Foto: Agencia EFE

Todo lo que se sabe de la extradición a EE.UU. de Alex Saab, presunto testaferro de Nicolás Maduro

Cabo Verde dio luz verde a la extradición del empresario colombiano, quien comparecerá este lunes ante un tribunal federal en Florida. Su defensa acusó la maniobra de "ilegal".

Estados Unidos confirmó la extradición a su país del empresario colombiano Alex Saab, presunto testaferro del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y reveló que este lunes comparecerá por primera vez ante un juez en Miami.

Una portavoz del Departamento de Justicia, Nicole Navas, confirmó a Efe a última hora del sábado que Saab “fue extraditado hoy desde Cabo Verde a los Estados Unidos para ser procesado por los cargos que se le imputaron en julio de 2019″ en una corte federal del sur de Florida.

“Está previsto que (Saab) haga su aparición inicial el lunes 18 de octubre a la 13:00 horas de la tarde (17:00 GMT) ante el juez John J. O’Sullivan del tribunal federal de Estados Unidos para el distrito sur de Florida”, afirmó Navas.

La confirmación oficial estadounidense llegó varias horas después de que fuentes del Gobierno caboverdiano aseguraran a Efe que Saab había abandonado este sábado ese país africano a bordo de un avión rumbo a Estados Unidos.

“El Departamento de Justicia estadounidense expresa nuestra gratitud al Gobierno de Cabo Verde por su asistencia y perseverancia con este caso complejo, y su admiración por la profesionalidad del sistema judicial de Cabo Verde”, concluyó Navas.

Defensa acusa extradición “ilegal”

La defensa de Alex Saab consideró “ilegal” la decisión de Cabo Verde de extraditar al empresario colombiano a EE.UU., ya que no fue notificada a ellos antes de ser ejecutada.

“Esta acción se realizó sin que se hubiera dado una notificación previa a ningún miembro del equipo de defensa, que tampoco contaba con la documentación o resolución relevante al respecto”, denunció la defensa de Saab en un comunicado difundido este domingo.

Sin embargo, su proceso de extradición llevaba más de un año de periplo judicial. El Tribunal Constitucional de Cabo Verde dio luz verde a su partida el pasado 7 de septiembre, ratificando la resolución de dos instancias inferiores: El Tribunal de Apelaciones de Barlavento y el Tribunal Supremo.

La orden definitiva del TC fue enviada a la Fiscalía General el jueves 14 de octubre, donde solicitaron que la extradición se hiciera efectiva. Pero la defensa de Saab alega que, según la ley caboverdiana, esta decisión el TC no se convertía en inapelable hasta “cinco días laborales después tras la fecha de su dictado”.

Los abogados del empresario también presentaron el pasado 12 de octubre una solicitud ante el Tribunal de Apelaciones de Barlavento, en la isla septentrional de San Vicente, para que revisara y archivara la causa de su extradición.

Además, alegan una violación del principio “ne bis in idem”, que estipula que nadie puede ser juzgado más de una vez por el mismo delito, después de que la Fiscalía de Ginebra concluyera tras una investigación de tres años que no existían pruebas para apoyar las acusaciones de blanqueo de dinero contra Saab.

La entrega de Alex Saab a EE.UU. “constituye una flagrante ilegalidad y desacato a las normas del derecho internacional”, reza el comunicado de los letrados.

Los cargos contra Alex Saab

Saab, que llevaba detenido en Cabo Verde desde junio de 2020, enfrenta cargos federales en Estados Unidos por haber lavado hasta 350 millones de dólares presuntamente defraudados a través del sistema de control cambiario en Venezuela.

Según la acusación, entre noviembre de 2011 y septiembre de 2015, Saab y su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido, se confabularon con otros individuos para lavar sus ganancias ilícitas y transferirlas desde Venezuela hasta cuentas bancarias en EE.UU., razón por la que Washington tiene jurisdicción en el caso.

Además, en mayo de 2019, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EE.UU. sancionó a Saab por su presunta participación en varias tramas de corrupción a gran escala, en torno a la construcción de viviendas populares, distribución de alimentos a los más pobres y operaciones ilícitas con el oro venezolano.

De acuerdo con OFAC, Saab y Pulido tuvieron acceso a la cúpula del gobierno de Maduro a través de Cilia Adela Flores, esposa del presidente, y sus hijos Walter, Yosser y Yoswal, y un primo de estos, Carlos Erica Malpica Flores.

Todos ellos y muchas otras personas están sancionadas por OFAC, por ser parte de “una red de corrupción y nepotismo”.

La detención de Alex Saab

Alex Saab fue detenido el 12 de junio de 2020 cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla de Sal.

El arresto respondía a una petición de EE. UU. cursada a través de Interpol, pero la defensa alega que esa alerta se emitió después de la detención y por ello interpuso un recurso contra la supuesta inconstitucionalidad del arresto.

Sin embargo, este y todos los otros intentos legales de los letrados de Saab para detener su entrega han resultado fallidos ante la Justicia caboverdiana.

Tras su detención, Venezuela aseguró que el empresario es un ciudadano venezolano y un “agente” del Gobierno que se hallaba “en tránsito” en Cabo Verde, por lo que sus abogados sostienen que “tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial de Venezuela”.

El nombre del empresario, de 49 años, apareció en los medios cuando la ex fiscal venezolana, Luisa Ortega Díaz, le acusó en 2017 de ser uno de los testaferros del presidente venezolano.

Saab, nacido en la ciudad colombiana de Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar alimentos y víveres con sobreprecios a la Administración de Nicolás Maduro.

El empresario y tres hijastros de Maduro se lucraron de estas operaciones con “cientos de millones de dólares”, según las autoridades estadounidenses.

La reacción del gobierno venezolano

La extradición de Saab generó una fuerte condena del Gobierno de Maduro, que reaccionó con la interrupción del diálogo que celebraba con la oposición desde el pasado 13 de agosto y cuya cuarta sesión debía comenzar este domingo, 17 de octubre, en la capital mexicana.

Además, las autoridades venezolanas volvieron a detener a seis ejecutivos que trabajaban en Citgo, entre ellos, cinco estadounidenses, que habían estado bajo arresto domiciliario, según señaló Jesús Alejandro Loreto, abogado de uno de los arrestados, al diario The New York Times.

De acuerdo con el facultativo, que representa a Tomeu Vadell, miembros de la policía de inteligencia venezolana aparecieron este sábado por la tarde en casa de su cliente y se lo llevaron. “No sabemos adónde, por qué o para qué”, aseguró.


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

The Clinic Newsletter
Comentarios