Patricio Vera

¿El deporte como un derecho fundamental? El debate que se ha abierto en la Convención

Actualmente el deporte no está consagrado como un derecho fundamental en la Constitución. Pero debería estarlo, según la Asociación Chilena de Profesores de Educación Física y la ajedrecista profesional Damaris Abarca, quienes han planteado la urgencia de incorporar esa materia en la nueva Carta Magna.

En al menos 45 países de todo el mundo el deporte, la educación física y la actividad física son considerados un derecho para los ciudadanos. Incluso algunas constituciones declaran el deporte dentro del ámbito de derechos esenciales como la educación, la salud, la seguridad social y la vivienda.

¿Podrá Chile unirse a ese grupo? A fines de agosto la Asociación Chilena de Profesores de Educación Física (ACHIPEF) elaboró un manifiesto destinado a la Convención Constitucional expresando la necesidad de que el Estado garantice en la nueva Carta Magna el acceso igualitario y sin discriminación de toda la población a la práctica de actividades físicas y deportivas.

Raúl Urbina, presidente de la ACHIPEF considera que Chile tiene una deuda en esa materia y destaca que la Carta Internacional de 2015 de la UNESCO, que afirma que “todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la Educación Física, la Actividad Física y el Deporte sin discriminación alguna, ya esté basada en criterios étnicos, el sexo, la orientación sexual, el idioma, la religión, la opinión política o de cualquier otra índole, el origen nacional o social, la posición económica o cualquier otro factor”.  

Raúl Urbina

“Toda persona tiene derecho a la cultura física y a la práctica del deporte. Corresponde al Estado su promoción, fomento y estímulo conforme a las leyes en la materia”, comenta. Según Urbina, la Constitución es el espacio para plantear esto porque “se necesita una política de Estado que genere una ley que asegure su continuidad, un plan, pero no con fecha de caducidad o del gobierno de turno, sino una ley con perspectiva de futuro basado en decisiones estratégicas y verdaderamente posibles de lograr. Y, finalmente, programas que deben ser responsabilidad de varios ministerios, como el de Educación, el de Salud, el de Vivienda y Urbanismo, el de Desarrollo Social, de Equidad de Género y otros, que hoy día no están vinculados y no conversan en temas tan relevantes como los planteados”.

“Este derecho fundamental releva la importancia del movimiento en la vida de las personas. Sin movimiento no hay vida, sin movimiento no existen posibilidades reales de desarrollo humano y por ende deportivo. La generación de políticas de actividad física y deportiva permitirá acceso universal y reforzará la institucionalidad deportiva y promoción de cultura de movimiento en la población chilena”, agrega.

Raúl Urbina, presidente de la ACHIPEF considera que Chile tiene una deuda en esa materia y destaca que la Carta Internacional de 2015 de la UNESCO, que afirma que “todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la Educación Física, la Actividad Física y el Deporte sin discriminación alguna”.

Para el presidente de la ACHIPEF, lo más importante es el cambio cultural, “que el tema esté presente para poder conversar y generar una política de Estado y un plan nacional que asegure la participación de todos los actores relevantes de la sociedad y no sólo de grupos tradicionales que sólo piensan en el deporte de élite”.

Actualmente el deporte no está consagrado como un derecho fundamental en la Constitución. Solo se alude a este en el artículo 118, en el cual se plantea que las municipalidades “podrán, para el cumplimiento de sus fines y con el objeto de promover y difundir el arte, la cultura y el deporte, construir o integrar corporaciones o fundaciones de derecho privado sin fines de lucro”.

Sin embargo, existen distintos hitos legislativos, como la Ley del Deporte (Ley n°19.712), que apunta a regular la actividad deportiva y a desarrollarla a nivel nacional.

Aun así, expertos han planteado que la actual legislación en la materia es deficiente, porque, entre otras cosas, el deporte cada vez tiene menos espacio en la educación.

***

La semana pasada la idea cobró más fuerza, luego que la ajedrecista profesional Damaris Abarca -la única deportista en la Convención- presentara una indicación para incorporar el deporte, la actividad física y la recreación a las condiciones temáticas que deben ser discutidas en el marco de la constituyente hasta fines de este año. “El objetivo es posicionar al deporte como un derecho fundamental en la Nueva Constitución”, comenta Abarca.  

Damaris Abarca.

En su opinión, en Chile hay un reconocimiento de que el deporte hace bien, pero “lamentablemente nos quedamos ahí, o nos quedamos con la superficialidad del deporte espectáculo como un bien de consumo o solo con la idea de que el deporte nos hace vernos mejor físicamente”.

Para ella, es necesario entender que “el deporte es una herramienta para educar mejores seres humanos”.

Lo dice desde su propia experiencia. Damaris Abarca considera que ha desarrollado la disciplina, la creatividad, la capacidad de concentrarse y su autoestima gracias al deporte. También plantea que el deporte “hace con que te sientas parte de algo más grande, por ejemplo, un equipo. Cuando los niños hacen deportes, hay un compromiso importante por parte de las familias de participar en distintas actividades. Se crean comunidades. Hay en el deporte un sentido de pertenencia que puede construir democracias mucho más profundas”.

Abarca también pudo estudiar en la Universidad de Chile gracias a becas deportivas y por lo mismo considera que “el deporte tiene un rol de movilidad e inclusión social que hasta ahora no se ha valorado desde el Estado chileno”.

Para Damaris Abarca, es necesario entender que “el deporte es una herramienta para educar mejores seres humanos”.

Además, considera que el país ha sido siempre “reactivo”. “Estamos gastando millones y millones de pesos en tratamientos de enfermedades, gastamos alrededor del 90% de presupuesto de salud en tratamiento de enfermedades críticas, el 10% en enfermedades mentales, pero no abordamos la prevención, entonces ahí el deporte juega un rol fundamental”.

Hoy, los índices de malnutrición por exceso (sobrepeso y obesidad), junto a los de conducta sedentaria en Chile sitúan al país como uno de los de mayor prevalencia en el mundo. Además, se estima que los costos asociados a salud serán incalculables y la capacidad de desarrollo en la población infanto-juvenil ya está siendo afectada.

Según la Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física y Deporte, el 81,3% de los encuestados mayores de 18 años son inactivos físicamente. El estudio también reveló que los niveles de inactividad física son significativamente mayores en los grupos de menores ingresos, elevando de 51% de inactividad en el segmento ABC1 a 82,5% en el segmento E.

Raúl Urbina añade que la actividad física también “tiene un impacto positivo en la prevención de conductas adictivas, como alcohol y drogas, y disminución de la delincuencia, especialmente en los jóvenes”.

Asimismo, plantea que, en el ámbito social, las actividades físicas “contribuyen a la generación de actitudes éticas, morales, valóricas, en las personas y proporciona un mejor espíritu y formación ciudadana, base necesaria para crear espacios de diálogo, respeto, tolerancia, aceptación y convivencia en comunidad, elementos tan necesarios en la vida de un ciudadano y aquí lo diferente, no del discurso o solo de la comprensión sino desde la acción. Cuando una persona juega o practica deporte debe adoptar una serie de compromisos y poner en práctica valores personales y sociales antes mencionados”.

Sobre cómo el deporte podría estar plasmado en la nueva Constitución, tanto Damaris Abarca como Raúl Urbina plantean la necesidad de que sea inclusivo, con acceso universal y que llegue a todo Chile.

La convencional también sostiene que, para que esto sea posible, “las ciudades tienen que estar al servicio de las personas”, con más áreas verdes y ciclovías, por ejemplo, que la educación “contemple la enseñanza del deporte desde muy temprana edad, para que los niños puedan aprender sobre su cuerpo” y que desde todas las veredas se contemple la perspectiva de género.

También puedes leer: ¿Es posible que la Nueva Constitución sea feminista?: 8 convencionales adelantan cómo será la discusión


Volver al Home

Comentarios