Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

19 de enero de 2022

Mansuy: Si la Convención quiere avanzar en descentralización, resulta indispensable conservar el Senado

Agencia UNO.

"Sería cuando menos paradójico que la Convención, la misma que aspira a inaugurar un nuevo Chile, les arrebatara a los chilenos que no viven en grandes ciudades su capacidad de incidir en el destino colectivo", planteó el cientista político.

Por

El cientista político Daniel Mansuy escribió una carta a El Mercurio en la que profundizó sobre «la propuesta del Frente Amplio y el PC» que busca pasar a un Congreso unicameral». En este sentido, señaló que es fundamental que se conserve el Senado.

En este sentido, Mansuy apunta a que «el argumento esgrimido es la (supuesta) lentitud de un proceso legislativo que involucra a dos ramas, pero sabemos que parte de la izquierda siempre ha considerado a la Cámara Alta como una rémora conservadora cuya función sería defender el statu quo (el senador electo Daniel Núñez argumentaba hace algunos meses que se trata de una institución “elitista y oligárquica”).

Añade que «si la nueva institucionalidad no arranca de un diagnóstico certero respecto de nuestras auténticas dificultades, la Convención habrá fracasado en una de sus misiones fundamentales —y, dicho sea de paso, no logrará cerrar la cuestión constitucional».

Por su lado, afirma que «la existencia del Senado, me parece, se justifica al menos por tres tipos de motivos. El primero tiene que ver con el equilibrio institucional de mediano y largo plazo. La Cámara Alta se renueva por mitades, y eso obliga a que las mayorías se consoliden en el tiempo antes de hacer cambios demasiado profundos. Se evita así que cada legislatura deshaga lo que hizo la anterior. Este argumento cobra especial fuerza en nuestro país, pues las señales del electorado no han sido coherentes entre sí».

A renglón seguido, plantea que «la Cámara Baja suele estar sometida a dinámicas de conflicto, cortoplacistas e interesadas (baste recordar cuando los diputados votaron una norma que prohibía el cobro de intereses bancarios a candidatos y partidos políticos, rechazado luego en el Senado). En el fondo, la cámara única es una concentración inaudita de poderes en un lugar muy poco dado a los acuerdos».

En su escrito, Mansuy dijo que «una segunda razón es más estructural. Como bien sabía Cicerón, nunca es recomendable oponer pura y simplemente a dos poderes entre sí. Tal diseño puede derivar fácilmente en un conflicto insoluble, sin árbitros. En cambio, tres poderes hacen más posible la colaboración, en la medida en que permiten la triangulación, tan relevante en tiempos difíciles —Yasna Provoste jugó ese papel hace no tanto tiempo—. Por lo demás, si la cámara única tiene a su vez el deber de ratificar a un improbable “ministro de gobierno”, como lo contempla la propuesta del FA, no es difícil prever un conflicto de competencias con el Presidente (agravado por el sistema proporcional imperante). Ese camino no acaba con las crisis, sino que las perpetúa».

El profesional recalca que «la cámara única constituye el mecanismo perfecto para reforzar al máximo nuestro centralismo endémico, que ya vuelve invisibles tantos problemas a ojos de las élites (como en el episodio del Transantiago y los fondos espejo). Un régimen unicameral concentrará todos los recursos en Santiago y, quizás, las grandes urbes, pues allí estarán todos los incentivos electorales».

«Sería cuando menos paradójico que la Convención, la misma que aspira a inaugurar un nuevo Chile, les arrebatara a los chilenos que no viven en grandes ciudades su capacidad de incidir en el destino colectivo», cerró.


VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario