Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

20 de enero de 2022

Comité Político en la era Boric: cómo se redibujará el corazón del poder en La Moneda

Gabriel Boric junto a Izkia Siches y Giorgio Jackson en La Moneda, posibles integrantes de su futuro Comité político

En la previa a la presentación del gabinete, hay ministerios que generan mayor expectativa, debido a la disputa por el eje de influencia en el futuro gobierno. Históricamente, Interior, Hacienda, Segpres y Segegob son integrantes habituales del comité político. Sin embargo, ya se barajan algunas fórmulas inéditas para la instancia más incidente de La Moneda: desde la incorporación del ministerio de la Mujer, hasta la presencia de un partido fuera de bloque, el Partido Socialista.

Por

Cuando este viernes 21, Gabriel Boric anuncie su gabinete no sólo dará cuenta del equipo que lo acompañará en la instalación de Gobierno -con todos los gestos y señales que ello implica- sino que dará luces sobre quiénes estarán sentados en el corazón del poder en La Moneda: el comité político.

Instancia de tradicional coordinación, desde el regreso a la democracia ese grupo ha estado tradicionalmente conformado por los ministros del Interior, Hacienda, Segegob y Segpres, a quienes se agregan los presidentes de los partidos del bloque gobernante, y, eventualmente, los jefes de bancada de la coalición en el Congreso. En otras palabras, las principales piezas de articulación del poder político del oficialismo.

Es por ello que cunde la interrogante sobre quiénes serán llamados a integrar esta decisiva instancia, sobre todo en un gobierno que, por un lado, se sostiene en un conglomerado de reciente formación y, por otro, un sector que ha anunciado desde su génesis -para el caso del Frente Amplio- que espera hacer las cosas de manera distinta.

Lo anterior, en un contexto de suma complejidad para la próxima administración. Sin todavía asumir el poder, reconocidas son las diferencias entre los partidos que conforman Apruebo Dignidad, lo que se suma a las expectativas que deberá gestionar el Presidente electo.

Ejemplo de ello fue la contundente negativa del PC a licitar el Litio, mientras que asesores clave del futuro Mandatario como Diego Pardow, o Willy Kracht se abrían a la gestión de privados impulsada por el Presidente Piñera, como una realidad ineludible donde la legislación vigente no permitía paralizar dicho proceso.

Divergencias programáticas que quedarán expuestas precisamente en el comité político que arme Boric, cuando se deba implementar el programa de gobierno con un Congreso empatado en su correlación de fuerzas y en condiciones económicas adversas.

Gesto hacia el feminismo

Mientras esos complejos días se avecinan, desde el círculo del Presidente electo Gabriel Boric ya tienen prácticamente cerrada una definición: el ministerio de la Mujer se integrará al comité político.

Hasta ahora relegado a un papel secundario en el ámbito político, llevar a esa repartición al mismo plano que Interior, Segpres o Hacienda sería una señal potente hacia los colectivos feminista que fueron centrales en aupar a Boric al poder. Un gesto que podría estar acompañado del nombramiento de una figura potente del conglomerado como, por ejemplo, la diputada comunista Camila Vallejo, figura capital de las huestes boricista.

Llevar a el ministerio de la Mujer al mismo plano que Interior, Segpres o Hacienda sería una señal potente. El gesto podría estar acompañado de la denominación de Camila Vallejo.

Y si hablamos de gestos ya ha comenzado a aventurarse la opción de que un exconcertacionista entre a ese grupo de poder que será el comité político de Boric. Y las opciones apuntan al Partido Socialista.

Tanto por la posibilidad de que el titular del Banco Central – Mario Marcel- acepte el fierro caliente de Hacienda, o se opte por incorporar a la colectividad a la instancia, la cual sería representada por su presidente, Alvaro Elizalde, tal como aventuró La Tercera.

De esta forma, Boric optaría por una participación institucional del partido de Allende y no en militantes que, además, son reconocidos opositores a su gestión, como es el caso de la diputada Maya Fernández.

Algo que podría traerle dolores de cabeza, tanto con la disidencia -que se la jugó por él en las elecciones- como con la actual directiva que vive sus últimos días.

En todo caso, nadie desconoce que la figura central del CP es el ministro o ¿ministra? del Interior. Y es aquí donde se podría dar una de las novedades de este gobierno.

Fuentes de La Moneda Chica insisten que Izkia Siches apunta como una de las favoritas -además de que a ella le gusta la idea-, lo cual no es de extrañar considerando su rol en la campaña, pero sí por su condición de independiente.

Jamás ha ocurrido que una persona sin domicilio partidario tenga sobre sus hombros la jefatura del gabinete y su rol con el conglomerado.

Cosa distinta sería si la responsabilidad recayera sobre el todavía diputado Giorgio Jackson, tradicional mano derecha del futuro mandatario y fundador y hombre clave de Revolución Democrática, uno de los pilares del Frente Amplio.

Otra de las interrogantes es el peso que tendrá Hacienda en el núcleo de poder. Aún se recuerda la voz sin contrapesos -para dolor de cabeza de muchos- que ejercieron figuras como los ex ministros de Hacienda, Andrés Velasco o Nicolás Eyzaguirre. Sin embargo, ahora podría ser distinto.

No sólo porque el jefe de la billetera fiscal ya no es un intocable -ya llevamos dos gobiernos en que ha sido reemplazado a medio camino-, sino porque el frenteamplismo puede tenerle reservado un lugar menos protagónico que antaño.

De hecho, este miércoles, el mismo Boric, al ser consultado sobre quién sería el elegido, se aventuró en decir que “Hacienda tendrá un rol relevante, pero tiene que integrarse con estos otros ministerios. Pensemos el gabinete completo».

En tanto, otros de los gestos que se podrían dar este viernes 21 de Enero, es el protagonismo femenino en el comité político de Boric. Esto si se confirma que Cancillería termine en manos de una mujer -¿Ximena Fuentes o Antonia Urrejola?-, la vocería para Siches si no es elegida para Interior, y el rol que le toque a Vallejo .¿Mujer o Segegob?-

Una incógnita que se suma a otro antecedente: los partidos ejes del conglomerado del futuro presidente, Convergencia Social y RD, están dirigidos por mujeres, Francisca Perales y Margarita Portuguez, respectivamente.

El comité con Bachelet y Piñera: quiebres, ausencias y suspensiones

A pesar de que el comité político es una instancia más o menos estándar en los últimos cinco gobiernos, cada uno de estos los ha manejado de forma distinta.

Por ejemplo, en el gobierno de Ricardo Lagos (2006-2010) esta instancia fue reformulada.

Hasta ese momento, el comité político se desarrollaba sagradamente los lunes en La Moneda, donde la participación más importante se la llevaban los ministros del Interior, Hacienda, Segpres y el ministro vocero de gobierno.

Ricard Lagos realizaba su comité político los días domingos en su casa, donde planificaba la semana con los ministros de Interior, Hacienda, Segpres y Segegob.

Sin embargo, según recuerdan fuentes contactadas por este medio, Lagos decidió que ese comité se desarrollaría en su casa, todos los domingos por la noche.

Ahí, se encontraban los ministros de las cuatro carteras mencionadas para analizar la semana previa y la entrante, además de definir la dirección que tomaría el gobierno en distintas iniciativas.

Al día siguiente, lo que se hacía era juntar a esos mismos cuatro ministros con los presidentes de partidos de la ex Concertación, junto a integrantes de sus bancadas. Aquella instancia de los lunes era dirigida por José Miguel Insulza, entonces ministro del Interior, quien bajaba la línea del gobierno para el resto de la coalición.

Según comenta Claudio Fuentes, cientista político y académico de la UDP, “en el caso de Lagos, lo que hizo fue tener un segundo piso muy poderoso. En ese tiempo estaba Eugenio Laera a cargo de las políticas públicas impulsadas por el gobierno y la gestión política la llevaban desde el segundo piso”.

De todos modos, esa reformulación duró hasta el primer gobierno de Michelle Bachelet. Según Fuentes, el gobierno de la doctora socialista “tuvo un segundo piso de carácter más relevante en asesorías directas, pero menos relevante en cuanto a la relación con los partidos”.

Incluso, durante su primer gobierno, Sebastián Piñera decidió crear una instancia de análisis político paralela al comité. Esta incluía a los ministros del Interior, Segegob, Segpres, Trabajo, Economía, Obras Públicas y Educación.

Sin embargo, también se incluyó a la entonces jefa del segundo piso y actual ministra del Tribunal Constitucional, María Luisa Brahm.

Además, alrededor de esas fechas -julio del 2011- Piñera decidió incorporar a Pablo Longueria directamente a la instancia. Esto, ya que el entonces titular de Economía era requerido para resolver las tensiones que el gobierno tenía con la UDI debido a la incontrarrestable influencia que el entonces ministro tenía en el gremialismo.

Para el segundo gobierno de Bachelet, la Presidenta enfrentó diferencias con el Partido Comunista en la votación por el reajuste del sistema público.

Era el año 2016 cuando Guillermo Teillier decidió descartarse del comité político hasta resolver el impasse con el resto del oficialismo. Incluso se tuvo que suspender una de las reuniones debido al conflicto que mantenía el comunismo con el gobierno y el resto de la fenecida Nueva Mayoría.

Un año después, la historia se repitió, esta vez con la DC como foco. Esto se dio en un hecho que trascendía al gobierno de la época: la candidatura de Alejandro Guillier a la presidencia en representación del conglomerado.

En medio de esas diferencias, la Falange decidió alejarse del comité político y comenzar el llamado “camino propio” con la fallida candidatura de Carolina Goic a la presidencia, anulando en los hechos las primarias con su contendor de la coalición.

La organización del comité político, en todo caso, tuvo sus momentos más críticos en la actual administración de Piñera.

En julio del 2020, el gobierno decidió suspender “hasta nuevo aviso” la instancia de todos los lunes en La Moneda. Esto, en el contexto del apoyo al primer retiro de fondos de las AFP por parte de parlamentarios de Chile Vamos, saliéndose así de la línea oficial de esos días, esto es, rechazar dicho proyecto.

Este hecho acentuó las tensiones en Chile Vamos, sobre todo por la decisión del gobierno de llevar el proyecto al Tribunal Constitucional, donde serían rotundamente derrotados.

Al respecto, los ministros del comité enviaron una carta a distintos medios explicando que esa decisión fue unánime y no hubo disidencia en la interna del gobierno.

“Conducción al gobierno y gobernabilidad a la coalición”

Respecto de la importancia del comité político para el futuro gobierno de Boric, los analistas políticos son explícitos en apuntarlo como la instancia máxima de coordinación de un gobierno.

“Los gobiernos de coalición requieren de un comité político que haga el juego del 3×1. Que cada ministro sea capaz de resolver eficazmente tres frentes: su partido, su bancada y su cartera», dice Axel Callis.

Para Axel Callis, sociólogo y analista político, “los gobiernos de coalición requieren de un comité político que haga el juego del 3×1. Eso significa que cada ministro del comité sea capaz de resolver eficazmente tres frentes: su partido, su bancada y su cartera. Es decir, el comité político ideal es aquel en que cada ministro logra llevar bien la relación de los tres entes”

Asimismo, el académico de la U. Diego Portales, Claudio Fuentes, acota que el comité político “es una caja de resonancia para ver cuáles son las sensibilidades de la coordinación con los partidos».

Respecto de la composición del comité, el doctor en Ciencia Política agrega que “incorporar al ministerio de la Mujer va a ser una señal muy importante para relevar la importancia de la agenda de ese ministerio para todas las ramas del gobierno”.

Ahí es donde Callís pone una pausa y plantea un contrapunto. “Lo que no puede faltar son los ministerios ejes: Interior, Hacienda, Segpres y Segegob, el resto son equilibrios partidarios. Por ende, más que ver si entrará o no el ministerio de la Mujer, eso va a depender de quién esté en esa cartera”.

Con todo, lo más importante para ambos expertos tiene que ver con que el comité político de Boric sea usado para ordenar a Apruebo Dignidad.

En este sentido, Fuentes asegura que en el caso del gabinete de Boric, “hay que fijarse en el perfil que le de al comité respecto de los equilibrios de poder en su coalición”.

Mientras, Callis complementa que “el ministro que integra el comité político pasa a ser la más alta autoridad del partido al interior del gobierno. Entonces, Boric tiene que ser cuidadoso en pensar cómo arma ese juego, ya que el comité es el que le da conducción al gobierno y gobernabilidad a la coalición”.

Junto a ello, los expertos se refieren a la eventual incorporación del PS al comité político. Ambos coinciden en que su ingreso a esa instancia, determinará si los socialistas pasan a ser realmente un partido de gobierno.

“El problema que tiene el PS es que le están pidiendo que ponga gente sin influencia política o en lo político”, sugiere el director de la encuestadora Tú Influyes, respecto de a nombres que circulan en las versiones de prensa: la diputada Maya Fernández (Defensa o Agricultura), también el senador Carlos Montes (Vivienda)

“Yo, si fuera de la mesa PS, pediría ser un partido dentro del comité político, porque con eso puedo influir en la gestión política del gobierno. Sino, sería sólo pagar costos con mis ministros”, añade Callis.

Claudio Fuentes, por su parte, asegura que “si un PS entra al comité político, va a ser una señal muy potente respecto de la expansión de la coalición de Apruebo Dignidad, porque ahí es donde se coordinan las principales acciones del gobierno y de la coalición”.


VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario