Menos burocracia, reivindicación a “los 30 años” y un ultimátum por más impuestos: las propuestas de los candidatos ante los empresarios de Enade

Cinco de los siete aspirantes a La Moneda se pararon frente al empresariado para exponer sus propuestas en materia económica. Entre otras ideas, Kast insistió en agilizar el aparato público, Provoste defendió el legado de la Concertación, Sichel quiere Estado y Mercado por partes iguales, mientras Boric se esforzó por ponerle ansiolíticos a los grupos económicos a partir de su programa de gobierno...hasta que les habló de aumentar los tributos.

En el foro del Encuentro Nacional de Empresas (Enade), organizado el 11 de Noviembre en la Universidad Adolfo Ibáñez por Icare, cinco de los siete candidatos presidenciales -Eduardo Artés y Franco Parisi no asistieron- presentaron sus propuestas en materia económica, ante la mirada atenta y juiciosa de los empresarios más importantes del país.

Así, luego de un discurso del Presidente Sebastián Piñera, en el que el Mandatario dijo estar preocupado por “el afán de algunos por demoler todo nuestro pasado, sin saber con qué lo puede reemplazar”, y después que el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Juan Sutil, advirtiera en su intervención que “los inversionistas pausan sus decisiones hasta tener certezas”, los aspirantes a La Moneda se pararon frente al empresariado para poner sus cartas económicas sobre la mesa.

Kast: “Menos burocracia y mejor gasto social”

José Antonio Kast fue el primero de los cinco candidatos presidenciales en dar su discurso inicial ante los empresarios presentes en el encuentro.

El abanderado del Frente Social Cristiano comenzó su intervención mostrando un video de su campaña presidencial del 2017, donde a modo de profecía, vaticinaba: “les quiero decir que si volvemos a hacer lo mismo que ya hicimos, lo que vendría a futuro, como legado, son estos dos jóvenes. Eso es lo que nos esperaría el 2022 si no hacemos bien las cosas”.

En el video del 2017, en tanto, se veía una foto con dos caras conocidas en la actual contienda presidencial: Gabriel Boric, abanderado de Apruebo Dignidad, y el diputado Giorgio Jackson (RD).

Así, el líder del Partido Republicano continuó su intervención con un desalentador diagnóstico del país. “Hoy día podemos decir que hay más pobres, más desempleo y estamos en un Chile mucho más inseguro”.

“Lo más probable es que muchos de ustedes piensen que hoy día voy a hablar de violencia, narcotráfico, terrorismo o de zanjas”, continuó Kast frente a los empresarios, a quienes rápidamente ahorró el suspenso.

“¿Qué son las cosas que nosotros queremos plantearles hoy día? Primero la paz, Chile necesita paz. Segundo, Chile necesita orden; hemos vivido tiempos de inestabilidad y de desorden que nos tienen postrados como nación. Y tercero: necesitamos progreso”, agregó el ex diputado UDI, con una foto aérea de Sanhattan a sus espaldas.

Con estas promesas sobre la mesa, el candidato le preguntó a la audiencia: “¿Cómo se logra esto en un país que ahora está tensionado, dividido y conflictuado? Primero, desde el gobierno. Lo que planteamos es que tenemos que jugarnos por el crecimiento”, ante lo cual comenzó a enumerar tres ejes programáticos de su propuesta.

“Necesitamos menos burocracia. Vamos a hacer un Estado ágil, vamos a generar menos barreras para los emprendedores”, dijo, a lo cual agregó la necesidad de tener “menos gasto político y mejor gasto social. Sobre esto, la derecha y la izquierda han usado el Estado como un botín para instalar a sus parientes”.

“Esto el gobierno no lo puede hacer solo, el gobierno también requiere la ayuda de ustedes, los que están en este salón principalmente, los grandes empresarios de Chile, esos que quieren que Chile salga adelante”, dijo con un tono dialogante.

El compromiso que les pedimos a ustedes es que no solamente cumplan con la ley, porque muchas veces uno llega al mínimo. Queremos que ustedes sean los primeros en hacer cambios radicales, necesitamos más y mejor trabajo”, finalizó el candidato de derecha ortodoxa.

Provoste: “Los últimos treinta años fueron los más virtuosos para Chile”

La candidata de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste (DC), fue la segunda en dirigirse a los empresarios presentes.

La senadora de la Falange comenzó su discurso haciendo un optimista repaso al legado económico de los gobiernos de la Concertación. “Somos herederos de una coalición de gobierno, la más amplia y también la más exitosa en los últimos años en nuestro país. Quizás estos últimos treinta años fueron, sin duda, los más virtuosos para Chile”, dijo, antes de enumerar distintos logros de los gobiernos de la Transición: “el aumento de las libertades ciudadanas, la reducción de la pobreza, el control de la inflación y el crecimiento durante los primeros ocho años”.

“Tenemos que ser capaces de reconstruir nuestro país”, dijo antes de mostrar su apoyo al Proceso Constituyente, “la salida institucional del Estallido”, según conceptualizó. “Chile no tiene un plan B si la Convención Constitucional llega a fallar”, advirtió ante el empresariado.

“En el corto plazo hemos planteado un ambicioso plan de reconstrucción de Chile para sanar al país, así está escrito en nuestro programa desde el primer momento”, enfatizó la senadora DC, quien está peleando el tercer lugar de la carrera presidencial, según las encuestas.

Así, la candidata continuó mostrando algunas de sus cartas en el ámbito económico. “Para enfrentar las urgencias en materia sanitaria en educación, en la reconstrucción y reactivación de la economía, en la generación de más empleo con el foco en jóvenes y mujeres que han sido los más afectados, hemos propuesto un plan en torno a los 6 puntos del PIB de gasto transitorio por una sola vez en un período de cuatro años”, precisó.

A esto, la candidata continuó introduciendo una cuota de realismo con respecto al panorama económico del próximo año.

“Nos encontramos en un escenario macroeconómico para el período que va a ser complejo y tenemos que ser capaces de enfrentar este escenario de bajas proyecciones de crecimiento y de una economía sobrecalentada. El año 2022 presenta varios problemas que van a exigir un manejo fiscal responsable, eficiente, con el que nosotras estamos comprometidas”, comentó antes de enumerar algunas de sus propuestas en materias previsional.

A juicio de la senadora falangista, el sistema previsional debe ser “social mixto, solidario, de al menos tres pisos donde el primero sea con cargo al Estado de 225 mil pesos mensuales para todas las personas mayores de 65 años a excepción del 10% de mayores ingresos. Un segundo piso respecto de los ahorros individuales de los y las trabajadores, y un tercero que se constituye también a partir de los ahorros individuales que los trabajadores pueden acceder”, explicó.

“Somos herederos de una coalición de gobierno, la más amplia y también la más exitosa en los últimos años en nuestro país. Quizás estos últimos treinta años fueron, sin duda, los más virtuosos para Chile” , dijo Yasna Provoste.

De inmediato, la ex presidenta del Senado se dirigió directamente a los empresarios que la escuchaban.

Estamos aquí para invitarlos. Nosotros sabemos que Chile no resiste seguir como está y requiere cambios: estos deben ser responsables y deben estar financiados. Sabemos cómo hacerlo, debemos concordar una reforma tributaria que sea viable, justa y que potencie el crecimiento”, dijo Provoste, antes de afilar un par de dardos para los abanderados de Apruebo Dignidad y del Frente Social Cristiano.

“No es serio pretender que sólo una reforma tributaria bastará, menos aún cuando sus expectativas son voluntaristas al punto de pretender recaudar el doble de lo real”, acusó en relación a la propuesta tributaria de Gabriel Boric, con la que espera recaudar alrededor de 8 puntos del PIB.

“Tampoco es serio el que aquí se plantee que aquí vamos a lograr crecimiento, paz social, estabilidad y gobernabilidad haciendo una reducción de los impuestos”, añadió en relación a la propuesta tributaria de José Antonio Kast.

“La política, el gobierno y la oposición tienen que aportar, y también el sector empresarial. Por eso recojo el planteamiento del presidente Juan Sutil (CPC) cuando se hace cargo de que el mundo empresarial debe avanzar a un estándar ético superior al actual”, continuó la candidata, para ejemplificar: “mayor competencia, menos concentración de la economía y terminar con situaciones de abuso que resultan inaceptables para todos”.

Sichel: “Todo el mercado y Estado necesario”

El candidato de independiente de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel (Ind.) -quien según los sondeos de opinión estaría entre el cuarto y el tercer lugar de la carrera presidencial-, comenzó su discurso con una metáfora sobre la innovación, en la que daba el ejemplo de la invención del clip.

“Es más fácil doblar el clip, innovar, antes que seguir peleándonos por el alambre”, alegorizó crípticamente antes de apuntar la artillería contra su adversario del Frente Social Cristiano.

José Antonio, quiero ser claro: te opusiste a que se realizara la COP en Chile”, dijo Sichel, luego que el abanderado republicano dijera, en su introducción, que su programa era el que más menciones hacía al cuidado del medio ambiente.

Y entrando en materia tributaria, el candidato independiente no escatimó golpes para los candidatos de Apruebo Dignidad y del Partido Republicano.

“Es imposible soñar lo que propone Gabriel Boric, de que vamos a poder subir un 40% la carga tributaria y no vamos a espantar el crecimiento y la inversión, como también es imposible soñar en una propuesta tributaria que reduce los impuestos y la carga tributaria en un 7% del PIB y decirle a los chilenos que los vamos a seguir acompañando todos los días”, criticó.

Finalmente, Sichel sintetizó sus ideas de la siguiente forma: “Yo creo que necesitamos todo el mercado que sea posible y todo el Estado que sea necesario”, finalizó.

Boric: “Proyectos riesgosos con retornos de largo plazo”

“Tengo muy claro, quiero que lo sepan, que los empresarios y empresarias en Chile son tremendamente necesarios”, dijo de entrada el candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, haciéndose cargo de las críticas que ha recibido su programa: supuestamente, sus propuestas ahuyentarían a los inversionistas y empresarios.

Aspiro a ser un buen gobierno, queremos hacerlo bien, y sabemos que hacerlo bien significa dar certezas”, continuó el abanderado, intentando poner paños fríos al flanco de críticas respecto a las seguridades que puede entregar su candidatura para los agentes económicos.

En la misma línea, el diputado magallánico aseguró a los empresarios: “sabemos también que cuando la política económica es impredecible, cuando abundan las arbitrariedades, la sociedad entera y los inversionistas carecen de la certidumbre necesaria. Entonces es el pesimismo el que se vuelve la regla general, los inversionistas migran sus capitales y la economía se estanca”, reflexionó.

Así, sacando a flote el perfil dialogante que mostró durante su campaña de las primarias en su coalición, el candidato remarcó: “como Apruebo Dignidad queremos ser un gobierno dialogante que construya bases sociales sólidas para que crezcan más empresas. Queremos acordar, en conjunto con ustedes y con quienes no están en esta sala, un nuevo Contrato Social”.

En tanto, el candidato aludió a los pronósticos económicos del próximo año y de cómo su propuesta se inserta en ese escenario.

“Nuestro plan de gobierno es un cambio gradual con un horizonte que busca reducir la incertidumbre. Un proceso de cambio profundo pero predecible, en que el grueso de la población acceda de forma progresiva a un conjunto de derechos sociales, y demos un salto en conjunto hacia un desarrollo sostenible haciéndonos cargo de nuestro estancamiento productivo y del retroceso de nuestra industria”, dijo en la ocasión.

Para ello, el abanderado entró a un área sensible para los grupos económicos: impuestos.

“La experiencia internacional en esto es categórica. Para que la población de un país tenga un buen vivir, se requiere más desarrollo productivo y una mayor y mejor recaudación fiscal. No basta con crecer ni tampoco solamente con equidad tributaria, se requiere que pasen ambas cosas a la vez”, dijo, antes de agregar una cuota de sinceridad ante el empresariado presente.

“Para que esto sea posible las personas de más altos ingresos en Chile deben pagar más impuestos”, remató, lo que provocó un silencio sepulcral entre los empresarios presentes.

En la misma línea, el candidato tampoco dejó pasar la alusión que le hizo Sebastián Sichel en su discurso de introducción: “Este no es un problema de tasas nominales, como me imputaba volviendo a la caricatura Sebastián Sichel: lo que estamos diciendo es que se tribute lo que corresponde”.

Así, el candidato concluyó su introducción refiriéndose a su propuesta de la creación de una “Banca nacional del desarrollo”, la que justificó a los empresarios en base a su experiencia: “Como ustedes bien saben, grandes transformaciones productivas requieren de grandes movilizaciones de recursos financieros. Esto va a ocurrir en contextos de proyectos que son riesgosos y con retornos de largo plazo. Vamos a necesitar un financiamiento que sea paciente”.

ME-O: “La economía chilena es mediocre”

El candidato del partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, comenzó su intervención con un amargo diagnóstico económico del país, el que remontó hasta finales del siglo pasado. “A partir de la crisis asiática, Chile sólo conoce tasas mediocres de crecimiento”, sentenció, antes de aludir a la labor del ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

“Frei, de quien soy un ácido crítico, tuvo la visión de que saltáramos a Asia con una convicción económica, de que éramos una gran casa en un mal barrio. Ese modelo, del cual yo no soy 100% crítico, tocó techo y nunca más desde 1998 en adelante, Chile recuperó tasas de crecimiento interesante”, comentó.

En este sentido, Enríquez-Ominami vinculó la necesidad de un Estado vigoroso, contextualizándolo con el panorama sanitario actual. “La pandemia arrasó con la teoría de un estado fuerte, sin grasa. Al revés, se requiere un ogro filantrópico, grande y torpe, pero que proteja. Nos dio la razón Sebastián Piñera”, dijo el candidato en referencia al plan de vacunación llevado a cabo por el gobierno.

Con todo, el abanderado progresista quiso “declararle la paz a los empresarios”, ante quienes les aseguró que “es falso decir que la incertidumbre es producto del Estallido Social o de los discursos de algunos de acá, no. La incertidumbre es producto de que la economía chilena es mediocre, se acabaron las herramientas y tenemos que ser más creativos. Tendremos que avanzar inevitablemente en el largo plazo hacia otro modelo más sustentable, con energías renovables y electromovilidad”.

Para continuar la idea, ME-O optó por sepultar en su discurso “la estrategia de los noventa de vender cobre, salmón y madera. Eso se agotó”.

Si Chile no crece 3 puntos no crea empleo: hay que pensar juntos un modelo sostenible que genera riquezas”, continuó el candidato, antes de enumerar algunas propuestas económicas de su candidatura. “Una Renta Básica Universal femenina, provisoria de Marzo a Octubre de 200 mil pesos”, junto a la “creación de empleo con un programa de obras públicas”.

También puedes leer: “Me parece una tortura bíblica que te priven del olfato y el gusto”: Así fue el retorno de Gabriel Boric tras su cuarentena por Covid-19


Volver al Home para seguir leyendo notas de The Clinic

The Clinic Newsletter
Comentarios