dinosaurios

Identifican en Inglaterra los restos fósiles de dos temibles dinosaurios antes desconocidos

Los dos depredadores compartían un parentesco y cazaban a sus presas en el borde costero o zonas cercanas al agua, similar a las garzas. Los carnívoros del tipo espinosaurio vivieron hace al menos 127 millones de años.

Los restos fósiles de dos depredadores que habitaron hace unos 127 millones de años y que eran desconocidos hasta fueron encontrados en una playa rocosa de la Isla de Wight, al sur de Inglaterra, informaron unos científicos en un estudio publicado el miércoles (29.09.2021) por la revista Scientific Reports.

Los dos carnívoros del periodo Cretácico, de unos 9 metros de largo y cráneos similares a los de los cocodrilos, pertenecen a la rama familiar del espinosaurio, conocido también por tener muchos dientes perfectos para agarrar peces resbaladizos, así como por sus fuertes brazos y grandes garras.

Nombres en honor a la garza y a una paleontóloga británica

Uno de los ejemplares recibió el nombre de Ceratosuchops inferodios, que significa “garza infernal con cara de cocodrilo”. El nombre hace referencia al estilo de vida de ese pájaro que busca comida de forma similar, en la costa. El Ceratosuchops tenía una serie de cuernos y protuberancias que adornaban la región de la frente.

El segundo de los dinosaurios se llamó Riparovenator milnerae, que significa “cazador de ribera de Milner”, en honor a la paleontóloga británica Angela Milner, fallecida en agosto. Es posible que fuera levemente más grande que el Ceratosuchops. Los depredadores habrían pesado entre una y dos toneladas.

“Ambos habrían sido cazadores costeros tipo garza, vadeando el agua y empujando la cabeza hacia abajo rápidamente para agarrar cosas como peces, pequeñas tortugas, etc., y en tierra harían algo similar, agarrando dinosaurios bebés o similares. Básicamente, comían cualquier cosa pequeña que pudieran agarrar”, dijo el paleontólogo y coautor del estudio David Hone, de la Universidad Queen Mary de Londres.

Dos dinosaurios cazadores que compartían un parentesco

Los dos carnívoros bípedos vagaban por un entorno de llanura aluvial que poseía un clima subtropical similar al mediterráneo. Los incendios forestales asolaban ocasionalmente el paisaje, con fósiles de madera quemada encontrados en los acantilados de la isla de Wight.

Con un gran río y otras masas de agua que atraían a los dinosaurios herbívoros y albergaban numerosos peces óseos, tiburones y cocodrilos, el hábitat proporcionaba a Ceratosuchops y Riparovenator muchas oportunidades de caza, dijo el principal autor del estudio Chris Barker, de la Universidad de Southampton.

Estos dos primos podrían haber vivido simultáneamente, tal vez difiriendo en la preferencia de presas, o pueden haber sido separados un poco en el tiempo, dijeron los investigadores.

Un descubrimiento que ayuda con la genealogía de dinosaurio

Los fósiles hallados ayudaron a los científicos a elaborar un árbol genealógico de los espinosaurios, concluyendo que el linaje de estos depredadores se originó en Europa antes de pasar a África, Asia y Sudamérica, según el paleobiólogo de la Universidad de Southampton Neil Gostling, que supervisó el proyecto de investigación.

El más grande conocido hasta ahora, el Spinosaurus aegyptiacus, alcanzaba los 15 metros de longitud y vivió en el norte de África hace unos 95 millones de años. Se diferenciaba de sus precursores de la Isla de Wight, ya que contaba con una gran estructura en forma de vela en su espalda y adaptaciones para un estilo de vida más acuático.


VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios