El flanco de la gobernanza en Apruebo Dignidad: ¿Cómo lo hará el eventual gobierno de Boric para llenar los más de 3 mil cargos de confianza en el aparato público?

Una pregunta instalada en los pasillos de Apruebo Dignidad es la dificultad para ocupar los cargos de confianza en el Estado para administrar la vida cotidiana de los chilenos en ministerios y servicios públicos. Si bien en el conglomerado subrayan que cuentan con cuadros profesionales con respetable formación académica, reconocen que esta razonable pregunta aún no tiene una fórmula concreta para una candidatura presidencial que lidera todos los sondeos de opinión. Pese a ello, en el bloque y en el entorno del abanderado ya se manejan algunos criterios preliminares para echar a andar la maquinaria estatal. Mientras, el coordinador político del comando presidencial del candidato, Giorgio Jackson, asegura a The Clinic. "No existe ninguna conversación al respecto en el comando", dice el diputado.

“Vamos a demostrar que tenemos el elenco que permite gobernar y lograr transformaciones en paz”. Con esa frase en la edición del 21 de Octubre de La Segunda, Marcelo Mena, vocero de la campaña presidencial de Yasna Provoste, intentaba marcar una diferencia entre su candidata y la de su contrincante, el abanderado de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric.

Si bien el comentario de Mena forma parte de la estrategia de campaña de la senadora DC, también representa una duda con la que se ha cuestionado al diputado magallánico desde el inicio de su candidatura: ¿Con quiénes garantizará gobernabilidad el candidato presidencial frenteamplista, quien tiene mayores chances de electividad según todas las encuestas de la plaza?

Una duda que surge, principalmente, por la falta de experiencia en la gestión del Estado por parte de Apruebo Dignidad, considerando que una de las principales fuerzas políticas de este conglomerado, el Frente Amplio, no han ejercido la gobernanza en la administración pública, salvo una acotada -no menos influyente, por cierto- participación en el ministerio de Educación en la administración de la Nueva Mayoría por parte de algunos cuadros profesionales de Revolución Democrática.

Más de 3.000 cargos de confianza

Desde el Frente Amplio, se defienden asegurando que cuentan con opciones de sobra para ocupar los distintos ministerios. Sin embargo, también en entrevista con este medio, el diputado RD Miguel Crispi -otrora asesor del ex ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre-, aseguró que los cargos de confianza de un gobierno son cerca de 3.000, lo que calificó como “un número enorme”.

En entrevista con The Clinic, Miguel Crispi calificó los 3.000 cargos de confianza para un eventual gobierno de Apruebo Dignidad como “un número enorme”.

Esos más de 3.000 cargos de confianza implican todos aquellos que son electos directamente por el Presidente(a), a saber: cargos de planta de Presidencia, ministros, seremis, delegados presidenciales regionales, cuerpos diplomáticos y los jefes superiores de distintos servicios públicos.

Según la Plataforma Contexto, los cargos nombrados directamente por el Presidente son 910. Sin embargo, dentro del gobierno también se consideran como cargos de confianza a los jefes de las distintas áreas de cada ministerio, tal como subraya uno de los miembros del comando de Gabriel Boric a este medio.

“Estamos centrados en convocar”

A pesar de que dentro de Apruebo Dignidad ya hay algunas ideas sobre quienes podrían liderar algunos ministerios, aseguran que no han resuelto cómo llenar los más de 3.000 cargos de confianza que forman parte esencial de la maquinaria presidencial para garantizar cambios y enfrentar el complejo escenario de un eventual gobierno.

Fuentes en la interna del conglomerado que respalda a Boric, sin embargo, aseguran que esta conversación se está evitando entre los distintos equipos del comando. De hecho, miembros del comando de Boric recuerdan para este artículo una frase futbolera expresada por el mismo candidato, una vez que se impuso en las primarias legales del bloque por sobre su contendor, el alcalde de Recoleta y ex candidato presidencial del PC, Daniel Jadue. “La copa no se toca hasta que se gana”, dijo el diputado entre sus cercanos, a propósito de la repartición de cargos en un eventual gobierno del bloque.

En Apruebo Dignidad han evitado conversar abiertamente de una eventual repartición de cargos. Sin embargo, fuentes aclaran que en el círculo íntimo de Boric se han abordado algunos criterios al respecto.

Sin embargo, continúan las fuentes, es en el círculo más íntimo del magallánico donde ha abordado el tema, aunque de manera informal. En ese sentido, todas las fuentes consultadas para este artículo apuntan a Giorgio Jackson -coordinador político del comando, colega y amigo personal del abanderado- como la figura que estaría adecuando las piezas para la conformación de un eventual administración de Apruebo Dignidad.

Contactado por The Clinic, sin embargo, Giorgio Jackson aseguró a este medio: “no existe ninguna conversación al respecto en el comando y compartimos una sola visión: estamos centrados en convocar la mayor cantidad de personas a apoyar el proyecto de Apruebo Dignidad el 21 de Noviembre. Y de pasar a segunda vuelta, jugarnos al 100% para que la alternativa de cambios le gane a la continuidad o al retroceso”.

Pese a lo anterior, el hecho de que el proyecto de transformaciones de Boric no tenga considerada la instalación en el sector público, es una inquietud no resuelta todavía, reconocen diversas las fuentes. Sin embargo, agregan una justificación; el consumo de tiempo y energías de la vorágine de campaña, y la incertidumbre del muy probable escenario de segunda vuelta.

Con todo, la preocupación en la interna de Apruebo Dignidad está instalada, debido al cuadro político, social y económico que enfrentará un gobierno que promete transformaciones estructurales con todos los datos objetivos en contra: una inflación galopante debido al sobrecalentamiento de la economía -Banco Central aumentó la tasa de política monetaria del 1,5% en el mes de Agosto, al 2,75% desde el mes en curso, la mayor alza de este indicador en 20 años-, una recesión económica al acecho -según advierten los economistas-, un Proceso Constituyente que incluso podría reducir el próximo mandato presidencial, y una conflictividad social latente que tuvo su punto álgido en el segundo aniversario del 18O del pasado lunes.

Un escenario que dificultaría la instalación del próximo gobierno, independiente de la candidatura que resulte electa en los comicios presidenciales. Algo que incluso fue advertido, en entrevista con este medio, el sociólogo y referente intelectual del Frente Amplio en sus albores, Carlos Ruiz: “Cualquiera que sea el nuevo gobierno, no va a tener más de dos o tres meses de paciencia de la sociedad”.

Perfiles preliminares

A pesar de que Jackson evitó adelantar cualquier detalle respecto a quienes conformarán el gobierno en caso de ganar la presidencia, algunos integrantes de la Mesa Política de Apruebo Dignidad, del anillo de Gabriel Boric y al interior de las directivas de los partidos del bloque, afirman lo contrario y entregan algunos criterios preliminares sobre el perfil de personas que están evaluando para los cargos de confianza cuando el conglomerado llegue al poder.

Al interior de Apruebo Dignidad, aclaran un poco más el panorama en el servicio público si llegan al gobierno. Lo primero, será sacar a los operadores de Piñera y potenciar a los funcionarios de carrera.

Según estas fuentes, lo primero que hay que hacer al respecto en un futuro gobierno es sacar de sus cargos a los operadores políticos del gobierno anterior, acción que realizan todos los gobiernos cuando al momento de asumir el mando, según se apuran en justificar las fuentes del bloque.

Asimismo, hay un amplio consenso en que se potenciará a los funcionarios de carrera que llevan décadas en los distintos servicios públicos, cuya experiencia pretenden aprovechar al máximo, enfatizan las fuentes.

La segunda vuelta y los cuadros profesionales del socialismo

Una razón que dan fuentes de Apruebo Dignidad y del entorno del candidato respecto al retraso en esta discusión, tiene que ver con que la estructura final de un eventual gobierno de Apruebo Dignidad va a depender de la segunda vuelta.

Así, las fuentes comentan que de pasar al balotaje con José Antonio Kast o Sebastián Sichel, podrían sumarse las distintas fuerzas progresistas de la ex Concertación a su gobierno, contactos que ya estarían ocurriendo de manera informal entre el mundo de la centro izquierda y el Frente Amplio, conversaciones de sumo reservadas, pues no pueden “quemarse” en público.

La conclusión en la interna de Apruebo Dignidad es que el escenario se aclarará en segunda vuelta. Ahí, esperan que Yasna Provoste quede fuera del balotaje para sumar los cuadros técnicos del Partido Socialista a su conglomerado.

En ese sentido, la interna de Apruebo Dignidad tiene un conclusión única: de contar con el apoyo del Partido Socialista en segunda vuelta -ya sea de forma oficial o sectores descolgados de la colectividad-, la dificultad de llenar los cargos de confianza para el desarrollo del gobierno se resuelve en cierta medida. Esto, porque el PS puede sumar sus cuadros técnicos y sus 22 años de experiencia -descontando los casi ocho años de lo dos gobiernos de Sebastián Piñera- gestionando el Estado, a objeto de respaldar los procesos de cambios que propone la candidatura de Gabriel Boric.

Lo anterior responde a que los mismos frenteamplistas están conscientes de que sus cuadros cuentan con una respetable formación académico-profesional, pero escasa experiencia en la administración del Estado.

Sin embargo, otro punto que marcan las diversas fuentes, tiene que ver con que dentro de la militancia de cada partido de Apruebo Dignidad, existen comisiones específicas. Y argumentan que en esos espacios hay personas con la preparación suficiente para liderar la gestión en el aparato público.

Gobierno locales del FA: ¿Proyecto piloto de Apruebo Dignidad?

A pesar de que en el comando de Boric asumen su falta de experiencia en el control del Estado, destacan que sí han podido sumar algunas experiencias en los siete municipios que manejan a nivel nacional.

En Ñuñoa, por ejemplo, la alcaldesa Emilia Ríos incorporó al esposo de la diputada Maya Fernández (PS), quien proviene del mundo socialista y se incorporó para “Efectuar análisis y coordinación de las actividades de la Alcaldía, a través de agendas colaborativas, optimizando el tiempo y respuesta de parte de las autoridades”, según se lee en la página de Transparencia Activa.

En la misma comuna, otro ejemplo es el de Adriana Godoy Ramos. Geógrafa y militante socialista que fue candidata a concejal por La Reina en 2012. En 2013 fue secretaria comunal de planificación en Cerrillos, bajo el mandato del también PS Arturo Aguirre. Un año después, en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, fue secretaria ejecutiva en el ministerio del Trabajo. En agosto de este año entró a la municipalidad que dirige Ríos contratada a honorarios a “realizar estudios y formulación de proyectos que permitan beneficiar a los sectores más vulnerables de la comuna, en distintas áreas municipales”, según indica la plataforma de Transparencia Activa.

Asimismo, fuentes de Apruebo Dignidad previenen que la militancia política previa, en todo caso, no será un norma forzosa: también tendrán en consideración la trayectoria previa de profesionales independientes, asumiendo incluso que provengan de gestiones anteriores a la de los alcaldes del FA.

Un caso es en la comuna de Maipú, liderada por el alcalde Tomás Vodanovic. Ahí, se puede ver que en el mes de septiembre mantuvo como parte de su personal a contrata a Natalia Arriagada Álvarez en el cargo de secretaria del concejo municipal. En 2012, Arriagada fue parte de la gestión del ex alcalde de la misma comuna, Christian Vittori (DC).

También durante la gestión de Vittori, Luis Carreño Müller trabajó en el desarrollo de un programa anual de mantenimiento de obra civiles e infraestructura. En el mes de Septiembre, Vodanovic lo mantuvo como Coordinador de la sección Electricidad y Telecomunicaciones.

El mismo mes, el actual alcalde de Maipú sumó como coordinadora de presupuesto y control de gestión de la Secretaría Comunal de Planificación a Francisca Del Fierro, independiente cercana al FA. Como parte de la experiencia previa de Del Fierro, está un paso por la subsecretaría de Desarrollo Regional entre los años 2014 al 2020 en el departamento de Inversiones Regionales, según indica su cuenta en la red social Linkedin.

El movimiento social y la experiencia de los territorios

Por último, las fuentes hacen énfasis en un punto que -aseguran-, marca el espíritu de Apruebo Dignidad: la inclusión de movimientos sociales en un posible gobierno de Gabriel Boric. Lo anterior, aunque las mismas fuentes hacen la prevención de que esto no significará necesariamente colocar en las jefaturas de servicios a los liderazgos del mundo social.

Lo que sí agregan las fuentes es un criterio político sensible para la cultura política del frenteamplismo: de todas formas el movimiento social aportará la experiencia territorial, lo que complementará la lógica de los técnicos en el servicio público. Para ello -guardando las proporciones del caso-, las fuentes recalcan un ejemplo que, para la interna, es paradigmática: la labor como gobernador en la región de Valparaíso de Rodrigo Mundaca, reconocido activista por el medio ambiente a a través del Movimiento de Defensa por el Agua, la Tierra y el Medio Ambiente (Modatima)

“Una generación que no ha forjado lazos profesionales”

La acotada experiencia de Apruebo Dignidad, particularmente del Frente Amplio, en las lides del Poder Ejecutivo, es motivo de análisis desde la academia.

El académico de la U. Alberto Hurtado, el filósofo Hugo Herrera, complementa: “El Frente Amplio ha tenido un rendimiento formidable. Son pocas las generaciones que dan el salto desde la dirigencia universitaria hacia la política mayor. Pero ahí también está el riesgo, porque efectivamente, estamos hablando aquí de una generación que no ha forjado lazos profesionales, son como una especie de personas especializadas en la política, pero que han vivido solamente en torno a ellos mismos.

En tanto, el director de la Escuela de Gobierno de la U. Central, Marco Moreno, complementa: “Yo le prestaría especial atención, aunque todavía es muy corto el tiempo, para ver cómo está Maipú, Viña del Mar, Ñuñoa, Santiago, porque ese es un buen indicador de la capacidad de que los equipos que van a acompañar a Boric efectivamente puedan enfrentar adecuadamente este problema de que son equipos que pueden tener una formación universitaria, de hecho la tienen, pero eso no es suficiente para gobernar”.

“El actual gobierno del Presidente Piñera, todos sus ministros y autoridades, todos tienen formación universitaria en Chile y fuera del país, pero ha quedado demostrado que no alcanza con eso. Es una dificultad que va a tener que enfrentar un posible gobierno de Gabriel Boric”, agrega el académico.


VOLER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios