Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

7 de enero de 2022

Columna de Elisa Cabezón: El rol protector del Banco Central Autónomo

Chile está en un periodo de debate público sobre qué derechos consagrar, qué instituciones cambiar, incluir o no incluir en la nueva Constitución. Por lo tanto, es un momento propicio para destacar la importancia de una de las instituciones que más ha beneficiado a los chilenos: el Banco Central Autónomo.

Por

Chile está viviendo un periodo importante de transformaciones. Hoy se está redactando una nueva Constitución en la Convención Constitucional. Nuestro país está en un periodo de reflexión y discusión.  En un periodo de debate público sobre qué derechos consagrar, qué instituciones cambiar, incluir o no incluir en el texto. Por lo tanto, es un momento propicio para destacar la importancia de una de las instituciones que más ha beneficiado a los chilenos: el Banco Central Autónomo.

¿Qué es el Banco Central? Es una institución del Estado creada en 1925 como el único organismo del país con la facultad de emitir el dinero que nosotros usamos día a día para realizar las compras y ventas en nuestra economía. En sus primeros años, en la práctica, se permitía que el Banco Central imprimiera billetes para financiar las políticas públicas. Por ejemplo, supongamos que el gobierno de turno le prometía a la población crear miles de viviendas. Si el gobierno no era capaz de financiar ese gasto a través de los impuestos o deuda, simplemente recurría al Central para que éste lo financiara a través de la emisión de dinero. El gobierno cumplía su promesa y los chilenos quedaban contentos con él. El problema es que nada es gratis en la vida y en este caso los costos lo pagaban todos los chilenos. Explico.

En sus primeros años, en la práctica, se permitía que el Banco Central imprimiera billetes para financiar las políticas públicas. Por ejemplo, supongamos que el gobierno de turno le prometía a la población crear miles de viviendas. Si el gobierno no era capaz de financiar ese gasto a través de los impuestos o deuda, simplemente recurría al Central para que éste lo financiara a través de la emisión de dinero.

¿Qué implicaba el financiamiento del gasto público a través de la emisión de billetes? Que en la economía la circulación del dinero creciera más rápido que la oferta de bienes y productos. Esto causaba un acelerado aumento en los precios, lo que se conoce como inflación. Es decir, cada día se podía comprar menos cosas con un mismo billete. La inflación entre 1925 y 1989 era altísima: el promedio anual en ese período fue de 48%. ¡15 veces la inflación que están acostumbrados los menores de 35 años hoy!  Así, a medida que pasaban los días los chilenos podían comprar menos cosas con sus sueldos e ingresos.

En sencillo, el Gobierno al financiar sus políticas públicas a través de la emisión de billetes del Banco Central les quitaba poder adquisitivo a los chilenos. Es decir, la inflación actuaba como un impuesto invisible que transfería recursos desde las personas hacia el Estado. A mayor gasto fiscal, mayor inflación y, como resultado, los chilenos podían adquirir menos cosas con sus sueldos. En el ejemplo anterior, el Gobierno financió su programa de viviendas con un impuesto oculto que empobrecía a los chilenos a través de la emisión de billetes.

Para terminar con los altos niveles de inflación que empobrecía a las personas, se creó el Banco Central Autónomo en 1989 mediante la dictación de la ley Orgánica Constitucional n° 18.840. ¿Qué significa que el Banco Central sea autónomo? Significa que el organismo es independiente del Gobierno de turno y tiene prohibido la emisión de billetes para financiar cualquier gasto público. La autonomía del Banco Central evita que los políticos financien sus proyectos quitándole poder adquisitivo a los chilenos a través del impuesto inflacionario. Además, se estableció explícitamente que el Banco Central tenga el objetivo de controlar la inflación y en 1999 se colocó como meta que ésta se mantenga alrededor del 3% anual. Desde entonces la inflación en Chile ha estado controlada. Entre 2000 y 2020 la inflación promedio ha sido de un 3,2% anual.

Para terminar con los altos niveles de inflación que empobrecía a las personas, se creó el Banco Central Autónomo en 1989 mediante la dictación de la ley Orgánica Constitucional n° 18.840. ¿Qué significa que el Banco Central sea autónomo? Significa que el organismo es independiente del Gobierno de turno y tiene prohibido la emisión de billetes para financiar cualquier gasto público.

¿Cómo se logra la autonomía del Banco Central? A través de mecanismos legales que eviten que la institución esté influida directamente por el Gobierno de turno y los políticos; es decir, aislándola de las presiones cortoplacistas del ciclo electoral. Actualmente hay tres mecanismos principales que aseguran esto. El primero, es la prohibición de que el gasto público o préstamo fiscal puedan financiarse con créditos directos o indirectos del Banco Central. El segundo, es que los miembros del Consejo del Banco Central no pueden ser removidos arbitrariamente por los políticos, duran diez años en sus cargos y son elegidos de a uno escalonadamente cada dos años por el Presidente de la República con ratificación del Senado. El cambio de un solo consejero a la vez y de manera alternada evita que la renovación del Consejo esté sujeta a ciclos electorales, ya que el Gobierno de turno sólo puede asignar dos de los cinco consejeros del Central durante su mandato. Y el tercer mecanismo legal que protege la emisión de billetes de la política, es que la regulación del Banco Central y sus funciones están consagradas en la Constitución. Así no se pueden alterar por leyes simples aprobadas en el Congreso, lo que le entrega mayor estabilidad a la política monetaria al alejarla del ciclo político.

El Banco Central Autónomo es la institución que evita que las políticas públicas se financien con la emisión del dinero a costa de reducir nuestros ingresos a través de la inflación. Protege nuestros sueldos ante posibles tentaciones de los políticos de usar la emisión de la moneda para financiar sus planes de gobierno. El Banco Central ha logrado protegernos de manera exitosa desde 1989 al volverse autónomo.

En el actual proceso de cambios, cuidemos la autonomía de nuestro Banco Central que ha logrado proteger nuestros bolsillos al darle estabilidad a la moneda nacional, fundamental para que nuestro país, además, avance en soluciones sociales.

*Elisa Cabezón (@mecabezon) es Magíster en Economía Universidad Católica de Chile; asesora en la Secretaría General de la Presidencia.

Notas relacionadas

Deja tu comentario