de todo el tiempo. 

¿No ponderó en lo que podía significar que usted, ex edecán de Augusto Pinochet, estuviera presente en esta comisión? 

Es que yo fui mucho más que ex edecán del general Pinochet. Pero mucho más. Y el general Pinochet, cuando termina su periodo, termina con un 44% de apoyo popular. Yo fui edecán de un presidente que tenía un respaldo ciudadano importante. Y no es que yo fuera parte del gobierno del general Pinochet. Este es un cargo (edecán), que se desempeña por mandato de la institución y que tú lo sirves para apoyar la gestión de una persona. Terminemos con la tontera de que porque fui edecán del general Pinochet tenga alguna limitación de algún tipo. 

Veo usted mantiene su apoyo al dictador y lo que él hizo… 

Pero perdóname, en el gobierno y las Fuerzas Armadas hay dos cosas que separar. Una son las eventuales violaciones a los derechos humanos que han sido investigadas por la justicia, que se siguen investigando hasta el día de hoy, y que se han tomado las resoluciones judiciales que estamos todos conscientes que han ocurrido. En ese tema, el almirante, el edecán que te está hablando, no tiene ninguna referencia a ese tema. El otro aspecto que es importantísimo, es la convicción ciudadana que tengo de que el gobierno del general Pinochet y las Fuerzas Armadas, rescató al país de la situación más espantosa en que nos encontrábamos con el gobierno marxista. 

De hecho en una entrevista en Radio Biobio, usted dijo textual: “Frente al general Pinochet tengo un reconocimiento y un agradecimiento personal por lo que hizo por el país”. ¿No cree que estás declaraciones sí niegan las violaciones a los derechos humanos cometidas en dictadura? 

Nunca lo he negado. Nunca. De hecho, lo he repetido muchas veces. Cuando yo asumo la comandancia en jefe de la Armada, me hacen una entrevista en TVN y me preguntan justamente sobre esto. ¿Qué pensaba yo sobre las violaciones a los derechos humanos? Reconocí que habían existido violaciones a los derechos humanos, pero indudablemente. Nunca he negado que pudieran haber ocurrido. No me consta, no formé parte, no estuve en la estructura que tenía que ver con esto. 

Usted ha señalado que no tiene nada que ver con las violaciones a los DD.HH y que, incluso, buscó soluciones cuando era comandante en Jefe. ¿Qué hizo en esos años? 

Fui el impulsor, junto con el Ministro Edmundo Pérez Yoma (ex titular de Interior en el gobierno de Ricardo Lagos), de lo que se llamó la Mesa de Diálogo. Una instancia en la que participaron representantes de las Fuerzas Armadas y del mundo civil, asociado al tema de los Derechos Humanos. 

¿Cree que las Fuerzas Armadas han hecho todo lo posible por colaborar con la justicia y reparación a las víctimas de la dictadura de Pinochet? 

Yo creo que sí. Por lo menos desde que yo tengo uso de razón y que estoy en la parte alta de la conducción institucional, he visto una sola actitud que ha sido de colaboración y de entregar toda la información que existe. 

No entiendo el tema de la revictimización por lo que yo pueda hacer en la comisión. Estoy participando en estas comisiones, escuchando atentamente las presentaciones que se hacen, tomando nota y viendo cómo podemos avanzar en los procesos de la nueva Constitución. Y la revictimización, que es una palabra que no había escuchado antes, no veo a qué viene“.

En una carta de la AFDD y AFEP, acusan: “Jorge Arancibia sostuvo una posición crítica a las condenas impuestas por los Tribunales de Justicia a los procesos judiciales, imputando faltas al debido proceso, amparando con ello la impunidad de los brutales crímenes cometidos por Agentes del Estado”. ¿Qué le parece esta declaración?

No he leído la declaración. Ahora que tú me lo dices, que tú lo estás leyendo, sí; tengo una sensación de que en algunos procesos pudiera haberse llegado a resultados donde hay gente que los cuestiona, pero son procesos judiciales y hay que acatarlos. 

¿Usted entonces cree que han sido injustas algunas condenas a violadores de derechos humanos en dictadura? 

¿Quién soy yo para decirte que ha sido injusto? Si yo no he estado en los procesos, no estoy en las cortes, no soy abogado defensor. Lo que te estoy transmitiendo es ese comentario que gira en torno a los procesos. 

En la misma carta, las agrupaciones de DD.HH. sostienen que su presencia puede significar revictimización para quienes sufrieron vulneraciones en dictadura. ¿Cómo responde a eso? 

No lo entiendo. No entiendo el tema de la revictimización por lo que yo pueda hacer en la comisión. Estoy participando en estas comisiones, escuchando atentamente las presentaciones que se hacen, tomando nota y viendo cómo podemos avanzar en los procesos de la nueva Constitución. Y la revictimización, que es una palabra que no había escuchado antes, no veo a qué viene. No sé quién se pudo haber revictimizado por estar yo en esta comisión. 

En un reportaje de TVN sobre la dictadura, usted dijo lo siguiente sobre el gobierno de Salvador Allende: Era una situación tan tensional que yo dije, mire, si seguimos así, yo pesco un fusil, me voy al cerro y voy a ir a matar a comunistas, para decirlo francamente, porque ese era mi objetivo personal” ¿Sigue pensando lo mismo? 

Esa entrevista que tú sacas, esa parte la sacaron de contexto. Esa parte de la entrevista la dije y tengo que reconocer. Ese fue un pensamiento que yo tuve y que lo transmití. Si tú ves la entrevista completa, tú te das cuenta que es un relato que yo estoy haciendo en una entrevista que me hicieron cuando yo era senador. Y en ese relato, lo que yo digo es que en este periodo equis, yo sentí esto. Yo sentí que era tan tremendo el escenario que se planteaba, que llegué a pensar eso. (Pero) pensar no es un acto que se hubiera ejecutado. 

Pero recordando esos dichos: ¿pediría perdón por esa declaración? 

Estoy diciendo algo que pasó por mi mente. Por favor, terminemos con el tema del perdón. El perdón o se siente en el alma o no tiene ninguna importancia. ¿Hasta cuándo estamos con perdones? ¿Cuánta gente ha pedido perdón? Oficiales de las Fuerzas Armadas han pedido perdón y la cosa sigue exactamente igual. 

Volviendo al Chile actual ¿Hubo violaciones a los DD.HH. en el Estallido Social? 

Yo creo que sí. Hubo una reacción policial, por las limitaciones que tienen de equipamiento y de otro tipo, pero sí hubo gente que se vio afectada. Personas que perdieron la vista, eso es una violación a los Derechos Humanos. Hay otra gente que vio vulnerado su derecho a propiedad, porque les quemaron el quiosco. Otros que no podían desplazarse porque estaba la Revuelta a la vuelta de su casa. 

Y sobre las personas que fueron mutiladas en medio del estallido, ¿hay responsabilidad del Gobierno? 

Claro. Tanto para aquellos que estaban en la Revuelta y que sufrieron esas consecuencias, como para los que no estaban en la Revuelta y sufrieron consecuencias. Claro que hay responsabilidad del Gobierno. 

“¿Hasta cuándo estamos con perdones? ¿Cuánta gente ha pedido perdón? Oficiales de las Fuerzas Armadas han pedido perdón y la cosa sigue exactamente igual“.

“No tenemos que entrar en la contingencia del país”

A más de un mes del inicio de la Convención Constituyente, ¿cómo ve su desarrollo? 

Yo creo que va avanzando. Estamos en esta etapa de las comisiones transitorias, que yo creo que debiéramos terminarlas en los plazos que se han fijado, para poder entrar al tema de fondo, que es el articulado mismo de la carta que se va a proponer a la ciudadanía para su aprobación. En ese sentido, vamos avanzando. 

Lo que llama un poco la atención, son las cosas que se han hecho casi al margen, como la carta que se envió pidiendo la liberación de los presos de la Revuelta. Me parece que no guarda relación con el trabajo que nosotros tenemos que hacer de redactar una nueva Carta Fundamental. Nosotros no tenemos que entrar en la contingencia del país, tenemos que proyectarnos a un documento que tiene que conducir al país en los próximos 40 o 50 años. 

Pareciera que la UDI sigue atrincherada en la derecha más dura. No firmaron la carta dirigida a los convencionales de los pueblos originarios ¿Por qué?

Porque yo no supe de esa carta. No tenía ningún conocimiento. 

Hernán Larraín Matte, uno de los impulsores de esta carta, dijo que en el diálogo con los convencionales de los pueblos originarios, espera que se sume todo Chile Vamos… 

Encantado. Yo soy una persona que está abierta al diálogo. Pero respecto a la carta, no suscribí porque no tuve conocimiento de ella. 

¿Cree que los convencionales de Chile Vamos, en específico de la UDI, están atrincherados en la Convención? 

Yo creo que no. “Atrincherados” es una posición defensiva. Yo estoy en una posición propositiva, y me parece que el sector del cual formo parte está en esa misma línea. 

De hecho, una de las razones por las cuales se envió esta carta desde algunos constituyentes de Chile Vamos a los convencionales de los pueblos originarios, es por tensiones protagonizadas por figuras como Marcela Cubillos o Teresa Marinovic frente a, por ejemplo, la presidenta Elisa Loncón. ¿Teme que esto origine que Chile Vamos, o específicamente la UDI, sea una fuerza política poco incidente en el debate público?

Creo que está siendo muy potente (el rol de la UDI). Estoy muy contento. En el mismo tema mío, cuando yo recibo la agresión brutal de veto (en la Comisión de DD.HH), veo que mis camaradas de Chile Vamos se cuadran firmes al lado de una defensa irrestricta a los derechos democráticos de cada uno de nosotros. Ahí tienes un ejemplo de unidad en el sector.  

“Nosotros no tenemos que entrar en la contingencia del país, tenemos que proyectarnos a un documento que tiene que conducir al país en los próximos 40 o 50 años”

También puedes leer: Postura de Provoste a favor del aborto fractura a la DC: ex subsecretario de Salud, Jaime Burrows, le quita su apoyo y no descarta renunciar al partido


Volver al Home

Comentarios