Agencia Uno

No estás loco: estudio comprobó con un escáner cerebral que los perros pueden identificar diferentes idiomas

Un grupo de científicos trabajó con 18 perros para que escucharan la novela 'El Principito' en húngaro y en español, descubriendo diferentes patrones de actividad cerebral en los canes.

Investigadores del Departamento de Etología de la Universidad Eotvos Lorand, comprobaron con un escáner cerebral que los perros pueden identificar idiomas sin necesariamente haberlo aprendido.

Los investigadores entrenaron 18 canes para que pudiesen estar quietos durante el escáner, mientras escuchaban la novela de Antoine de Saint-Exupéry, El Principito, en húngaro y en español. Todos los perros sólo habían escuchado solo uno de los dos idiomas.

El resultado mostró actividad cerebral si escuchaban un idioma distinto o familiar. Lo que demostró que los perros pueden entender lo que hablamos.

Attila Andics, el autor principal del estudio, dijo para Sky News que se “demostró por primera vez que un cerebro no humano puede distinguir entre dos idiomas”.

“Es emocionante porque revela que la capacidad de aprender sobre las regularidades de un idioma no es exclusivamente humana”, añadió para el medio.

Laura Cuaya, otra de los autores que colaboró en el estudio, tuvo la idea de hacer esta investigación cuando se mudó de Hungría a México con su perro Kun-Kun. A él sólo le había hablado en español. El can también fue parte del experimento.

Los perros también fueron evaluados con juegos. El equipo revolvió pasajes del libro para comprobar si podían diferenciar el habla del no habla

Los investigadores hallaron patrones de actividad distintos en sus cerebros, tras comparar las respuestas del habla normal y las versiones desordenadas. Eso sí, no se pudo comprobar la preferencia.

Raúl Hernández-Pérez, co-autor del estudio, comentó para Sky News que “la detección del habla puede ser diferente de la sensibilidad del habla en los seres humanos”.

Agregó que el cerebro humano esta sintonizado con el habla, mientras que el cerebro de los canes pueden “detectar la naturalidad del sonido”.

VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios