Agencia Uno

Columna de María José Cumplido: Parisi y los tantos otros papitos corazón que empobrecen a mujeres y niños

Históricamente, el tema de las pensiones de alimentos se ha percibido como un problema privado, hoy es urgente entender que este problema es público, afecta a la sociedad en su conjunto y, por lo tanto, el Estado debe ser protagonista para asegurar que el pago se realice.

La deuda millonaria en pensión alimenticia del candidato presidencial Franco Parisi se ha tomado todos los noticieros en nuestro país. Sin embargo, este problema no se limita al candidato populista, sino que está radicalmente extendido en toda nuestra sociedad donde el 84% de las pensiones no se han pagado.

Esta es una realidad que enfrentan los niños, niñas y adolescentes que quedan desprotegidos y se violan sus derechos a “un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social” de acuerdo con el artículo 27 de la Convención sobre los Derechos del Niño. Además, quienes quedan a cargo de los niños son principalmente mujeres, quienes también sufren violencia económica por parte de miles de padres irresponsables e indolentes.

Históricamente, el tema de las pensiones de alimentos se ha percibido como un problema privado, hoy es urgente entender que este problema es público, afecta a la sociedad en su conjunto y, por lo tanto, el Estado debe ser protagonista para asegurar que el pago se realice.

El problema que causa el no pago de las pensiones es sistémico, por lo que hay que comprenderlo con sus múltiples variantes para hacer efectivo su pago. En primer lugar, hay que mejorar sustancialmente el proceso de mediación que hoy incentiva el cierre de acuerdos sin importar la calidad del proceso, por lo que no asegura que sean satisfactorios para las partes, tampoco que se mantengan en el tiempo. En segundo lugar, tenemos que asegurar el cumplimiento del pago de pensiones tanto mejorando la efectividad de los procedimientos judiciales como los mecanismos para promover el pago de las pensiones: tanto desde la correcta notificación, que hoy es dificultosa como señalan muchas madres, hasta la existencia de la prescripción que ha sido utilizada para no pagar la deuda adquirida.

Quienes quedan a cargo de los niños son principalmente mujeres, quienes también sufren violencia económica por parte de miles de padres irresponsables e indolentes.

Ejemplos internacionales respecto a otras maneras de conseguir el pago oportuno abundan, y quisiera postular algunas alternativas que podrían mejorar nuestro sistema. Alemania, por ejemplo, funciona con un “anticipo” que asegura una manutención a los niños, niñas y adolescentes. Siendo el padre deudor quien deberá devolverlo al Estado alemán. Hace unos meses, Emmanuel Macron lanzó un servicio gubernamental para que las madres o cuidadores franceses tengan la facultad de sacar directamente el dinero de las cuentas de los deudores.

Ejemplos internacionales respecto a otras maneras de conseguir el pago oportuno abundan.

Hay muchas opciones disponibles y eficaces para mejorar nuestro sistema y hacer efectivo el pago, es hora de que tomemos acción. La deuda de pensión de alimentos es un asunto gravísimo y urgente, todos los días miles de niños, niñas y adolescentes se encuentran privados de sus condiciones que le permiten tener una vida digna, por lo que debemos hacer todos los esfuerzos posibles para lograr que los deudores paguen y erradicar así, la violencia doméstica, de género y económica que se vive cotidianamente.

*María José Cumplido es historiadora y escritora, autora de los libros “Chilenas”, “Chilenas Rebeldes” y “Las diez marchas que cambiaron Chile”. Actualmente es candidata a diputada por el distrito 10.

También puedes leer: Columna de Ignacia Saona y Macarena García González: El saludo bilingüe para les niñes de Elisa Loncon y la participación incidente


Volver al Home

The Clinic Newsletter
Comentarios