Nuevo flanco para Irací Hassler: Municipalidad de Santiago afronta récord de sumarios por maltrato y acoso laboral

Foto: Agencia UNO

Nuevo flanco para Irací Hassler: Municipalidad de Santiago afronta récord de sumarios por acoso laboral

En un 2021 compartido entre la actual administración y la de Felipe Alessandri, el organismo batió la marca anual de denuncias del último lustro. Colaboradores de la alcaldesa PC "llegaron con mucho ímpetu o con un exceso de entusiasmo", advierten desde las asociaciones de funcionarios.

Los primeros 140 días de Irací Hassler (PC) en la alcaldía no han sido fáciles. A las polémicas con los vendedores ambulantes, la línea 7 del Metro y Lollapalooza Chile 2022, sumó un nuevo flanco: la Municipalidad de Santiago afronta un récord de sumarios por acoso laboral y maltrato.

A falta de un mes y medio para terminar 2021, la institución registra la cifra anual más alta de las últimas cinco temporadas en sumarios iniciados por tales motivos. En total, son ocho investigaciones: dos surgieron durante la gestión de la jefa comunal, mientras que seis las heredó de la magistratura de Felipe Alessandri (RN).

De acuerdo con los datos que la propia municipalidad entregó a The Clinic, las denuncias por acoso y maltrato laboral ingresadas entre 2017 y 2021 suman 26. La anterior marca databa de 2018, cuando se abrieron siete procedimientos.

Fuente: Municipalidad de Santiago

Molestia, disgusto y preocupación

El tema fue puesto en el tapete por las agrupaciones de funcionarios, a través de una carta enviada a fines de octubre a la alcaldesa de Santiago. En ella, exigieron conocer “cuáles medidas se implementarán (…) para evitar la ocurrencia de estas prácticas tan nocivas”.

La misiva estaba firmada por la Asociación de Funcionarios Municipales de Santiago, que congrega a cerca de un millar de trabajadores de todos los estamentos. También por la Asociación de Profesionales y Técnicos (Aprotec) Pedro de Valdivia, que agrupa a alrededor de 300 funcionarios de planta y a contrata. Sin embargo, no obtuvieron respuesta.

Con “profunda molestia, desagrado, disgusto y preocupación”, los funcionarios insistieron con una segunda carta el 4 de noviembre. En el documento, pedían la creación de las mesas de trabajo para resolver, entre otros temas, los maltratos a funcionarios.

En este último texto, elevaron el tono de sus cuestionamientos: “No entendemos el nivel de desconfianza que su administración tiene con los trabajadores municipales de Santiago”. “Contrarium sensu de lo que opinan sus colaboradores de confianza, la lealtad de los municipales de Santiago es a toda prueba”, subrayaron.

También interpelaron a la edil de una manera bastante particular: citando a filósofos griegos, como Platón, Plutarco, Parménides y Sófocles. De este último, rescataron la frase: “Cuando el hombre tiene poder, se ciega y no observa las injusticias que él mismo comete”.

“Queremos que usted demuestre que la política y el poder se puedan ejercer de otra forma. Que vayan de verdad en beneficio de los trabajadores y las trabajadoras de nuestro municipio”, señalaron. A la vez, pidieron “mejorar el clima laboral” y “hacer de nuestra institución un lugar digno y de respeto que todos queremos construir”.

Exceso de entusiasmo

El protocolo para abordar el acoso laboral fue establecido en normas vigentes desde 2016, que hoy están en proceso de actualización. En primera instancia, es la Dirección de Asesoría Jurídica de la Municipalidad el estamento encargado de efectuar la revisión formal de la acusación.

Posteriormente, debe constituirse un Comité de Denuncias, encargado de evaluar el mérito de las imputaciones e iniciar un sumario de investigación, si así lo considera. Asimismo, debe adoptar medidas de resguardo para el trabajador afectado en un plazo máximo de 10 días hábiles.

Según la ley 18.883, el plazo de un sumario es de 20 días hábiles. En casos calificados, ese plazo puede prorrogarse hasta los 60 días. Sin embargo, los funcionarios de la Municipalidad de Santiago acusan que dichos procedimientos se están tardando más allá de lo estipulado.

El presidente de la Aprotec Pedro de Valdivia, Andrés Mosqueira, acusa que algunas investigaciones se han extendido por varios meses. Incluso, asegura, hay casos pendientes desde la administración de Felipe Alessandri. “Cuando las acciones no son oportunas, se instala un cierto halo de impunidad”, advierte.

El dirigente enfatiza que la situación “se ha visto agudizada” durante los primeros meses de la era Hassler: “Hay funcionarios de la nueva administración que llegaron con mucho ímpetu, o con un exceso de entusiasmo, que pasan a llevar el clima laboral y las situaciones al interior del municipio”.

Pese a esa observación, el dirigente también reconoce que hasta ahora, entre una gestión y otra, no se vislumbran “grandes cambios cualitativos” en este tipo de prácticas. Mosqueira se lo atribuye fundamentalmente a “factores sociológicos” que hicieron crecer la tensión al interior de la institución, como la pandemia y el estallido social, que tuvo a Santiago como uno de sus escenarios principales.

También apunta a otras aristas, como que los alcaldes normalmente asumían en diciembre, y este vez fueron investidos a mitad de año, con un presupuesto ya establecido. “Les tocó asumir en un trazado que no era de ellos. Es bien poco el margen para poder maniobrar”, justifica.

¿Ausencia de la alcaldesa de Santiago?

Las dos cartas fueron respondidas por la jefa de gabinete de la alcaldesa de Santiago, Javiera Meneses, quien señaló: “Respecto a las situaciones de maltrato, difundiremos el actual Protocolo para la Tramitación de Denuncias de Acoso Laboral a todos los funcionarios y funcionarias del municipio”. También se comprometió a acelerar su actualización.

El presidente de la Asociación de Funcionarios Municipales de Santiago, Óscar Armijo, reconoció a The Clinic una “molestia generalizada” en su agrupación por la naturaleza de la réplica. “Aquí, la que tiene que responder es la alcaldesa de Santiago, porque nosotros siempre nos dirigimos a ella”, subrayó.

Lo mismo sostiene su homólogo de Aprotec, quien recalcó que hubo “desazón” entre los funcionarios por la misiva. “Repartirle el protocolo a todo el mundo no quiere decir que la gente va a dejar de cometer actos reñidos con el desempeño funcionario”, acusó Mosqueira.

“Hay cosas de forma y de fondo que nos dejan en cierta incertidumbre. Por eso hacemos tanto hincapié en lo importante que es el discurso de la autoridad. Hay que tomar acciones, hay que generar condiciones y dar instrucciones al personal, sobre todo al personal de confianza“, puntualiza.

Una idea discutida entre los funcionarios ha sido establecer un “decálogo de funcionamiento” para cimentar una cultura laboral sana al interior de la institución, sobre todo en las áreas donde hay un mayor requerimiento de la comunidad.

“Hay funcionarios de la nueva administración que llegaron con mucho ímpetu, o con un exceso de entusiasmo, que pasan a llevar el clima laboral”.
– Andrés Mosqueira, presidente de la Asociación de Profesionales y Técnicos

La versión del municipio

Consultados por esta situación, en el municipio relevaron el trabajo de actualización del protocolo. Señalaron que el 14 de julio, el Concejo aprobó “la creación de una mesa de trabajo de buenas prácticas laborales con perspectiva de género que pretende crear un nuevo protocolo de actuación por maltrato, acoso laboral y sexual, y cualquier tipo de discriminación, de forma participativa”.

Para dicho proceso fueron convocados representantes de todos los estamentos —incluidas las asociaciones de funcionarios— y actualmente hay tres comisiones trabajando en ello. “El objetivo es responder a las denuncias de funcionarios y funcionarias de manera adecuada, con un procedimiento claro y en tiempos determinados”, añadieron desde la alcaldía.

Asimismo, puntualizaron que el Comité de Denuncias sigue tramitando las acusaciones bajo los principios de “confidencialidad, resguardo a la víctima y celeridad en la investigación” establecidos por el protocolo de 2016. Por tal razón, están impedidos de divulgar detalles.

The Clinic consultó a la Municipalidad de Santiago sobre el número de sumarios por acoso laboral que aún se mantenían abiertos. Sin embargo, pese a las insistencias, no obtuvo respuestas.


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

The Clinic Newsletter