Lionel Messi

EFE/EPA/IAN LANGSDON

VIDEO. Primer gol y en Champions: así fue el estreno anotador de Lionel Messi con la camiseta del PSG

El duelo que sirvió de reencuentro entre Lionel Messi y Pep Guardiola cayó del lado del argentino, por mucho que el español pueda presumir de que su equipo mereció mejor suerte, mientras que la Pulga maquilló con su primer tanto como parisiense.

El París Saint-Germain se abonó a la eficacia, a guardar la ropa ante el chaparrón del Manchester City y esperar a que los fogonazos de sus estrellas le dieran la primera victoria europea, por 2-0 con un golazo del delantero argentino Lionel Messi incluido.

Un triunfo que da fe al proyecto, aunque sigue sin encontrar un buen juego y estuvo a merced de un voluntarioso pero ineficaz City, que, pese a su dominio, se encontró con un inspirado Donnarumma.

El duelo que sirvió de reencuentro entre Lionel Messi y Pep Guardiola cayó del lado del argentino, por mucho que el español pueda presumir de que su equipo mereció mejor suerte, mientras que la Pulga maquilló con su primer tanto como parisiense una prestación mediocre.

El partido rodó al ritmo asfixiante que impone el City y las estrellas parisienses, que de nuevo completaron el tridente bautizado ya como la NMM (Neymar, Mbappé, Messi), solo aparecieron a pinceladas, como les gusta a los genios.

El PSG se defendió como pudo y contó con un inspirado portero Donnarumma, que jugó su primer partido en la Liga de Campeones y que no hizo que el Parque de los Príncipes añorara al costarricense Keylor Navas.

La maquinaria inglesa, sin embargo, no estuvo acertada de cara al gol, pese a que Mahrez y De Bruyne desarbolaron en muchas ocasiones la zaga francesa.

El equipo de Mauricio Pochettino supo sobrevivir y se llevó la victoria gracias a un gol tempranero de Idrissa Gueye y otro en el tramo final de Messi.

Un buen ejemplo de la temporada del PSG, que se nutre de sus segundas espadas a la espera de que brillen con más fuerza sus galácticos.

Porque hasta el gol del argentino, la prestación del tridente había dejado mucho que desear. Neymar desdibujado, Messi desaparecido y solo Mbappé aportó algo de picante con su velocidad y potencia.

Neymar hizo un amago en el minuto 65 y nueve más tarde apareció Messi, que inició una contra, se apoyó en una genial pared de espuela de Mbappé y llevó el balón a una escuadra de Ederson.

Es el séptimo gol que Messi marca a Guardiola, más que ningún otro jugador.

Solo entonces decayó el empuje del equipo inglés, que se resignó a marcharse de París de vacío, su primera derrota en los siete últimos duelos fuera de su estadio en Liga de Campeones y la primera en fase de grupos desde 2018.

VOLVER AL HOME

Comentarios