Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

20 de enero de 2022

«Comida con pelos y fecas»: INDH revela extrema precariedad en cárceles

Agencia Uno

El estudio dio cuenta de la alarmante situación que viven los reos, quienes en muchos casos no tienen acceso a servicios higiénicos, camas, o alimento en buen estado.

Por

El Instituto de Derechos Humanos (INDH) elaboró el quinto estudio de la Condiciones Carcelarias en Chile, en el que se detalla la extrema precariedad en la que viven los reos en las cárceles. Según se da cuenta en el documento, los reclusos pasan hasta 20 horas sin comer y muchos deben compartir cama.

El informe difundido por La Tercera, fue confeccionado en base al recorrido hecho por funcionarios del INDH en 44 de las 83 cárceles del país.

Según lo recabado en el estudio, en varias de los recintos penitenciarios se evidenció una alarmante situación sobre la alimentación de los reos. Se advirtió que en varias cárceles el tiempo entre la última comida y la última se prolonga entre 14 y 16 horas, llegando en algunos casos a las 20 horas.

De la misma forma, se acusó que los alimentos llegan en pésimas condiciones, inclusive con materia fecal y desechos.

«La calidad de la comida que recibe en su módulo es mala debido a que le ha llegado comida con pelos, plumas y fecas. Además, la comida llega fría y falta higiene en los alimentos», revela uno de los testimonios recogidos por los funcionarios del INDH.

Camas y servicios de higiene

Otra de las situaciones alarmantes que se da cuenta en el informe es la situación de las camas y baños en centros de detención.

En el Centro de Cumplimiento Penitenciario río Colina II se constató que no existían camas suficientes, por lo que los presos deben compartir cama y en muchos casos sin colchón, sabanas o frazadas. En algunos casos más extremos, los reos deben dormir en el suelo, baños o el patio.

«Si bien existen camas para cada uno de los internos, en varias celdas hay camarotes para cuatro personas, situación que implica que quien duerme en la superior queda a centímetros del cielo de la celda», da cuenta el informe.

La falta de acceso a servicios de higiene fue otro de los problemas que se registraron. En 23 cárceles se corroboró que no se cuenta con servicios higiénicos permanentes.

De acuerdo a lo expuesto en el estudio, en muchos de los centros penitenciarios los baños no están habilitados dentro de las celdas, por lo que los presos deben hacer sus necesidades en baldes, bolsas, y en ciertos casos hasta en el suelo.

Estas precarias condiciones descritas se acrecientan debido al hacinamiento que sufre el sistema carcelario.

Entre 2018 y 2019, las cárceles experimentaron el aumento de un 101,5% a un 106,4% de la ocupación. Los recintos penitenciarios que tiene el mayor porcentaje de hacinamiento son el Taltal (265,6%), Copiapo ( 220,7%), ex Penitenciaría (203,8%) y Petorca (200%).

VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario