Litio: por qué la sorpresiva licitación de Piñera complica más de la cuenta a Boric

La decisión del gobierno de adjudicar la gestión del mineral a dos empresas dos días antes del plazo final, acentuó las tensiones en el futuro bloque oficialista. En Apruebo Dignidad -particularmente el PC- mantienen la intención de paralizar la licitación, mientras que desde el entorno de Gabriel Boric dudan del margen de maniobra para frenar la ofensiva del Ejecutivo. Una tenue luz asoma para el futuro oficialismo: los tiempos de toma de razón de Contraloría.

Eran las 16:00 de ayer, miércoles 12 de Enero, cuando la Cámara de Diputados se encontraba a punto de iniciar una sesión especial para abordar la licitación del litio impulsada por el Presidente Piñera. Entonces, todos los diputados de oposición presentes se levantaron de sus asientos y se fueron del hemiciclo en señal de protesta por la decisión tomada por el gobierno de adelantar la adjudicación del litio , que en principio sería definida este viernes 14 de Enero.

Resulta que no cayó nada bien que el gobierno de Sebastián Piñera decidiera apurar la adjudicación, entregando dos de las cinco cuotas en cuestión a las empresas ByD Chile SPA (de origen chino) y a Servicios y Operaciones Mineras del Norte S.A. En total, cada empresa se adjudicó 80.000 toneladas de litio metálico con ofertas de US$61 millones y US$60 millones, respectivamente.

Esta jugada del Ejecutivo se dio en medio de las medidas que estaba tomando la oposición en el Congreso para evitar que la licitación llegara a puerto. En ese sentido, los diputados comunistas habían presentado un proyecto de ley, declarado admisible por la Cámara, que precisamente buscaba frenar este proceso de licitación.

Al respecto, el Presidente electo, Gabriel Boric, dijo: “nos parece que es una mala noticia. Me recuerda esas leyes de amarre que se hacían a última hora”. Mientras, desde el Cámara, la diputada Catalina Pérez (RD) acusó que el gobierno “ha vendido el litio a precio de huevo, ha vendido lo que nos pertenece a todos los chilenos y chilenos”.

La Moneda Chica versus el Congreso: los distintos acentos en Apruebo Dignidad

De todas maneras, el tono usado por los parlamentarios de Apruebo Dignidad y el usado desde “La Moneda Chica” distan en los énfasis de sus respectivos discursos.

Algunas horas después de que los parlamentarios abandonaran el hemiciclo, dejando ahí al ministro de Minería, Juan Carlos Jobet -quien había llegado una hora tarde a la sesión-, desde la oficina donde Gabriel Boric y sus equipos preparan la transición hacia La Moneda, los diputados Miguel Crispi (RD) y Camila Vallejo (PC) salieron a marcar el punto ante lo que se había transformado en la noticia de la jornada.

Vallejo señaló que “lamentablemente, la noticia que ha dado hoy día el gobierno es mala para Chile”. Además, abordó escuetamente lo ocurrido en la Cámara diciendo que “entendemos las molestias del Parlamento”.

Desde el Congreso en Valparaíso, el diputado y actual senador electo del PC, Daniel Núñez, fue más allá en sus declaraciones, resaltando la necesidad del litio para el programa de Boric, plan de gobierno al que el PC ha subrayado en varias ocasiones que estarán vigilantes de su ejecución.

“Tienen que haber condiciones para cumplir con el programa del Presidente electo, que contempla la creación de la Empresa Nacional de Litio. Obviamente estas 160 mil toneladas ponen un obstáculo para su creación”, sostuvo el parlamentario PC.

Además, Núñez fue enfático en que como parlamentarios comunistas no bajarán los brazos ante la ofensiva del Ejecutivo. “Vamos a persistir en el proyecto de ley que presentamos en la Cámara que suspende esta licitación. Además, esperamos que la vía administrativa, porque este proceso de adjudicación debe ir a toma de razón de parte de la Contraloría, también nos permita paralizar todo lo que rodea esta licitación gris y dañina para el interés nacional”, agregó.

Esta última actitud difiere de lo planteado días atrás desde el centro de operaciones del próximo gobierno. En el punto de prensa realizado en conjunto con Camila Vallejo, el diputado Miguel Crispi -parte del equipo estratégico de Boric- fue consultado por sobre qué medidas tomarían como futura administración.

“Nosotros tenemos una visión de largo plazo respecto del uso de minerales, lo vamos a tomar en esa dimensión. Y, por supuesto, hoy día el Parlamento tiene algunas herramientas que van a intentar empujar. Pero nosotros estamos enfocados en nuestro proyecto, en la instalación. Y en ese marco es que vamos a seguir trabajando”, aseguró.

Con esto, el diputado explicitó la diferencia de acentos con que se toman la licitación adjudicada entre los equipos del futuro gobierno y la que será su coalición de gobierno.

“No hay ninguna posibilidad de modificar las condiciones”

De todas maneras, no es la primera vez que quedan al descubierto las diferencias en esta materia, entre La Moneda Chica y los parlamentarios de Apruebo Dignidad.

Tienen que haber condiciones para cumplir con el programa del Presidente electo, que contempla la creación de la Empresa Nacional de Litio. Obviamente estas 160 mil toneladas ponen un obstáculo para su creación”, sostuvo el diputado y senador electo del PC, Daniel Núñez.

Cabe destacar que el gobierno entrante y el saliente sostuvieron una reunión para abordar el tema donde, en representación de Gabriel Boric, fueron Izkia Siches, Diego Pardow y Willy Kracht, este último, encargado de minería del equipo de gobierno de Boric.

Ahí, los representantes del Presidente electo llegaron a pedir al Ejecutivo la suspensión de la licitación, aprovechando de hacer algunas propuestas. Por ejemplo, crear una Mesa Nacional del Litio para abordar su extracción como política de Estado, sumando además criterios de sustentabilidad al proceso y vinculación con las comunidades afectadas.

Esa misma jornada, los diputados del PC presentaron su proyecto para frenar la licitación.

De todos modos, en una entrevista posterior a Radio Biobío, Willy Kracht aseguro que “por lo avanzado del proceso, no hay ninguna posibilidad de modificar las condiciones que aparecían en la licitación misma”.

“Pero sí habría algún espacio para que, en la eventualidad de que se lleguen a suscribir los contratos, se incluyan algunas condiciones. En particular, lo que a nosotros nos interesa es que se incluyera el criterio de sustentabilidad, aporte a la investigación y desarrollo, y retribución a las comunidades”, agregó el coordinador programático de Minería del Mandatario electo.

El decreto en Contraloría: ¿Una herramienta viable?

No obstante que el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet asegurara que “hemos recogido básicamente todas las preocupaciones” planteadas por el equipo de Boric en el encuentro de la semana pasada, lo cierto es que en el bloque del futuro Mandatario aún están evaluando la forma de responder a la ofensiva del gobierno.

De todos modos, en una entrevista a Radio Biobío, Willy Kracht aseguro que “por lo avanzado del proceso, no hay ninguna posibilidad de modificar las condiciones que aparecían en la licitación misma”.

Una pista de ello la entregó el propio Gabriel Boric tras un encuentro con gobernadores regionales. Junto con recalcar que “tenemos que dejar que las instituciones funcionen”, el futuro Presidente añadió que “vamos a evaluarlo con todas las herramientas que tengamos a disposición desde el 11 de marzo, que es cuando vamos a empezar a ejercer nuestras facultades”.

Por lo mismo, fuentes de Apruebo Dignidad señalan que una alternativa es retirar de Contraloría el decreto que habilitó la licitación del Litio impulsada por el Ejecutivo.

Una jugada que, sin embargo, tiene la complejidad de estar a merced de los tiempos del órgano contralor. Las fuentes recalcan que en procesos administrativos complejos, es usual que Contraloría presente reparos a los decretos del Ejecutivo antes de su toma de razón.

Si eso sucede posterior a la asunción del gobierno entrante, entonces el Ejecutivo que liderará Gabriel Boric tendrá el margen para retirar el decreto y reformular la adjudicación del litio a los dos grupos económicos, si no derechamente replantear la globalidad de la política de Estado ante el mineral no metálico.

Una arista que, sin embargo, contiene complejidades no menores. Primero, la señal de incertidumbre jurídica que se proyectará ante los actores económicos y porque depende del timming del órgano controlador. Si la toma de razón procede en el actual gobierno, las posibilidades de echar atrás la licitación se reducen a su mínima expresión.

Fuentes de Apruebo Dignidad señalan que una alternativa es retirar de Contraloría el decreto que habilitó la licitación del Litio impulsada por el Ejecutivo.

Mientras, el gobierno entrante deberá administrar las sensibilidades políticas de su entorno.

Una fuente del Partido Comunista destaca que para ellos y el conjunto de la izquierda que apoya al Presidente electo, es sumamente complejo partir el gobierno bajando la guardia ante los dos grupos económicos que se adjudicaron el litio, recurso que despierta las sensibilidades del sector: el mineral del futuro -materia prima de la industria tecnológica donde Chile es reserva mundial- y la posibilidad comprometida de establecer una política pública dirigida desde el Estado.

En síntesis: gestionar las convicciones, lo comprometido en el programa y la camisa de fuerza de la institucionalidad vigente.


También puedes leer: Renovación generacional en la derecha | El duro diagnóstico de sus dirigentes juveniles y sus planes para rejuvenecer al sector: “Si hay algo que está claro es que los jóvenes no están votando por nosotros”

“Así nos conocimos”: Quién es Matías Meza-Lopehandía, el estrecho asesor de Boric que será su jefe de Gabinete

Volver al Home pare seguir leyendo artículos de The Clinic

The Clinic Newsletter
Comentarios