Créditos: Agencia Uno

Revelan la palabra en español que se puede decir, pero no escribir

A pesar del enorme avance comunicacional y tecnológico que se presenta en el mundo, aún existen "vacíos" en el sistema ortográfico de, al menos, el habla hispana. Es por eso que aquí traemos la única palabra que representa esa "excepción insólita" del lenguaje.

La lengua hispana es considerada en el mundo como un idioma complejo, pero también muy completo. Además, por su serie de conjugaciones y reglas, se encuentra en un constante cambio.

Al ser una de las lenguas más habladas en el planeta, los estudios sobre la modificación de los tiempos verbales -y sus conjugaciones- no cesan jamás. Es así, como el medio Bussines Insider publicó un artículo sobre una curiosidad del habla hispana.

Se trata de una palabra que se puede decir, pero no escribir. Algo curioso a esta altura del lenguaje.

Según lo verificaron desde la Fundéu (Fundación del Español Urgente) y la Real Academia Española (RAE), esto ocurriría cuando se pronuncia la palabra “sal-le”. Es decir, cuando nos referimos a una situación como: “sal-le al paso”. Con guion se entiende de mejor manera, ¿no?. Pero no debería escribirse así. ¿Por qué? Aquí te lo explicamos.

“Una excepción en el sistema ortográfico”

Principalmente los motivos son dos: escribir la palabra de forma correcta tornaría la escritura en “salle“, pero al pronunciarla, la “ll” transformaría la frase. Y la utilización de guion -para que se entienda- no se permite en la gramática actual y sus reglas.

“Ha sido costumbre desde hace mucho la intercalación de un guion. No obstante, las Academias de la Lengua decidieron en la Ortografía del 2010 negar validez al uso del guion, sin ofrecer alternativas, por lo que esta palabra según las actuales normas no se puede escribir”, comentan desde el portal Wikilengua del español.

Además, explican que “se introduce una excepción en el sistema ortográfico insólita e inexistente en otras lenguas: la de una palabra que no se puede escribir”.

¿Qué dice la RAE?

Desde la Academia aseguran que “este sería el único caso en el que aparecerían dentro de una palabra española dos eles contiguas, cada una de ellas perteneciente a una sílaba diferente, secuencia fónica cuya representación se halla bloqueada en nuestro sistema gráfico, puesto que concurriría con el dígrafo ll, que sólo admite interpretarse como el fonema palatal lateral sonoro /ʎ/ —o, más comúnmente, debido al fenómeno del yeísmo, el palatal central sonoro /y/—”.

“Así pues, nuestro sistema ortográfico no cuenta con recursos para representar la secuencia fónica consistente en la articulación de dos eles seguidas dentro de una palabra, lo que en español resulta, por otra parte, absolutamente excepcional; las grafías salle al encuentro o sal·le al encuentro no se consideran, pues, correctas”, complementan.

Asimismo, la RAE señala que para “corregir” esta situación es recomendable no emplear el término y cambiarlo por “sal al paso” o “hay que salir al paso”.

“Lo natural es que, en su lugar, se generen expresiones en las que el pronombre de dativo se sustituye por el sintagma correspondiente (o, incluso, por un posesivo: sal a su encuentro) o en las que el verbo salir aparece en infinitivo como núcleo de una perífrasis modal de obligación (tener que + infinitivo; deber + infinitivo; haber de + infinitivo; la impersonal haber que + infinitivo)”, concluyen.

Volver al Home.

Comentarios