Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

21 de enero de 2022

Antonia Urrejola, la primera mujer chilena en liderar la CIDH que ahora comandará las relaciones exteriores del gobierno de Boric

Antonia Urrejola, Canciller del gobierno de Gabriel Boric Crédito: OEA

Antonia Urrejola ocupará desde marzo el cargo de ministra de Relaciones Exteriores en el gobierno de Gabriel Boric. La abogada tiene trayectoria en organismos internacionales, y una vasta experiencia en materia de DD.HH., incluso presidiendo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2021. Se espera que impulse una mirada a favor del multilateralismo y que, quizás, lidere cambios en cuanto a las políticas económicas aperturistas.

Por

La abogada de la Universidad de Chile, Antonia Urrejola Noguera (53), es la elegida por el presidente electo Gabriel Boric para dirigir las relaciones internacionales del país, desde el cargo de ministra de Relaciones Exteriores.

Nacida en Santiago, se marchó a Reino Unido en la primera etapa de su vida, exiliada, junto a su familia, por la dictadura. En 1981 retornó a Chile, matriculándose en el colegio particular Saint George’s College. De su etapa universitaria, se recuerda su participación en la toma de la Facultad de Derecho en forma de protesta contra la gestión de José Luis Federici, rector designado por la Junta Militar.

La nueva Canciller tiene experiencia trabajando en organismos internacionales, además de años de trayectoria vinculada a temas de derechos humanos y derechos indígenas. Sin ser militante de algún partido -aunque se dice que es cercana a Álvaro Elizalde, timonel del PS-, Urrejola ocupó diversas posiciones en el aparato público durante los gobiernos de la ex Concertación.

Participó en los años 90, por ejemplo, en la Comisión Especial de Pueblos Indígenas, que posteriormente derivaría en la creación de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena en 1993. Luego la abogada, que también tiene un posgrado en derechos humanos y justicia transicional, asumiría como asesora en el Ministerio de Bienes Nacionales en la era de Frei Ruiz-Tagle, así como asesora en el Ministerio de Interior -también en temas relativos a derechos indígenas- con Ricardo Lagos en la presidencia.

En 2006 daría el salto a la esfera internacional, al convertirse en “consejera senior” del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), puesto que, por entonces, ocupaba el experimentado militante socialista José Miguel Insulza. Urrejola se desempeñó en esa oficina hasta 2011.

Tal como señala The Clinic en otro artículo, Urrejola ha sido consultora de otras entidades internacionales, específicamente el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), FLACSO, CEJA y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

También estuvo presente en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, desde 2014, como asesora en derechos humanos de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres). Incluso, recoge Ex-Ante, trabajó en el programa de gobierno de Bachelet para las elecciones de 2013.

“Urrejola, al haber sido parte del equipo de Insulza, tiende puentes entre lo que se le llama ‘socialismo democrático’, o Nuevo Pacto Social (coalición entre el PS, PPD y PR, entre otros partidos), y Apruebo Dignidad. Creo que ella es un buen vínculo entre ambos mundos. Es un nombramiento sumamente interesante”, comenta a The Clinic el analista internacional y profesor del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, Gilberto Aranda.

Ascenso en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Ya en 2017, el gobierno de Bachelet propuso a Urrejola para ser comisionada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), resultando electa por la Asamblea General de la OEA. En esa instancia, fue relatora de Colombia, Ecuador, Guyana y Nicaragua, además de Brasil, Jamaica, Trinidad y Tobago, Uruguay y Cuba. Asimismo, operó como relatora sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, y sobre Memoria, Verdad y Justicia.

En marzo del año pasado consiguió el mayor hito de su carrera antes de ser nombrada Canciller, al transformarse en la primera mujer chilena en presidir la CIDH. Desde esa vitrina es que Urrejola entregó definiciones con respecto a algunos países de la región.

Anterior a las cuestionadas elecciones generales en Nicaragua, Urrejola dijo a La Tercera que en esa nación “se requieren medidas urgentes por parte del Estado para poner fin a la represión y recuperar las garantías propias de una democracia”. “En Nicaragua no hay garantías de elecciones libres y democráticas”, afirmó posteriormente al mismo medio.

Acerca de Venezuela, Urrejola envió un mensaje teledirigido al régimen de Nicolás Maduro cuando señaló, en otra entrevista en 2021, que “una buena síntesis de todas las recomendaciones que ha dado la CIDH al Estado de Venezuela es que restablezca urgentemente el respeto de los derechos humanos en el país”.

Justamente fijándose en los casos de Venezuela y Nicaragua, “está claro que ella está en absoluta sintonía con las palabras del presidente electo, y también con varios partidos de Apruebo Dignidad. Aunque puede haber algunos matices en el colectivo respecto al tema, está claro que el presidente, quien conduce las relaciones exteriores, no tiene matices al respecto. Fue categórico en condenar las violaciones los DD.HH. en ambos países”, dice Aranda.

“Ella resume parte de lo que es el ideario del nuevo gobierno: mujer, conectada internacionalmente a temas de cooperación y diálogo, y con una carrera en que el tema de DD.HH. ha sido dominante. Es una buena síntesis de lo que era esperado por parte del gobierno, en base a lo que ha proclamado (…). Es una persona que cuenta con una trayectoria (…). No es una recién llegada”, concluye el investigador.

A fines del año pasado, Urrejola se presentó a la reelección por la presidencia de la CIDH. Sin embargo, no logró los votos necesarios en la Asamblea General de la OEA. Según un reportaje de La Tercera, sus esfuerzos no rindieron frutos en parte porque el Ministerio de RR.EE. chileno, dirigido por Andrés Allamand, habría priorizado en las negociaciones con los países miembros de la OEA que estos entregaran su apoyo a la postulación de la ex ministra de Justicia de Piñera, Patricia Pérez, como jueza de la Corte Interamericana de DD.HH. A diferencia de Urrejola, Pérez logró su cometido, y será una de las magistradas en la Corte para el período 2022-2027.

Multilateralismo y aperturismo

Aranda explica que “en los últimos 32 años en Chile, hubo un énfasis, en política exterior, hacia el multilateralismo, en temas de DD.HH. y en temas de índole económicos internacionales: aperturismo, tratados de libre comercio, etc.”. No obstante, el académico opina que “durante la administración anterior (de Piñera II), fue bastante erosionada esa tradición multilateral. Tanto por la cuestión de (la no firma) del Acuerdo de Escazú (relacionado a la protección del medio ambiente), como por el Pacto Migratorio (de la ONU, que Chile tampoco firmó) que se frustran”. En esa línea, Aranda proyecta que el nombramiento de Urrejola “garantiza la recuperación de esa tradición”.

“El punto que vamos a despejar, cuando nombren a los dos subsecretarios (de la cartera), es el tema de la política aperturista, o de regionalismo abierto por la que se guio Chile, y eso lo vamos a saber más adelante”, afirma Aranda con respecto al modelo de desarrollo que Chile ha explotado en las últimas décadas. Quizás, en este tema, podríamos apreciar otro giro, dice, “de lo que era el consenso en política exterior”.

“Porque Apruebo Dignidad ha sido bien rotundo en cuanto a un cambio en el modelo de desarrollo. Entonces, el aperturismo podría tener modificaciones, cambios, etc…”, finaliza el experto.

Lee tambi´én: Columna de Rodrigo Espinoza: Un verdadero Frente Amplio llega a La Moneda


Notas relacionadas

Deja tu comentario