Opacar la agenda presidencial y los 2/3 en el Senado: los flancos de la acusación constitucional contra Piñera por Pandora Papers

Apenas dos días después de las revelaciones de los Pandora Papers, los diputados de oposición se pusieron rápidamente de acuerdo para presentar una acusación constitucional contra el Mandatario. A pesar de las certezas que motivaron a impulsar la ofensiva para destituir a Piñera del cargo, en la oposición no dejan de tener dudas ante posibles flancos sobre el libelo acusatorio.

Las reuniones de los parlamentarios opositores para evaluar una acusación constitucional contra Sebastián Piñera comenzaron en la tarde del día lunes. Ahí, pretendieron tomarse con mesura la idea, revisando al detalle los argumentos que favorecerían el libelo.

Sin embargo, 24 horas después del primer encuentro, diputados desde el PC a la DC confirmaron que impulsarán el libelo contra el Presidente por estar vinculado a la compraventa del proyecto Dominga entre su familia y la de su amigo personal, Carlos Alberto Délano -según reveló Pandora Papers a través de Ciper y La Bot- con una polémica clausula: el pago de la tercera y última cuota de la transacción estaría condicionada que no se impulsen medidas regulatorias que obstaculicen la instalación de la iniciativa minero-portuaria. Todo esta operación, además, fue realizada desde las islas Vírgenes Británicas (paraíso fiscal).

A pesar de la rapidez con que los parlamentarios se inclinaron a favor del procedimiento para -finalmente- destituir al Mandatario, al interior de la oposición se mantienen algunas dudas por los perjuicios que les puede traer esta acción política contra la máxima autoridad del país.

Pérdida de la agenda presidencial

En primer lugar, afirman fuentes opositoras, hay una preocupación de que la agenda sea absorbida por el Congreso, sobre todo pensando que este se dará en pleno escenario presidencial.

Las fuentes reconocen que una acción política, como buscar la destitución del Presidente, va a dejar al margen cualquier intención de darle relevancia a los propuestas programáticas de las candidaturas presidenciales.

Además, deslizan que la acusación obligará a los candidatos -particularmente Gabriel Boric y Yasna Provoste– a privilegiar entrar en esa temática para no desaparecer del ojo público. Pero, al mismo tiempo, estos deberán ponderar sus opiniones en lo que una fuente adelanta como “el lodazal”, respecto al candente debate que contendrá la ofensiva.

En este sentido, fuentes del Frente Amplio aseguran a este medio que el abanderado y diputado por Magallanes, Gabriel Boric, inicialmente transmitió sus aprensiones: la responsabilidad institucional y el momento político serían sus principales preocupaciones.

Un diagnóstico que es coincidente con el análisis que mantienen en el entorno de la candidata presidencial de la Falange, Yasna Provoste. Así, fuentes de la bancada de diputados DC sostienen que el diputado y vocero de la abanderada, Víctor Torres, defendió la acusación como una realidad política instalada. “Nosotros no elegimos el momento para presentarla, simplemente llegó”, transmitió el parlamentario a sus cercanos.

Matías Walker (DC) asegura a The Clinic que “la acusación va a tomar la agenda pública en las próximas semanas y eso tiene el riesgo de invisibilizar las propuestas programáticas de las candidaturas”.

Para el diputado DC Matías Walker, que en principio mostró sus dudas frente a la acusación, reconoce a The Clinic las dificultades del impeachment, tal como conceptualizan los gringos sobre este proceso.

“La acusación va a tomar la agenda pública en las próximas semanas y eso tiene el riesgo de invisibilizar las propuestas programáticas de las candidaturas. Pero esto ya no tiene vuelta atrás: hay que respetar el cronograma y habrá que pronunciarse”, dijo.

Respecto a la escena presidencial, una posibilidad que incomoda a la oposición es que con la polarización del debate, el principal beneficiado sería José Antonio Kast. Cabe recordar que el representante del Partido Republicano ha superado en tres encuestas consecutivas a Sebastián Sichel y, además, se ha esmerado en demostrar su distancia con Piñera y su gobierno.

Desafío opositor: acreditar la responsabilidad de Piñera

De todos modos, otro flanco que deja el libelo acusatorio radica en que los opositores logren acreditar una responsabilidad de Piñera durante el gobierno actual.

Algo que, sin embargo, no pudo sostener la primera comisión investigadora por el proyecto Dominga -labor fiscalizadora que terminó el 2017- ni tampoco la pesquisas que anteriormente sostuvieron el ex fiscal Manuel Guerra, lo que llevó a que los tribunales de justicia sobreseyeran a Piñera por este tema, también en el 2017.

Esto, porque la misma Constitución establece que, en caso del Presidente, la acusación debe ser “por actos de su administración que hayan comprometido gravemente el honor o la seguridad de la Nación, o infringido abiertamente la Constitución o las leyes”.

“Seamos rigurosos con la verdad”: el round tuitero entre la ministra Schmidt y Marcelo Mena por el decreto que protegería el medio ambiente ante el proyecto Dominga

Sobre esto, uno de los puntos a favor que consideran los equipos jurídicos de la oposición, tiene que ver con una interpretación a la Ley de Procedencia Administrativa (19.880).

En el inciso 5 del artículo 12 de esta ley, se detalla que las autoridades deben abstenerse de intervenir en los procedimientos en los que tengan “relación de servicio con persona natural o jurídica interesada directamente en el asunto”.

Según esta interpretación jurídica, los parlamentarios opositores evalúan la negativa del Mandatario a declarar la protección de la zona de La Higuera, donde se construiría Dominga. Además, agregan la aprobación del proyecto minero por la Comisión de Evaluación Ambiental en Agosto pasado y la constante negativa del Ejecutivo a suscribir el Acuerdo de Escazú. Factores que despejarían el camino para la instalación del proyecto minero.

El rol de la DC en la acusación: ¿Estarán los votos o no?

Cuando se habla de acusaciones constitucionales, una duda patente en la oposición es cómo votarán los diputados democratacristianos. En este caso, el jefe de bancada de ese partido, Gabriel Ascencio, se comprometió a que la mayoría de sus votos estarían a favor.

“Mi apuesta es que vamos a tener todos los votos de la bancada de los diputados de la Democracia Cristiana. La mayoría de los diputados optó porque, si tenemos una acusación constitucional, nosotros estamos disponibles”, comentó Ascencio durante un punto de prensa el martes 05 de Octubre en la Cámara.

Los parlamentarios de la DC están contra la espada y la pared. Por un lado, su electorado no está a favor de desestabilizar al país y, por otro, rechazar el libelo acusatorio podría perjudicar a Yasna Provoste.

Sin embargo, algunos miembros de la DC reconocen que los diputados de este partido están contra la espada y la pared.

Por un lado, aseguran, el electorado de la Falange tiene mayor preocupación por la estabilidad del país. En ese sentido, la destitución de la máxima autoridad nacional ciertamente no coopera con esa visión.

Por otro lado, los parlamentarios tienen la presión de ya haber rechazado la primera acusación contra Piñera, cuando se intentó acreditar su responsabilidad política por las violaciones a los DD.HH. durante el Estallido Social. Por lo que verse nuevamente como los salvadores del Mandatario, perjudicaría directamente a la abanderada Yasna Provoste.

El Senado y la barrera de los 2/3 para la acusación

Otro flanco importante para esta nueva Acusación Constitucional, se encuentra en la otra vereda del Congreso.

Cabe recordar que la presentación de acusaciones a las autoridades es una atribución exclusiva de la Cámara, pero una vez que se termina el trámite en el hemiciclo, es el Senado el organismo que debe actuar como juez para ratificar la sanción.

En ese sentido, es un punto conocido para los diputados opositores que sus colegas senadores no cuentan con los 2/3 de la Cámara Alta para ratificar la eventual acusación.

Esto, en concreto, significa que no solo se deberá convencer a la oposición, sino que algunos senadores oficialistas deberán irse en contra de su Presidente.

El diputado Matías Walker (DC), compartió la misma preocupación respecto al trámite en el Senado. “La acusación va a pasar la valla de la Cámara, pero tengo dudas si va a pasar el Senado. Pero yo no me cierro a aprobarla, hay argumentos plausibles para su admisibilidad”, comenta.

A pesar de que hay optimismo en la Cámara para aprobar la acusación, el escenario es distinto en el Senado. Por esto, los diputados tendrán que darle relevancia a la indignación ciudadana para persuadir a los senadores.

En ese sentido, y con el objetivo de que la acusación prospere, fuentes cercanas a los diputados de oposición aseguran que tendrán que poner sus esfuerzos en darle más relevancia a la indignación ciudadana por las revelaciones de los Pandora Papers. De esta forma, podrían presionar al Senado para apoyar la acusación.

Fuentes opositoras consultadas por este medio, aseguran que en caso de perder el libelo en el Senado, tampoco será una derrota vital para el sector. El hecho de tener a Piñera en el banquillo de los acusados ya es una victoria para buena parte de Nuevo Pacto Social y Apruebo Dignidad, forzando además a su contrincante presidencial del oficialismo, Sebastián Sichel, a pronunciarse respecto del futuro político de Sebastián Piñera, líder natural de Chile Podemos Más.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios