Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Tecnología

25 de enero de 2022

5G: Claves para entenderlo, y cuál será su impacto en Chile

Todo sobre el 5G FP

¿Qué es el 5G? ¿Cómo funciona? ¿Para qué sirve? ¿Qué implica la llegada de esta nueva red a Chile?, son algunas de las preguntas que The Clinic intenta responder a continuación.

Por

El 3 de abril de 2019 Corea del Sur se instalaba como el país en desplegar la primera red 5G del mundo, posicionándose como una potencia en cuanto a la velocidad de internet. El 16 de diciembre de 2021 Chile daría un paso similar: Sebastián Piñera, acompañado de la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt y el Subsecretario de Telecomunicaciones, Francisco Moreno, anunciaba la activación de la red 5G en Chile, volviéndonos el primer país de Latinoamérica en contar con esta red a nivel nacional.

Según lo comentado por el mandatario, este proceso buscaría lograr una cobertura del 90% de los hogares, siendo esta una de las exigencias del gobierno a la hora de entregar la licitación de esta tecnología.

Si todo se desarrolla como está estipulado en la licitación del espectro para trabajar esta nueva red, el 5G estaría cada día más cerca de la ciudadanía y con ello surgen las preguntas, inquietudes y mitos en torno a una tecnología que parece haber llegado para quedarse.

Por eso, en The Clinic hacemos un repaso de las claves para entender los alcances de esta nueva red.

¿Qué es el 5G?

En simple el 5G es la quinta generación de red móvil, en este sentido podría decirse que no es una nueva tecnología como tal, sino más bien la evolución de algo con lo que llevamos conviviendo varios años.

La primera generación, el 1G, surge a principios de los 80 y solo tenía la capacidad de realizar llamadas de voz. El 2G aparecería diez años después, en la década de los 90, ahora la red sería capaz de enviar y recibir mensajes de texto, los ya caducos SMS, además de dar un primer vistazo a la conexión con la red, mediante los portales WAP.

La llegada del nuevo milenio vendría acompañado del 3G, un salto cualitativo a su antecesor, donde ya definitivamente el internet llegaría a los celulares, volviéndose el estándar de los smartphones. La segunda decada de los 2000 sería la llegada del 4G, donde la velocidad de descarga con la que contaba el 3G sería ampliamente sobrepasada, lo que se traduce en el acceso a videos sin cortes o el consumo de streaming de forma más estable.

Actualmente, estamos viviendo la llegada del 5G, una generación que promete esencialmente 3 cosas: mayor velocidad, la posibilidad de que más dispositivos estén conectados simultáneamente y menor latencia, esto último quiere decir, menor tiempo entre la solicitud de una acción a un servidor y el tiempo en que este ejecuta dicha acción.

Por ejemplo, si estamos conduciendo un vehículo de manera telemática, la latencia sería el tiempo que transcurre entre que yo aprieto un botón para que el vehículo avance y éste realice esa acción.

El siguiente video ilustra los efectos que puede tener la baja latencia dentro del funcionamiento de maquinaria automatizada.

Este tipo de mejoras se orientan principalmente a que la red 5G ayude a que el Internet de las Cosas se vuelva cada vez una realidad más cercana, además de eficiente. Esto quiere decir que dispositivos más allá de computadores y celulares interactúen con la red.

5 mejoras que tendrá la navegación móvil

A primera vista la mejora más evidente es la velocidad, pero ¿Cuánta es la diferencia entre la nueva generación y el 4G?

  1. Velocidad: En términos numéricos se estipula que la velocidad que podrá alcanzar el 5G es de 20 gigabytes por segundo y según un estudio, hecho por la empresa de análisis móvil Opensignal, el rango de diferencia entre el 4G y el 5G es de entre 1.6 hasta 15.6 veces más rápido dependiendo del país estudiado.
  2. Eficiencia energética: Estudios estiman que el 5G cuenta con una reducción del consumo de hasta 55%, algunas proyecciones más optimistas indican que esta eficiencia podría llegar inclusive al 90% por unidad movida dentro de la red.
  3. Mayor alcance: esto se lograría con la habilitación de más nodos capaces de transmitir esta nueva red. Recordemos que una de las exigencias dadas al menos por el gobierno chileno para adjudicarse la emisión del 5G es llegar a un 90% de cobertura.
  4. La baja latencia es otra de las bondades con las que cuenta esta nueva red. Se espera que se logre pasar de un tiempo de respuesta de los 50 milisegundos actuales a 1 milisegundo, lo que significa, básicamente, respuestas en tiempo real para procesos a través de la red.
  5. La densidad de la red, es decir la cantidad de equipos que puedan estar conectados será mucho mayor. Se espera que se pase de un promedio de 4.000 dispositivos por kilómetro cuadrado al millón que se espera pueda soportar el 5G, característica que evitaría la saturación de la red en grandes aglomeraciones, por ejemplo. Esto abre la puerta para una optimización del llamado Internet de las Cosas.

Cuando hablamos de este concepto nos referimos a la posibilidad de interconectar dispositivos de todo tipo, los usuarios y el internet. Por ejemplo, la conexión que pueda tener nuestro celular con las luces de nuestra casa para que estas se apaguen cuando no hay nadie en casa. Todas las características mencionadas están estrictamente relacionadas con la naturaleza del funcionamiento del 5G.

¿Cómo funciona el 5G?

  • Lo ya mencionado es posible gracias a las características intrínsecas del 5G, partiendo por la frecuencia de las ondas que utiliza para transportar la información. El 4G actualmente se mueve en un rango entre los 3 kilohercios (Khz) y los 6 gigahercios (Ghz). Por su parte el 5G usa una frecuencia más alta abarcando desde los 3 Khz a los 300 Ghz, esto generará un ancho de banda mucho más amplio, lo cual se traduce en un mayor “espacio” para que diversos aparatos puedan conectarse a la red.
  • A esta característica se le llama ondas milimétricas. Sin embargo, estas ondas cuentan con un problema, y es que su alta frecuencia produce que se les dificulte traspasar obstáculos, es por eso que hasta hace unos años no se empleaban este tipo de ondas.
  • El problema anteriormente mencionado se pudo solucionar con la creación de celdas inteligentes, estas funcionan como guía para las ondas procurando que tu dispositivo se conecte a la celda con la cual el dispositivo tenga menores “obstáculos”, para luego redireccionar a la estación base, la cual otorga la señal
  • Las antenas como las conocemos igualmente sufrirán un cambio, con la tecnología denominada MIMO -por el acrónimo en inglés de Entradas Múltiples Salidas Múltiples-. Esto significa dos cosas en lo práctico, mayor cantidad de antenas, y mayor cantidad de terminales en cada antena, es decir aumentar la eficiencia de estas, para que cuente con más receptores de señales.
  • A pesar de que la proliferación de antenas es una solución para una cosa, también produce un nuevo problema, la interferencia entre tanta señal rondando. Para eso está la cuarta tecnología, el Beamforming. Mediante un algoritmo ordenará las señales lanzadas por las antenas, para que estas no “choquen” entre ellas, evitando interferencias.
  • Por último está la tecnología Full Dúplex, la cual optimiza la forma en que las ondas van y vienen, ya que en la actualidad las señales deben ser bidireccionales, es decir como un walkie talkie, la recepción y emisión de un mensaje debe ser por turnos. Con esta nueva tecnología eso ya no será así, lo que agilizará el proceso de envío y recepción de datos.

Estas tecnologías son la clave para entender cómo funciona esta nueva tecnología y porque se diferencia de las antiguas generaciones, lo que permite usos prácticos muy variados al 5G.

¿Se aplica a algo aparte del teléfono?

Si bien existe la creencia de que el 5G sólo proveería de mayor velocidad de descarga a los internautas, esto no podría estar más alejado de la realidad. A pesar de que actualmente esta red no se encuentre ampliamente integrada en el quehacer de las personas ya ha dado muestras de lo que puede llegar a ser capaz.

Un ejemplo de esto lo podemos encontrar en el Mobile World Congress 2019, celebrado en Barcelona. Durante este evento el doctor Antonio de Lacy puso a prueba la red 5G en el área de la telemedicina, dirigiendo una operación a distancia, donde con la ayuda de una tablet y un lápiz táctil pudo dar órdenes a un equipo de cirujanos ubicados en el Hospital Clínic de Barcelona, el cual se encuentra a unos 4 kilómetros de donde se realizó el evento tecnológico.

En este mismo tenor, el mismo año, China ejecutó su primera cirugía cerebral con tecnología 5G. El procedimiento lo llevó a cabo el neurocirujano Ling Zhipei, quien implantó un estimulador neuronal para tratar el párkinson de un paciente, el cual se encontraba a 3.000 kilómetros del recinto donde se encontraba el cirujano.

La salud no es la única área que se vería beneficiada con la llegada del 5G. La movilidad también podrá dar un paso adelante con la ayuda de la nueva red. Durante la presentación del despliegue del 5G en Chile, el tres veces campeón mundial de descenso, Sebastián Vásquez, realizó una demostración en la cual recorrió un circuito con sus ojos tapados y solo siendo asistido por un streaming que era generado mediante dos dispositivos con 5G.

Lo anterior es un ejemplo de cómo podrán comenzar a circular vehículos autónomos, sin la necesidad de un piloto al volante. La empresa Sony, por ejemplo, ya anunció que apostaran por “redefinir la movilidad”, con una línea de autos eléctricos y con acceso a la red 5G.

También hay otras aplicaciones más cotidianas, como la proliferación del Internet de las Cosas, desde los smartwatches o termómetros inteligentes, hasta casas inteligentes, donde desde las cortinas a la luz puedan ser controladas con comandos.

Si hablamos de aplicaciones del 5G no podemos dejar fuera una de los proyectos a mayor escala, las ciudades inteligentes ¿Qué significa esto? La maximización del Internet de las Cosas, desde la optimización del tráfico con semáforos que ajusten sus ciclos a las necesidades del tránsito, hasta basureros que emitan señales para que la recolección de basura sea más óptima. A fin de cuentas esa es la máxima del Internet de las Cosas, la optimización de los procesos.

¿Veamos algunas aplicaciones?

Para cerrar los dejamos con algunas demostraciones de lo que se ha y se está haciendo con la red 5G estos últimos años, desde conducción hasta operaciones.

En 2019 China realizaba la primera operación remota de prueba con 5G en un animal

El siguiente registro muestra cómo de manera remota se realizó una sutura en la membrana de un huevo:


La empresa Halo desarrolló vehículos que pueden ser manejados a distancia:


Huawei por su parte desarrolló autos para realizar entregas durante la pandemia, estos pueden ser operados remotamente o de manera completamente autónoma:


La empresa de telecomunicaciones surcoreana SK Telecom demostraba las posibilidades que abría el uso del 5G en la realidad aumentada:


Volver al home

Notas relacionadas

Deja tu comentario