Tren en Chile - Red Ferroviaria

Un tren de Arica a Punta Arenas: ¿Es viable una red ferroviaria extensa en Chile?

La propuesta del candidato Gabriel Boric de potenciar la red ferroviaria de Chile -y que le costó un encontrón con el gremio de camioneros-, es parte de un debate de larga data. Aunque el diputado magallánico no menciona en su programa la construcción de un tramo de Arica a Punta Arenas, los expertos arguyen que un recorrido de esa extensión sería, en la práctica, inviable.

“Chile necesita más trenes y no menos. Para encontrarnos más, recorrer nuestro país, comunicarnos y mejorar la conectividad de nuestra larga y angosta tierra”, tuiteó esta semana el candidato presidencial Gabriel Boric, en defensa de una de sus propuestas emblema: impulsar la construcción de una moderna red ferroviaria en el país.

Las palabras del abanderado de Apruebo Dignidad llegaron luego de que el lunes, el presidente de la poderosa Confederación Nacional de Transportes de Carga de Chile (CNTC), Sergio Pérez, afirmara quese nos quiere reemplazar a los camioneros de Chile por ferrocarriles del Estado”. Agregó que “no queremos privilegios, queremos una cancha pareja, pero no queremos que el Estado de Chile, con plata de todos los chilenos, vaya en ayuda de un sistema de transporte en competencia desleal con los camioneros”.

En el programa de gobierno de Gabriel Boric, específicamente en la página 155, existen dos menciones a la política ferroviaria que buscará implementar el candidato de llegar a La Moneda. En primer lugar, remarca el desarrollo “de obras para optimizar el sistema logístico nacional, potenciando el ferrocarril de carga, centros de integración intermodal, mejoramiento de accesos a los puertos y pasos internacionales”.

Y un poco más abajo, destaca el llevar a cabo “una política ferroviaria en las macrozonas centro y sur, dando continuidad a los proyectos que ya tienen algún nivel de avance e impulsando tres nuevos proyectos: Santiago-Valparaíso, Santiago-San Antonio y Santiago-Chillán-Concepción”.

Aunque la propuesta de potenciar la red de trenes chilenas es hoy parte del plan de infraestructura de Boric, la idea no es nueva, sobre todo por las características geográficas de Chile, un país largo y angosto. Surge la pregunta: ¿cuán viable es tener un tren de extenso recorrido en territorio nacional?

Ampliar la red ferroviaria: un debate de larga data

Inaugurado en 1851, el primer tramo ferroviario chileno tenía 41 kilómetros, en un recorrido que unía a Copiapó y Caldera. Desde ese punto en adelante, nuevas vías fueron instaladas, y hasta el día de hoy operan servicios, manejados por la Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE), que conectan Santiago con ciudades como Rancagua, Talca y Chillán.

Ampliar la red de trenes en Chile es un proyecto que hace años ronda en la discusión pública. Sin ir más lejos, en 2019 el Presidente Sebastián Piñera anunció un plan de inversiones por más de 5 mil millones de dólares para triplicar la cantidad de pasajeros transportados por este medio para 2027.

Pero el debate también gira en torno a cómo se debiese potenciar este sistema de transporte.

De Arica a Punta Arenas

Una idea que resuena hace años es la de construir una red ferroviaria que comunique al extremo sur con el extremo norte chileno, “de Arica a Punta Arenas”. Sin embargo, diversos académicos han sido explícitos en señalar que tal proyecto sería inviable.

“Yo veo difícil poder plantear una solución ferroviaria que se extienda de Arica a Punta Arenas por razones geográficas y económicas. Tenemos una población muy baja con una concentración altísima en la zona centro, y zonas extremas con muy poca cantidad de habitantes”, aseguró a CNN el académico del departamento de Obras Civiles de la Universidad Santa María, Sergio Carmona.

Patricia Galilea, académica del departamento de Ingeniería de Transporte de la Universidad Católica, coincidió con la tesis de Carmona, en conversación con el mismo medio. “Lo que uno ve en Europa es que siempre hay un centro urbano con muchas localidades suburbanas en los alrededores. Esa modalidad no la tenemos acá. Somos un país largo pero la densidad está muy concentrada, lo que lo hace menos rentable”, sostuvo Galilea.

En tanto, Pedro Pablo Errázuriz, presidente del directorio de EFE, comentó a CNN que “un tren desde La Serena hacia al sur, por supuesto que va a tener sentido llegado el momento, pero hoy día el tráfico no justifica, por rentabilidad social, el impacto de invertir en esa zona, por eso el esfuerzo está en las regiones donde tenemos servicios”.

La viabilidad de los tramos cortos

Lo que sí hace sentido, a juicio de los expertos, es instalar infraestructura ferroviaria en tramos más cortos, y focalizados en el sur de Chile.

“Existe espacio hacia el sur y se pueden potenciar los trenes de carga por lo menos hasta Concepción, porque hasta esa zona hay capacidad en términos de las ciudades a las que hay que abastecer. Es mucho más denso hacia el sur que hacia el norte. Hay ciudades como Talca, Chillán, el propio Concepción y yendo un poquito más allá Temuco, que podrían verse beneficiados por un gran tren de carga que pueda unirlos”, dijo a Emol el académico de la U. Católica de Valparaíso y experto en transporte, Franco Basso.

Sergio Carmona también se mostró a favor de este tipo de proyectos. “Pensar en recorridos de 400 a 600 kilómetros de distancia, como podría serlo Valparaíso-Santiago-Concepción o La Serena- Santiago, eso si que es factible y permitiría sacar autos de las autopistas”, señaló a CNN.

A pesar del punto anterior, Basso identificó como el proyecto más urgente un tren de carga que una Santiago con San Antonio y Valparaíso: “Esos dos puertos concentran el 80% de las exportaciones de Chile, por lo tanto se hace extremadamente necesario contar con un tren que permita entregar opciones a los retailers y a las plantas de producción, pero que también pueda disminuir la cantidad de camiones que utilizan las rutas 68 y 78”.

Falta de inversión y el factor político

Hay un análisis que es compartido: Chile tiene un amplio potencial para crecer en esta materia. “El tren en Chile tiene un potencial que no se está aprovechando mucho y el caso del transporte de carga lo muestra bien”, indicó a Emol el académico del Instituto de Estudios Urbanos UC e investigador Cedeus, Giovanni Vecchio.

Citando datos del Observatorio Logístico del Ministerio de Transporte, Vecchio dijo a ese medio que, en 2018, 25 millones de toneladas de carga viajaron por tren y 12 mil millones de toneladas por carretera. “Hay bastante desproporción en ese sentido”, afirmó. “La mayoría de la carga que viajó en tren lo hizo hacia los puertos, pero se trató solo de un tercio de la carga que ha viajado desde y hacia los puertos de Chile. Eso ya demuestra un potencial que no se ocupa mucho, considerando también que la infraestructura, en muchos casos, existe, y que lo que falta normalmente son inversiones para potenciarlo”.

Pero hay, además de la falta de inversión, un elemento político en juego. “En el caso particular de Chile, existe una concentración de mercados súper importante en los camioneros, lo que les entrega incluso un poder político, que es lo que hemos estado viendo en los últimos días”, dijo Franco Basso a Emol.  

“Se han ido congregando gremios de camioneros por la carga y de buses por los pasajeros, por lo cual sería necesario negociar”, agregó Vecchio, también en conversación con Emol.

Lee también: Kast le baja un par de cambios a su programa: se mantiene el INDH, el ministerio de la Mujer y permanencia de Chile en consejo de la ONU


Volver al home

The Clinic Newsletter
Comentarios