Cedida

Cuatro analistas desmenuzan el debate: Lo bueno, lo malo y lo feo de los candidatos

El debate presidencial mostró en batalla a cinco de los siete candidatos presidenciales. Los palos iban y venían, a ratos con las emociones bien encendidas. ¿Quién estuvo mejor?, ¿quién fue el peor?, ¿qué cuentas puede sacar cada uno? Aquí las respuesta y el análisis de cuatro expertos.

Entre sospechosos lapsus, furiosas interpelaciones cruzadas y citas a Wikipedia, los aspirantes a La Moneda desenfundaron sus fusiles en el primer round de esta —aún muy abierta— carrera presidencial en el debate televisivo que enfrentó a cinco de los siete candidatos —MEO y Parisi no estuvieron presentes—, la noche del 22 de septiembre por CNN y CHV.

¿Quiénes fueron los —¿triunfantes? — ganadores y los perdedores? ¿Quién tiró los dardos más afilados y quién supo defenderse mejor? Aquí, cuatro analistas responden a esas inquietudes y varias más.

“Boric sabe que va ganando, y sabe que los errores le pueden costar caro”

Según las encuestas, Gabriel Boric (FA) llegaba a este primer acto de la carrera presidencial en un seguro primer lugar. La última CEP lo posicionó dos puntos porcentuales sobre su rival directo, Sebastián Sichel, en la intención de voto —13% marcó el magallánico y 11% el ex presidente del Banco Estado—, mientras que en la Cadem de esta semana se anotó con el 25% en la misma categoría.

Todo indicaba que la artillería pesada de los otros aspirantes al sillón presidencial iba a estar dirigida a él; y, en parte, esas expectativas fueron cumplidas.

El magallánico no comenzó la cita televisiva con buen pie, según los expertos consultados, ya que en la primera ronda de preguntas decidió no contestar a los emplazamientos que le hizo el siempre provocador José Antonio Kast sobre su apoyo al cuarto retiro de los fondos previsionales y el modelo que el candidato frenteamplista usaría para reemplazar las AFP.

“Responderé después”, dijo ante las preguntas del líder del Partido Republicano. Sin embargo, ese después no llegó.

Esto, para el analista político Hugo Herrera, fue un error monumental: “Eso de decir ‘paso’ es una irresponsabilidad en un debate político. Él está ahí para dar cuentas, no para pasar. Y lo otro que tiene que resolver es qué actitud va a tomar frente al Partido Comunista, que es un partido autocrático”.

Sobre los constantes emplazamientos que Kast hizo al diputado magallánico, como su crítica a la foto que se sacó Boric con una polera de Jaime Guzmán baleado o la reunión que mantuvo con un ex miembro del FPMR, Daniela Campos -magíster en ciencia política de la Universidad de Chile e integrante de la Red de Politólogas- le da un punto a Boric: “No cayó en el juego de responder cosas que no le conviene responder. Él sabe que va ganando, y sabe que los errores le pueden costar caro. Tiene más que perder que el resto que va mucho más abajo, como por ejemplo Kast”.

Boric está ahí para dar cuentas, no para pasar. Y lo otro que tiene que resolver es qué actitud va a tomar frente al Partido Comunista, que es un partido autocrático”, comenta el analista Hugo Herrera.

En esa misma línea, la analista y académica de la Universidad del Bío-Bío, Susana Riquelme, considera que fue acertada la actitud del magallánico frente a uno de los temas en los que más ha sido cuestionado por los otros candidatos: la gobernabilidad que puede ofrecer.

“Cuando se habla de gobernabilidad, todos o la mayoría hablan desde su propia capacidad de gobernar, dejan un poco de lado que la gobernabilidad también implica a la soberanía; y Boric, junto a Artés ponen en el centro del debate y en la toma de decisiones de los asuntos públicos a la ciudadanía. Eso me pareció súper interesante”, afirma Riquelme.

La analista destaca también la defensa que hizo Boric sobre los temas de género, uno de los puntos centrales de su campaña: “Boric apuntó a aspectos más transformadores y no sólo cuantificadores de la representación de las mujeres en puestos de poder. Se mete en el tema de los cuidados, por ejemplo, en temas que apuntan a transformaciones a temas de base más patriarcal”.

En tanto, a juicio del analista político y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, Boric “no salió dañado de este debate, pero tampoco muy fortalecido. Él sabe que tiene un pie y medio en la segunda vuelta presidencial, y por lo tanto, no tenía sentido correr riesgos en este debate: mientras más rápido terminara el debate, mejor para Boric”. 

“El hecho de no salir dañado, ya es un tremendo logro para confirmar su avance a la segunda vuelta”, agrega Morales.

“El gran problema de Sichel es el acortamiento de distancia que tiene con Kast”

El candidato de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel (Ind.), llegó al debate en un claro segundo lugar, según las encuestas de opinión. Y los analistas consultados por The Clinic coinciden en que no tuvo un buen desempeño en la cita televisiva, al punto de que, incluso, dicen que sería el perdedor de la jornada.

Los errores que habría cometido en el debate habrían sido aprovechados —¿o provocados? — por José Antonio Kast, quien, según los expertos, supo encontrar una posición firme frente a las debilidades del candidato para conquistar a un electorado más proclive a la derecha dura.

Creo que el gran perdedor fue Sichel, porque Kast le robó ese espacio de la derecha”, sentencia Daniela Campos, tajante.

Mientras, Mauricio Morales, complementa esta idea en base a los últimos sondeos electorales, argumentando que “el gran problema de Sichel es el acortamiento de distancia que tiene con José Antonio Kast. En la encuesta Cadem de fines de julio, la distancia entre Kast y Sichel era de 17 puntos. Hoy es de sólo 10 puntos. Por lo tanto, no podemos descartar a priori que se pueda producir una especie de terremoto en la centro derecha, y que Kast amague con fuerza a Sichel para avanzar a ese segundo turno. Con esa presión entró Sichel al debate”. 

En tanto, para Susana Riquelme las definiciones del candidato de Chile Podemos Más, que pretendió alejarse de la política tradicional, pudieron haberle jugado en contra.

“Sichel fue de los más débiles, porque su discurso como tan despolitizador de la política habla de que es de derecha, con una mirada bastante neoliberal, muy individualista, porque pone mucho el valor en la experiencia personal, la libertad de decisión individual como un valor. Su ambigüedad y su poco fundamento para rebatir y preguntar pone en cuestión si es que toda la derecha está totalmente alineada con él”, comenta la analista.

Hugo Herrera, en tanto, es más duro con el ex ministro de Desarrollo Social: “Yo creo que su candidatura así como está ahora, es un retroceso de 20 años en la centro derecha. Es como un nuevo Joaquín Lavín ¿Despolitizar la política? ¿Qué es eso?

“Esa idea de que él no es político… ¿a quién quiere engañar? Desde el centro de alumnos que está metido en política, ha estado en muchos partidos, en los últimos años ha estado en tres o cuatro movimientos distintos. Es cierto que la crisis es responsabilidad de los políticos, pero de esa crisis se sale con más política, no evitándola. Eso es reprimir la urgencia de lo político”, afirma Herrera.

“Creo que Provoste fue la ganadora del debate, porque se logró diferenciar”

La senadora Yasna Provoste (DC) tenía una misión clara en la cita de anoche: marcar la diferencia. Esto, ya que, pese a que hace meses su nombre se alzaba entre los favoritos para llegar al sillón presidencial, los últimos sondeos de opinión la posicionan muy lejos de los primeros puestos de la carrera.

Entre las esperadas definiciones que hizo la candidata estuvo su postura a favor del aborto —tema que divide a su partido, la DC— y del cuarto retiro de fondos previsionales —que justificó con lo que llamó el “síndrome de Parisi” en referencia a los “papito corazón” que no pagan la pensión de sus hijos—.

Así, la candidata no escatimó en ironías contra sus contrincantes —“Sebastián Piñera… perdón, Sichel”, le dijo al candidato de Chile Podemos Más— ni en resaltar sus atributos personales, como que es mujer y de región.

Estas intervenciones, de corte más polémico y agudo, fue el punto alto de la participación de Provoste para la analista Susana Riquelme: “¡Le salió bueno lo del lapsus! También creo que le salió muy bien ‘el síndrome de Parisi’. Son dos frases muy buenas que la posicionaron, porque todos, estén a favor o no de Provoste, se quedan con esa idea de cuál es la diferencia entre Sichel y Piñera”.

Sin embargo, para Riquelme las definiciones referentes a los atributos de la candidata no pasan de ser sólo llamativas en la forma. “Provoste apeló a sus capacidades personales, pero desde el punto de vista de las personas que han estado históricamente excluidas y sus propias características, como que es mujer y parte del pueblo diaguita, eso desde un inicio pudo haberla posicionado, pero creo que fue tibia su participación, porque fue una posición fuerte en el lenguaje, pero no necesariamente en cuanto a las ideas”, comenta.

Esto, según la analista, estaría ligado a su domicilio político, el cual podría terminar determinando la imagen reformista que Provoste busca dar. “Ella apela bastante a consignas feministas, pero mantiene el peso de la DC y finalmente también tiene algunas actitudes y discursos que son bastante de la DC, como su anticomunismo”, comenta Riquelme, en referencia a los reiterados emplazamientos que le hizo la senadora al diputado magallánico por sus compañeros de coalición.

“Le salió bueno lo del lapsus! También creo que le salió muy bien ‘el síndrome de Parisi’. Son dos frases muy buenas que la posicionaron, porque todos, estén a favor o no de Provoste, se quedan con esa idea de cuál es la diferencia entre Sichel y Piñera”, afirma la analista Susana Riquelme.

Para el académico de la Facultad de Derecho de la UDP, Hugo Herrera, Provoste fue la gran ganadora de la noche: “Yo creo que fue la ganadora del debate, porque se logró diferenciar. Se vio bien auténtica, hasta el lapsus le jugó a favor. Se defendió bien, con fuerza. Apreció auténticamente combativa en el tema de su acusación constitucional cuando se fue contra José Antonio Kast”.

Mauricio Morales valora el discurso que Provoste buscó encarnar en el debate: Fue la única mujer, sistemáticamente le habló a este grupo y tiene un punto que, a mi juicio, es muy relevante: que las mujeres están votando más que los hombres. Por lo tanto, en materia de pensiones lo hizo ver, respecto al ‘síndrome Parisi’”. 

Sin embargo, el analista reconoce que Provoste “no le sacó mucho provecho a lo de mujer de región y pueblos originarios, porque no hubo preguntas relativas. Ni a descentralización, ni a pueblos originarios… quizás esos atributos quedarán para un próximo debate”,

“Kast, con su formato provocador, fue más capaz de representar las ideas de derecha”

De acuerdo a los analistas, el líder del Partido Republicano se posicionó como siempre: provocador, tranquilo, con una posición firme.

“Kast jugó bien su papel, fue inteligente, fue dirigente. No se salió de su nicho que son personas de extrema derecha. Pero lo hizo bastante bien porque logró opacar a Sichel, que es el candidato que supuestamente va segundo en las encuestas. El candidato de la continuidad de Sebastián Piñera. Yo creo que Kast lo opacó y le restó votos desde su propio sector”, comenta Daniela Campos.

Así, entre acusaciones cruzadas contra Provoste por la acusación constitucional que él mismo apoyó cuando ella fue ministra de Educación en el primer gobierno de Bachelet, o la “bienvenida” que le dio a Sichel cuando este último afirmó estar en contra del aborto, el abanderado republicano supo sacar ronchas en sus contrincantes y mantener  el temple calmado que lo caracteriza.

“José Antonio Kast salió favorecido porque pudo hacer un planteamiento claro, pudo diferenciarse, aparecer como un candidato de una derecha más dura, con menos titubeos que Sichel”, afirma Hugo Herrera. Y agrega: Kast, que es duro, dice ‘yo quiero orden’ y eso ya es una propuesta política y le hace mucho sentido a mucha gente de derecha”. 

Susana Riquelme coincide con Herrera en este punto y menciona, como ejemplo del planteamiento duro de Kast, cuando el líder republicano defendió la labor de Carabineros, ya que ‘no violan los derechos humanos’: “Kast, con su formato provocador, pero con tranquilidad, fue mucho más capaz de representar y de decir mejor las ideas de derecha y de extrema derecha”.

“Las interpelaciones de Artés develan problemas del levantamiento popular”

El abanderado de Unión Patriótica, Eduardo Artés, llegó al debate como un claro colista en la carrera, según las últimas encuestas.

Así, el profesor salió a confrontar a sus contrincantes con garras y dientes y no tuvo pelos en la lengua para decirle a Sichel que era un “defensor de la muerte”, por haber sido ministro del gobierno de Sebastián Piñera, o para emplazarlo a que “asumiera que es de derecha”.

Los dardos de Artés no dejaron títere con cabeza, ya que ninguno de los candidatos presentes se libró de sus críticas.

Creo que sus interpelaciones develan problemas del levantamiento popular, que él alude, donde no necesariamente fue una responsabilidad exclusiva de Piñera, y por eso interpela a otros, como a Provoste, como responsable del malestar ciudadano”, comenta Susana Riquelme.

Así, el profesor también se mostró crítico del papel del Frente Amplio en los últimos años y del Acuerdo por la Paz y una Nueva Constitución, que fue firmado e impulsado por el abanderado frenteamplisa. “Alude a Boric como parte de los gobiernos o que ha estado en el poder, entonces lo coloca en el grupo de los responsables del levantamiento”, dice Riquelme sobre la estrategia que estaría usando el profesor para diferenciarse de sus contrincantes.

También puedes leer: Juzgado de Familia rechaza recurso de Parisi tras demanda por pensión alimenticia


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Comentarios