Fotos: Agencia Uno

El que se pica pierde: Qué hay detrás de la pérdida de estribos de Kast y Sichel en el debate presidencial

Tanto el abanderado de Chile Podemos Más como el del Partido Republicano se notaron nerviosos en algunos pasajes del debate televisado de la noche del 11 de Octubre. Una señal que nunca es buena para el electorado -advierten en la academia- y que fue fríamente calculada por sus adversarios.

En la disputa electoral actual hay un factor que se repite: perder la calma en un debate es una mala señal para el electorado.

Le pasó a Daniel Jadue en la fase de primarias legales de Apruebo Dignidad. Cuando el alcalde de Recoleta era el que más marcaba en las encuestas, algunos impasses con los periodistas en los debates lo llevaron a bajar en las preferencias y a consolidar el triunfo de Gabriel Boric.

También se demostró con la performance de José Antonio Kast en el debate de CNN y Chilevisión el pasado 22 de septiembre. Ahí, se destacó al candidato del Partido Republicano como ganador, principalmente porque mantuvo templanza al interpelarse con sus contrincantes.

Efecto Panamá: la pesadilla de Kast en el debate

Muy por el contrario, en el debate del recién pasado lunes 11 de Octubre -organizado por TVN, Mega y Canal 13-, Kast no pudo mantener la calma cuando Boric le cuestion´ó su “patriotismo” al mantener inversiones y evadir impuestos en el paraíso fiscal de Panamá

Si bien el Republicano comenzó su intervención levantando la mano antes de hablar, de a poco fue perdiendo los estribos. Hacia el final de su respuesta, terminó acelerando su voz, apuntando con el dedo a Boric y desviando el tema: lo desafió a hacerse un test de drogas y abrir sus cuentas bancarias.

Desde el comando de Boric se regocijaron con el logro de su candidato presidencial. Según cuentan en el círculo del legislador magallánico, el candidato sólo tenía un desafío para este debate: desestabilizar al segundo de las encuestas.

Además, agregan que tenían considerado el recurso de sacar a flote las inversiones de Kast en Panamá y este debate produjo la tormenta perfecta para utilizar esa información. En primer lugar, aseguran, porque tenían que desacreditar con urgencia a quien lo sigue más de cerca en las encuestas.

La intención del comando de Boric fue aprovechar el contexto de los Pandora Papers para situar a Kast al mismo nivel de Piñera. Sobre todo considerando que el Republicano trata de desmarcarse del Presidente.

El segundo motivo para enrostrarle a Kast sus inversiones en paraísos fiscales, cuentan desde el comando de Boric, fue aprovechar el contexto de los Pandora Papers, investigación que tiene en tela de juicio al mismísimo Presidente de la República, Sebastián Piñera en calidad de imputado por investigación del Ministerio Público, además de una acusación constitucional en ciernes.

La base de esto es que Kast ha tratado de desmarcarse del gobierno en este tema, lo que le ha ayudado a hacer crecer su electorado. Pero el antecedente que involucra al abanderado Republicano con los Panama Papers, reflotado ante las cámaras por el candidato frenteamplita, hizo que en esta pasada su credibilidad quedara en tela de juicio.

En tanto, en el comando de José Antonio Kast reconocen incomodidad con este tema. Según cuentan fuentes de ese equipo, no esperaban que saliera a flote el tema y reconocen que el cambio de tono de su candidato obedeció a la molestia del ex diputado UDI ante la acusación del abanderado de Apruebo Dignidad.

Además, en el equipo Republicano también responsabilizan al formato del debate respecto de su performance. Según el análisis interno, la estructura del foro televisado no permitió la confrontación entre los candidatos.

De todos modos, en este comando se resguardan mencionando que “el resultado fue muy complicado para todos”.

“Soy abogado”: Sichel entre el lobby y Provoste

El anterior debate presidencial del 22 de Septiembre -organizado por CNN y Chilevisión- comenzó a marcar la baja en las encuestas para Sebastián Sichel. El hito que marcó este descenso lo interpuso Yasna Provoste al reflotar su pasado como lobbista.

Desde el comando de Yasna Provoste tenían asumido que Sebastián Sichel perdería los estribos si mencionaba su pasado como lobbista. La evaluación desde el equipo es que su plan salió a la perfección.

En esta ocasión, sin embargo, Provoste fue más preparada. En su comando aseguran que ya sabían que Sichel era fácil de irritar, sobre todo al mencionar su pasado profesional en el sector privado. Esta vez, Provoste sólo tuvo que instalar una duda: “¿Hiciste lobby por el gas también, o no?”.

Lo que vino a continuación hizo que la respuesta dejara de ser relevante. Sichel reaccionó destacando su condición de abogado y sacándole en cara a Provoste que sólo ha trabajado para el Estado. Además, reflotó la destitución de la senadora en 2008, interrumpiéndola constantemente.

El director de la Escuela de Gobierno y Comunicaciones de la U. Central, Marco Moreno, resume el problema de Sichel recordando un pasaje del clásico universal, El Principito. “´’Después de la primera mentira, toda la verdad se convierte en duda’. Entonces, (Sichel) ya mintió una vez y por lo tanto está la sospecha de que todo lo que dice sea mentira”, sostiene.

“Provoste logró de manera eficaz llevar adelante una estrategia de piñerización de Sebastián Sichel, que ha dado muchos resultados. Esta idea de que no dice la verdad, de que tergiversa y oculta, lo hace parecerse mucho a Sebastián Piñera”, agrega el académico.

En el entorno de Sebastián Sichel califican a la senadora como mentirosa. La defensa a su candidato se basa principalmente en que, cuando este trabajaba para Burson Marsteller, no existía registro de lobbistas.

Desde el comando del ex ministro de Desarrollo Social, en cambio, el análisis no escapa de lo planteado por su abanderado en pleno debate. En Off the Record, insisten en que Yasna Provoste sólo se ha dedicado a mentir y que Sichel no figura en el registro de lobbistas, creado por ley. Esto, a pesar de que aquella ley entró en vigencia cuando Sichel dejó su trabajo en Burson Marsteller, una de las principales oficinas dedicadas al lobby en Chile.

Por su parte, la jefa programática del también ex presidente de Banco Estado, Victoria Paz, plantea a este medio una visión de prístino optimismo. “Quedamos muy satisfechos con el debate. Firme, con ideas y propuestas. Marcando diferencias”, asevera.

Desde el comando de Yasna Provoste, en cambio, la lectura es diametralmente opuesta: sienten que le pasaron la aplanadora a Sichel. El objetivo que perseguía el equipo de la senadora era capitalizar los apoyos que el candidato independiente perdió en las últimas semanas.

¿Qué evaluación hacen? Para los seguidores de Provoste, la misión está cumplida: hicieron ver muy mal a Sichel, reconocen en el entorno de la senadora DC. Ahora, comentan fuentes del comando, buscarán marcar diferencias y polemizar con José Antonio Kast.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

The Clinic Newsletter
Comentarios