No siempre estuvieron distanciados. Leonardo Farkas y Mario Kreutzberger fueron transformados por el poder y la vanidad. Acá su primer encuentro en Sábado Gigante.