Agencia UNO

Países Bajos: Fiscalía dice que 33 personas compraron polvos ilegales para suicidarse

Aunque la eutanasia es legal en Países Bajos desde el año 2002, la asistencia a morir solo se autoriza en condiciones muy estrictas y solo puede realizarse bajo supervisión médica, por lo que cualquier otra forma de ayudar al suicidio se considera ilegal.

Al menos 33 fallecidos en Países Bajos compraron lo que se conoce como “polvos suicidas”, un preparado que supuestamente ayuda a morir a quienes no consiguen que su médico autorice la eutanasia al no cumplir las estrictas condiciones para ello, anunció este miércoles la Fiscalía neerlandesa.

Aunque la eutanasia es legal en Países Bajos desde el año 2002, la asistencia a morir solo se autoriza en condiciones muy estrictas y solo puede realizarse bajo supervisión médica, por lo que cualquier otra forma de ayudar al suicidio se considera ilegal.

En una sesión judicial contra un hombre arrestado en julio por la venta de esos polvos, la Fiscalía explicó que 33 personas que compraron este preparado “ya no están vivas” y los investigadores han podido comprobar que al menos 15 de ellas han utilizado el polvo suicida, pero no está claro si los demás murieron directamente por su ingesta.

La Fiscalía había asumido hasta ahora que solo seis personas habían consumido esos polvos.

Se cree que el detenido, que responde al nombre de Alex S., pudo haber vendido el “polvo suicida”, también conocido como “fármaco X”, a casi 600 personas en Países Bajos.

Está acusado de blanqueo de capitales y de violación de la Ley de Medicamentos porque, además de esos polvos, vendía el fármaco antiemético domperidona, un medicamento para evitar vómitos que solo está disponible con receta médica.

El detenido habría vendido tanto el “fármaco X” como el antiemético desde 2018 hasta junio de 2021, y lo ofreció por internet, usando plataformas de mensajería instantánea como Telegram y el servicio de correo electrónico encriptado ProtonMail.

Los interesados podían recibir o recoger los polvos en la ciudad neerlandesa de Eindhoven por 20 euros, aunque después subió el precio a 30 euros.

Suministraba los polvos a todo el que los quisiera, sin hacer preguntas sobre su estado de salud ni sus intenciones, e incluso llegó a confirmar a la Fiscalía en un correo electrónico que “ha estado haciendo esto durante varios años y ninguna muerte habría fallado”.

Durante la sesión judicial, Alex S. justificó que cree que “cada persona debe poder decidir qué hacer con su propio cuerpo, no pertenecemos a nadie más, podemos determinar nuestro propio destino” y argumentó que “lo único que quería hacer era ofrecer la oportunidad de ser ayudado, lo que a mi también me gustaría”, añadió.

El detenido es también miembro de una conocida cooperativa, Última Voluntad (Laatste Wil o CLW), que aboga por la libre elección en el lecho de muerte y la venta de un “fármaco legal” que pueda usarse para el suicidio asistido, pero se opone a proporcionarlo ilegalmente.

CLW seguía celebrando reuniones presenciales hasta el pasado agosto, pero las interrumpió tras confirmarse la detención de S.

A finales de septiembre, las autoridades neerlandesas arrestaron al septuagenario Jos van Wijk, presidente de la cooperativa, como sospechoso de estar involucrado en un caso de suicidio asistido y de participación en una “organización criminal” en Países Bajos.

Esta organización, con 27.500 miembros, se estableció en 2013 para proporcionar a sus miembros vías de “último recurso” para poner fin a su vida “en el lecho de muerte”, en caso de que los médicos neerlandeses no consideren que cumplen los requisitos médicos necesarios para obtener la eutanasia, práctica que no se considera legal en el país.


VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios